Soulseek o cuando el pajarito que reinaba no era el de Twitter.

soulseek

 

Corrían los primeros años de los 2000’s cuando Internet llegó a mi casa. Hacía relativamente pocos años que había empezado a meterme de lleno en el rap, aquellos años en los que paseaba por tiendas de discos sin tener mucha idea de lo que compraba, guiándome más por intuición que por otra cosa (la portada, el año, el nombre del grupo, las pintas), escuchando lo justo que llegaba a mi alcance: grupos míticos de rap español, clásicos de los 90 de importación, y a veces algún increíble grupo underground. Esa época en la que aún existían tiendas de discos en cualquier pueblo y no te digo ya en ciudades como la mía, Barcelona. Esos años en los que no podía faltar una en cualquier centro comercial. Los que habéis crecido sin la Red me entendéis perfectamente.

Entonces llegó Internet bajo la excusa por todos conocida: lo necesito para estudiar. Y todo un mundo se abrió, el acceso fácil e inmediato a toda la información musical que necesitaba, la posibilidad de escuchar miles de grupos underground que desconocía, aunque fuera dependiendo del ritmo de mis 56ks, mediante los cuales bajar un tema te suponía, mínimo, más de media hora, pero que realmente te hacía saborear más los discos, no como ahora que en cinco minutos tienes una discografía entera y, en una semana, tu ordenador contiene más música de la que nunca podrás llegar a escuchar con detenimiento.

Y con Internet llegó él, un compañero inseparable durante largos años, nunca ha habido otro igual, nunca otro sacó tanto partido a mis horas libres ni me puso las cosas tan fáciles. Hubo otros antes, ha habido otros después, incluso hay más pájaros por ahí ahora, pero esos sólo hablan, no hay ninguno que vuele a su altura, no hay otro como él. Ninguno es Soulseek.

No sé si todos sabréis de qué estoy hablando, no sé si lo llegasteis a usar o no, pero estoy segura de que todos aquellos que habéis sido usuarios de Soulseek, guardáis un grato recuerdo. Soulseek era el mejor programa P2P (con todos mis respetos a Audiogalaxy, que yo ya lo pillé prácticamente muriendo) para encontrar y descargar música underground de cualquier estilo, incluido el rap. Quedó desbancado por la llegada de los blogs, que hizo a muchos rendirse a la comodidad de un simple click. Pero mientras los blogs están ya en decadencia debido a sus links rotos por el cierre de megaupload y la epidemia del terror que exterminó links de muchas otras páginas, Soulseek aún existe y estoy aquí para reivindicar su vuelta al lugar del que nunca debió salir, el ordenador de todos y cada uno de nosotros.

Es cierto que ahora hay miles de redes sociales como Facebook o Twitter en las que unos y otros nos pasamos el día compartiendo vídeos y enlaces de descarga, pero todo es mucho más superficial, muchos clicks en el momento y ninguno más al día siguiente. En este tipo de redes todo se basa en la inmediatez, en la actualidad… O estás ahí en ese momento justo, o te lo has perdido para siempre. Hoy hablo de algo distinto, de archivos que permanecen a tu alcance para cuando realmente te apetezca investigar.

En Soulseek se reúnen miles, en sus mejores tiempos incluso millones de freaks, melómanos, obsesionados… llámalos como quieras, pero ellos y sus colecciones musicales convierten tus deseos de encontrar un disco complicado, en la más bella de las realidades.

Aunque aún no me termino de acostumbrar al nuevo diseño, Soulseek sigue siendo el mejor lugar donde encontrar lo que busco, sigo recurriendo a él cuando quiero bajarme algún disco de esos que no encuentras a un sólo golpe de click, y el resultado sigue siendo muy bueno en la mayoría de ocasiones. Además es un programa que tiene muchas ventajas, enumero unas cuantas para que el que no lo conozca se anime a usarlo:

– Puedes husmear en los archivos de un usuario determinado que te interese. Por lo tanto, si al buscar un disco de esos imposibles, Slsk te muestra que alguien lo tiene, es posible que esa persona tenga más rarezas que te interesen, así que ya puedes hacerle una radiografía a sus files y añadirte el contacto en tu user list.

– Su wishlist, donde introduces tus discos más buscados para que en cuanto se conecte un usuario que los tenga, Slsk te lo muestre cual genio de lámpara concediéndote tus deseos.

– Las rooms especializadas en estilos determinados. Esa especie de chats donde puedes hablar de música o hacer el capullo, ahora bastante muertas, pero en la época eran lo que hacía Slsk aún más especial, esa combinación de música + risas, de madrugadas repletas de historias y cachondeo. Sé que muchos os estáis sonriendo ahora mismo porque algunos las habéis compartido conmigo. ¡Joder, cuantos recuerdos! Además puedes hacer búsquedas sólo entre usuarios de una room. Existe una llamada Underground Hip Hop, dónde muchos pudimos encontrar varias joyitas. Si usabas Slsk recordarás que esta room estaba en el top de las 4-5 con mayor número de usuarios.  Ahí se reunía gente con archivos llenos de diamantes que en cualquier otro lugar hubieran sido imposibles de encontrar.

– Conocer gente. Sí, lo más típico de la red: conocer gente. A los enfermos de la música nos flipa hablar con otros de nuestra especie, y Soulseek está inundado de ellos. Recuerdo con gran cariño las risas que nos echábamos en la room de hip hop español donde conocí cierta gente que me aportó mucho, con la que he intercambiado un sinfín de música y que a día de hoy puedo considerar amigos. Algunas de esas personas están triunfando ahora, como diez años después y no tenéis ni idea de lo que me alegro. Entre ellos, conocí gente de fuera de mi ciudad, que me ha permitido viajar a otras ciudades como Madrid o Sevilla con alojamiento gratis.

¿Qué contra tiene todo esto? La que viene cogida de la mano de ampliar tu universo de escuchas: descubrir un disco tras otro que hace que se apodere de ti esa sensación de querer vaciar tu bolsillo para comprarlo todo. Pero hazme caso, no esperes más, busca Soulseek en Google, descarga este precioso pajarito y volvamos a compartir todos nuestras colecciones. No te preocupes por aquellos que no se lo merezcan, el programa te da la opción de banear al usuario que te dé la gana, aquel que no comparta una mierda o que sus archivos sean de risa.

Encontrar lo que buscas nunca fue tan fácil como con Soulseek, ¿a qué estás esperando? Nos vemos ahí.

Se lo dedico a todas las personas que he conocido compartiendo música en Soulseek, porque mucho de lo que sé ahora es gracias a lo que nos hemos enseñado entre nosotros compartiendo no sólo música, sino también historias varias, grandes ratos de risas tanto en la red como fuera, viajes, conciertos y experiencias. Y que sean muchas más. Todo mi cariño para vosotros. Vosotros sabéis quién sois.

 

Texto por Lady R