Entrevista a Sicario de Hablando En Plata

 _DSC0197_2

Fotografía por Alfonso Cano

“Miguelín Soul Assassin, ¡rapear se hace así!”. Hace quince años que Miguel Ángel Soler aka El Sicario se presentó ante el gran público, a sangre fría y vestido de rojo junto a Hablando En Plata Squad. Cuatro discos en grupo, tres en solitario y más de un blackbook sin hueco dan buena cuenta de su disciplina. Con ocasión de la salida inminente de su nuevo disco, Infinito, charlamos con él sobre rap, graffiti y ocultismo. 

¿Cuál es la primera imagen que recuerdas del hip hop?

Style Wars en el programa de Metrópolis de La 2 de TVE. Lo que más me impactó fue ver a Kase2 haciendo un boceto de un tren contando cómo perdió su brazo pintando graffiti. Siempre he sido bastante fan del arte en general y de la pintura en especial. Me dedico a pintar cuadros y demás, me gusta mucho el cómic y el dibujo en general, así que el graffiti fue algo que me llamó mucho la atención… No fue el rap lo que me llamó la atención, porque yo era muy pequeño, creo que recordar que tenía 11 ó 12 años como mucho, y por aquel entonces oía mucho heavy metal. El rap me atrajo a principios de los noventa, cuando descubrí grupos con una atmósfera más oscura como EPMD, Cypress Hill, Wu-Tang Clan…

¿Desde cuándo has pintado graffiti?

Desde el principio, fue lo primero que hice.

En Electricidad dices “si pintas hazlo bien como si fueras Skeme”. ¿De los pioneros y reyes del estilo con quién te quedarías?

Me quedo con Skeme y me puedo quedar con Mode 2 también. Hay mucho toy.

“Gallardo es el rey del graffiti del país” dices en Escribe tu nombre. [Gallardo es Pocho aka Sems aka Jast QSC, Inkheads, n. del a.]. ¿Sigue siendo él el rey del graffiti en España?

Sí, totalmente. Más que de España yo diría que el estilo de graffiti neoyorquino lo ha mejorado él. Y lo digo desde el cariño, desde la amistad y también desde la admiración. Pienso que Gallardo, aunque incomprendido e injustamente tratado a veces, ha hecho muchísimo por el graffiti en España. Y objetivamente me parece que ha mejorado el estilo original de Nueva York.

¿Cómo recuerdas aquellos primeros años de graffiti?

Se vivía con mucha ilusión porque no había medios: no había apenas colores, los dupli-color se atoraban y pillar una foto o encontrarte con una firma que no era la tuya era motivo para investigar quién era esa persona. Me acuerdo y me hace mucha ilusión. Se convencía al pijo del grupo al que no le gustaba el rap ni nada para que se comprara el Spraycan Art o el Subway Art, que eran los libros que había de graffiti, para después hacer fotocopias y poder hacer así los fanzines, normalmente en blanco y negro.

Sicario - La ley de ohm (Delantera) - www.hhgroups.com

Volviendo a La Ley de Ohm, en aquel disco dabas a entender que estabas bastante influenciado por el ocultismo de Aleister Crowley, ¿no?

Sí, pero por el ocultismo desde siempre. Aleister Crowley puede ser uno de mis admirados en el ocultismo, aunque te puedo decir que es de lo más…”desequilibrado”, por decirlo de alguna manera. Hay ocultistas y maestros que van más en la línea de esoterismo que me gusta, como Albert Pike o René Guenon. Pero eso siempre ha ido paralelo en mi vida también.

En tus letras hay muchos guiños a la masonería. En Si quieres algo más di dicesescuadra y compás, llevo el compás, mi escuadra es letal” y Arcturus se la dedicas a todos los hermanos de tu logia. ¿Qué hay de real en esto? ¿Es parte de la ficción o es cierto que eres masón? ¿Puedes hablar de ello?

Podemos hablar de ello si quieres, sí. Puedo decir perfectamente que pertenezco a la Hermandad, claro que sí.

La masonería ha sido algo oculto durante siglos pero ahora parece que os mostráis al mundo, ¿no?

Bueno, no es que me destape. En este país se ha vivido una época muy oscurantista en la que hemos sido muy injustamente tratados, tal vez por desconocimiento, que es lo que crea los miedos y los temores, ¿verdad? Pero una de las razones por las que cuando alguien me ha preguntado yo no he tenido reparo en decirlo es que para mí es un orgullo pertenecer a la francmasonería. No tenemos permitido hacer proselitismo, pero sí te puedo decir que la francmasonería ha hecho mucho por la humanidad y lo sigue haciendo.

¿En qué consiste ser masón?

Creo que ser masón es algo muy íntimo porque de la misma forma que no se puede hablar de una sola masonería sino de masonerías en plural, también debemos hablar de masones en plural. Lo que persigue la masonería es la perfección de uno mismo, y gracias a esa perfección, siempre simbólicamente hablando, poder arrojar luz sobre los otros seres humanos para poder crear una sociedad mejor, siempre buscando la libertad y el respeto.

En un breve cuestionario que te hicieron hace años en la revista Hip Hop Nation te preguntaban si eras una persona religiosa y tu respuesta fue: “Sí, mucho”.

Sí, muchísimo. Soy una persona muy creyente.

Pero no en el sentido cristiano del término, ¿no?

Más que cristiano yo diría crístico. Porque, si conoces un poco el esoterismo, el Cristo está simbolizando algo. Podríamos hablar de un cristianismo gnóstico. Nosotros respetamos todo tipo de creencias y no afirmamos ninguna verdad sino que la perseguimos, es algo fundamental en los francmasones.

Has hablado varias veces de la distinción entre el personaje de ficción que has creado con el Sicario y la vida real de Miguel Ángel Soler. ¿No crees que existe una contradicción entre lo que me dices y todas las referencias satánicas de tus discos?

La idea de Satán creo que hay que tratarla como la he tratado yo siempre. El satanismo, partiendo de la etimología del nombre Satán, que quiere decir “adversario” o “contrario a”, hace referencia a una doctrina que fuera opuesta a la Iglesia católica o la religión que predominara en el momento. También reconozco que cuando se es más joven, cuando quizá no has indagado tanto en el estudio del ocultismo y el esoterismo, puedes llegar a confundirte con el satanismo. El satanismo se puede decir que es una filosofía o una forma de vida que es la del inconformismo, el plantearse las cosas, no ser un borrego ni alguien sumiso. Después la estética, los cuernos y el vestirse de negro, es lo que acaba confundiendo a la gente.

Tu último disco Mitología Criminal salió presentado por Psycho Realm a través de su sello, formalizando tu entrada en el colectivo Soul Assassins. ¿Cómo surgió esa conexión?

Tengo mucha amistad con Sick Jacken desde hace años así que tampoco era algo raro, siempre formé parte. Ahora se ha hecho un poco más oficial con un disco editado pero siempre he nombrado Soul Assassins en mis canciones y es una de mis máximas influencias.

Hablas a menudo del esfuerzo, la constancia, el trabajo y lo resumes en la frase “la disciplina del blackbook”. Antes decías que escribías todos los días. ¿Sigues haciéndolo?

Sí, claro, pero son etapas de la vida. Digamos que yo he tenido una etapa un poco desgraciada durante estos últimos cinco años y ahora empiezo a recuperarme de una serie de errores y contratiempos que he tenido que me hacen escribir de una manera y comportarme de otra. Y uno va investigando siempre de qué manera hacerlo diferente sin traicionarse a sí mismo. Creo que cada disco que he hecho tiene esa esencia mía pero es diferente del otro. No es lo mismo La Ley de Ohm, en el auge, con un hip hop español emergente, que este último trabajo que he hecho, Infinito, que por cierto lo voy a poner en descarga gratuita. Infinito es un disco muy personal, el disco más personal que he hecho nunca, y he dejado muy de lado al personaje del Sicario. Es un disco hecho desde la humildad, la necesidad y el sufrimiento. También te puedo adelantar que lo que estoy haciendo ahora, lo que estoy escribiendo después de Infinito, son las canciones que más carga mistérica y esotérica tienen, son letras estudiadas y elaboradas, la verdad.

¿Sobre esa época de tu vida que mencionas y todo los problemas que hubo con la edición de Mitología Criminal quieres aclarar algo o callar rumores?

Sí, claro, por supuesto. Reconozco que me sobrepasó todo. Me sobrepasó el éxito, los viajes a Estados Unidos, el verme con superestrellas tan importantes tratándome de igual a igual, y tener esos contactos tan “empíricos”, por decirlo de alguna forma. Si aparte de eso le sumamos algún problema familiar más grave de la cuenta, un cáncer que ya superé y que siempre he sido un aficionado a las drogas… Todo eso me hundió y me hizo refugiarme en las drogas y acabar bastante mal.

¿Qué opinas de cómo están conceptuadas las drogas en nuestra sociedad hoy en día?

Que yo me haya pasado tomando drogas no quiere decir que ahora vaya a renegar de todo el que consuma o de la propia sustancia, porque creo que las drogas, con una buenísima educación, control y sentido común, pueden llegar a ser beneficiosas para los seres humanos. Estoy totalmente convencido de ello.

¿Sigues el rap que se está haciendo ahora aquí? ¿Qué te parece toda la nueva ola de rap que ha venido después de Hablando En Plata y los grupos de vuestra generación?

[Resopla] Me cuesta, me cuesta. Hay cosas que están muy bien, lo reconozco, y además me alegro por el éxito de todo el mundo, pero no olvidemos que el hip hop siempre ha sido un tema de superación y de intentar hacer todo un poquito más elevado y veo todo muy cómodo y muy facilón.

¿Destacarías  alguien de la hornada más reciente?

Foyone me parece que lo está haciendo excelentemente y creo que está siguiendo una buena línea. Y más siendo de mi barrio, todos los de Carranque tienen muy buena escuela, estoy orgulloso de todos los de mi barrio.

Puedes escuchar Infinito aquí: