"Se lo regalo a los niños" MDE Click / Isayah Thomas & Big Falanges / Elsso Rodríguez / HoodFrames / JAYEEM

Sin desmerecer el resto de eventos, la cita más improtante de Black Prim Tour cumplió las expectavivas sobradamente. Un mes más tarde, la sala Copérnico volvía a ponerse hasta arriba demostrando que el público de Madrid sigue sin fallar a los carteles trabajados. Cuestiones diversas me hicieron llegar tarde al emplazamiento y perderme los conciertos de JAYEEM y HoodFrames, a los que pido perdón desde aquí. No obstante, nuestro hombre DanielKPB si estaba allí, por lo que si os podemos facilitar documentación visual.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Para cuando quise entrar en la sala, Vic Vega preparaba el equipo para lo que iba a ser el concierto de El$$o Rodríguez. La camarera estaba sirviendo un Matusalén con limón cuando los sintes del ritmo de Emelvi en 1000 Battles 1000000 Dollas se disparaban por la sala a la par que El$$o y Chulo Restrepo aparecían en el escenario.

 

 

Entrada de bien, con el alma rock and rollera de los de Left Coast Gang captando la atención del público. Como si de una novela se tratará, con el planteamiento del plan ya hecho, El Forastero hizo su presentación por si alguno de los presentes todavía no tenía claro de dónde “dicen que viene de un lugar llamado La Florida”, y a qué vino El$$o Rodríguez “con su lenguaje incomprensible y sus zapatos de marca”. Tras Vacío, hubo tiempo para que Chulo Restrepo se tirara un inédito sobre un beat marca de la casa Vic Vega, con su inconfundible acabado brillante. Después sonó uno de los cortes más recientes, y sinceramente, si no estuviste allí todavía no sabes lo que es Javi Clemente disparando barrotes por muchas veces que lo hayas bumpeado. Quizá fuera sólo impresión mía, pero fue el tema con el que más fuerte vi al mc de Bilbo, como si se estuviera quedando bien agusto soltando esas barras en directo. Seguramente alguno de los detractores de su estilo saldrían reconvertidos esa noche de La Copérnico.

 

Después de alterar al personal, cambió el chip con Jodido si, Pero Vivo, y fue entrar la batería de Van de Kaikoó y la sala ya estaba en silencio listo para escucharle, como todas esas bazas que el corte amenizo nuestros garbeos por la ciudad en noches frías. Le siguió Crápulas Caducados, con un amor de busca y captura de por medio por Amarillo Slim, quién parece ser que no pudo asistir a la cita. Cabe destacar como golpeaba la percusión y el bajo en el equipo de La Copérnico, y la dedicación de parte del público que empezó a corear la parte de Amarillo Slim con la ayuda de El$$o y Chulo hastas más o menos el name droppin’ de Benny Goodman. Si la batera de Crápulas Caducados sonaba bien, la caja del ritmo de Ochoa en el storytelling Bailaba Descalza no fue para menos. Tras la historia de la vampiresa que todos hemos imaginado a nuestra manera, El$$o Rodríguez ya tenía al público de Madrid en su bolsillo gracias a su escenificación, su carisma, y su desparpajo en el micro y las tablas.

 

De nuevo fue el turno para un inédito de Chulo Restrepo, aunque esta vez el ritmo (ritmazo) lo firmaba Unai Hernández Tracks. A partir de entonces ya no habría más tiempo para el descanso, le siguió Lady, el cual dedico con amor a todas las mujeres que había en la sala; y cerró el show El Último Cartucho también en compañía de Restrepo al micrófono. Entre medías, pudimos disfrutar de la declaración de principios Nada Que Ver, que vio la luz recientemente en el trabajo “Back to Basics” de Ochoa. Un tema que muchos de los de allí estaban deseando escuchar, y que puede que incluso hiriera el oído de alguno de los asistentes que tienen una percepción diferente del asunto. Los de Left Coast ofrecieron un buen concierto, en el que seguro que alguno de los asistentes echó algún tema de menos (puede que también de más), pero es algo lógico cuando hay tantas referencias (y tan diversas) dónde elegir.

Los siguientes en pasar por el escenario serían Isayah Thomas & Big Falanges, acompañados por V.I.K. y Brosdol a los coros, aunque la presencia de este último fue más bien vaga. Se veían conectar muchos cables, y colocar cacharros diversos qué no alcancé a diferenciar, esto pintaba bien. Isayah se puso en su zona, Big Falanges frente a sus platos y su mesa, y se marcaron un opening instrumental entre los dos que seguro que introdujo a la perfección el sonido de Isayah a aquellos que no lo conocieran. Sonó el ritmo de GCA en Alturas, y tras un primer intento fallido, a la segunda clavaron un cambio a un beat de Clams Casino (creo recordar que Gorilla) justo en la entrada de las barras de Isayah Thomas.

Tras ello soltó I, uno de los temas de “Alturas” (2012 – Heavy Weights) dónde Isayah más fluye, a lo que el ritmo de Cheb Rubën también ayuda bastante. Sonaron muchos temas que servidor no conocía y que parecían pertenecer a lo que La Sonidería está preparando, y entre algunos de ellos Big Falanges tuvo tiempo de poner a los dj’s en su sitio a la par que les hacía las delicias marcándose un beat juggling bien guapo. Lo cierto es que la combinación entre el sonido atmosférico de los beats, la fluidez de Isayah Thomas, y la técnica de Big Falanges (quién estuvo muy correcto durante todo el bolo) es digna de ver si te gusta la música. Quizá sea que servidor es un nostálgico de las reglas básicas, pero gocé como un enano viendo de nuevo a un dj de este perfil.

Aproximadamente a mitad de concierto hubo de nuevo tiempo para que Isayah se colocara a los cacharros para divertirse junto a su dj creando música, ritmos, atmósferas, y elevándonos a ese punto que te sitúa esta mierda cuando supera lo puramente lírico. V.I.K. también tuvo tiempo de soltar un tema, antes de que Isayah volviera a “Alturas” para rapear Nu Trabas y seguir demostrando sus skills a un público que cada vez más iba cogiendo el rollo tan personal del bolo. También tuvo tiempo de hacer una versión de Furgo bien chingona, bastante más bailonga y reggae que la original, con el estribillo pasado por un filtro de voz que balanceó el cuerpo de alguno de los asistentes. Si alguien esperaba al Isayah Thomas íntimo y espiritual, seguramente se fuera algo decepcionado, pero supongo que a él tampoco le apetecía deprimir a Madrid si no ponerlo a botar. Un directo bastante técnico (a pesar del pequeño fallo del principio, que no se volvió a repetir) y que tuvo al público pendiente continuamente, respondiendo bastante bien al final de alguna de las parrafadas de Isayah. Sin ánimo de ser pesado, un amor para Big Falanges por cuidarlo, ¡RESPECT THE DJ!.

 

 

 

Aunque el tiempo iba más o menos bien, Coolbeat no tardo demasiado en terminar de preparar los cacharros, mientras The Art Warriors hacía lo propio con un caballete que sostenía un lienzo vacío. Esta vez se notó que la gente preferia no perderse el princpio del concierto de MDE Click por echar un par de caladas, por lo que mientras Coolbeat daba al play de un corte místico que sirvió de opening, el incienso inundaba la sala.

 

 

 

La mística continuó con el ritmo de GCA en Outrofrenda, al que siguieron Marlon Brando Rap sobre loop de batería bien duro, y otro corte firmado por Ihon. Quién nos iba a decir hace diez años que en un concierto iban a dedicar barras a Toteking y Nach, y la sala iba a estar llena. N-Y hizo un amago de lanzar Respira, que la verdad podría no haberse quedado en amago ya que en mi opinión es uno de los temas más representativos de MDE, aunque por aquella época no tuvieran tantos seguidores. El siguiente corte fue Iparraldeko Players con la primera aparición de Bobby P al saxo, aunque con la ausencia de Sore. No obstante, los de Miranda tenían guardadas algunas sorpresas para el público de Madrid, hubo invitados.

El primer invitado en pasar por el escenario era un uranita venido de Valladolor y que seguramente aún recordaba bien el escenario de La Copérnico. El público recibió con amor a Erik, quién tras solucionar unos problemas con el micrófono, empezó a rapear su trozo en Likid Streets sobre el ritmo que firma Madlib en A.V.E.R.A.G.E. de Kazi. Ihon hizo lo propio con su parte, y Coolbeat se marcó un cambio de ritmo para la parte de N-Wise. Aprovechando la presencia de Erik, y aunque ya lo viéramos un mes antes en las mismas tablas, lanzaron Estado Mental Invierno para contrarrestar la temperatura de la sala, que a esas alturas de la noche ya iba siendo bastante alta.

Tras la salida de Erik, vendría el momento de más protagonismo de Bobby P y su soprano. Según confesó antes de escupirla, N-Y se rapeaba Ciencia por primera vez en directo con un público bastante volcado en los coros como a lo largo de casi todo el concierto, y con Bobby P acompañándole al saxofón. G-Jazz también puso sus metales a volar en el siguiente corte, No’ More Drama, que ponía por tercera vez un beat de Ochoa a sonar en la sala. Tras estos dos cortes de N-Y en solitario, tanto él como Ihon abandonaron el escenario para dejarnos con una colaboración entre Coolbeat y Bobby P, que para un servidor fue de lo mejor de la noche, ¡más instrumentación en directo con dj’s por favor!.

 

 Tras el interludio que puso a flotar al público, los mc’s de la clicka volvieron para invitar a los isleños Cálido Lehamo y Charlestán, aka Los Dos Que Cuelgan y rapear HateHop. Tras eso, los dos invitados lanzaron sendas canciones antes de abandonar el escenario. Siguió uno de los cortes clásicos de N-Y, seguarmente el más remixeado, y uno de los más esperados por el público aunque alguno de ellos tenía más pinta de memorizar nombres que de profundizar en la carrera de los artistas: Mis 90’s sobre el ritmo original de Manu Beats.

 

 

 

Seguramente tras el concierto de Isayah Thomas, alguno comentaria algo similar a “pues ya que estaban los de MDE Click podrián haberse tirado los feats…”. Amigos, Allah premia al paciente. Detalle por parte de MDE Click ostentar la cabeza del cartel y guardar tres cortes para su show y así no quitar tiempo a sus telonero, props. El primer corte que lanzaron fue Qantos, la colaboración de Ihon en “Alturas”. El siguiente fue Insomnia, introduciéndola con la acapela de Se7en Sandman y el beat entrando poco a poco hasta la entrada de Isayah. Como no podía ser de otra forma, la aparición de Isayah por el escenario se cerro con Black Làgrmx, saciando así las ganas del público de escuchar los tres temas en directo. Los últimos invitados al bolo fueron Dano y Emelvi, el primero para hacer los coros de H.O.E., y el segundo para ponerle un pedazo de beat que ligó con el saxo de Bobby P a la perfección.

La recta final del concierto empezó con Ihon rapeando barras de “MDE Warriorz”, y con la clicka pidiendo palmas para rapear uno de los temas que más reventó en su última aparición por Madrid. La voz de José Monge Cruz en la Nana Del Caballo Grande llenaba por completo el espacio vacío de la sala mientras The Art Warriors perfilaba los detalles de su lienzo. El público esperaba impaciente el bombo marcando la entrada para gritar al unísono Allahu Akbar, y Camarón volvía a alterar al público una vez más. A pesar del amago de cerrar el bolo, el público seguía allí esperando un último corte. Coolbeat volvió a salir y aunque un servidor esperaba escuchar la hipnótica batería de Joven Dios, fue el ritmo lento de GCA en Murir el que arrancó desde los platos. Nada que objetar, si este tema chana en el equipo, en directo con N-Y dándolo todo y toda una sala coreando el estribillo es oro, o muerte, según te lo tomes.

Esta vez las luces se encendieron y la música paró. MDE Click dieron clases de como hacer un directo completo, largo, trabajado, y sin necesidad de excesivos postureos ni parafernalia. Quizá se echarían en falta más intervenciones de Ihon, pero es relativamente comprensible teniendo en cuenta la gran cantidad de cortes de más que tiene N-Y. Mención especial merece traer tantos invitados (no era de extrañar llamándose la gira Black Prim Tour), la intervención de The Art Warriors complementando el aspecto visual, y el saxo de Bobby P acompañando a la perfección en varios cortes. Otra noche grande en Madrid, que sigue sin fallar a las grandes citas.