Sevens & Twelves #02: Keith Murray

El neoyorkino Keith Murray se ganó el reconocimiento de la escena con tan sólo 19 años tras su álbum debut “The Most Beautiful Thing in This World” (1994 – Jive). Cuatro micrófonos en The Source, el puesto 34 en la lista Billboard, y disco de oro (más de 500.000 copias vendidas) diez meses después de su lanzamiento.  Eso hizo que su nombre se colara en muchos equipos y colecciones, creando gran expectación por su siguiente título. El reflejo de esa expectación fue la tercera posición en la lista Billboard del single presentación del largo que estaba preparando llamado “Enigma” (1996 – Jive). El single en cuestíon, era  “The Rhyme”.

 

Portada de "The Rhyme" de Keith Murray

 Keith Murray “The Rhyme”

(1996 – Jive)

SIDE 1

Como bien indica el nombre del corte, y recalcan el estribillo y fluidez del rapeo de Keith Murray, The Rhyme (A1) es un tema dedicado a la rima desbocada, nada de profundidad. Keith tira barras agresivas de competición fluyendo natural con cambios de estructura que dan musicalidad a un ritmo sencillo de Erick Sermon. Tres párrafos de fardar de estilo y destrozar mc’s con alguna referencia a los Five Percenter camuflada –“I’m symbolic to the sun, moon and stars / you gettin’ knocked out the box no matter who you are” y “I role with nobody but God and the Squad”– con uno de esos estribillos facilones que tanto nos flipan en el rap cuando están bien hechos. En todo lo que a sonido se refiere, en “The Rhyme” encontramos tres figuras muy activas (en mayor o menor medida) en el desarrollo del rap en su gloriosa década. El primero de ellos es el responsable del tema que da nombre al single, Troy Hightower. Entre los méritos de Troy está grabar el (ahora) polémico “Hip 2 Da Game” de Finesse, la BSO de “How High” (2001 -Def Jam Records) de Method Man & Redman, y otras referencias de la década de artistas como Fat Joe, The Beatnuts, Common, Artifacts, Onyx, Grand Puba, Screwball, Talib Kweli, Large Pro, Killah Priest, Sadat X, Big Pun, Pharoahe Monch, De la Soul o Cella Dwellas entre tantos otros. La cara la completan dos versiones instrumentales. En la de The Rhyme (A2) podemos disfruta mejor del beat de Erick Sermon compuesto de un piano smooth que  se sostiene gracias a un bajo cargado de groove, y completa un sample de voz que Erick introduce en el estribillo junto a un sample de Sucker Mc’s de Run DMC. La otra instrumental es la de The Rhyme (The Slum Village Street) (A3), remix a cargo del desaparecido the UMMAH, grupo de productores formado por Q-Tip, Dilla y Ali Shaheed Muhammad. Un ritmo con claro Dilla’s flavor gracias al piano jazzy, el sample del saxo pasado por filtro y el estilo inconfundible de la batería. Cabe destacar también la forma en que introducen el psicótico piano de Nautilus de Bob James, que más que perturbar la paz del beat la intensifica a la perfección.

 

“With mass productions of mass conjunctions / I display new ways of mc destruction / cause ain’t nothin’ better than the shit I got / makin’ niggas jump of the roof and roof-tops”

“The most beautifullest vocabullist / punches phony mc’s dead in their esophogaus”

“My vocals send your brain up in the fetal position / learn a quick lesson of mic aggression”

 

SIDE B

La cara B la abre la versión completa del remix The Rhyme (The Slum Village Street) (B1), que perfectamente podría haber protagonizado una edición de nuestros OGvsRMX porque cambia por completo el tema.  Y la cierra Yeah con colaboración de Busta Rhymes, Redman, Erick Sermon, Jamal de Illegals y ritmo del productor de Queens Sugarless. El responsable de la mezcla de estos cortes en este caso es Rick St. Hilaire, quién también ha trabajdo para Das EFX, A Tribe Called Quest, Black Star, Mic Geronimo, Kid Capri, y otros artistas ajenos al rap como Damian Marley, Whitney Houston, Alicia Keys o Mariah Carey. Por último, en cuanto a sonido se refiere, hay que mencionar la figura de Tony Dawsey en la masterización. Todo un veterano en el género que lleva trabajando desde los ’80 cuando empezó con, entre otros, Spyder D y su Smerphies DanceDesde entonces, y en lo que a rap se refiere, Tony pasará al a historia por ser el encargado de masterizar el clásico Walk this Way que ingenió Rick Rubin mezclando a Run DMC y Aerosmith, y por haber pasado por por sus columnas de cacharros la música de Public Enemy, Onyx, Rakim, EPDM, Jeru, Group Home, Warren G, D.I.T.CJayo Felony, Scientifik, Big Pun, Count Bass D, K Solo, Masta Ace, Fu-Schnickens, Guru & JazzmatazzSmooth Da Hustler, Tim Dog, Shyheim, Redman, DMX, KRS One, Edo-G, Arrested Development… y eso por citar algunos, y solo trabajos de la década de los ’90. Entre los últimos trabajos que ha tocado están “Lincoln Way Nights” (2011 – SMC Recordings) de Stalley, el “Apollo Kids” de Ghostface y “Wu- Massacre” (2010 – Def Jam Recordings) o “The Blueprint 3” (2009 Roc Nation) de Jigga. Hay que añadir que si alguno de vosotros es de los que recuerda los nombres con facilidad, puede que también le suene de las noticias de lanzamiento de algunos de los últimos discos nacionales como “Vivir para contarlo”, “Gira 06/07 – Presente” de Violadores del Verso, “Doble Vida” de So-Hai (2006 / 2007 / 2011 Rap Solo / BOA), “Un Tipo Cualquiera” (2006 BOA) de Toteking o “Dirty Bailarina” (2010 – Universal) de Mala Rodríguez. Fuera del rap, Tony también puede presumir de masterizar trabajos de Moby, Nightmare on Wax, o del mismísimo Chet Baker en la banda sonora del film “Let’s the Get Lost” (1989 – Novus).  Para acabar, destacar también el aspecto gráfico muy del palo, gracias también a la participación de una figura importante en el desarrollo visual del rap en los ’90, el fotógrafo Daniel Hastings  que ha disparado a Wu-Tang Clan, Ll Cool J, Raekwon, Sham & The Professor, Gang Starr, Mad Skillz, Nas, The LoxRoyal Flush además de alguno de los ya citados en esta entrada.

Keith Murray suena en