Entrevista a S Curro

Polifacético, multidisciplinar, hombre orquesta. Etiquetas que servirían perfectamente para describir a S Curro. Este mc sevillano se ha labrado una carrera sólida en el sufrido underground con varios proyectos y discos en solitario desde la total independencia. No ha parado, y todavía le sobra tiempo para embarcarse en nuevas aventuras más allá del hip hop: desde la electrónica -como dj bajo el alias Skeletor Selektor, con su colectivo Breaking Bass, su grupo Andaluces en el Espacio o su inseparable Papa Wilson con quien forma el equipo de producción Psychobitches- hasta sonidos más distantes del rap como el punk o el hardcore, con grupos como Falso Dogma o, más recientemente, Narco. Aprovechamos precisamente la visita de estos últimos a Madrid para charlar un rato con él sobre su carrera en el rap, el inminente lanzamiento de Ojos de grafeno y su hiperactividad musical, entre otras muchas cosas

IMG_4143

Empecemos por el principio. Te diste a conocer al gran público con Bipolar y de ahí en adelante te has ido ganando cada vez más seguidores. Pero ya habías hecho antes Hábitos peligrosos, ¿no? Cuéntanos un poco cómo fueron tus inicios en el rap.

Hábitos peligrosos es de 2004. Yo empecé a rapear súper tarde. Empecé a rapear con veintitrés años. Cuando ya la gente deja de rapear, empecé yo, ¿sabes? (risas). Llevo escuchando rap desde lo quince o por ahí pero me puse a rapear con veintitrés o por ahí, 2002, 2003. Escribí tres temas, los grabé los tres primeros, los iba a sacar pero empecé a escribir más y dije “no los voy a sacar que están…”, tú sabes (risas).  Y los siguientes temas que escribí, cuarto, quinto, sexto, séptimo, era ya Hábitos peligrosos.  Yo ahora mismo considero mi primer trabajo Bipolar porque lo anterior quizá no debería haberlo sacado, mirándolo ahora con perspectiva. Hay un montón de gente que le flipa el rollo pero yo lo veo y no es algo de lo que me arrepienta ni mucho menos, sino que es una parte del proceso que quizá no debería haberla mostrado. Y luego ya vino Bipolar. Después de Hábitos peligrosos estuve sacando un montón de cosas: saqué Venganza XL, saqué lo de Bei-Ping Mafia, Litio [los remixes de Bipolar, N.del A.] y después Distorsión (Mogra Records, 2010), que tardé un par de años en hacerlo. Y después sí que paré porque dejé de rapear. Llevaba ocho años a piñón, grabando todo el rato… Dejé incluso de escuchar rap un tiempo y estuve un poco desconectado de la movida queriendo, que fue la época en la que me puse a pinchar. Ahora, hace un año y pico, otra vez me entraron las ganas, hasta que no me entraron las ganas no me puse y ahora estoy otra vez dándole caña.

Empezaste a rapear tarde y tengo entendido que tanto tú como Papa Wilson venís de un ambiente muy poco rapero.

Yo conozco al Papa de cuando yo tenía dieciséis o diecisiete años, y él tiene dos años más que yo. Nos conocimos, a los dos nos gustaba el rap y la verdad es que a los de nuestro círculo no les gustaba el rap, eran más de otro rollo, metal…Y nosotros éramos dos frikis comprándonos las Serie B, aislados del entorno, porque no nos relacionábamos para nada con los raperos de allí hasta el 2002, 2003, cuando me pongo a rapear. Entonces conozco a la peña de Santa Justa, a toda la gente de La Super K, el Gordo, el Boriz, el Lijero, conozco a Je Main… Conozco un poco a los que han sido y siguen siendo mis colegas en el rap.

Sevilla siempre ha tenido una escena de rap bastante fuerte y especialmente hace diez años. Sin embargo, siempre te hemos visto a tu rollo y nunca con los pesos pesados de la ciudad. ¿Dónde estabas tú cuando Sevilla estaba en el candelero?

Cuando saqué la primera maqueta fue justo ese momento, cuando sale el Tu madre es una foca (Superego, 2002) de Tote King y Shotta, el Versión EP (Fiebre Records, 2003) de Juaninacka… Esa época que para mí es una época súper guapa de Sevilla, donde Sevilla era realmente puntera en sonido, que te venía esta gente con una base de Break Mechanics… Ahora lógicamente ya no es la misma situación. Yo nunca me relacioné con esa gente. He ido conociendo a mucha gente de la que se ha ido conociendo como “el rap sevillano” de los últimos quince años y, por lo general, teniendo una relación cordial con casi todo el mundo, e incluso algunos son colegas, pero tampoco me identificaba mucho con lo que hacían. De esa época me molan muchas cosas, a mí Juaninacka es uno de los mc’s que me flipa, más que en La Alta Escuela en la época de Billy el niño & Don Dinero. Escucho Hábitos peligrosos y lo noto, tío, está ahí ese deje sevillano, ¿sabes? Que luego, digamos, intenté buscar mi propio camino. Lo que pasó fue que yo ensayaba en el Pelícano [plaza de Sevilla donde hay varios corralones que sirven de locales para artesanos y músicos, N. del A.] y estaban por ahí mucho La Super K y esa gente y me relacioné más con ellos. Ha sido más a nivel personal, por eso he hecho temas con ellos y así ha sido la historia. Nunca he intentado hacer un tema con determinada gente que estaba ahí arriba, ni tampoco me han dicho a mí de hacerlo, y ha sido un rollo cada uno a su bola y relación cordial, vamos.

Corrígeme si me equivoco, pero en aquella época en la que estaban muy presentes los cuatro elementos del hip hop y el no salirse del camino marcado, tú hacías rap pero al mismo tiempo electrónica o punk rock, algo que no estaba muy bien visto si tenemos en cuenta el fundamentalismo de aquellos años. ¿Puede ser que estuvieses un poco fuera de lugar en la escena rap sevillana?

A tope, a tope, eso lo sufrí yo en mis carnes, ya a los chavales se les ha olvidado, pero a mí no se me ha olvidado que se les ha olvidado, ¿sabes? (risas). A mí nadie me ha dicho nada, yo no puedo decir que nadie me haya hecho un comentario así, porque a mí no me lo han dicho directamente ni yo lo he visto. Lo que sí he notado es que a lo mejor determinadas personas que antes no se acercaban a nuestro rollo, cuando ha cambiado un poco la forma de pensar sí que se han acercado. Yo entiendo que desde el mundo del rap se vea como “¡hostia lo que hace éste, cómo tiene que estar de mal visto!”, pero como yo tampoco he estado nunca en ese mundillo, ni he ido a determinados conciertos… Yo he ido a un concierto de rap en Sevilla cuando ha ido Q-Unique o alguien que me molaba, pero tampoco he estado en el rollo de ir a las fiestas, que había tantas y que ya no hay, por cierto… Entonces, lo único que te puedo decir es que he estado al margen, congregaciones puntuales y ya. Igual que en Narco, esta gente saluda a todo el mundo en un concierto, yo al que voy conociendo naturalmente en el camino puede ser mi colega para toda la vida, pero yo no voy buscando, no por nada, sino por mi forma de ser, es que no va conmigo, no critico al que lo haga, eso es una cuestión de cómo sea cada uno, ¿sabes?

¿Y de la escena actual de Sevilla qué destacarías?

Hay mucha peña que está ahí ahora dándole. Yo creo que de aquí a dos años va a surgir otra escena porque ya le vale a la ciudad para sacarla. Creo que la gente que estaba haciendo cosas antes seguirá haciendo su movida y de puta madre, pero aparte tiene que surgir gente que aporte algo diferente. Si tengo que destacar a alguien, Pedro LaDroga. Es un chaval que tiene dieciocho o diecinueve años, que está muy empollado en el rollo, controla el rollo, sabe de qué va la película a tope y al chaval todavía le queda mucho de sonido pero ya se está haciendo unos basoncios… Si te escuchas el último tema que le ha producido a La Desgracia en Compañía, la base es brutal. Misery es lo que más me ha llamado la atención de él con Nerbi, que es otro chaval que lo hace guay.

¿Cuáles dirías que son tus influencias dentro del rap?

Rollo Nueva York: Big L, por ejemplo. Es mi mc favorito. De Wu-Tang: Ghostface Killah. Rollo hip hop underground, de la época Def Jux, que me flipa, el mc que más me ha flipado siempre ha sido Cage. Me flipa. A nivel musical Camu Tao para mí ha sido uno de los mejores productores de rap de la historia, que en paz descanse. [Camu Tao murió de cáncer de pulmón en 2008, N. del A.].

Escuché que tienes una anécdota con Camu Tao y sus instrumentales.

Sí, estaba hablando con él cuando se estaba muriendo, no veas el mal rollo. Nunca se me había ocurrido buscar contactos con los guiris, me da pereza. Mi filosofía es que surja naturalmente y eso es difícil que surja naturalmente. Pero me flipaba el notas, lo hablé con el Papa y le dije “vamos a comprarle una base a este colega y me pego el gustazo de rapeármela”. Y estaba hablando con él, un par de mails, no me contestó más y a los dos meses o por ahí vi que se había muerto. Luego también me mola mucho un productor americano que se llama Starkey, que es de bass music pero hace un montón de temas con mc’s.  Ese rollo americano de productores… Que por lo general los americanos son los peores a la hora del bass music porque son los que lo han pervertido, pero hay excepciones como él o Mexicans with Guns que también tienen temas con raperos que son la polla. Starkey es mi productor favorito de electrónica se puede decir.

¿Y del rap español en general qué destacarías?

Urano Players me mola tela, vaya. Bueno es que Valladolid me mola. Niño me flipa, por ejemplo. Me parece una isla en un océano de tonterías, el notas está ahí brillando, a su puto rollo. Me flipa Niño, vaya. Y Urano también me gusta un montón, desde antes de que empezasen a sacar movidas  en solitario. El Voyager’s Rock está guapísimo. Los sigo de hace tiempo, me molan. Me ha molado mucho el disco de Isayah, es brother mío a tope y me alegro de que haya sacado un discazo así, porque, aparte, como que él lleva un rollo súper depre y como que en este disco lo notaba con más firmeza, más subido, con más ego… Me molaba verlo así, de puta madre. Me ha encantado ese disco, de lo último es de lo que más me ha molado. Lo de Miguel Grimaldo me ha gustado un montón también.  Está muy guapo, sobre todo a nivel musical que me parece que es un productor brutal. Me encanta la música que hace. El Coleta y Starone me flipan. Me encanta, me parece súper original, que es el rollo que yo valoro más, por encima de la calidad técnica y cualquier otra cosa.

Basta fijarse en los samples de Black Sabbath o Guns’N’Roses en Distorsión para darse cuenta de que tienes muchas influencias de otros grupos. ¿Alguna pista más?

Yo creo que mis influencias para el que tenga una mínima idea están claras porque no hay más que escuchar mi música, no ya por cómo mezclo los ingredientes sino porque directamente a veces uso samples que son homenaje, que no pretendo que esté escondido, que lo hago abiertamente. Otras veces la influencia va filtrada pero hay veces que la muestro directamente porque quiero, como símbolo de la actitud. Esto me representa a mí: y te planto un sample de este grupo. Me mola darle un poco de concepto a las cosas y Distorsión tenía un poco ese rollo, homenaje a esos grupos.

Estás metido en varios proyectos de electrónica. ¿De dónde viene esa afición? ¿Qué es lo que más te gusta dentro del género?

Papa y yo empezamos antes, pero a partir de 2002 o por ahí empezamos a escuchar concretamente electrónica inglesa, sobre todo lo que es el rollo quinqui de allí: garage, 2 step, ese rollo empezamos a mamárnoslo a tope. En 2006-2007 nace el primer dubstep, DJ Hatcha, los primeros Dubstep All Stars, Horsepower Productions, toda esa mierda… Ahí me pongo a pinchar. Digo: “ésta es mi música, ha salido una música electrónica que es la mía”. Yo siempre he escuchado electrónica igual que siempre he escuchado rock, punk… Por épocas. Pero ahí dije: “ésta es mi música”. Aparte, ha sido una de las músicas donde más he profundizado realmente, porque yo al picotear tanto, muchas veces me quedo con artistas puntuales que me molan y ahí realmente llegué a tener un conocimiento de casi todo lo que salía, sobre todo entre 2007 y 2010. Y bueno, esa música que a mí tanto me molaba de repente llegó Skrillex y unos cuantos más… Bueno, antes vino Rusko y todo el rollo, antes vino Magnetic Man, fue progresivamente, pero llegó un momento en que se convirtió en lo que antes era el minimal, lo que había sido el minimal, la música de masas. Y yo, tío, por principios, para donde va todo el mundo no puedo ir, musicalmente hablando. No lo puedo evitar, me sale solo, todo el mundo empieza a escuchar una historia y a mí me da coraje, ahora le llaman actitud hipster, cosa que me jode bastante (risas), pero yo me considero más un friki cabrón con un filtro muy gordo y que no me mola que se prostituyan mis gustos, porque los valoro mucho y son muy importantes para mí. Entonces no me gusta que se conviertan en un puto producto de masas, ¿sabes? Hace que deje de gustarme eso. Entonces, eso es lo que ha pasado con el bass music que es la música electrónica que a mí más me mola desde siempre. Que ahora es el EDM, que es una etiqueta de mierda que se han inventado, que significa Electronic Dance Music para intentar aglutinar todo el bass music, que ya no es ni bass music porque también hay progressive, electro que no tiene nada de graves… Es la música comercial de moda ahora, que viene de Skrillex. Y entonces pues me he quedado ahora to’ chafao con el rollo…y he vuelto al rap (risas).

En Free Party rindes homenaje a las raves. ¿Sueles ir?

Yo empecé a ir a raves en 2003 o por ahí y dejé de ir en 2009 o 2010 (risas). Ya estoy un poco retirado de la movida, no por nada, porque tú sabes, las raves son muy cafres y yo ya me sigo pegando fiestas pero me las tomo de otra manera. Y yo cuando voy lo doy todo entonces no veas… (risas).

Otro de tus proyectos es Falso Dogma, un grupo de fusioncore. Cuéntanos un poco de qué va.

El Papa entró antes que yo. Falso Dogma es un grupo de allí que ha sido escuela mía. Yo cantaba ahí con el Chusta, que ha cantado mucho conmigo, estaba el Juanma, el guitarra que venía en los directos de la gira de Distorsión, el batería era el técnico de luces de SFDK, Violadores… Somos gente que ahora estamos en otra movida pero que coincidimos juntos ahí al principio. Los conocí porque teníamos un fanzine en Sevilla que se llamaba Papa aliñá, los entrevistamos y a partir de ahí les conocimos. Primero entró el Papa para hacer las programaciones y dos años después se fue uno de los cantantes y entré yo. Él entró en el 2000 en Falso Dogma y yo entré en 2003 o por ahí. Pero ya Papa y yo estábamos haciendo música juntos desde el 97. Teníamos un grupo de electrónica los dos que se llamaba FCP y era el Papa con el Impulse Tracker y yo metiendo teclados, gritos, voces, guitarra, lo que fuera… Todo lo que fuera instrumentos reales lo metía yo, producíamos entre los dos pero él era el que lo mezclaba y todo el rollo. Como hemos seguido haciendo un poco, en realidad. Ahora digamos que en Psychobitches la producción es al cincuenta por ciento, yo estoy con el teclado, hago más estructuras, él hace más sonidos y luego decidimos entre los dos.

Ahora que comentas lo del fanzine, te quería preguntar sobre ello. Se acabó e ibais a hacer un libro sobre ello, ¿no? ¿Cómo fue la experiencia con Papa aliñá?

Íbamos a hacerlo, y lo tengo hecho en mi casa pero no ha salido aún. Era un fanzine de fotocopia de los de toda la vida. Lo hicimos desde 1998 hasta el 2002. Sacamos como once números o por ahí. Era rollo destroyer, ¿has leído el Karma dice, el TMEO? Pues así, no era tanto ilustración sino más texto y fotomontaje, rollo psicodélico, revista destroyer ¿sabes? Tenía mucha música, tenía un apartado que se llamaba La Gasolinera y comentábamos discos antiguos, no tenían por qué estar sujetos a los nuevos lanzamientos sino que cada vez lo hacía uno y comentaba los discos que le salían de la polla. Tenía entrevistas a músicos, a gente de la electrónica, de rap…

IMG_4131

Volviendo al tema de la electrónica, lo último en lo que te has embarcado es un proyecto llamado Andaluces en el Espacio. Cuéntanos un poco de qué va, dentro de qué estilo se podría etiquetar y qué influencias tenéis.

La música la hacemos entre Serokah, Broken Lip y yo. Somos los tres productores y yo soy el único de Sevilla, ellos son de Málaga. Luego, yo también canto. Tampoco pretendo cantar mucho, estoy muy metido a nivel de producción, me hago mis cachitos pero prefiero darle más importancia al Chusta y al Tunelón, yo estoy más en un segundo plano produciendo la historia que es lo que más me está tirando últimamente. Como influencias, lo que nos mola más es el rollo bass que se sale un poco de la norma. Tanto Serokah como Broken Lip y yo llevamos mucho tiempo escuchando ese rollo. El Chusta y el Tunelón no, pero ellos se adaptan a la música que hacemos nosotros. Llevamos mucho tiempo escuchando todo el dubstep primero, que es una influencia súper importante para nosotros, el bass inglés en general, luego movidas como Roska, Toddla T, que tiene su punto comercial, no es una movida súper underground , no es EDM raro ni nada de eso, es música bailable pero que tampoco es un rollo para niños de quince años, ¿sabes lo que te quiero decir? Nos mola Starkey, Mexicans with Guns… Nos mola Skip&Die, un grupo que tiene muchas similitudes con nosotros, estamos en contacto con ellos, les hemos hecho una remezcla. Es una chavala de Sudáfrica y el productor es de Holanda, llevan músicos en directo. Merece la pena verlos. Es que en Sudáfrica ahora mismo están saliendo grupos muy guapos. Ha salido un disco de bass rapeado con un mc que se llama LV, que es de Hyperdub, el sello de Kode 9 y todos estos, que es un rollo bass súper putero con un rollo tropical africano y el notas rapeando con un estilazo que te cagas. Es de lo que más me ha gustado últimamente.

Teniendo en cuenta tu trayectoria en Falso Dogma y tus gustos tan dispares no es extraño,  pero a mí personalmente me llama mucho la atención que entrases en un grupo como Narco, que además está en primera línea del rap metal, thrashcore o como quieran etiquetarlo. ¿Cómo surgió aquello?

Chato Chungo dejó el grupo cuando se separaron, que creo que fue en el 2002 o 2003 o por ahí. Bueno, Chato Chungo lo dejó en realidad antes de que se separaran. El último disco de Narco ya era el Vikingo cantando solo. Estuvieron cinco años parados y cuando volvieron decidieron que querían volver con dos cantantes porque les molaba más. El grupo siempre ha tenido ese rollo de la dualidad de cantantes que le daba esa movida estética que siempre ha tenido y que con un cantante la perdía un poco y ellos la echaban en falta. Entonces el Agu, [Amnésico, bajista y productor de Narco, N. del A.] estaba fijándose en la movida, vino a un par de bolos míos y me comentó la historia, si me interesaba. Yo conocía al Bollo, el batería, porque estuvo tocando en Falso Dogma una época y a través de eso los conozco. Al Vikingo también, con Falso Dogma había tocado alguna vez con él. Y luego ya conocí al Agu que se puso a hablar conmigo un par de veces y ya pues entré y del tirón, la verdad que congenié con ellos de puta madre a nivel personal y luego a nivel musical estoy súper implicado en la historia, intentando aportar todo lo que puedo. Vamos, para mí no es una movida más. Es, de hecho, el proyecto al que más tiempo dedico. Me gustaría dedicarle más tiempo al rap, por ejemplo, pero ahora, tú sabes, también hay que pensar en qué cosas te están funcionando.

Pero eres bastante más joven que ellos, ¿no? Me imagino que cuando empezaron te cogerían en la época adolescente.

Sí, a mí me flipaba Narco de chico, vaya. Fui a un montón de conciertos de Narco, me partí la cara allí a hostias de chico. Me acuerdo que me regalaron para los reyes el Satán vive (Dro, 1997) y me lo mamé a piñón. Luego les perdí un poco la pista quizá a partir del disco que sacó el Vikingo solo, el tercero lo escuché un poquillo menos pero que ahora sí los he escuchado, sobre todo el tercero me mola un montón. Pero ya te digo, me molaron un montón de chico. Llegué a la prueba y los temas casi no tuve que preparármelos, me los conocía, me canté dos o tres y dijeron “hostia, está perfecto”.

Volviendo al rap, tienes en mente sacar un nuevo disco con Papa Wilson llamado Ojos de grafeno. ¿Qué nos puedes decir al respecto?

Ojos de grafeno está entero producido por Psychobitches, es decir, Papa Wilson y yo, menos un tema del Je Main,  otro que he hecho con el Agu de Narco y los Dub Elements, que son un grupo de electrónica, y dos temas de Maromo Diyeah. Ya tengo tres vídeos grabados y lo voy a hacer en tres bloques. Ésa es la idea en principio, vaya, porque no me daba tiempo a tener el disco y es que si tengo que esperar a tener el disco entero no sale hasta 2014. No es por un rollo de promo, es porque quiero sacar algo ya y como vamos tan lentos… A lo mejor quedo con el Papa dos o tres veces al mes. Ojos de grafeno lo empecé en septiembre de 2011 y todavía no he sacado nada, estamos en 2013. Estoy loco por sacarlo y por eso lo voy a hacer así: cuatro temas, cuatro temas y cuatro temas. Con bastantes vídeos. Mínimo dos vídeos por cada volumen. Y luego la idea al final es sacar un vinilo. Con lo mejor y un par de remixes hacer un vinilo.

[Os recomendamos que echéis un vistazo al Manifiesto Antifuturista que escribió S Curro para entender el concepto del disco, N. del A.]

¿Y qué fue de aquel proyecto llamado Ocho ojos?

Ocho ojos era Isayah produciendo y el Virush y yo cantando. Tenemos otra base que nos ha dado Isayah, yo me lo he escrito, Virush se lo había escrito y vamos, que algún día saldrá otro tema, pero así, tú sabes, un tema cada cinco años (risas). Íbamos a sacar tres o cuatro temas pero no fue por nada en concreto, fue más que nada por perrera de los dos, él estaría haciendo sus cosas, yo las mías, lo dejamos y se nos fue. Ahora lo hemos hablado dos o tres veces que nos hemos visto, Isayah nos mandó una base y ya te digo, hemos empezado a hacerlo pero es que yo también estoy con Ojos de grafeno, con Andaluces en el Espacio… y me gustaría tener tiempo para esas cosillas también, pero es que me meto en demasiadas cosas, eso sí es verdad, y luego me cuesta. A veces debería de cortarme un poquillo a la hora de meterme en historias. A lo de las colabos y eso sí que soy muy de decir que no porque ya bastante soy yo. Lo que me pierde a mí es el estar un día de copas con un colega que me gusta lo que hace y estar los dos ahí y ponernos: “y si hiciéramos una movida de este rollo no sé qué no sé cuántos…” y  no hacerlo…para mí una vez que se me ha ocurrido y que veo que la idea es buena, es muy difícil. Es que lo hago porque me cuesta no hacerlo.

En Andaluces en el Espacio entiendo que jugáis un poco con el cachondeo del tema, pero sé que simpatizas con el nacionalismo andaluz.

Sí. Yo tampoco me voy a posicionar nunca y decir que me identifico con algo que no sea yo cien por cien, porque me parece muy peligroso hacer eso, ¿sabes? Podríamos hablar del tema este… Pero sí que creo que hay un nacionalismo que no es el cliché de nacionalismo que tiene la gente en la cabeza, que es el del nacionalismo de la nación rica que quiere ejercer su poder frente a otra gente que es más pobre, sino que hay otro nacionalismo del que hablaba Blas Infante, que él, aunque a mucha gente le pueda sonar extraño de primeras, era libertario y era nacionalista. El que lea a Blas Infante, entenderá cómo esos dos conceptos pueden andar de la mano.

Otro tema en el que has ido a tu aire desde el principio también ha sido en el de la droga. Es difícil encontrar un vídeo nacional de los últimos tres años en el que no se enseñe marihuana, pero de ahí no se pasa. Sin embargo en tus canciones hablas abiertamente de la droga dura que sigue siendo tabú en el rap español. ¿Qué opinas de esto?

Yo prefiero sacar hachís. De hecho, ahora en el vídeo he sacado hachís. Prefiero el hachís, paso de la hierba tío (risas). Pero bueno, hablar de las drogas duras ya está más de moda, ahora es otro rollo. En el 2003 de eso sí que escuché comentarios. Esa movida, de cuando empezaba a salir y empezaban a llegarte los comentarios de la peña del rollo y de comentarme algún colega que decían: “sí, está guay la movida pero eres demasiado drug apologist”, eso se me quedó marcado. Dije “illo ese pseudónimo me lo tengo que poner para pinchar o algo”. Drug apologist, está guapísimo (risas). Aquella época era otra película, escúchate la música de esa época, a ver quién hablaba. Menos Mucho Muchacho que era el único que hablaba de drogas… Y lo veía lo más natural. Lo que no veía natural es el rollo maestro de colegio combinado con zorra de camerino. Eso no me cuadra en la cabeza, ¿sabes? (risas). Pero vamos, que en mí no es pose tampoco, tío, es lo natural. Todo se resume a lo mismo: ser natural, hablar de lo que te sale, de lo que te rodea. Yo qué sé, tío, la verdad es que no me mola juzgar lo que hace cada uno. Cada cual tendrá sus razones para hacer lo que hace y lo que dice y yo voy a mi rollo. En ese sentido nunca he sido de criticar actitudes. Hay gente que escribe “tú no sé qué, tú no sé cuántos”. Yo, a lo mejor al principio sí, que no tenía claro mi rollo todavía, pero cuando ya tuve claro mi palo y por dónde iba a tirar, yo eso de “tú, tú, tú” no, “yo, yo, yo”. “Tú…me suda la polla.

Como tú mismo reconoces, estás en metido en mil y un proyectos. ¿Ha sido siempre así? ¿Cómo compaginas tantas actividades?

Siempre he estado metido en mil cosas. Pero yo antes estudié, estuve trabajando un tiempo de lo que había estudiado, mientras he estado estudiando he estado trabajando de camarero… He tenido que estar buscándome la vida. De hecho, hasta hace dos o tres años que dejé el último curro que tuve. Vivía en un piso yo solo de puta madre, con lo que sacaba con la música y el curro vivía guay y dije: “me la juego, yo no puedo seguir así”, porque estaba currando por las mañanas, luego toda la tarde ensayando, por la noche una reunión de no sé qué y los fines de semana de bolo, y no tenía ni vacaciones, ni descanso, ni mierdas y me iba a dar algo ya. Dije: “dejo el curro”. Me fui a compartir piso con unos colegas otra vez, estuve un año y medio ahí sólo con la música intentando reflotar un poquillo hasta que ya me puse a currar también en la sala Custom y ya me he podido volver a pillar mi piso, otra vez solo, y ya digamos que he vuelto otra vez a ese punto en el que yo quería estar, haciendo lo que yo quiero. Antes no podía hacer otras cosas, sobre todo cuando estaba en la carrera, tenía el fanzine solo, y hacía música de vez en cuando. Pero ahora, desde que me levanto hasta que me acuesto, todo lo que hago está relacionado con la música. Y entonces pues tengo mucho tiempo para apretarle al rollo, la verdad. Pero vamos, lo tengo claro no desde siempre pero ya desde hace unos cuantos años. Es lo que me gusta, uno tiene que hacer lo que le gusta, si no estás torpeando, vaya.

Ahora vives de ello, pero has estado durante muchos años haciendo todo sólo por puro placer. ¿Qué consejo darías a quienes también hacemos lo que nos gusta sólo por amor al arte?

Yo estoy convencido de que haciéndolo por amor al arte llega el momento. Hombre, también está que tú creas que vales para eso hasta cierto punto. Yo nunca he buscado las pelas, las pelas han venido cuando han tenido que venir. Nunca las he buscado porque creo que buscarlas es un error para conseguirlas. Tú te cierras los ojos y te pones a seguir el camino y ya vendrá lo que tenga que venir. Hombre, yo también he visto señales, hay que ver señales, tampoco te puedes tirar a ciegas. Pero una vez que las has visto, el 90% es que tú lo tengas claro.

IMG_4127

Fotografías: Diego Díez.