Southcide 13 – Du berceau à la tombe

1531490482_small

Southcide 13 – Du berceau à la tombe

(2008 – Studio Delaplage/Autoédition)

Southcide 13 es un grupo del distrito 13 de Paris, formado por BG Lolo y OGKim e integrado en el colectivo Mafia Trece (famoso por su Cosa Nostra, el primer disco de oro independiente en Francia).

Tras varias apariciones en los distintos discos de Mafia Trece y sus diferentes miembros, ésta es su segunda referencia después de L’album de famille del año 2000. Du berceau à la tombe (De la cuna a la tumba) salió en Francia a principios del 2008 como autoedición y posteriormente fue reeditado en 2009.

BG Lolo y OGKIM

BG Lolo y OGKIM

El sonido del álbum es claramente g-funk. Densas líneas de bajo, sintes , suaves punteos de guitarra, un uso moderado del talkbox, coros femeninos en la mayoría de temas y sampleos clásicos de funk en una producción que corre a cargo enteramente de Aélpeacha de Club Splifton, de quien se podría decir, aunque no tendría que necesitar presentación, que es el  gran abanderado del sonido g-funk en Francia. Rapper, multiinstrumentista, productor de varios álbumes y mixtapes así como de bandas sonoras, es un virtuoso de la música apasionado del sonido de la costa oeste que ha labrado su reputación a la sombra gracias a una autoedición incesante desde mediados de los noventa. El DJ Quik francés se encuentra al más alto nivel en este disco y sus instrumentales sirven de colchón para las crónicas diarias de OGK y BG Lolo, impregnadas de la imaginería clásica del gansta rap pero sin caer en el cliché, adecuadas a lo que han sido sus vidas en los barrios del 13ème arrondisement de Paris.

Aelpéacha

Aelpéacha

El disco comienza con À la vie à la mort, una declaración de principios y un juramento de fidelidad a la ganga, Southcide 13, Mafia Trece. En En Mission nos describen el modo de vida de “quienes duermen de día, viven de noche y se enfrentan con la muerte hasta el alba”, donde no faltan armas y persecuciones, lo cual a primera instancia puede parecer a oídos de muchos una mala película plagiada del clásico gansta rap americano. Sin embargo, scracthes de Bg Knocc Out  (definition original baby gangster!/baby gangsta for life!) y un diálogo del clásico del oeste de Arthur Penn, Little Big Man (“Abuelo, creo que hoy es un buen día para morir”), nos llevan a uno de los cortes fuertes del disco y tema básico para entender  las letras del grupo: Chasseurs (Cazadores).

Y aquí conviene hacer una breve pausa tan solo, puesto que la historia merece capítulo aparte. Se trata de un himno a los grupos que llevaron a cabo una exhaustiva caza de neonazis en las calles de Paris durante los años ochenta y noventa y en la cual ambos participaron. Con la erradicación de boneheads de las calles parisinas comenzó una guerra de bandas por el control del territorio entre grupos que hasta el momento habían combatido juntos. OGKim, campeón de europa de sanda (boxeo chino) fue miembro de bandas que estuvieron a la cabeza de la ofensiva antifa como Red Warriors o Ducky Boys.  BG Lolo integró otra conocida pandilla, Bourreur Boys, que también participó en la caza. En Chasseurs hacen un repaso a fechas, lugares, personajes y pandillas, homenajeando a caídos y supervivientes.

Ma famille, Mon équipe resalta la importancia de la familia que cuentan con los dedos de una mano a través de un brillante estribillo de Latra junto con S.O.B. de Club Splifton en el teclado. L’Anesthésiste consigue dejar el drama de lado sampleando Brazilian Rhyme de Earth Wind and Fire. Los skits, otro de los puntos favorables del disco, comienzan con C’est qui le fils de pute? (¿Quién es el hijo de puta?) donde OGK a la vez que admite el error de la vida pandillera ataca a la hipocresía mediática que endiosa a gente como Marcel Dassault cuya empresa ha fabricado aviones de guerra. Mysa de Eskadron cumple sobradamente en su feat en Territoire SC apoyado en el estribillo por un buen talkbox. J’ai cessé de croire en la police (Dejé de creer en la policía) es un emotivo skit en el que de nuevo OGK narra las diferentes brutalidades que antiguos cazadores de nazis sufrieron a manos de la policía. Le sigue otro de los platos fuertes del disco, Grandir sur le Blocc (Crecer en el bloque), de nuevo la cara dramática de la vida en la calle a tempo lento, la filosofía del live by the gun, die by the gun. BB gangster (Baby gangster) es a la vez un recorrido por sus inicios en esta vida y un mensaje de precaución a los más jóvenes. Las barras de Driver y Pimpsi en Un jour meilleur (Un día mejor) quedan eclipsadas por la producción y los coros. Un diálogo de Man on fire, del reciente fallecido Tony Scott, nos recuerda que toda persona puede ser un artista, dependiendo de su talento. Ma peine ma rage (Mi pena mi rabia) mira directamente a la época Ruthless. Una frase lapidaria abre el tema (“J’ai perdu mon premier amour dans une overdose“/”Perdí mi primer amor en una sobredosis”) donde un estribillo en bucle consigue mantener el dramatismo (“Ma peine ma rage ne connaîtront jamais une pause”/ “Mi pena mi rabia jamás conocerán pausa”).

Southcide 13 Famille (90's)

Southcide 13 Famille (90’s)

Se acerca el final y sacan la artillería pesada. Comienza el delirio con 47 façons (47 formas), un track de siete minutos, recreando un drive-by, con S.O.B. en el talkbox, Aélpeacha rapeando a lo BG Knocc Out, las colaboraciones de OTG Shams con su ragga criollo, Dusty Corleone y la inclusión de unas barras de OBG Evil de South Side Compton Crips, nada menos que el presunto asesino de Tupac Shakur. Aélpeacha se luce una vez más con la instrumental para la antepenúltima canción, Mafia Trece, homenaje al colectivo, y por si fuera poco rapea, hace los coros de forma impecable y mete unos arreglos de guitarra.

La fessée déculottée (El azote sin bragas) es macarrismo pimp descarado pero con elegancia musical al más puro estilo Ain’t no fun (if the homies can have none). Y los homies son en este caso MSJ de Club Splifton, Ryu MC de Magnetik Band y de nuevo Aélpeacha que consigue el toque groovy ideal. El broche lo ponen en el estribillo Felina y Marsha Kate de Les Spliftonettes.

Un beau jour (Un bonito día) cierra el disco. Comienza con una anécdota que cuenta OGKim sobre cómo, también un bonito día, un padre de familia negro salvó a un nazi al que le daban una paliza. A modo de despedida, sobre un beat suave a medio tempo se despiden,  mandan big ups a toda su gente y recurren una vez más a un diálogo de Little Big Man de Arthur Penn para decir que cualquier día es un buen día para irse.

La portada del disco es un homenaje claro al Real Brothas de BG Knocc Out & Dresta.

Southcide 13 suena en…