Shadows – Sombras en la ruptura

Chirie Vegas – Shadows

(2012 · Gamberros Pro)

_

DE LA RUPTURA Y DE LA INDEPENDENCIA

___

Que Chirie Vegas se ha mantenido al margen de la escena durante toda su carrera no es algo nuevo ni extraño a los nos consideramos fans suyos. Desde “Vintage” (2004 – Gamberros Pro) hasta este “Shadows”, Chirie se ha mantenido firme en una declaración que se ha convertido en el ethos de Gamberros Pro: Independencia.

Independencia formal y de contenido e independencia de mercado. Por un lado los demás, por otro ellos. Al final, uno se define  más por lo que excluye que por lo que es. Tu identidad se (con)forma por aquello que desechas y que contrapones a tu forma de ver y entender la vida, las relaciones sociales/políticas/mercantiles y, por supuesto, la música. Si hay algo que Chirie ha dejado claro a lo largo de sus tres LP’s es esta confirmación identitaria que le enfrenta y le sitúa en el lugar opuesto al que normalmente transitan el resto de habitantes de la escena nacional.

‘GP Boyz independientes, te lo digo hasta muerto’

Lo que nunca se ha tratado con más profundidad es el uso de las formas y del concepto por parte de Chirie Vegas para construir esta diferenciación o confrontación respecto al “otro”. Ya en “Vintage” pudimos asistir a la ruptura formal en relación a la escena, basada en una vueltas a los orígenes de esta movida. En “Vintage”, Chirie reclamaba el lugar del rap clásico, de ese que viene de las Américas (cual ente extraño para muchos),  como punto de partida para poder crear algo sólido y como ruptura respecto a la tradición deformada de ‘rap español’ en la que derivaba la escena nacional por aquellos años. Volver a las raíces y conceptos del rap como contraposición respecto al invento del “rap español”. Chirie Vegas con su primer LP expresaba la necesidad de dar un salto hacia atrás, para poder dar un salto hacia adelante. No es posible construir sin tener bien claros los conceptos y los códigos que dan forma a una expresión artística.

Han pasado 9 años desde “Vintage”, pero las intenciones y los conceptos siguen presentes. “Shadows” representa de una forma todavía más clara la ruptura total a través de las formas y de las referencias.

_

EL CHIRIE DE SIEMPRE

___

No esperes un nuevo Chirie Vegas. Espera en todo caso un Chirie más amplio y al mismo tiempo más cerrado. Las referencias siempre han estado ahí. La calle, el gamberreo, los barrios y los bloques. El mundo alternativo y la escena independiente. Sin embargo, existe una continua referencia a lo que no es, al enfrentamiento frente a los demás, que frena el disco en determinados momentos y se vuelve, paradójicamente en su contra. Ya sabemos que GP es el cambio. Que GP va un paso por delante, que los demás van por detrás y copian, etc, etc. Es más, ni siquiera es necesario hablar de tu condición de outsider puesto que a través de la música y las referencias ya somos plenamente conscientes de ello. No hace falta la redundancia. Es por ahí, por donde empieza a desangrarse el LP y a perder fuelle. Al final, el egotrip desmedido, la constante necesidad de definirte frente al “otro” trasladan a Chirie Vegas, precisamente, al mundo que detesta. ¿No es acaso el ‘rap español’ una expresión desmesurada del egotrip por el egotrip y un continuo desfile de inseguridades basados en el yo soy mejor que tú?

Chirie ha de ser consciente de que su público ya sabe eso. Es más, huye de eso en búsqueda de otras elecciones y de otros discursos que casen más con su forma de ver y entender el rap, y por qué no, el mundo. El público de Chirie es exigente, y ha de ser exigente. Porque acude a Chirie Vegas para reafirmar su identidad, pero también para disfrutar de nuevos caminos o alternativas.

Una auténtica lástima, porque el disco crece mucho (y se disfruta más) cuando nos encontramos al Chirie de siempre ‘El respeto está en la calle y no llorando en un micro / donde yo he crecido Sacrificio era mi calle sacándole brillo / pillarlo sencillo puta estás hablando mierda de lo que nunca has sufrido’ sumado a su madurez y a las referencias, las cuales construyen un concepto más amplio, más lleno ‘Prestigio, la lección/tercera visión/ojo propio, misterio/ Andrei Rubliov/ lobo intenso, intelecto de Ambroz / del padre al hijo: Ciencia como un don. Es en los temas donde apenas aparece el egotrip o la necesidad fuerte de definición identitaria cuando el disco se revela como una fuerza arrolladora que somete al oyente a una continua fuga sonora e intelectual (ha de esforzarse en entender que hay detrás) que contribuye a asentar la condición de ruptura como concepto central de Shadows.

_

DE LA FORMA COMO CONTENIDO Y NO COMO CONTINENTE

___

Sin D. Unison, “Shadows” hubiera sido imposible. Y sin D. Unison, la representación de esta ruptura, de esta separación o mirada desde la distancia dejaría de tener sentido pleno, pues es a través de su trabajo como productor donde se da vida, se conduce y adquiere forma el discurso de Chirie Vegas, el cual adquiere un carácter más críptico y enigmático respecto a sus anteriores referencias, cargado de metarreferencias de las que hay que tirar (y mucho) para encontrar el mensaje subyacente de este proyecto.

La ruptura es entonces, principalmente sonora. Es el propio sonido del disco el que conforma el contenido. La rotura comienza por la no identificación con los sonidos actuales y/o de moda en el momento presente (por ejemplo, ese comeback a los 90). Los beats de Unison son la representación sonora, material, del discurso. Confrontación, ruptura y ausencia de total reconciliación o de identificación con lo “otro”. El manto sonoro de Unison se engloba dentro de lo que está viniendo a llamar (a falta de otra etiqueta mejor) chillwave o glo-fi. Esto es, a grosso modo, una mirada actual (¿un remake?) al post-punk, el dream y el synth pop, el ambient y la new wave. Todos ellos movimientos que en su momento supusieron una ruptura y la apertura de nuevos caminos estéticos. Vanguardia.

Se establece entonces un paralelismo entre ambos mundos. Chirie acude y usa estas referencias (ya desde el título del disco) para invitarnos a comprender donde se encuentra o se sitúa conceptualmente. Las atmósferas sonoras ubican al oyente en una nueva realidad, gracias precisamente al chillwave, el oyente puede viajar junto a Chirie a un nuevo mundo de la mano de Unison, burbujeante, luminoso, y porqué no, onírico. Esta abstracción de la realidad sumerge al oyente completamente en el álbum, y ya, sin distracciones, accede (o se hace consciente) a la ruptura conceptual a través de lo formal. El uso de otros ejemplos de independencia creativa  (la conciencia de mantenerse al margen) tiene su punto de partida, su arranque en el soberbio trabajo de Unison, el cual, a través de sus instrumentales, nos brinda las llaves para entrar el universo particular de Chirie Vegas, y como consecuencia, en el universo particular de este disco. 

_

LA VISIÓN DEL TURISTA

___

Tema central que funciona como columna vertebral del disco, ‘Permanent Vacation’ supone la confirmación de lo anteriormente comentado. El paseo, el deambuleo y la mirada desde la distancia. La consideración de uno mismo como un turista. Alguien que está de paso o que es incapaz de identificarse con lo que ve, manteniendo una barrera mental y física respecto a la realidad de la que es testigo. Es la mirada de Jim Jarmusch, pero también la de Gus Van Sant. La sensación de aburrimiento, de estar de paso, de incapacidad de sentir empatía por lo que ve como expresión del pensamiento de Chirie Vegas respecto a la escena. Él está en otro sitio: “Esto no es lo mío, por lo tanto, soy incapaz de verme reflejado o identificado en ello”. Sólo puedo observarlo desde la distancia y mantenerme al margen. Soy Allie y la escena nacional es mi particular Nueva York desierto. Existe un total desapego (cual Meursault trasladado a esta realidad) por las modas, por los cánones y valores establecidos; una apatía existencial (Antoine Doinel, Sweet Sixteens) que en lugar de transformarse en desidia convierte a Chirie en habitante activo de otros lugares intransitados. Por tanto, no hay ni debería existir espacio para la destrucción, sino para la construcción creativa de nuevas alternativas que rompan con la tradición, pero que a su vez, son hijas totales de ésta. Sólo a través de la cultura (knowledge is God) serás capaz de crear y de romper con la propia cultura.

Este lugar, además, tras el paso de Chirie, será transitado por otros. Erigiéndose Chirie como una especie de guía que nos lleva a alguna parte ‘En el aprendizaje / GP Boyz en el camino, nuevos Stalkers’ de aventurero (y aventurado) que decide dar el paso hacia adelante sin mirar atrás y sin importarle las consecuencias, (conviene señalar aquí también la referencia a la Trinidad de Rubliov (Chirie, Costa y Romo) por dos motivos: uno, que no está solo en su viaje; y dos, como elemento de perfecta comunión e igualdad entre ellos. 

Como el personaje de “La Zona”, Chirie es obstinado y a pesar de la pérdida de fe, su profundidad de espíritu (como la de su propio sello) le mantiene fuerte para continuar defendiendo en lo que cree y lo que ama. Sin importarle las consecuencias o la total indiferencia (cuando no ataque directo) de gran parte de los “otros”. No podemos sino aplaudir ese amor como oposición a la falta de fe o el cinismo del derrotado.

_

_

DE LO VISUAL COMO CIERRE

___

Si las referencias cinematográficas son tan potentes en la creación de este LP, no lo iban a ser menos los videoclips que lo acompañan. Cuatro, hasta el momento, que sirven de broche o de cierre conceptual perfecto para confirmar lo anteriormente comentado. Cada uno de ellos, y en su conjunto, responden perfectamente a lo expuesto por Unison y Vegas en “Shadows”, transformando en imágenes lo que ya intuíamos. En ‘Permanent Vacation’ la referencia era fácil. Y así fue. Dirigido por Tomás Peña, de Manson Studio nos encontramos con un Chirie Vegas paseando por entornos urbanos cuasi vacíos  como reflejo de esa distancia existencial, de esa consciencia de vida al margen que tan bien reflejó Jarmusch hace ya 33 años. Una consciencia de permanent vacation.

Estas referencias al cine independiente se repiten en el resto de videoclips, conformando un todo y manteniendo una continuidad (a pesar del cambio de directores) formal excelente y que sirve, para adelantar o dar pistas al oyente más avezado. Esos momentos de la chica bailando con el sombrero no pueden sino recordarnos al baile de Allie; los propios sombreros como guiño a los personajes de “Strangers in Paradise” (incluida alguna escena en la playa); el atrezzo como elemento situacional; el montaje y la fotografía totalmente años 80… en definitiva, los videoclips están al servicio del concepto o de la intención primigenia del álbum. De tal manera, que suponen no sólo un apéndice de “Shadows”, sino también el elemento final, definitivo, para comprender o intentar comprender (no podemos olvidar que para Chirie, “Shadows” es un enigma) la enorme complejidad de este tercer álbum de Chirie Vegas.

Let’s just say… I’m a certain kind of tourist. Tourist that is on a… permanent vacation’

_