GZA, Liquid Swords.

Gza – Liquid Swords

(1995 – Geffen Records)

Entre la infinidad de álbumes existentes de Wu-Tang (que a estas alturas no necesitan presentación) y su legión de miembros y afiliados, encontramos una primera ola de discos esenciales para cualquier amante del rap, desde el primer largo conjunto “Enter the Wu-Tang: 36 Chambers” pasando por los lanzamientos en solitario de distintos de sus integrantes como el que nos ocupa hoy: el gran “Liquid Swords” de GZA, para la que escribe, uno de los mejores discos de la historia de la crew.

Opuesto a esos locos como ODB o Method Man, Gza es ese miembro sereno de Wu, el amigo empollón que prefiere jugar al ajedrez en el parque. El de las rimas más trabajadas, el del tono grave y serio. La calma en forma de rap. El único miembro (aparte de Method) que puede presumir de disponer de un tema sólo para él en el álbum debut debut de Wu-Tang. Él único que puede autodenominarse Genius sin parecer pretencioso ni resultar ridículo.

La síntesis del disco bien podría hacerse simplemente mostrando la foto de la portada nacida de la mano de Denys Cowan, respetado dibujante de cómics. Ésta resume a la perfección los ingredientes básicos para cocinar un discazo de Wu-Tang: ajedrez, películas de kung-fu y cómics.

Grabado en un estudio irrisorio que había creado RZA en su apartamento, “Liquid Swords” se ha ganado ese puesto de disco clave en la discografía de Wu gracias a la destreza lírica demostrada por GZA verso tras verso y su habilidad única en el uso de la metáfora. Todo ello combinado con el impecable trabajo instrumental de su primo RZA, que saca el máximo partido a ese sonido oscuro tan característico del clan dejándonos en este disco varios de los mejores beats de su carrera. Pero lo que verdaderamente hace especial este disco es lo bien que se complementan ambos. GZA por medio de sus metafóricas letras y su trabajado estilo al micro permite a RZA elevar un grado más su locura en la producción, experimentado con sonidos de instrumentos fantasmales o melodías hipnóticas bañadas en un soul impredecible. “Liquid Swords” es un disco inquietante en el que las barras de GZA encajan como en ningún otro lugar. Esas barras mediante las que te coge de la mano y te lleva de paseo por las más peligrosas calles de Nueva York.

Links was snatched off necks, scars on throats
Jackets took, after bullet rips through coats
Against those who felt the cold from the steel made ‘em fold
And squeal, once the metal hit the temple of his grill

Para entender lo que quiero decir basta con ponerte Cold World, ese track que todo seguidor acérrimo o puntual de Wu hemos debido escuchar mil veces y que aún consigue ponernos la piel de gallina cada vez que clavamos la aguja sobre él o cada vez que reproducimos su videoclip que el mismo GZA se encarga de dirigir al igual que hizo con los otros tres clips del disco. Instrumentalmente tiene todos esos ingredientes de los que hablaba: es inquietante, fantasmal, frío, oscuro, incluso terrorífico. Líricamente es descarnado, crudo, negro. Puro storytelling. Parece, además, que GZA consigue que los demás se crezcan a su lado, porque el estribillo de Life, y el feat que se marca aquí Inspectah Deck, el amo de las colabos (sí, yo también estoy pensando en Above the Clouds) es increíble, tanto que incluso consigue eclipsar al genio de la palabra.


Otro de los temas más espectaculares de “Liquid Swords” donde GZA nos muestra sus impresionantes habilidades líricas es Labels, una historia de desacreditación construida a partir de nombres de diferentes sellos desde Columbia, Motown, o Atlantic, hasta Def Jam, Interscope, Ruthless, Death Row, o Wild Pitch, la mayoría de ellos desaparecidos en la actualidad. Toda una exposición de su creatividad, puro name droppin’ en el que quiere dejar patente el resquemor que guarda debido a que su disco anterior “Words from the Genius”  publicado por Cold Chillin’ antes incluso de la formación del Clan, pasara desapercibido.

En relación a eso de crecerse como Deck en Cold World, no puedo dejar de nombrar otra gran colabo del disco, la de Method en Shadowboxin, una de las mejores apariciones de su carrera;  y, como no, la de Ghostface escupiendo pura ciencia en 4th Chamber (por cierto, menuda instrumental hipnotizadora se marca RZA, que también se echa unos versos aquí).

Estos y todos los demás feats del álbum son de miembros directos de Wu Tang, como último ejemplo nombraré a los artífices del “OB4CL” Ghostf y Raekwon dejando su marca en Investigative Reports, una paranoia sobre el mundo del crimen, sin duda la temática favorita de esta dupla. Un tema que junto a otros a lo mafioso como Gold, te hace sentir ese halo cinematográfico que está presente en el álbum.

 

 

 

 

Ocho años después de la publicación de “Liquid Swords” en 2003, GZA y RZA protagonizaron una escena junto a Bill Murray en la película independiente “Coffee and Cigarettes” dirigida por Jim Jarmusch.

Pero el cine de gangsters a lo “Scarface” o “The Mack” no es el único presente en “Liquid Swords”. Por supuesto, como buen miembro de Wu, no faltan las referencias al cine y artes marciales del lejano Oriente (diálogos de pelis como “Shogun Assassin”) como en Duel of the Iron Mic. No olvidemos que GZA y compañía viven en la bautizada por ellos mismos como: Shaolin Land.

El último track, firmado por dos Wu Affiliates marca una diferencia con el resto: es el único en el que RZA no se encarga de la producción, dejando su lugar a 4th Disciple y GZA cede el micrófono para lucimiento de Killah Priest: BIBLE (Basic Instructions Before Leaving Earth) un track completamente distinto al resto del disco. ¿Arriesgado terminar con él? Podría parecerlo, pero el Killah Manifesto cierra el álbum perfectamente, con un llamamiento a la paz que aborda la desunión racial y religiosa sobre un relajante beat acompañado de un bonito sample vocal.

Así que si aún no tienes tu copia de “Liquid Swords” corre a hacerte con alguna de las muchas ediciones que existen, de las cuales algunas incluyen pequeños detalles como un póster y otras son auténticas piezas de coleccionismo como las Box Sets editadas por Get On Down en las que se incluye un ajedrez y mil detalles más que te harán babear.

 

Texto por Lady R