Retrospectiva: Freddie Gibbs Pt.1 "La Semilla del Diablo"

El martes salió a la calle “ESGN (Evil Seeds Grown Naturally)” de Freddie Gibbs por su propio sello de mismo nombre. El sello, y por tanto el disco es producto de las relaciones rotas entre Gangsta Gibbs y Young Jeezy, dueño del sello CTE por el que Gibbs tenía previsto lanzar algunos trabajos. Esta no es la primera relación rota de Freddie con un sello, así que aprovechamos para retomar el concepto Retrospectiva y repasar en varias partes la carrera de Gangsta Gibbs. Como empezó, como estuvo a punto de desaparecer, y la gente que hizo que Freddie Gibbs haya estado en todos los medios especializados las últimas semanas.

Gangsta Gibbs

De Fredick Tipton a Gangsta Gibbs

El 14 de junio del ’82 nacía en Gary (Indiana, a unos kilómetros de Chicago) un niño llamado Fredick Tipton. Creció en esa misma ciudad entre delincuencia, pobreza, droga y robos, lo que despertó en Fredick el clásico american (gangsta) dream: empezar por fumar hierba y acabar haciendo dinero vendiendo sin distinción crack, heroína, pastillas o coca. Sus cascos escupían clásicos de la zona como Concord Affiliated (C.C.A.), Psycho Drama, The Grind Family, Twista y Do Or Die, o g’s del resto de los States como Scarface, Tupac, Biggie, Bone Thugs, UGK o Juvenile. Puede que el camino de Fredick estuviera condicionado por su tío, quién siempre andaba en robos y trapis. La vída de su tío fue cayendo en una sucesión de ingresos en prisión y centros de rehabilitación, hasta que finalmente fue asesinado. La vida en Gary no traía nada positivo a Fredick, e hizo un amago de cambio de aires yendo a la Ball State University dónde jugó al fútbol americano hasta que le echaron. Fredick dejaba la universidad para volver a aquel entorno que parecía diseñado por  David Simon dónde morían sus amigos y familiares, hasta que varios arrestos acabaron con un juez poniéndole una elección en la mesa: el talego o un campo de entrenamiento –“I preferred the jail time, but mom and pops would rather visit a nigga’ in an Army uniform. A su vuelta, decidió dar un giro y canalizar todas esas vivencias. Fredick empezó a mutar a Freddie Gibbs en los basement, esos benditos templos del a creación estadounidenses, y en 2004 lanzó mixtapes llamadas “Full Metal Jackit” volumen 1 y volumen 2. Su nombre empezó a sonar en Indiana y Chicago no sólo por las mixtapes, también por los directos, lo que le abrió las puertas de No Tamin Entertainment, el estudio de uno de los productores más importantes de la época en Chicago y con quién Freddie ya llevaba trabajando uno años, Finger Roll.

De allí salió una mixtape de seis cortes que se movió y llegó a oídos de Ben Lambert aka Lambo Lambo, que colaboraba con algunos A&R del sello californiano Interscope como Joe Weinberger y Archibald Bonkers. Lambo y Gibbs cruzaban el país haciendo reuniones y asaltando estudios (como resultado está el primer volumen de “Life From Gary, Indiana” lanzado en 2006), hasta que finalmente Lambo consiguió comer la oreja a sus compañeros y abrir a Gibbs las puertas de Interscope. Freddie de nuevo escapó de los tiroteos y miserias de Gary para moverse a Los Ángeles, dónde se podría centrar en su carrera musical amparado por el sello. Se volcó en el estudio, todo el día grabando cortes con la esperanza de que alguna vez en Interscope editaran algo. En 2007 Weinberger se fue a Warner Bros, y nadie retomó su proyecto, simplemente le  mantenían en el estudio haciendo canciones sin ninguna supervisión. Eso por una parte permitió a Freddie trabajar con libertad, pero por la contra el interés de Interscope en Freddie no crecía. Tenía asuntos más importantes que atender con algunas de sus filiales como Shady Records, Aftermath o G-Unit Records. Para los directores de Interscope eran más importatnes discos que llevaban una inversión con más ceros a la derecha, como “Curtis” de 50-Cent y “Second Round’s on Me” de Obie Trice, editados ambos ese mismo año. Un par de cientos de miles de dólares a la basura por una mala inversión en aquel chico de Gary no supondrían nada, que hiciera las maletas y volviera a casa. No vamos a hablar de las malignas multis, de falta de criterio, y otras reflexiones pasionales y personales. El negocio es el negocio y al final lo que cuentan son las cuentas y no las promesas que aún están por posicionarse. Interscope no quería a Freddie, y Freddie lo sabía, por lo que a finales de 2007 cogió todas sus grabaciones y se fue por la puerta de atrás. Al fin y al cabo, quién hacía la música era él. Quién tenía el talento y la forma de hacerlo era él, no Interscope. Por lo que él podría hacer su camino.

Freddie volvía a Gary con 25 años, cansado de retomar ese destino de delinquir entre balas y persecuciones hasta acabar como su tío. Volver a sobrevivir, pero esta vez con su chica preñada. Ambos tomaron rumbo a Atlanta para escapar, una vez más. Otro intento de huir, en vano. Estando allí murió su abuela, y el parto fallido de lo que iba a ser su hijo impedían que el drama y la presión le quitaran las garras de encima. Un viejo amigo californiano de la época de Interscope, el beatmaker Josh The Gon, le convenció de que volviera a Los Ángeles para apostar por su carrera musical. Freddie aceptó a regañadientes, aún desmotivado por el vacío que sufrió en Interscope y una vida personal en decadencia. Finalmente accedió, y volvió a contar Lambo y Bonkers para mover su música. Aunque en los despachos de Interscope no confiaran en él, aquella gente si lo hacía, y empezaron a lanzar mixtapes que rularon por internet y por las calles haciendo que las pistas de Freddie Gibbs poco a poco fuera ganando espacio en los reproductores de los coches, cascos, y dj’s que veían en él una forma especial de rapear, y de escribir las vivencias de un delincuente que no era usual.

Eso es lo que pensó Dj Skee cuando el talento de Gibbs llegó a sus oídos –He’s not pretending to be Tony Montana. Skee era (y es) un conocido dj, promotor, productor y presentador de Los Ángeles. Por aquel entonces trabajaba en Sirius XM Radio, dónde dio salida a la música de Freddie. Pero Skee quería ir más allá, y no sólo promocionar su música por las ondas. Como dj que era, hacía falta una mixtape. La gente debía escuchar a ese gángster sin aires de Antonio Montana. Gangsta Gibbs venía de las calles crudas de Gary, de aquella ciudad que si era recordada en la mente de algún raper era por ser la ciudad dónde crecieron los famosos chicos de la familia Jackson.

2009 · “My music a reflection of my community, so nigga wake up, lead us away from the devil, Lord show us a sign”

Este fue el año en el que el nombre del chico conflictivo de Gary empezó a sonar con fuerza. Mientras Skee preparaba su mixtape, y viendo el resultado que le estaban dando las mixtapes para posicionarse, Freddie cogió gran parte de aquellas grabaciones de Interscope y las agrupó en lo que a día de hoy se conoce como “The Miseducation of Freddie Gibbs”. From Da G fue el tema escogido para el clip de adelanto de la mixtape, y no por casualidad. Gangsta Gibbs hacía una declaración de intenciones sobre el ritmo de Bury M a G de Tupac –How can we get along? Crackers knowin’ its wrong / one deceased, one in jail, two niggas with one Stone / this is the type of shit we face in this place that I call home / some niggas just gettin’ by, some niggas is gettin’ known. Así presentaba Freddie las calles de Gary, las mismas calles en qué creció, de las que escapó, y a las que tuvo que volver derrotado la mayoría de las veces. No obstante, a mi parecer el corte que mejor representa la trayectoria de Gibbs es Neverending Cycle, producida por J.R. Rotem. Representa esas calles, esa vuelta a Gary, a lo tuyo, dudando de si lo amas o lo odias, pero sabiendo que es lo tuyo. El simbolismo está en que en medio de esa descripción ciclo que nunca acaba, guarda unas barras para el pasotismo de Interscope con respecto a su música, el cual queda evidenciado. El 60% de esta mixtape, y “Midwestgangstaboxframecadillacmuzik” que fue la que mezcló Skee y de la que hablaremos luego, son cortes grabados con presupuesto de Interscope, y Neverending Cycle, dónde Gibbs se marca una tirada a dicho sello, está entre ellos -I must admit sometimes I spit and think  / my label don’t really know what to do with me. Pero esos  años de Interscope habían permitido a Gangsta G contactar con algunos beatmakers. Aparte de J.R. Rotem y el ya citado Josh The Gon (que produce Queen y Goodies) Freddie pudo contactar con otros beatmakers como Polow da Don, Alchemist, o Just Blaze, que produce el primer corte de la mixtape, G. I. Pride. Freddie presentaba su mala educación con alguien de renombre (y calidad) cubriéndole la espalda. Algo que no hizo Interscope, pero fruto de la época de Interscope. Enseñando lo que algunos no valoraron, el orgullo de G.(ary) I.(ndiana).

–I was born in small town with big dreams / pops told me as a child I would do big things / used to watch him in the mirror when he used to rehearse / hella talented but tallent wasn’t makin’ no merch / Another product of Gary, Indiana / sex, drugas, and murder / dirty politicians, dirty police, dirty business / on the streets as a worker, was a very fast learner / school never taught me how to be earner-

 

En Gary no había (ni hay) escena. Cierto es que Freddie escuchaba y se movía con algunos de los referentes de Chicago ya mencionados anteriormente, pero Chicago no tenía un sonido propio que sirviera de inspiración a Freddie, aunque todos esos grupos le influenciaran. Eso le obligó a buscar nuevas fuentes de sonido, y su inquietud se movió por todo Estados Unidos sin distinción, y parece que así quiso reflejarlo en “The Miseducation of Freddie Gibbs”. Los cortes que no tienen beats exclusivos, por regla general son con auténticos canteos. Como si Freddie quisiera demostrar esas influencias, y a su vez quisiera ponerse a prueba a sí mismo retando al oyente a escuchar esos cortes, ya se sabe lo que tira para atrás escuchar beats inconfundibles con jóvenes promesas rockeando encima. Algunos de esos ejemplos son Flamboyant de Big L (Nueva York), Black Ice de Goodie Mob (Atlanta), o el citado Bury Me a G de Tupac y 93 ‘til Iinfinity de Souls of Mischief (California), del que también hay vídeo demostrando que esos skills que ya gastaba Freddie no solo volaban matemáticos en el estudio.

 

Meses después lanzó “Midwestgangstaboxframecadillacmuzik”, con todos los cortes sobre ritmos propios. Algo con más identidad, que sonase más propio, y que representase a Gangsta Gibbs, esta vez bajo el alias de Midwest Malcolm. Un hombre luchando por lo suyo.  Así se llama el primer corte de la mixtape con un (Inhale) detrás, la presentación de su trayectoria para quién no la tuviera fichada.

No hoes in my history can shit on Gibbs / grew up amongst the crack babies and The Flintston kids / 17th and Pennsylvania bitch, my whole fucking block poor / couldn’t affortd a baby crib, I slept up in a sock drawer / Interscope they thought it was joke, but it was not, so / they tried to have a nigga do that fast food pop flow […] I would say that shit turned me to a monster, but bitch, I’ve been a beast / Gangster Gibbs greasy as a chucrch’s chicken 20 piece / It should be mandatory that shit is self-explanatory / Malcom of the Mid, no other nigga in my category”

 Se refleja tanto el Freddie chulo en Sumthin’ U Should Know con Devin the Dude, o Playa con California Pudd (un par de hermanos con los que pasó bastante tiempo en California), como el curtido en la crudeza de las calles de Gary: Murda on My Mind planteando la dura situación de matar, County Bounce o For My Niggaz con Hayes y J.R. Rotem la ritmo. Este tema también es de los grabados en su día para Interscope, -This is the type of shit the label was afraid I would make a whole álbum of… straight gangsta shit- declaró Gibbs en una ocasión. También se ven sus influencias. En primer lugar la ausencia del respaldo de sellos. En la época de Interscope, Freddie podía contar con cantantes para los estribillos, y con ese enfoque planteó algunos temas. La independencia le hizo desarrollar un estilo más musical que se empezaba a hacer latente en las cadencias y estribillos. También se intuyen las influencia de Biggie en los samples de What’s Beef en el corte Still Standing, o la de Pimp C en Iodine Poison, una oda al difunto mc de Texas. Esta influencia también se ve, junto a la de Twista o Bone Thugs, en los dobles tiempos que empezaba a desarrollar en Keep It Pimpin’ de la anterior mixtape, y en esta en Womb 2 The Tomb con Pill y Mr Lee al ritmo, entre otros cortes.

Estas dos referencias fueron las que en definitiva posicionaron a Freddie Gibbs en el mercado estadounidense. Era el cierre de una etapa musical, era posicionarse por tu propia cuenta dónde Interscope no supo (o quiso) ponerte. Freddie tenía soporte en pequeños medios como The Smokin Section que publicó sus dos mixtapes de 2009, o YTB TV grabándole freestyles y haciéndole entrevistas. Pero también medios de renombre como Pitchfork o The Fader dedicaron espacio al mc de Gary. Por fin Freddie Gibbs empezaba a colocarse donde él quería, y con el sudor de su frente, ¿o no? La independencia supone cambiar de compañías. Se abandonan los despachos y los contactos fríos y se sustituyen por profesionales de a pie y calor humano. No pretendo restar mérito al talento y esfuerzo de Freddie Gibbs, pero el apoyo de sus cercanos como Josh the Gosh o Dj Skee también tuvo su importancia en momentos importantes. Pero si hay que destacar a dos personas sobre el entorno profesional (porque ya se le puede llamar así) de Gibbs, son Archie y Lambo. Aquellas dos personas que confiaron en él para entrar en Interscope y que lo siguieron haciendo después de que Freddie abandonara el sello, gestionan actualmente la carrera de Freddie Gibbs. Han estado con él mientras la semilla crecía…

“This ain’t how I wanna live I dream about having kids But I’m afraid that as they grow they won’t see they daddy live”

Freddie Gibbs suena en