Raggasonic. Su primera vez en tierras vecinas.

Cuando ya todos dábamos por muertos a Raggasonic tras su disolución en el 98  poco después de publicar su segundo disco, recibimos una gran noticia: íbamos a poder disfrutar de un Raggasonic 3, y lo más inesperado aún, íbamos a tener la oportunidad de verlos por primera vez en España, et voila, la ciudad afortunada sería Barcelona.

Cuando el día anterior al concierto supe que en la tienda sólo llevaban vendidas unas 20 entradas y que por Internet el número de ventas no era mucho más alto… creí que la sala iba a estar prácticamente vacía, pero al final, y a pesar del día lluvioso, fue llegando algo más de gente de la que esperaba (pero nada del otro mundo, aún podías bailar y dar algún salto mortal entre los huecos existentes). Pero esto no importó ni a Daddy Mory ni a Big Red, que nos hicieron gozar de un directo propio de aquellos que llevan años pisando escenarios.

Ante todo quiero disculparme con Niche Flow, el telonero, no puedo comentar mucho de él ya que llegué al concierto acabando su show, pero en el par de temas que vi me pareció una buena actuación a pesar del poco público que poblaba la sala en ese momento. Al acabar, su dj amenizó la espera hasta la salida de Raggasonic con una sesión repleta de canciones míticas de Bob Marley que siempre vienen bien.

Salieron pisando fuerte los dos miembros de Raggasonic: Big Red con su look serio, enfundado de cabeza a pies con tonos oscuros, y Daddy Mory, en contraposición con su camiseta de Superman y sus pantalones rojos, escogiendo como primer tema -para mi felicidad- mi favorito de su carrera: Aiguissé comme une lame (de su primer disco en el que colaboran NTM) mostrando ya, de primeras, su capacidad pulmonar para cantar a toda velocidad.

 

Cronica Raggasonic apolo barcelona (1)

 

Durante todo el concierto se marcaron varias a cappellas, alguna a mil revoluciones, aplaudidas efusivamente por el público que, aunque no era masivo, les arropó como madre a su bebé durante todo el concierto, cantando las letras de todos los temas cada vez que ellos callaban y acercaban sus micros a las primeras filas. (Igualito que en los conciertos de rap  yanki…)

Así, entre alguna pequeña parada para pronunciar unas palabras de consciencia social, muy adecuadas en los tiempos que estamos sufriendo, Raggasonic fueron cantando temazo tras temazo, tanto de su primer disco como del segundo: Les Riches, J’entends parler, Bleu Blanc Rouge, Faut Pas Me Prendre Pour un Ane… haciendo desaparecer mi miedo a que vinieran principalmente para presentar su nuevo disco del que, por supuesto, también cayó algún tema como Ça va clasher, el single del que ya corría el vídeo por internet, que dicho sea, me parece un temazo con un videoclip digno de ver. También se hicieron algún tema en solitario como el enérgico Big Faya de Daddy Mory. Quizás lo único que eché en falta fue algún tema más de lo de Big Red.

Uno de los puntos álgidos del concierto llegó cuando, precedido de unas palabras de apología  a su consumo, se cantaron uno de sus temas más conocidos: Il faut légaliser la ganja, tras el cual varios de los asistentes se dedicaron a alargar sus manos para pasarles algo para fumar, especialmente unos chicos de la primera fila que ondeaban una bandera typical rasta que acabó en la espalda de Daddy Mory, Superman ya tenía capa.

Quiero destacar la energía con la que dio el show el Sr. Mory, no paró quieto un momento,

 Había pasado aproximadamente hora y media de su concierto cuando pararon, supuestamente para hacer lo que todos esperamos siempre, irse para volver a cantar un último tema (o un par); y esa parecía su intención según lo que se intuía en el escenario, pero entonces, algún cabrón (¡uy se me escapó!) del equipo técnico les cerró los micros y cortó la música, dejándonos ahí esperando la nada, pero no sin que el individuo en cuestión se llevara unos buenos abucheos. ¿Qué forma tan fea es esa de fastidiarnos la fiesta? (Es lo que tienen los sábados, había que preparar la sala para la sesión discotequera.)saltando sin parar, moviéndose cual torbellino, tanto que, viendo como acabó su camiseta de Superman, parecía que la lluvia había conseguido penetrar incluso dentro del Apolo. La actuación de Big Red estuvo totalmente a la altura, pero en un nivel más tranquilo físicamente. Mención aparte para el dj, que parecía que no se movía ni para parpadear… ¿cómo podía estar tan quieto con la fiesta que había ahí montada?

Aquí os dejo unas fotos más y algún video que he visto colgado en youtube para que podáis haceros una idea de como fue la noche, pero si algún día tenéis la oportunidad de verles en directo, aunque no seáis grandes fans del género, no os lo penséis, tienen un directo que no defrauda.

Como último apunte, ayer además de Crypta también salió el tercer disco del grupo, Raggasonic 3.

 

Cronica Raggasonic apolo barcelona (2)

Cronica Raggasonic apolo barcelona (4)

Cronica Raggasonic apolo barcelona (3)