¿Qué está pasando en Nueva York?: Parte I

El mundo de la música y sus sinergías es maravilloso. Una ciudad puede parecer muerta, artísticamente hablando, y de repente volver a explotar. Que no se pare de hablar de ella. Decía el sabio que hiphop is dead, y parece que si el hiphop mueriese, Nueva York oficiaría el funeral. Por eso, dándole la vuelta al silogismo, en caso de que el rap no estuviese kaput, podríamos pensar que la “Gran Manzana” está volviendo a ser el no-va-más y recuperando su antiguo savoir-faire.

Intentar hacer una panorámica de los artistas que están haciendo que NYC vuelva a latir es una tarea que requiere tiempo y sobre todo, tratar muchos nombres. Para esos que ya están escribiendo comentarios odiando porque no está su mc favorito o porque en esta entrada nos hemos centrado sobre todo en nu’comers, os pedimos calma. Iremos publicando diversas entradas en las que pretendemos hacer una radiografía del estado actual de Nueva York. Y en esta primera edición, hemos decidido empezar la casa por el tejado.

Comenzamos este viaje a Nueva York por los más jóvenes, con esas generaciones que publican en Soundcloud y Tumblr, que no necesitan referencias físicas para ser famosos. Que de hecho, ni necesitan referencias para ser famosos. También nos centraremos en artistas desconocidos para el público mayoritario pero con un gran bagaje musical y con publicaciones sólidas a sus espaldas.

Decía Joey Bada$$ en uno de los tracks de 1999 que “It’s the return of the beast coast“. Este juego de palabras hace referencia a la dualidad Costa Este/Oeste, y a cómo esta última se refiere a sí mismo como “Best Coast” (la mejor Costa). Ante esto, los chicos más jóvenes de NYC han encontrado un paraguas bajo el que refugiarse -musical, vital y estético- acuñado como “BeastCoast“. El término Beast no es casual, y dice mucho más sobre ellos de lo que pueda parecer a simple vista.

Por un lado, el simple juego de palabras Best Coast / Beast Coast, que viene a decir: si tú eres el mejor, yo soy una bestia. Pero además, guarda relación con el termino -en cierta medida peyorativo- de los Hypebeast. Hypebeast, además de ser uno de las publicaciones referencias de moda urbana, es también un término despectivo para referirse a uno de los personajes que puebla el juego de la moda urbana. Aquellos que devoran ediciones limitadas, colas de acampadas y nuevos pares a golpe de tarjeta de crédito de mamá y papá. “BeastCoast” se queda con lo positivo -bestia- y deja de lado todo el hype. Aunque esto último todavía esté por ver.

Por eso el término “BeastCoast” es tan plástico a la hora de definir a las nuevas hornadas musicales. Por un lado hace referencia al sonido, y por otro a las motivaciones culturales que les mueven: moda, arte, cultura, weed… En definitiva, un grupo de jóvenes que recuperan -en parte- lo que supuse en su momento Wu-Tang Clan: hambre musical, inquietudes de barrio, talento, variedad, cierto poso cultural común y eclecticismo…

A$AP Mob

Hace ya más de un año aparecía por el YouTube el vídeo de un joven con pintas de Didier Drogba, acompañado por una muchacha blanca y rubia que decía la n-word sin ruborizarse lo más mínimo. El tema era Purple Swag y daba el pistoletazo de salida a la locura que se iba a desencadenar en los meses siguientes. Codeína, marcas de ropa como Black Scale y aroma al sur, aunque como explicaba el propio A$AP Rocky en la descripción del vídeo: “Soy de Harlems, pero tengo que homenajear a todas las leyendas de Houston…“.

La A$AP Mob marcó el pistoletazo de salida de una tendencia que se ha ido repitiendo en los últimos dos años: Mucho hype que no se acaba de concretar con trabajos concretos, relación con diseñadores de ropa y gente del faranduleo en general -Raff Simons, Rick Owens, Alexander Wang, Margiela, Jeremy Scott-, musicalidad pero temática ligera en las letras -pussy, weed, lifestyle…- y además concederle importancia a la estética en el sentido más frívolo.

El propio nacimiento de la Mob explica por qué las cosas van como van en el juego últimamente. Las cabezas pensantes detrás de A$AP, Yams y Bari, dedicaban su tiempo libre a bajar al centro de NYC -SoHo, TriBeCa, toda la zona que corta Canal Street…- a comprar ropa, o simplemente  a pasar el rato con la gente de por allí, que en definitiva eran personajes relacionada con las tendencias, el arte, la cultura popular y la moda. Es decir, que el germen de una de las crews que ha decidido las reglas del juego en el último año, nace unido a algo que no tiene nada que ver con la música.

La carrera de Rocky, y por tanto la A$AP, como explica Yams -el hispano de la mancha en la cara- se articuló a través de Tumblr y Facebook. Muchos miembros del colectivo afianzaron su amistad a través de esta última. Los cimientos de su fama se establecieron en redes sociales y blogs, no en discográficas. Esto es especialmente significativo para entender lo que vino después. Con tan sólo dos videosingles publicados, para muchos A$AP Rocky era ya el mejor mc del año. Demasiado premio para tan poco trabajo.

Si contamos las referencias la A$AP Mob cuenta con “Lords Never Worry“, un trabajo más bien irregular, falto de una identidad clara y de conjunto, pero que a la vez supone una carta de presentación de lo que supone el colectivo, por lo que la escucha es obligada para todos los que quieran empaparse de la crew de moda.

Flatbush Av.

Desde Harlems cogemos la línea 5, bajamos toda la isla y llegamos a la avenida Flatbush. ¿Y qué se nos ha perdido allí? Básicamente tres colectivos que están dando que hablar últimamente.

Quizás por su relación con la A$AP Mob o por llevar el nombre de la calle por bandera, Flatbush Zombies son el grupo que más ruido han hecho hasta el momento. Ellos son Meechy DarkoZombie Juice, y Erick Arc Elliott. Comenzaron a generar buzz en las redes después de un par de videosingles, entre el que destaca Face-off (L.S. Darko) y por su aparición en el tema Bath Salt. Para el que le interese, tienen una referencia en descarga gratuita en la red, titulada como “D.R.U.G.S.”.

De Flatbush Zombies podemos decir que tienen actitud, que abusan del tópico de hierba y drogas y de las 5-panels de Supreme. La mixtape con la que han debutado no ha sido excesivamente brillante. Tampoco parece importarles, ya que están cómodos en el papel que les ha tocado. Tan sólo son unos chavales de barrio, fumando, bebiendo 40 OZ y pasando el rato. Y en esto último se incluye rapear.

Más centrados en el éxito están sus vecinos y también colegas The Underachievers. Ellos son AK e Issa Dash y del mismo modo que en los casos anteriores, también se han hecho un nombre a través de varios videosingles, sin ninguna referencia sólida publicada. Sin embargo, a diferencia de los Zombies, ellos ya han dado un pequeño paso adelante, y es que gozan del apoyo del sello Brainfeeder y por lo tanto de Flying Lotus. Su mixtape “Indigoism” estaba programada para el pasado septiembre, pero se ha pospuesto hasta principios de febrero. Algunas versiones dicen que para que los oyentes la enganchásemos con más ganas, otras por el hecho de haber fichado por la disquera.

Aunque pueden parecer “otro más”, lo cierto es que The Underachievers destacan por encima de sus compañeros. Con las mismas referencias -hierba, triángulos, Supreme- tienen “algo”. Más flow, un sonido más característico, más musicalidad, más hambre y actitud. En España no han hecho tanto ruido como fuera, ya que el alcance de la A$AP Mob no les ha llegado, y aquí el bagaje del oyente medio acaba donde acaba el tufo a la la crew de Rocky, pero la alianza con Fly Lo’ hacen de este grupo unos serios candidatos a llevarse un cacho de la tarta.

Y por último: Pro Era. Y es que el saco del que salen los rappers de Flatbush Av. parece no tener fin. Y así lo demuestra este colectivo, formado por más de diez miembros. De estos, el más célebre es sin duda el celebérrimo (valga la redundancia) Joey Bada$$, que ya se ha dejado ver con lo más selecto del panorama, incluso Preemo, y del cual ya os habló en su momento en Crypta Lady R. También destaca, aunque tristemente, Capital STEEZ, que ha sido noticia recientemente tras la decisión que tomó de quitarse la vida.

Pero estas malas noticias no parecen haber empañado el panorama del grupo, a los cuales puedes ver en acción en su último trabajo “The aPROcalypse“. De los integrantes de Pro Era quizás uno de los más interesantes es Kirk Knight, aunque el talento y versatilidad del grupo es una característica común a muchos de sus miembros, por lo cual merece la pena poner la lupa sobre ellos y estar atentos a sus próximos pasos, porque prometen seguir dando que hablar.

Phony PPL

Aquí ya comenzamos a alejarnos del concepto “BeastCoast“, para pasar a hablar de música más seria y trabajada conceptualmente. Phony PPL son también de Brooklyn, pero distintos. Son más, tienen menos complejos y suenan distinto. Con influencias que pueden recordarnos desde a Slum Village hasta Blu, pasando por Kooley High, este grupo se presenta como una alternativa muy a tener en cuenta en el panorama de Nueva York.

Aunque sus orígenes son anteriores, a nivel mediático se hicieron un nombre tras publicar “Phonyland”. Este verano lanzaron “Nothing Special”, que se vende a sí mismo como la descripción de un verano en la ciudad que nunca duerme. En este EP también nos podemos encontrar a otro vecino de Brooklyn: Teophilus London, del cual hablaremos también en sucesivas entregas.

Una de las voces más destacadas de Phony PPL sea Dyme-A-Duzin. Por lo menos puede presumir de un contrato discográfico con Warner Bros. Recientemente ha publicado su última mixtape: A Portrait of Donnovan. Antes de eso, sacó varios covers y versiones con los que generó atención, y remixes de temas de gente como Asher Roth o Chris Brown -con todo lo que esto último implica. Para los que necesitan razones de peso para darle una oportunidad a un trabajo, decir que esta mixtape cuenta con las colaboraciones de los ya mencionados Joey Bada$$ y Capital STEEZ, así como la de Harry Fraud, que produce el tema Memories.

Su estilo es muy personal, en todos los sentidos. Tiene que serlo, cuando cita entre sus influencias a gente como Eminem, Lupe Fiasco o Kanye West. Tiene un cierto aire electrónico en ocasiones, aunque lo que más llama la atención de este artista es su capacidad para hacer temas con un cierto toque comercial sin perder calidad, y sobre todo el humor que les imprime.

World’s Fair Posse

Ellos son Jeff Donna, Prince SAMO, Cody B. Ware, Lansky Jones, Remy Banks, y Nigel Nasty. Como grupo las referencias con las que cuentan son escasas y a cuentagotas, pero ello no impide que ya se hayan juntado con gente como Danny Brown y lo más importante: que de sus filas haya salido el grupo Children of the Night.

De World’s Fair han dicho que son los Boot Campo Click de Queens. Lo cierto es que no han hecho méritos para ello, pero sí que son una de las formaciones más serias del momento. Han trabajado con gente que está empezando a brillar en el circuito underground de NYC como Bodega BAMZ -del que también hablaremos más adelante- y el productor Black Noi$e.

Children of the Night (COTN) son Lansky Jones, Remy Banks, y Nigel Nasty, y los culpables de cascarse uno de los mejores albumes del 2012, “Queens… Revisited“. Auspiciados por la marca de streetwear Mishka, este LP es un trabajo redondo, compacto y completo, con un sonido muy propio. Quizás lo mejor que podemos decir de ellos es que hacen música de sótano -literalmente- en el sentido más positivo del término. Y a diferencia de otros fichajes de Mishka mucho más experimentales, el sonido de COTN recuerda a la Golden Era y a los buenos tiempos de la isla, pero como dice el propio título del álbum “revisitado”. Ah, y a lo tonto, colabora gente como Roc Marciano o Big Baby Gandhi.

Además de moverse desde referencias a Star Wars hasta referencias a la hierba -vaya, otra vez…- a “Queens… Revisited” algunos lo han clasificado como un viaje por los grupos que han salido del histórico barrio de NYC. Así, los hay que le encuentran un cierto toque a A Tribe Called Quest, y los hay que le encuentran un cierto toque a Das Racist. Como vemos, un album lleno de dualidades, y del cual Mars ya se hizo eco en una de sus mixtapes para Crypta Mag: Proudly Selected.

Aunque no existe demasiado donde rascar respecto a World’s Fair como colectivo, su potencial es innegable. Posiblemente una de esas perlas que nunca acabarán de brillan como merecen. O quizás es que no quieran. “Queens… Revisited” es un trabajazo, digno de respaldar todo lo bueno que se pueda decir de ellos. Y la versatilidad que le dan los seis miembros de la posse hacen que merezca la pena tener un ojo puesto sobre ellos. Cuando Mishka apadrina a artistas, se suele asegurar de que este apoyo no va a caer en vano. Y en este caso, una vez más, no se equivocan.

Hasta aquí llega el viaje de hoy. Dentro de poco tiraremos de más Metro Card, visitaremos otros barrios y otros estilos y sonidos. De momento, os podemos adelantar que la segunda parte de esta serie comenzaremos con un joven adolescente de NYC, que junto a un beatmaker de Chicago está sorprendiendo a propios y extraños por la temática de sus letras y la madurez que le pone al micro…