Si la provocación fuera rap, se llamaría NTM Ennemis#02

NTM Ennemis_

1993. Jóvenes abatidos en comisarías, abusos policiales, manifestaciones, revueltas y en medio de todo el caos, Kool Shen y Joey Starr poniendo voz a la banda sonora con Police’, el título más incendiario de la entonces joven carrera de NTM.

En 1993 vio la luz por Epic el segundo álbum del grupo: “J’Appuie Sur la Gachette”. El primer single daba nombre al disco a través de una cruda historia: una historia de desesperación, la historia de un suicidio. El tema y las duras imágenes del clip (de obligada visión si no lo conoces) causaron un gran impacto. “J’Appuie Sur la Gachette” entró anunciando polémica y el resto del disco no se salió del camino, y es que cada vez que Bruno y Didier respiran, es para soltar barras que pulverizan a todo el que lo merezca. Si la provocación fuera rap, se llamaría NTM.

Aunque en el disco hay varios temas de contenido suculento, el título que realmente hizo saltar las alarmas fue Police’. Textos claros sobre abusos, corrupción y racismo en las fuerzas del orden. Heredero de ‘Fuck the Police’ de NWA o Cop Killer’ de Ice-T, Police’ se convirtió rápidamente en un himno de las banlieues a pesar del boicot recibido por gran parte de las radios. En las altas esferas molestaba que el odio a la policía uniera así a los jóvenes de la cité, por eso este tema fue el inicio de la persecución al grupo. Como es imaginable, la razón fueron sus letras y la consciencia de que no eran sólo simples insultos, había un gran trasfondo detrás de ellas: 1993 fue el año en que el joven Makomé murió en comisaría de un balazo durante el curso de un interrogatorio, tras ser detenido durante unos disturbios (hecho en el que se inspira la película La Haine) y en los barrios, los jóvenes, llenos de ira, inundaron las calles para pedir justicia.

“Pero recordad que el ambiente está cargado, ni respeto, ni misericordia, os arrepentiréis porque jamás obtendréis paz mediante la represión. La tranquilidad, el respeto, esa noción de humanidad no existe cuando pasean el uniforme.”

_

 “DAME BALAS PARA LA POLICÍA, DAME UN ARMA”

___

Por líneas como estas, que son sólo un pequeño extracto de un tema que no tiene desperdicio lírico en sus acusaciones y ataques hacia unas fuerzas de seguridad que se toman la justicia por su mano y a las que comparan con una banda de gángsters, Police acabó sentando a Kool Shen y Joey Starr en comisaría, donde una inspectora les anunció que existía una orden del fiscal que le otorgaba el poder para someterles a un interrogatorio. Les preguntó por las razones que les habían llevado a escribir ese tema, si sonaba en la radio, si lo cantaban en los conciertos, incluso les preguntó si estaban preparando ¡un golpe de estado! Les anunció que habría consecuencias, pero no las hubo: como ya pasó con Ministère AMER y su Brigitte Femme de flic, la denuncia fue presentada fuera del plazo de tres meses en el que, a partir de su lanzamiento, un trabajo podía ser acusado de difamación. Con este segundo disco, NTM dieron apenas cuatro conciertos, algo raro para un grupo que estaba en posición de llenar salas. El boicot a los macarras de Saint Denis era claro.

_

___

Todo cambió en 1995, año en que lanzaron su tercer disco. El primer tema en ver la luz fue el single Tous n’est pas si facile, sorprendiendo por su tono nostálgico que dejaba de lado ese perfil reivindicativo del trabajo anterior. De todos formas, ya sabéis, nadie pudo quedar indiferente ante un temazo como ese. Pero si en algún momento este cambio de temática hizo creer a las autoridades que el lobo ya no era un lobo para ellos, estaban muy equivocados, “Paris Sous Les Bombes” (1996 · Epic) que llegó a ser disco de platino, tenía balas cargadas para todos con varios tracks de contenido revolucionario e incluso dedicación especial para políticos en temas como Plus jamais ça‘ donde enviaron mensajes directos al Front Nacional. Pero no me quiero extender en comentar los temas y textos del disco (quizá en otra ocasión en una review) porque en contra de lo que puedas suponer, el juicio final para NTM no llegó exactamente a causa de sus letras.

El famoso litigio contra el grupo tiene su origen en julio del 95, durante un festival organizado por SOS Racismo en protesta por la victoria electoral del Front Nacional en Toulon y en homenaje a Ibrahim Ali, un bailarín del grupo B-Vice al que unos activistas del FN mataron de un balazo. La historia bien merece que haga un paréntesis y os la resuma:

Durante la campaña electoral de 1995, tres simpatizantes del Front Nacional estaban pegando carteles propagandísticos de su partido. Parece ser que un par de ellos se cruzaron en algún momento con los chicos de B-Vice que corrían calle abajo porque, según explicaron después, perdían su autobús. Sin embargo, la otra parte mantenía una versión que les colocaba como víctimas de una agresión por parte de los chavales que, según ellos, habían estado tirando piedras contra sus coches y echaron a correr para darse a la fuga, aunque, curiosamente, la policía no encontró piedras en la escena. La cuestión es que los militantes del FN se liaron a tiros con los chicos y el resultado fue la muerte de Ibrahim Ali, de sólo 17 años, que recibió un tiro en la espalda cuando intentaban huir tras los primeros disparos.

Ahora volvamos al concierto, varios grupos actuaron ese día, entre ellos NTM. Y aquí fue donde se encendió la llama: una vez en el escenario dirigieron unas punzantes palabras a los policías encargados de la seguridad del evento:

“La policía, ellos son los fascistas. Ellos son los que asesinan. Los fascistas no están sólo en Toulon. En general van de tres en tres, visten de azul dentro de sus Renault 19. No están muy lejos de vosotros, están ahí detrás, en la entrada. Ellos hacen peligrar nuestras libertades. Nuestros enemigos son esos hombres vestidos de azul. Están esperando que nos demos la vuelta para golpearnos. ¡Que les jodan!” “Nique la police!”

Fruto de estos comentarios, los polis allí presentes presentaron una denuncia contra NTM por injurias e insultos a personas titulares de autoridad pública, constituyéndose el conjunto de sindicatos de policía como parte demandante, declarando haberse sentido en peligro durante el concierto.

 “Claro que nos sentimos en peligro, nos preguntábamos si toda esa masa de gente se volvería contra nosotros”

Y sí, sus palabras fueron violentas, tan violentas como la realidad que reflejan y en la que muchos de sus seguidores se identifican.

Unos meses antes de la celebración del juicio, el grupo fue invitado al festival Connexions Hip Hop, pero el ayuntamiento del municipio, dirigido por el FN, exigió la retirada de su participación en nombre de la moral cristiana, o retiraría la subvención que recibía el festival. El dinero de los contribuyentes no podía acabar en los bolsillos de un grupo que incitaba al asesinato de sus funcionarios y que sólo con su nombre atentaba a la dignidad de las mujeres en general y de las madres en particular. Recordemos que las siglas de NTM esconden la expresión Nique Ta Mère.

En noviembre de 1996 tuvo lugar el proceso que fue mediatizado de una forma espectacular. Nunca un grupo de rap había ocupado tantos minutos en los medios de comunicación, realmente toda esta historia sirvió de gran promoción para ellos. La sentencia: una multa por injurias de 300.000 francos (45.500€), seis meses de prisión de los cuales tres firmes, y la prohibición de cantar durante otros seis meses.  La pena máxima.

NTM Ennemis-

El fallo del juez sorprendió a todos, siendo considerado por la mayoría como una decisión desproporcionada. De hecho, hasta la parte demandante esperaba obtener, simplemente, una condena simbólica que sancionara los comportamientos de racismo contra la policía. Por lo tanto, los abogados del grupo interpusieron un recurso de apelación debido a la severidad de la pena pues nunca antes había sido aplicada a este nivel, ya que la ley precisaba que no se puede aplicar prohibición profesional en materia de prensa, dando a entender su intención de proteger la libertad de expresión en general. Era inevitable pensar en otros cantantes franceses reivindicativos como Pierre Perret o Georges Brassens que nunca habían sido condenados. Pero el juez se refugiaba en que su sentencia no había sido dictada sobre una expresión artística sino sobre unos comentarios.

En boca de muchos, el duro y excesivo veredicto se atribuía en gran parte al sospechoso hecho de que el magistrado fuera un antiguo inspector de policía que posiblemente había impuesto su propio orden moral por encima de la legislatura, ganándose una gran cantidad de detractores que consideraban su decisión como un atentado a la libertad de expresión. Él justificaba parte de la pena en el hecho de que, en el momento dado, los dos raperos no se habían presentado ante la audiencia aunque su abogado había obtenido la autorización pertinente para representarles.

“El juez ha querido aferrarse a, según su opinión, la falta de coraje de mis clientes, aun habiéndole yo explicado que su decisión de ausentarse se debía a un acuerdo porque se temían manifestaciones que podrían causar problemas de orden público, ya que un gran número de personas se habían estado acercando a las puertas para expresar su disconformidad.”

Tras la interposición de la apelación, el nuevo juicio se celebró en junio de 1997. El Tribunal de Toulon condenó finalmente a Kool Shen y Joey Starr al pago de una multa de 50.000F (7.600€) y dos meses de cárcel sin cumplimiento efectivo.

“El juez no ha comprendido nada, yo intenté explicarle lo que pasa en el barrio pero todo lo que  me dijo fue: ¿quién comenzó la policía o los jóvenes?”    

· Joey Starr

_

___

“Mais qu’est-ce, mais qu’est-ce qu’on attend pour foutre le feu ?”

REACCIONES ANTE LA DIMENSIÓN DEL VEREDICTO

___

Debido a la gran expectación que causó la mediatización del proceso, después de la primera resolución contra NTM, los medios de comunicación, el público, los diferentes partidos políticos, todo el mundo tenía algo que comentar.  La gran masa consideraba la sentencia como una medida exagerada. Una censura propia de una dictadura. Pero obviamente desde el partido del Front Nacional todo eran mensajes de victoria. El alcalde de Toulon veía la sentencia como beneficiosa, una decisión excelente. Desde la derecha mostraban su apoyo y alegría con declaraciones como:

– No puedo tener ninguna simpatía hacia un grupo que se hace llamar “Nique ta mère”

– Es normal que una llamada a la violencia sea duramente sancionada

– Yo sugeriría a NTM que se dediquen a joder al racismo, la violencia o el sida antes que a la policía.

Desde la izquierda el punto de vista era algo distinto. Más bien creían que la condena era alucinante. No había pruebas de que sus palabras hubieran desencadenado en actos de violencia. Un atentado a la cultura, a la libertad de expresión.

– Hay una diferencia importante entre decir y hacer, si comenzamos a censurar las ideas, ¿dónde vamos a llegar?

– Me lo pensaría dos veces antes de tirar la libertad por la ventana.

Por último, es interesante recordar la valoración que se hizo desde el barrio de los componentes de NTM, Seine Saint-Denis, en el 93 de Paris:

– Quieren hacer creer que el odio hacia la policía es posterior a la llegada del rap.

-Condenar así a los dos cantantes es desmesurado pero no condenar a Le Pen por sus comentarios racistas, es dramático.

– Una canción no cura una enfermedad pero puede ayudar a tomar consciencia de un problema.

– Son imbéciles si creen que por escuchar un tema de NTM vamos a ir a partirles el cuello a los polis.

Pero lo más importante, ¿cómo reaccionaron Kool Shen y Joey Starr ante todo esto?

“La denuncia de la poli no nos sorprendió, pero el veredicto nos ha asombrado.  Si en lugar de decir que le jodan a la poli hubiéramos dicho: “La policía es injusta” ¿hubiera sido distinto? Nosotros no incitamos al asesinato simplemente decimos defiéndete si la policía abusa de ti, defiéndete cuando te controlan regularmente sólo por tus rasgos.”

En 1998 NTM sacarían un disco donde incluirían un tema llamado On est encore là, por si a alguien se le había olvidado toda esta historia.

  “Somos altavoces, no líderes” 

· NTM, 1997

_

                       

Texto por Lady R