PNL – Le Monde Chico

front

 

PNL – Le Monde Chico

(2015 – QLF Records)

En una escena de El Padrino de Francis Ford Coppola, Michael Corleone vuelve a encontrarse con Kay, su antigua novia, tras regresar a Estados Unidos después de haber huido a Sicilia sin darle explicaciones. Michael le dice que ha comenzado a trabajar para su padre, Don Vito Corleone, y ella se lo reprocha. “Dentro de cinco años la familia Corleone será completamente legítima”, le responde Michael. La necesidad de convertir el negocio familiar en una empresa legal es el fantasma que persigue a Michael Corleone durante la trilogía, y se parece mucho al sentimiento asfixiante que urge a N.O.S. y Ademo a salir de una vez por todas de la venta de droga. Estos dos hermanos corso-argelinos de la banlieue sur de París forman PNL (Peace N’Lovés), el grupo revelación del año pasado que entró por la puerta grande del rap francés. Sobre su intrigante historia, el hype y su primer álbum Que La Famille, ya hablamos con detalle un mes antes de la salida de su segundo elepé Le Monde Chico el pasado 30 de octubre de 2015. Le Monde Chico ha sido uno de los álbumes que más expectación ha despertado en los últimos años en Francia y con él la pareja ha cumplido de lleno las expectativas, ha puesto de acuerdo a la totalidad de los medios y artistas en Francia y se ha dado a conocer en el extranjero.

El discurso que mantienen Ademo y N.O.S.  durante los 17 cortes de Le Monde Chico no varía un ápice respecto al de su anterior disco. Resumiendo mucho, el tema central de Le Monde Chico continúa siendo el lamento de dos camellos que quieren escapar de la vida ilegal y sus daños colaterales como la prisión o el sentimiento de culpa agravado por su condición de musulmanes, todo ello bañado de una sensación de soledad, una obsesión por el paso del tiempo y una actitud depresiva y esperanzada a partes iguales. Y aun y todo, en cada verso sorprenden con una metáfora nueva o le dan otra vuelta de rosca a una ya utilizada para sellarla como marca de la casa, se sacan de la manga un nuevo truco en la entonación o copan nuestra memoria a corto plazo con un estribillo bordado en oro, haciendo que los 70 minutos pasen volando. Lo lógico sería que a quien le guste su primer disco le encante Le Monde Chico, pues en un plano técnico -a nivel de construcción de melodías y estructuras, la calidad de los beats y la mezcla- se trata sin duda de un que Que La Famille mucho más pulido y homogéneo. El resultado final es brillante, como se intuía por los adelantos y la progresión del dúo, tanto que, coincidiendo con el lógico descenso del buzz que generaron el año pasado, muchos seguidores se preguntan cómo van superar el listón y si quizá no habrán tocado techo a la primera.

En Oh Lala, el último adelanto que sacaron antes del álbum con un videoclip rodado en Islandia, Ademo dice: «J’sais pas c’qu’on sera dans dix ans, mais disons que pour l’instant j’fais tomber mes zitounes en pissant» /«No sé qué será de nosotros dentro de diez años, pero por el momento digamos que se me caen las bellotas de hachís al ir a mear», y N.O.S. lo reafirma cuando empieza su parte en Dans Ta Rue así: «T’as cru quoi ? Rien n’a changé, la putain d’ta mère, t’as cru quoi? J’taille-dé 200g d’ke-skun, j’fais un salaire» / «¿Qué creías? Nada ha cambiado, tu puta madre, ¿qué creías? Menudeo 200g de skunk, hago un sueldo». Efectivamente, este último año han cambiado algunas cosas para PNL, pero otras siguen exactamente igual. En lo que se refiere a su estilo, aunque Le Monde Chico sigue conservando esa amalgama de sonidos que son tendencia en el rap americano actual, el repertorio de instrumentales que han seleccionado -un tema que ha levantado cierta polémica y del que hablaremos más adelante- ahonda especialmente en el etéreo cloud rap que demostraron dominar a la perfección en cortes anteriores como Simba o J’comprends pas. El autotune y su uso magistral sigue siendo la piedra angular en este Le Monde Chico, un efecto presente pero jamás molesto en cada uno de las canciones. Y de cara a la galería PNL siguen igual de herméticos: hasta el momento no han dado ninguna entrevista, siguen dejando circular los rumores sin tomar partido y para las colaboraciones del disco se mantienen estrictamente que la famille.

Escuchando cada tema por separado y al azar es difícil decidirse por uno solo y la variedad de opiniones sobre cuáles son los anthems del disco es siempre un buen síntoma. En lo que casi todo el mundo coincide es en que la primera mitad del álbum es absolutamente intachable. Ciertamente, es difícil sacar algún defecto a la retahíla de bangers que va de Le Monde Ou Rien a Dans Ta Rue. Si Que La Famille comenzaba con Je vis, je visser [Vivo, vendo], el vídeo que desató el interés por el grupo a pequeña escala y una descripción simple y llana de su estilo de vida, Le Monde Chico no podía empezar con otro tema que no fuera Le Monde Ou Rien [El mundo o nada], una declaración de principios más acorde a su estado mental actual y el hit que supuso su espaldarazo, con ese clip en la Scampia de Nápoles que ha dado la vuelta al globo y a día de hoy contabiliza 30 millones de visualizaciones. Le Monde Ou Rien, junto a J’suis PNL, Oh Lala, y Plus Tony Que Sosaforma parte de los adelantos en vídeo que el dúo de Les Tarterêts fue soltando hábilmente durante el año pasado y que el público ya conocía de memoria para cuando Le Monde Chico vio la luz. «Nos clips méritent le Festival de Cannes» / «Nuestros clips merecen el Festival de Cannes»,  dice Ademo en Laisse, y no le falta razón. Ademo, N.O.S., los filmmakers Kamerameha y Mess y el resto de amigos del barrio pueden inventar decenas de películas en la puerta de su hall o convertir la Costa Blanca en su Miami particular y el paisaje salvaje de Islandia en el planeta Namek.

Al final del clip de Le Monde Ou Rien sonaba «J’men bats les couilles, en fait c’est ça la vérité, j’reprends ma fouille, dehors la hess vient m’irriter» / «Me suda la polla, en realidad es así, vuelvo a mis asuntos, afuera la miseria me irrita», un extracto que hacía interminable la espera del álbum y que corresponde al segundo corte del disco, Sur Paname, un triste blues de camello en el que describen sus idas y venidas en un París frío y hostil -Paname es el nombre familiar que se le da a París- con un conmovedor monólogo de Ademo en el estribillo: «Et mon ombre tu t’rappelles? À bibi, sept sur sept, tout l’hiver sur Paname» / «Sombra mía, ¿te acuerdas? Vendiendo, siete días a la semana, todo el invierno en París».

El original abanico de gimmicks con los que rellenan cada hueco, del primitivo «unga unga! » al refinado y personal «hmmmm», otra de las cartas de presentación de PNL, alcanza su culmen en Abonné. El título es nuevamente un eufemismo para referirse a la actividad a la que están abonados 24/7 de enero a diciembre: «J’écoule, je ramasse, je claque j’y retourne, du début à la fin de l’année abonné» /«Vendo, recojo, me lo fundo y vuelvo, de principio a final de año abonado», ya decía N.O.S. en Je vis je visser. Este Abonné es uno de los mejores ejemplos del savoir-faire de PNL. Si bien en este caso ninguno de los versos de Ademo y N.O.S. destacan por su ingenio, la potencia de este himno reside en la ambientación, el tratamiento exquisito del autotune, los coros o la licencia artística que se toma N.O.S. cuando se alarga inesperadamente tildando la i en «Quelques billets dans les tripes, ça y est j’ai comblé le vide» / «Algunos billetes en la tripa, ya está, he llenado el vacío». Pero  la clave está sobre todo en un estribillo gritado a coro que entronca perfectamente con el imaginario selvático del que hacen uso continuamente. El recurso de la jungla de asfalto ya es un cliché en el hip hop y el del zoo tampoco es lo más nuevo en el rap francés, basta con visionar el Zoo de Kaaris, sin ir más lejos. Sin embargo, en el caso de PNL, residentes de Les Tarterêts en Corbeil-Essonnes, el zoo tiene un significado puntual. En su biografía J’étais chef de gang [Fui jefe de banda] (La Découverte, 2008), Lamence Madzou, un histórico y reputado pandillero parisino habla ampliamente de Les Tarterêts y durante varios capítulos se refiere con toda naturalidad al barrio como “le zoo”. A finales de los ochenta Madzou fundó en Corbeil los Fight Boys, una pandilla hermanada con los Black Dragoons que reguló con mano dura el sur del extrarradio parisino durante veinte años y tomó parte activa en la guerra fratricida de bandas a principios de los noventa. Aunque Lamence Madzou se crió en el barrio de Montconseil, al hacer su transición al tráfico de drogas y vehículos robados hacia 1995 se mudó a un apartamento de la cité vecina de Les Tarterêts, donde su equipo ya había asentado las bases, lo que puede dar una idea de lo arraigado que está el business allí veinte años después. Si Madzou se refiere a Tarterêts directamente como el zoo, seguro que la fauna del barrio tiene algo que ver, pero lo hace fundamentalmente por el sobrenombre con el que el vecindario fue bautizado en los noventa: Tartezoo, en lo que seguramente influyó mucho el Brooklyn Zoo de Ol’ Dirty Bastard, como igualmente lo hizo en la Demi Lune Zoo, el rellano de Orly en el que se formó Mafia K’1 Fry. «Je brûle mes rêves dans ma vie, Tartezoo moi c’est Nabil» / «Quemo los sueños en mi vida, Tartezoo, yo soy Nabil» rapeaba cómodamente N.O.S. en Athéna de Que La Famille. De ese zoológico de hormigón viene precisamente la zeta que dibujan con los dedos al final de cada vídeo y probablemente de las largas horas muertas en la puerta de esas jaulas de cemento y cristal hayan nacido Simba, Mowgli y el carismático unga, unga de Ademo y N.O.S.

zsunidas

Con una narración cinematográfica detalladísima sobre la espera interminable por el cliente en esa puerta del bloque, Ademo abre una de las mejores canciones del disco, Porte de Mesrine: «J’vi-ser j’ai pas d’heure, quand le tel de mon ient-cli m’fait ‘brr, brr’… posté dans l’hall, les gens partent au taf, peu stupéfaits de voir qu’en revenant, j’suis toujours là » / «Vendo, no tengo hora, cuando el teléfono de mi cliente hace ‘brr, brr’… fijo en el hall, la gente se va al trabajo y apenas se sorprenden de que siga allí cuando vuelven». A medida que llega la noche en su relato, la música se suaviza, los ecos se hacen más lejanos y la oscuridad se vuelve cada vez más palpable: « À minuit j’suis seul, j’me dis qu’j’attends, ils sont tous rentrés, les fenêtres qui s’éteignent me laissent dans l’noir, bah je tiens dans la haine…de loin j’vois une ombre, la lumière d’mon ient me dit qu’patien-ter en valait la peine » / «A medianoche estoy solo, me digo de esperar, todo el mundo está en casa, las luces de las ventanas se apagan y me dejan en la penumbra, bah, me dejo llevar por el odio…a lo lejos veo una sombra, la luz de mi cliente me dice que esperar valía la pena». Así da paso al crudo antestribillo en el que habla sobre la paranoia y el miedo a los registros de las seis de la mañana que recrean en varios clips: « J’me couche, l’œil s’ouvre à six, j’recompte, j’ai comme un tic, poto, j’ai pas d’heures fixes, pas d’sourire sur la pix » / «Me acuesto, el ojo se abre a las 06:00, recuento el dinero, tengo como un tic, colega, no tengo horario fijo ni sonrisa en la foto»-, mientras se diluye el melancólico saxo que abre el tema –un sample de Love & Pain de JMSN, para mis real diggers– e irrumpe con fuerza y a contracorriente N.O.S. en un luminoso estribillo que deja entrever una esperanza en el horizonte: «J’recherche bonheur pour ma chair, et j’recompte vers l’Enfer, igo j’me perds et j’erre, j’sors Porte de Mesrine» / «Busco fortuna para mi carne, recuento hacia el infierno, me pierdo y yerro, salgo por Puerta de Mesrine». Igual que Madrid tiene su Puerta de Toledo o Argel su Bab el Oued, París conserva el nombre de las aperturas antiguas de la ciudad alrededor de todo el périphérique, esa circunvalación parisina que rodea N.O.S. al final de su estrofa acelerando a trompicones («je fais le tour du périph, j’sors Porte de Mesrine»). Porte d’Ivry y Porte d’Italie al sur, Porte d’Auteil al este, Porte de Bagnolet al oeste o Porte de Clignancourt al norte, por ejemplo. Frente a esta última puerta precisamente, en Clignancourt, a tiro de piedra del Mercado de las Pulgas, fue asesinado a balazos Jacques Mesrine. Su coche quedó bloqueado en la isleta tras un camión, la parte trasera del vehículo obstaculizador se abrió y varias ráfagas de Kalashnikov hicieron añicos la luna clavándolo al asiento y convirtiéndolo definitivamente en leyenda. Jacques Mesrine fue un bandido urbano francés que en los turbulentos años setenta se ganó con mucho mérito el apodo de enemigo público número uno tras vivir a base de atracos a bancos, secuestros a empresarios y fugarse dos veces de prisión, una de ellas de una cárcel de máxima seguridad en Quebec. Su vida la narra y ensalza Jean-François Richet en Instinct de Mort y Ennemi Public Nº 1, un fabuloso doble biopic en el que Vincent Cassel borda su interpretación de Mesrine. Para más señas, Richet es el director y actor protagonista de Ma 6-T Va Crack-er, un film de culto en el rap francés que narra las oleadas de revueltas en la banlieue como lo hizo Kassovitz con La Haine. El año del estreno de la película de Richet sobre Mesrine, el controvertido rapero Seth Gueko se dio prisa en aprovechar el tirón del film y se inventó su nuevo personaje: “el hijo no reconocido de Jacques Mesrine”, dedicándole el disco Le Fils Caché de Jack Mess. En este vídeo se puede ver a un Seth Gueko mucho más joven y menos tatuado salir del número 35 de la calle Belliard a pocos metros de Porte de Clignancourt, donde Mesrine pasó sus últimas horas de vida, para soltar al final otro de sus hilarantes speeches en el sitio exacto en el que fue ejecutado. En realidad, el espíritu de Mesrine, encumbrado muchas veces como el Robin Hood galo, siempre ha estado presente en los textos del rap francés: «Les minots revent de la carrière de Jacques Mesrine» / «Los niños sueñan con la carrera de Jacques Mesrine», decía Don Choa de Fonky Family al final de La Furie Et La Foi allá por 1998. Esa Porte de Mesrine de la que hablan PNL se puede entender como el portal que Jacques Mesrine cruzó por última vez, la propia Porte de Clignancourt o, echándole un poco más de imaginación, la puerta que ansían cruzar Ademo y N.O.S. para dejar atrás el hustle ilegal.

unidas

El auténtico Jacques Mesrine junto al ficticio de Vincent Cassel

Aunque la segunda mitad del disco, del track 10 al 17, no es tan consistente y arrolladora como la primera parte y los ases en la manga de la pareja comienzan a repetirse, continúa siendo una demostración tras otra de técnica y facilidad para facturar canciones perfectas. Temas como Laisse o Loin des hommes, igual que Mexico, siguen una fórmula similar que parece estudiada: Ademo tira del carro y da forma a la canción, creando la atmósfera y arriesgando en los estribillos y adlibs, mientras que N.O.S. la rellena con una lista muy particular de metáforas e imágenes. No obstante, los papeles se intercambian en varias ocasiones. Es el caso por ejemplo de Le M, otro de los momentos álgidos del disco, en el que N.O.S., después de una estrofa impecable, se corona con un estribillo que podría valer como sinopsis del elepé y leitmotiv del dúo: «Nouveaux ennemis, nouvelles armes, t’aime pas la paix c’est q’t’as pas fais la guerre guerre guerre, l’oseille et la mif, éclairent mon âme, j’refais la peinture du frigo en bleu jaune vert, on veut notre coin d’herbe on veut la planète Terre, on veut le monde Chico, t’inquiète, on rendra tout ce qu’on acquiert on veut le monde chico» / «Nuevos enemigos, nuevas armas, si no valoras la paz es porque no has hecho la guerra, la pasta y la familia alumbran mi alma, repinto el frigo de azul, amarillo y verde, queremos nuestro espacio de hierba, queremos el planeta Tierra, queremos el mundo, chico, no te preocupes, devolveremos todo lo que consigamos, queremos el mundo, chico».

Para las colaboraciones, igual que hicieron en Que La Famille, no salen de su círculo más próximo. En Rebenga les acompaña RKM del grupo DTF y Que la Mif es un trampolín para sus amigos Ilinas, Jet y Sanders de F430 y Pti Moha de MMZ, que a principios de año estrenó junto a su compañero Lazer el clip de Cocaïna. Sin embargo, una vez más se lleva el gato al agua S-Pion de IGD Gang con un estilo personalísimo que se puede apreciar mucho mejor en el inédito Fuck Mes Rêves junto a N.O.S. En Que la Mif, S-Pion asalta el beat sin concesión aullando por la libertad de sus compadres («Libérez So, libérez Viper, libérez Lino et Zepek!») pero lo trágico es que S-Pion a día de hoy también se encuentra preso, igual que Zak, el actor de Plus Tony Que Sosa, y Lukas, quien acompaña a los hermanos en los planos de Scampia, y Brams de MMZ, así como tantos otros extras de los clips de PNL. Shit is real, como diría Fat Joe. La cárcel es uno de los monstruos que acechan a PNL en sus textos, en especial los de Ademo, que tiene referencias muy concretas a la vida en prisión: «Fuck le parlu et la troisième serie» / «Que le jodan a la tercera ronda de visitas», decía en Lala o «J’sors de Fleury, y’a les pétasses, j’fais mes lacets» / «Salgo de Fleury [el centro penitenciario más grande de París], ahí están las putas [en referencia a la policía], me ato los cordones» dice en Tempête. La posibilidad de caer entre rejas -quizá por una posible estancia anterior- les agobia tanto como quebrantar los preceptos de su religión y, si bien en ningún momento mencionan directamente a Alá, hacen gala de su sutileza cuando convierten el momento de la ablución, la purificación ritual antes de rezar, en una alegoría para confesar el temor a rendir cuentas ante Dios: «J’fais l’odo, j’fais peur au robinet ma gueule» / «Hago la ablución y tengo miedo al grifo» comienza diciendo Ademo en Laisse.

Tracklist PNL copia

Al abrir la caja del CD vienen de golpe las pequeñas decepciones habituales en esta era de plataformas digitales. El libreto no es más que una hoja doblada que contiene únicamente un escueto mensaje genérico de agradecimiento a quienes les han apoyado, seguido de los logos de sus redes sociales. Y, de nuevo, muchos interrogantes. Ninguno de los productores aparece acreditado. ¿Quién o quiénes son los beatmakers de PNL? ¿Quién es el responsable del sonido de PNL? ¿Quién está realmente detrás de PNL? El misterio sobre el grupo y todo lo que les rodea sigue in crescendo y su repentino éxito ha dado lugar a las especulaciones más rocambolescas entre los internautas, que fantasean con teorías conspiranoicas sobre la autenticidad del grupo e insinúan que pudiera ser un producto dirigido por una mano poderosa en la sombra. Siendo Que La Famille un proyecto no del todo oficial, pues incluso ellos mismos consideran Le Monde Chico su primer álbum, se podría llegar a comprender el uso de bases type beat, algo que ya explicamos en el primer artículo sobre PNL. Sin embargo, tras este nuevo disco el enigma sigue sin resolverse. Ahondemos entonces un poco más en el asunto.

Como comentábamos anteriormente, basta con teclear el nombre de un rapero o productor conocido seguido de las palabras type beat para encontrar una larga lista de instrumentales que imitan el estilo de dichos artistas, creadas en general por jóvenes beatmakers que buscan una remuneración por su trabajo. El circuito de instrumentales type beat está bastante más profesionalizado de lo que puede parecer a priori y cuenta con unas tarifas muy concretas. Por lo general existen cuatro opciones de compra de este tipo de instrumentales, aunque las condiciones varían según el vendedor. En primer lugar está el modelo básico del beat en formato mp3, cuyo uso comercial está prohibido o muy limitado, adquirible alrededor de los 20 dólares. A éste le sigue el beat a mejor calidad en formato wav alrededor de los 40 dólares. Y, por último, está el wav tracked out con las pistas separadas, que facilita el posterior trabajo de mezcla y oscila entre los 60 y 100 dólares. Esa es la parte lease, es decir, beats que pueden ser usados infinitas veces. En una cuarta categoría aparte está el wav tracked out exclusivo, que una vez vendido es retirado del mercado y suele partir de 150-200 hasta los miles de dólares, sin límite estipulado. Viendo que muchas de las instrumentales sobre las que rapean en Que La Famille están usadas por una gran cantidad de raperos mediocres y además llevan el tag vocal de los autores, se puede deducir que pertenecen al primer grupo, los mp3 de 20 dólares, o eran directamente gratuitas. He ahí quizá la explicación a la dificultad para comprar este primer proyecto de PNL. Todas estas instrumentales se pueden conseguir previo pago desde una beat store sin tener que comunicarse con el beatmaker para nada. Sin embargo, una cláusula que la gran mayoría de los productores tiene fijada, independientemente del tipo de beat que se compre, es la acreditación en el trabajo final, algo que PNL han preferido obviar. De hecho, no han acreditado ni siquiera a Adsa Beatz del grupo F430 de Les Tarterêts, que forma parte de su famille y es el creador de los beats de Que la Mif y Le M. Nos podemos imaginar la cara del angelino Matt Shimo aka MKSB cuando vio que Le Monde Ou Rien batía récords de reproducción en YouTube con una instrumental suya pero su nombre no aparecía por ningún lado. Como es lógico, MKSB pidió a PNL través de Twitter que rectificaran y le incluyeran en los créditos del tema. Solamente la labor del beatmaker francés King Doudou, que ha producido Oh Lala y Dans Ta Rue, ha sido reconocida desde el primer instante. En el siguiente vídeo de la revista francesa SURL Mag se le puede ver repetir la creación de la instrumental de Dans Ta Rue paso a paso.

El beat que PNL utilizan para Rebenga producido por Kebin Mabz está usado también por un tal JM Prod o el de Dans la soucoupe por un tal Swazy Suave y por un desconocido Yung Solid, por lo que queda descartada la posibilidad de que los hermanos hayan comprado la versión trackout exclusiva de la instrumental. Si hacemos caso de lo que dice la revista francesa Ninki Mag, que entrevistó a MKSB, el beat de Le Monde Ou Rien habría costado 39’99 $, un precio más acorde al wav a secas que a su versión trackout desglosada por pistas. Dependiendo de las tarifas que MKSB tuviera en el momento que vendió el beat, podría haberse dado la circunstancia de que PNL hubiesen trabajado en este último álbum únicamente con archivos wav, lo cual es impensable teniendo en cuenta el sonido del disco, su riqueza de matices y la complejidad de las distintas capas de voces. Fuera o no así, por un lado queda más que patente el poder alquímico de Ademo y N.O.S. para convertir en oro lo que para otros es bisutería. Por otra parte, surge una nueva duda: ¿quién es el ingeniero de sonido de PNL? ¿Quién es el mago que ha hecho que un mp3 suene a música celestial? La respuesta se encuentra en la contraportada del álbum. De los tres logos que aparecen, el primero a la izquierda, el de un hombre con gafas y una jeringuilla, corresponde a NK.F, el genio detrás del sonido de PNL. NK.F viene originalmente del mundo del dub y el reggae y actualmente pertenece al grupo de productores TrackBastardz, especializados en música urban, pop y electrónica. Antiguamente tenía instalado su estudio en una de las okupas más antiguas de París, el CAES de Ris-Orangis en Essonne (91), y no sería descabellado pensar que en su día Ademo fue uno de los muchos raperos del departamento que pasó por allí. A pesar de que su logo no aparece en el primer proyecto, NK.F fue también el ingeniero de sonido y el responsable del autotune en Que La Famille y lo será igualmente en el próximo álbum.

Junto al logo de NK.F aparecen el de Thibault Cervantes, el diseñador de la portada, y el del sello QLF Records. En el momento en que este artículo es publicado, Le Monde Chico lleva 49.300 unidades vendidas, tan solo 700 les separan de las 50.000 que certifican el disco de oro, toda una proeza siendo su primer proyecto oficial vendido desde la más pura independencia. No obstante, esa autogestión conlleva un pequeño contrato con el sello Musicast, una empresa dedicada únicamente a la distribución con la que trabajan otros artistas etiquetados underground como Demi Portion y Flynt o el auténtico fenómeno de la autoproducción Jul, que en 2015 dobló en ventas a gigantes consagrados como Booba o Rohff. Aun así PNL se permiten el lujo de no incluir tampoco el logo de los distribuidores en la edición física y, a diferencia del resto de artistas, no han necesitado pasar por la radio Skyrock y su programa Planète Rap para promocionar su trabajo, un requisito indispensable para dar el salto al gran público y un aro por el que absolutamente todos los rappers han pasado, incluido Jul. Dos semanas después de la salida de Le Monde Chico, Ademo y N.O.S. fueron invitados al estudio de Planète Rap para la correspondiente promo del elepé. La sorpresa y expectación fue máxima cuando se confirmó su participación, pero el desconcierto fue aún mayor cuando en el último momento no aparecieron y la posibilidad de escuchar su primera entrevista se esfumó de un plumazo. A cambio mandaron a sus amigos, el presentador Fred Musa decoró el estudio con palmeras y unos monos y liberaron varios temas inéditos, Lion entre ellos. PNL hacen referencia a este polémico episodio en una imagen muy significativa al principio de su videoclip Tempête en la que cuentan billetes dentro del coche mientras en la radio suena la emisora Skyrock. Tienen las cosas muy claras, sienten que están rozando con los dedos su sueño y no quieren desviarse del camino. «La mif’ a la dalle j’suis sous l’pommier» / «la familia tiene hambre y estoy debajo del manzano» canta N.O.S. en Laisse, y por eso se despide en Dans la soucoupe diciendo «on va s’amuser, mais pas maintenant» / «vamos a divertirnos, pero no ahora», mientras mete a su hermano pequeño, su hermano mayor y 60 kilos de droga en la nave espacial –la soucoupe-: «grand frère dans la soucoupe, petit frère dans la soucoupe, soixante litrons dans la soucoupe».

Aunque está suprimida de YouTube, existe una entrevista a Ademo que data del año 2008 y fue incluida al final de esta compilación de LeBigMix, que también ha sido silenciada por derechos de autor pero puede escucharse en este link de Soundcloud a partir del minuto 41:27. Se trata de una presentación de su mixtape Son des halls (Art’mature Music, 2009) en la que colaboró entre otros Rim’K de 113/Mafia K’1 Fry, y resulta impactante comprobar cómo todo lo que auguraba entonces sobre el potencial de su hermano pequeño N.O.S. y sus planes de tomar los mandos del rap francés se está cumpliendo en estos momentos punto por punto. Pero lo realmente asombroso y admirable es la coherencia entre la crítica sincera y directa que hace al monopolio de la radio Skyrock y la postura que PNL han decidido adoptar ahora que por fin tienen la sartén por el mango. La paciencia, el tesón, la frialdad y el buen cálculo de N.O.S. y sobre todo de Ademo son cualidades que encarna Michael Corleone en la saga de El Padrino. Ellos dicen que son más Tony que Sosa, ¿serán más Michael que Tony? De momento con sudor, talento, inteligencia y un disco perfecto se han ganado el mundo, chico…and everything in it.