PlanetaZero: De lo simple al infinito

zek1

_

Zekie & Souchi – PlanetaZero

(2005 – Mari Nakome)

___

Crear: Producir algo de la nada. / Nada: No ser, o carencia absoluta de todo ser. / Íntimo: Lo más interior o interno. / Sonido: Vibración mecánica transmitida por un medio elástico. / Planeta: Cuerpo sólido celeste que gira alrededor de una estrella y que se hace visible por la luz que refleja. / Estrella: Sino, hado, destino. / Eternidad: Perpetuidad sin principio, sucesión ni fin. Vida perdurable de la persona después de la muerte.

Bajo mi punto de vista, esos son los términos y definiciones que describen este “PlanetaZero”. Pero antes de explorar el mundo personal (y universal) de Ze y Sou, es necesario tratar brevemente la carrera de ambos por separado. Zekie es un ser de Madrid, que aunque siempre estuvo por escenarios y calles madrileñas desde mediados de los ’90 nunca supo/quiso/necesitó poner su nombre en la lista de referentes de la capital. Sus andanzas se remontan a la época de jams, generadores y luz pinchada, cuando rulaba con el grupo Pídaras del que también formaban parte Látex Diamond, High Gambino o Sholo Truth entre otros.

Su primera referencia (al menos que conozca servidor) fue una maqueta en 2003 titulada “Zekie” (que te resucitamos en CryptaMag). Poco más de quince minutos de buenas líricas con un estilo peculiar sobre ritmos sencillos que él mismo firma, y con algunos scratches de Sholo Truth, en cuya “Mixtape” (2003) también aparece. Puedes escuchar ‘En Armonía con el Fuego’ en nuestra podtape Mixtape Imposible: Descartes, y deberías descargar la maqueta para escuchar ‘Impertinente’Eh, que está mal en ti chico, soy problemático, a veces rectifico / Yo y mi crucifijo estamos al rojo. Vivo arrojo, tempestades’. ‘Estilo Matemático’ o alguno de los enfoques a los ritmos a los que más tarde recurriría también en “PlanetaZero” como ‘Antes De La Tormenta (instrumental)’También dejó un corte en el recopilatorio de Es Tao Chungo “Underground Promesas (2003), además de el beat ‘Barrios Congelados’ y un feat junto a Darmo en “Escritor Nocturno” (2004 – Funkdamental) de Souchi.

La historia de éste último viene desde las épocas de cintas cuando formaba Ghetto 69 junto a Profanoh (posteriormente miembro de Defensores del Litrófono junto a Nando K) y por supuesto luz subvencionada por el ayuntamiento. En el 2000 empezó su relación con Funkdamental, el selló de Maese KDS y ese mismo año lanzó su álbum debut, “La Esencia”. Tenía un sonido brillante (como en uno de los primeros cortes que se dejaba ver Morodo, Noches de Humo‘), pero poco a poco fue quedando lejos aquel fonk de Hip-Hop Positivo o Súbete a mi Guagua, y las historias de tarot y gitanos de Metro. Su evolución hacía el sonido gris, del cual fue indiscutiblemente uno de los exponentes en este país la pasada década, vino con “La Esencia 2002”. Un sonido más oscuro, minimalista y en cierta parte, electrónico. A pesar de las reminiscencias de …Que mal Acompañadoy la aparición de La Excepción en Por Mis Malas Maneras’, ya se empezaba a intuir el sonido sucio y atmosférico que se definió por completo dos años más tarde con “Escritor Nocturno” y siguientes referencias como Siquieresponlo, una pequeña promo a dubis con Virush, o sus feats en distintos trabajos tanto produciendo como al micrófono.

_

___

La búsqueda en el interior de uno mismo, rasgar la ropa, abrirte el pecho, y el paso necesario por los laberintos de la mente para comprender como funcionan tus impulsos, qué, por qué, y para qué bombeas sangre. Vida. Cuando cruzas ese viaje creas, naces de nuevo, existes más allá de tu corazón, tu mente, tu cuerpo, y la ropa que lo tapa. La existencia no se reduce a lo físico. Depende en gran medida de ello, pero existen otras variables que acaban con ella o la proyectan. El espacio. La energía. El tiempo. Esos elementos condicionan LA existencia anulándola o dilatándola.

Quizá suene pedante, o sea una soberana gilipollez, pero para mí de eso va “PlanetaZero” y es un disco tan personal en sí mismo (sin dejar de ser universal) que me va a ser imposible no hacer cierta interpretación de él. La creación se divide en varias fases, y para mí la creación del mundo de Sou y Ze tiene tres claramente marcadas, aunque evidentemente el disco no está estructurado linealmente en torno a ello. Lo primero es conocer a partir de dónde se crea, y “PlanetaZero” es sin duda un disco muy íntimo, muy hermético, muy personal, pero con vistas a lo que está ahí fuera como elemento clave de la misma existencia. Lo siguiente es conocer ese origen, ese núcleo, para saber que construir a partir de él, y para construir hacen falta unas herramientas, además de unas técnicas. El sonido, la música (en concreto el rap) y su física, como forma de registrar esa existencia y dejar constancia de ella. La última fase es la finalización de la creación en si misma, el resultado, y hacía dónde lleva. La eternidad. 

_

‘SOLOS EN LAS LÍNEAS, EN LAS GUERRAS DE ORGULLO’

___

zek2

El 0. El principio de la existencia, uno mismo. “PlanetaZero” es un disco muy personal. Explora los rincones de la mente de Ze y Sou, aquello que la condicionó, y su forma de ver el entorno que les rodea, del cual tratan de aislarse –Tú como estás, tú adicto a tus amos, estamos buscando caminos para escaparnos. La existencia siempre se desarrolla en un hábitat, y el de ésta se puede deducir a primera vista desde el concepto gráfico de Park Arts. Tonos grises, azoteas, asfalto con pintura, basura, y marcas de neumático.

El contexto, el entorno. El hábitat. La ciudad sucia y sus relaciones aún más sucias que te atrapan ‘Compite, consigue, consume, consúmete, da explicaciones justíficate. Cállate y aprende a estar solo como siempre estamos’ y que atrapan a los demás ‘Un loco, un poeta, un suicida en cada barrio se creían importantes y se echaron a perder. Una cárcel en la que parece no haber escapatorias en el plano físico, del que Souchi y Zekie intentan escapar refugiándose en sí mismos, en su existencia.

Especialmente destacan tres formas de distanciarse, tres vías de escape. Una de ellas es la noche, el momento del día en qué el mundo está prácticamente apagado y las luces artificiales solo alumbran la soledad de las calles, y a los noctívagos solitarios que se refugian en ellas ‘Nocturnos en horarios, extrarradio escapa. ¿Ayer caíste bajo?, la droga si te atrapa. También es el momento más místico (para lo bueno y lo malo) del día, cuando la presión divaga por sus laberintos removiendo mierda en busca de respuestas ‘Noches en insomnio, luna en cada calo. Sólo es el instinto, los buenos y los malos. Zonas industriales, programas digitales, etapas de la vida, miramos por cristales.

Es necesaria la reflexión y la meditación para poder comprender lo físico, y la noche tiene esa tranquilidad, ese ritmo, y esa calma que lo facilitan. Otra vía de escape es la droga, un alterador sensorial que abre o eclipsa la percepción permitiendo otros enfoques a la hora de analizar la ciudad, su relaciones, y las preguntas a las que encontrar respuesta ‘Drogas o magia, fuma de lo eterno, nostalgia, cruza este puente, fuera de tu horario el barrio está impaciente. Flotando con 20, cuida de tu sitio, todo se extingue, identidad propia, distingue. Este uso de la droga como escape de los demás y elemento para buscar los porqués se refleja perfectamente en un par de barras de Zekie ‘Smokin’ shiva, como los antiguos, la reflexión me hizo esquivo en el paisaje urbano […] Con mi estado mental, 365 en fuga de este corral, que nos separa triste por un instante, buscando opciones diferentes con ojos brillantes. Tienes la existencia, la ciudad, la noche, el humo, y los ojos coloraos. Sólo hace falta dar forma a esas reflexiones y escupirlas a par de cacharros. La última vía de escape ‘Tratos en aceras, el ruido nos rapta.

“Escribo otro tema, fumando ketama, y por la noche dando vueltas en la cama”

“Ni oro blanco ni Benz, se me van los trenes, me la suda todo el oro de este mundo entiendes”

“Mira el infierno, escribo en el cuaderno, el mundo enfermo y tu marido borracho en la esquina. La esquina, yo sin medicina, tú sin medicina, sin embargo mira el mundo gira”

“Bajo los puentes o dentro de las mansiones, hombres y mujeres solos con sus ilusiones

“Chavales dan el salto y las opciones: drogas y dinero fácil, sus ilusiones”

“Entorno gráfico, el corazón rescata, quédate lo mágico, todos quieren plata”

 _

‘EN ESTE EDIFICIO, EN APARATOS SUCIOS. DESTILAS MIERDA, EL TIEMPO COMO JUICIO’

___

El planeta de Souchi y Zekie es rap. Muy rap. Es tan rap que inciden en ello continuamente, desde las hojas del cuaderno con sus textos hasta los cacharros ‘Todos quieren fácil subir a cualquier precio. Máquinas, cables, tomamos el progreso, expande el círculo, el párrafo se enfría. La música es la forma de sellar esa existencia de una forma atemporal, de trasladar la suciedad de las calles de Madrid, de sus vivos y muertos andantes ‘andamos como espectros, otros sólo desfilan’ y de representar su atmósfera asfixiante pero no carente de brillo.

Para hacerlo hace falta una cueva, un refugio, un planeta dónde cultivar esa existencia y darle forma. Fumando, evidentemente ‘con la niebla en el estudio, estoy en mi banda, con mi gente espiritual. El intimismo no sólo está en el concepto, en las letras, y en la música. No sé si por casualidad, porque no salió por Funkdamental, o intencionadamente, “PlanetaZero” no está grabado en LaCueva de Dahani como las anteriores referencias de Souchi, si no en Koala Estudio. Como si hiciera falta algo mucho más personal para darle forma, un mayor distanciamiento posible de lo demás en el proceso, para conseguir un mayor acercamiento a uno mismo. Como decíamos, una tercera vía de escape ‘Contrainformación, afuera tensión. PlanetaZero sesión: evasión, atmósferas grises.

Eso supone menos medios en el estudio, supone trabajar con tus discos, cables y cacharros, cacharros sucios y desgastados, como la existencia en la ciudad ‘Si hablaste barato, yo en viejos aparatos. Conversiones a cuatro, dando, real formato. El camino de la autoproducción supone conocimiento, saber cómo funcionan las máquinas y el sonido, y a eso también hacen referencia en sus letras ‘En el retorno, en el envío, estoy vivo, activo. Eso refuerza aún más la idea de una relación entre el entorno y la existencia, como si fuese una descripción del proceso dónde primero están los elementos (la urbe, la miseria, la luz, su ausencia, el humo…) que son filtrados por la mente de Zekie y Souchi antes de tomar forma en textos, y que a través de las máquinas y la física se proyecten para siempre ‘Estamos dando gracias a la buena suerte, haciendo letras y música, magia convierte.

zekie3

Ese intimismo, con su particular templo dónde dar forma al planeta entre mesas de voces y compresores con polvo, se corresponde también con el sonido instrumental minimalista del disco. Esxceptuando Blanco y Negro Pt.1 cuyo ritmo es de I. De la Calle, y los scratches de Ilusiones que son de Nora LaRock (entonces miembro de Dharmakarma), el resto de la música es producto de la mente de Souchi y Zekie. Ze y Sou plantean un paseo visual con alternancia entre las luces y sombras de la existencia y la creación, que por momentos alcanza tintes cinematográficos con la fusión de unos ritmos con otros, como si fuesen escenas intercalándose.

El piano del corte uno con sus voces hablando parece una invitación a ese planeta en el que te introduces en cuanto suenan las muestra de pianos eléctricos de Hasta Siempre. El sonido independiente se refleja en el logro de las atmósferas, dónde se podrían distinguir dos bloques de temas. Entre los brillantes están el ya citado segundo corte, Brilla Chico Brilla.05, su sinte arrítmico hipnotizador y sus charles con jazz flavor (al igual que los deVa A Suceder), Blanco Y Negro Pt.2 (no es casualidad que sea la parte correspondiente al “Blanco” de esa canción), y Propósitos con una muestra de saxofones que suena purísima y unos scratches melódicos como veremos también en otros cortes del disco como Bis A Bis.

La parte asfixiante y sucia, en parte herencia de “Escritor Nocturno” la representan Auténticos y Clásicos con unos graves y el órgano de In-A-Gadda-Da-Vida de Iron Butterfly atrapándote y una de las rapeadas más sucias a cargo de Souchi. Le sigue la parte más cruda del film, con la muestra mítica de Tearsde Giorgio Moroder distorsionadísima hasta sonar psicótica, y los scratches de Nora de gritos introduciéndote al pánico.

Les siguen dos ritmos tensos gracias al uso de muestras de instrumentos de cuerda (NO batallas medievales). Adicto A Tus Amos y Brillo De Asfalto parecen cerrar la fase de creación del planeta de Souchi y Zekie, pero el brillo vuelve con el corte instrumental Blues Again. Un blues, imagen universal de la tristeza esperanzadora de quién pierde pero sabe que existe la luz por lo que puede creer en ella, o de la alegría nostálgica de quién aunque exista por siempre está marcado por la oscuridad. O ambas porque el ritmo muta tras el eco de una armónica, para voler con una atmósfera de metales filtrados lanzados con scratches (vuelve el arte de rascar melódicamente), y como bien indica el nombre del corte, “blues again”.

“Vidas inestables en caminos problemáticos. Reales conexiones con huellas en los plásticos”

“Estoy en cada frase, fuego en los enlaces, sonidos en fuentes, subsuelo pase. Escritos en cuadernos, tintas en invierno, eternos sueños despiertos por el barrio”

“Sólo flotamos, que le jodan a tus textos. Estamos en esto, fieles en esto, números infinitos, proyectos”

“Hasta siempre y, el ritmo es para siempre. Amor en el ampli suena bien cuando cumplí si. En la ciudad frenesí, escribo esto, loco con estilo en el texto”

“Aliados en el contacto, paz y respeto en el contacto”

“Escucha el mensaje, niñatos hablan muchas tonterías en CD’s y LP’s. Tenemos el voltaje, siente las ondas en tu punto de encaje”

“Sonido sucio, transformamos grasa. Manchas en tu suelo, el reloj se atrasa.

“El ser es una hoja y un bolígrafo, máquinas, ritmo, calles y tu escepticismo”

_

‘BRILLA CHICO BRILLA, BRILLA EN EL ASFALTO. ESTÁN AQUÍ DESDE EL CERO HASTA LA MUERTE’

___

El arte, o el milagro de la creación desde cero –PlanetaZero viendo el todo en la nada, somos como niños viendo el todo en la nada. Como decíamos, la existencia en el infinito más allá de lo físico; la eternidad, la representación en el Universo más allá de lo que conocemos (y que mantiene la analogía con ese Planeta Zero) está muy presente en las inquietudes de Ze y Sou, y por lo tanto, en el disco ‘vidas empeñadas por conseguir llaves, viajes al espacio, ¿cuánto crees que sabes?.

La eternidad es una cuestión de deformar el tiempo y alterarlo hasta eliminarlo o distorsionarlo hasta el infinito ‘El pasado es el futuro, y el presente se prende’ y es el intimismo, y las ganas de escapar de la ciudad, de sus habitantes, de sus vínculos prostituidos, de sus millones de ojos, y de sus miserias, las que pasan de convertirse de un distanciamiento físico a uno temporal a través de la música ‘En los barrios: drogas y analgesia. Yo en otra fase puedo verlo desde, fuera.

El planeta lo conforman una cara oscura (Souchi) y una cara lumínica (Zekie) que se fusionan puntualmente (sólo coinciden en dos canciones), como el piano y el órgano de la canción instrumental titulada igual que el disco, ‘PlanetaZero’. No es casualidad, es el corte que mejor representa el disco, la construcción de algo grande a partir de lo simple, con música. El planeta comienza con unas notas de piano eléctrico a las que pronto acompaña una batería y un bajo tocado por un acreditado Sergio. El ritmo avanza y Zekie y Souchi van añadiendo pequeños detalles que le van dando consistencia, scratches incluidos. La luz, en forma de notas agudas de piano electrónico, y la oscuridad con sonidos atmosféricos de sintetizador, se van introduciendo hasta un puente dónde desaparecen la batería y el bajo. Después de unos compases, el piano se transforma y lo que parecía una muestra es instrumentación real a cargo de Pin, al que pronto acompaña un solo de órgano que fusiona su intensidad y agonía con la paz y armonía del piano eléctrico.

La cara oscura, y la cara lumínica, el equilibrio entre lo negativo y lo positivo, el 0. El origen. De nuevo otro puente con un sonido que se difumina en el piano y entra un sintetizador espacial que cierra el corte, como si el planeta (la existencia de Souchi y Zekie) estuviera ya presente en el Universo ‘Mujer, para ti el mundo entero. Yo en mi distrito pido al cosmos, y va a suceder.

“En escenarios, decorado crítico. PlanetaZero, enfoques a lo místico. Ciudad expresa, vidas en depósitos, expositivos, estamos en propósitos”

“Gastando días, no soy un gato con siete vidas, siete vidas son sólo un rato. Tiempo en siglos y en minutos, no hay diferencia, no existe, no insistas”

“En los restos del ayer haciendo esto, en la semilla del ayer haciendo esto”

“Yo sigo, llego a un punto, entonces sigo, sigo, sigo hasta la dama y más allá”

“Estaba inquieto en la cama y me despertaba en el astral, cruzas el umbral, cuando escuchas esas cosas”

_

‘AGUA FRÍA, AGUA CALIENTE, EN SU MEZCLA JUSTA SE EQUILIBRA ESTA CORRIENTE’

___

Paco Camaleón

Paco Camaleón

Una vez cerrado el mundo de Zekie y Souchi con ‘Blues Again’ suena un corte del único feat vocal del disco, Paco Camaleón (ex miembro de Dharmakarma, Alma Vacía, DNI y Madrid City Breakers, leyenda). No sé si está metido por casualidad, pero Contare en Verso repasa algunos de los conceptos que componen “PlanetaZero” como la evasión y la búsqueda en el interior de uno mismo ‘soy un mar de mí, soy, rompiendo la crisálida que impide ver dónde voy’  la alternancia entre la sombra y la luz como equilibrio ‘voy a contemplar el espectáculo de ver salir la Luna cortejando a los noctámbulos, Voy a contemplar el espectáculo de ver al Sol entrar por la mañana saludándome’  o la trascendencia del ser más allá de uno mismo, representada en el oyente ‘puedo, puedo ser mensaje, escúchame en tu pecho si lo sientes cuando late vuela. El último corte es el mismo piano que la introducción, pero esta vez con un sample de una película que parece resumir el proceso.

Hay mucho que hacer…

…¿quieres disfrutar el tiempo?…los mejores momentos…

…libérate… vive una vida mejor…

… es hora de irse, hora de irse

_