Percee P – Perseverance

Fotografía: Joao Canziani · Diseño: Jeff Jank

_

Percee P – Perseverance

(2007 · Stones Throw)

___

Perseverancia es lo que ha demostrado Percee P a lo largo de los años. Según cuenta en ‘The Man To Praise’, empezó rimando por diversión en el 79, soñando con salir del ghetto, hasta llegar al programa de radio Stretch & Bobbito de donde salieron catapultados a la fama gente como Nas, Biggie o Big L. Fíchate este rare del ’91 en el que sale en el programa rockeando junto a DMX.

Debutó en el ’88 con D-Nique formando el grupo Top Priority y se le recuerda por apariciones con leyendas como la gente de D.I.T.C. en los early 90s y por “Now They Wanna See Me” (1992 · Big Beat), en colaboración con Ekim, con el corte ‘Lung Collapsing Lyrics’ que le situó en la cima del panorama, aunque convirtiéndole en una eterna promesa. Una serie de malas decisiones y contratos poco profesionales le impidieron sacar disco alguno, pero finalmente debuta en 2007, muy tarde para su edad y talento, de la mano de Madlib y Stones Throw Records.

Percee P & Lord Finesse

“Perseverance” es una curiosa mezcla entre vieja y nueva (por aquel entonces) escuela. Es algo que no se hizo su hueco donde le correspondía por naturaleza y se retrasó hasta encontrarse con un panorama totalmente distinto, rodeado por gente de otra época y otros estilos. Mientras Percee peleaba con discográficas y se buscaba el pan fuera de la música, el rap game evolucionaba. La golden age neoyorquina 87-92 a la que en teoría pertenecía acabó para dejar paso respectivamente, a la hegemonía de Death Row y Suge Knight desde el Oeste, el renacer de NY, el No Limit de Master P en los late 90’s, Jay-Z y sus soldados de Roc-A- Fella y más recientemente el boom de Houston.

Tras todo eso, P encontró en el sello de Wolf algo que le hizo sentir como en casa, esa esencia a lo de antes pero a su vez adaptado a los tiempos que corrían. Y así sucedió. PBW juntó a un liricista en potencia y con hambre de comerse el mundo con el productor estandarte de su discográfica y codo con codo se abrieron paso en el underground y la historia del hip-hop.

Percy es un MC de la escuela del rap ochentero, para muchos el mejor flow rápido después del gran Big Daddy Kane. Rima con contundencia tanto en el contenido como en la forma, aunque no por ello esta última está menos cuidada. Un auténtico battle rapper, según algunos solo capaz de ser rivalizado en éstas por Lord Finesse. La legendaria batalla de ambos en el ’89 parece confirmarlo. ‘Throwback Rap Attack’ es un claro ejemplo de canción que podría haber sido el temazo del momento en el ’88; no es complicado imaginárselo con un beat de Marley Marl y un videoclip lleno de cadenas, anillos de oro y chicas con bikinis de tiro alto. Una absoluta exhibición de punchlines con métricas perfectamente ordenadas y calculadas, incluso con rimas internas. incluso con rimas internas ‘.

‘Lines compiled in a complex style, convey ‘em intricately say ‘em slay ‘em and exile’

‘Wild rap competitors get ready for my metaphor’

También en ‘Raw Heat’, cuyo nombre lo dice todo, se aprecian este tipo de rimas: ‘Copycats is done when tracks are done and my style of rap is sung at the maximum’. Otra bofetada a través del micrófono la da por ejemplo en Mastered Craftsman’, donde tampoco hay un segundo de tregua. El track comienza con ‘I spit at you like a 9 mili do, feel and kill a crew, when syllables connect like umbilical cords’ pero para cuando un ser humano corriente habría demostrado suficiente ego y consideraría tener la “victoria”, P sigue a lo suyo, como si hubiese estado recopilando durante esos 20 años todas las punchlines del universo: ‘In fact listen G, cats dissin P go back missin teeth, acts wish to be like me, a part of black and rap history’. ¿Quién necesita estribillos teniendo esa densidad lírica? ¿Quién necesita frases pegadizas cuando puede dejarte boquiabierto cada 2 barras? El del Bronx no necesita eso, su estilo es más de hacer que el oyente se lleve las manos a la cabeza cada pocas palabras.

Pero aunque “Perseverance” es un disco de battle rap, también hay cierta variedad en la temática. No podía faltar, además del ya mencionado ‘The Man To Praise’ y su notable nostalgia, ese toque callejero en un old school rapper, con alguna referencia a su barrio o su gente: ‘Don’t push a Beema a Montero through my borough too thorough, come through the ghetto get blasted like Hiroshima’. Y por último para finalizar el LP se permite ponerse sentimental y cierra con ‘The Woman Behind Me’, canción dedicada a la mujer que le ha apoyado siempre.

_

___

Madlib, el otro protagonista del disco, se pone serio y rebusca entre sus estanterías (y estanterías, y estanterías, y estanterías…) de vinilos para encontrar los mejores samples para hacer un disco 100% boom bap, y encuentra por ahí la rasgada y preciosa voz de Syl Johnson, a la Queen of Memphis Soul aka Carla Thomas o a Clarence Reid, en definitiva mucho soul aunque también se dejan ver cosas de otros géneros como Van Der Graaf Generator. Eso sí, todo perfectamente choppeado y amplificado para dar ese sonido crudo que el del Bronx buscaba y al que indudablemente le saca todo el jugo posible.

Por tanto resulta impecable el trabajo del MC, del productor y por último de los colaboradores, que aunque se nota en cierto modo que algunos pertenecen a otra generación, ni desentonan con la atmósfera del disco ni se salen de sus personalidades. Tanto viejos conocidos como Diamond D y figuras más recientes como Vinnie Paz de Jedi Mind Tricks, Guilty Simpson (con quién compartía casa en Stones Throw) o Aesop Rock aportan su granito de arena y dan un respiro al protagonista del micrófono.

La única pega quizá sea el disco en sí, cuyas características de bases de boom bap y letras típicas de una rap battle no fuesen tan apreciadas por el público en 2007 como lo habrían sido 15 ó 20 años atrás.

_

Para los diggers, os dejamos este extracto de Mayo del ’92 de la revista The Source, en la que Percee protagonizó la columna ‘The Dopest Rhyme of the Month’. con sus barras en el “Return of the Funky Man” (1991 · Giant Records) de Lord Finesse.

Texto por DMP