Móntate en Cilvia. Review de “Cilvia Demo” de Isaiah Rashad (2014 – Top Dawg Entertainment)

Hay artistas que están en la agenda porque tienen que estar en la agenda, y hay otros que están en la agenda porque merecen estar en la agenda. Desde el bombazo que supuso a todos los niveles el lanzamiento de “Good Kid m.A.A.d. City” (2013 – TDE / Aftermath / Interscope) de Kendrick Lamar, los miembros de su colectivo/sello Black Hippy / Top Dawg Entertainment pasaron a estar en el punto de mira de los medios con mayor frecuencia. Aunque algunos ya lo estaban como Ab-Soul, y de forma incipiente Schoolboy Q, había una “segunda fila” a la que había que prestar atención, no necesariamente por este orden: SZA, Jay Rock e Isaiah Rashad. Dentro de los medios, principalmente estadounidenses, pasaron de estar entre esos artistas que cubres cuando trabajan (lanzan un disco, un EP, un vídeo, etc.) a estar entre esos artistas que los medios tienen como “de interés público”, y que por lo tanto importa todo lo que hagan. Isaiah Rashad spokes about…, SZA declares… y para colmo TDE anunciaba la salida de mínimo cinco trabajos este año. Era tiempo de que esta “sección” de la plantilla de TDE demostrara que merecía estar. Tenían que dejar de ser los miembros del colectivo de Kendrick Lamar para demostrar su valía de forma individual. Bastante de eso tiene “Cilvia Demo” de Isaiah Rashad.

Isaiah Rashad - Strickly4Isaiah Rashad - Strickly4

Isaiah Rashad – Stricky 4

(xxxx – Top Dawg Entertainment)

Eso creo que es lo que le llevó a descartar “Strickly 4” como posible título. Un puesto se gana por méritos propios, y no sé si Isaiah pensó lo mismo al no incluir cortes con Kendrick o Ab-Soul en este trabajo cuando son dos de los nombres de TDE con más repercusión. Por si acaso, en Modest ya se toma con ironía el trato con terceros que se arriman al sol que más calienta –How you chill with Kendrick? Do you smoke with Q and Dr. Dre?. Sí aparecen el resto de miembros de TDE, aunque Schoolboy Q y Jay Rock en un remix, y un Michael Da Vinci que poco a poco va labrándose un nombre por relacionarse con algunos de los artistas de este trabajo como el propio Isaiah o el proudctor The Antydote.

Hay otro matiz que pudo lapidar “Strickly 4” como nombre del proyecto. Aparte de no contar con los peces gordos de TDE y de que haya escasas colaboraciones. Aparte de que Isaiah guarde amor para sus niggis, sus killahs, sus dealers, trickers, bros, sisters, women, bitches, strippers y hoes. Aparte de que tenga muy presente a su familia y en ocasiones se englobe dentro de un grupo, colectivo, e incluso generación, él es el protagonista y el eje común de todas las letras. De acuerdo, esta afirmación formulada como algo destacable en un género como el rap puede no tener mucho sentido. Pero descartando virtudes o vicios propios de casi cualquier prototipo de mc como la reflexión, lo íntimo, la perspectiva personal sobre lo sucedido, lo que sucede, y lo que está por suceder, e incluso en ocasiones también el egotrip, Isaiah se muestra en casi todo momento ególatra ajeno a muchas perversiones sociales ya sea aprovecharse del trabajo de otros aunque sean tus compañeros, ya sea participar en el tonteo del rapgame, o ya sea lo que hay que escuchar o no (una tendencia que gracias a Dios se expande por las nuevas generaciones cada vez más). Se muestra como un outsider protagonista de una historia, de su propia historia. No tanto en el concepto filmográfico de K-Dot (por cercanía, no porque sea el único que lo haya hecho en la historia) ni del storytelling, sino más bien como una adaptación de un diario en el sentido más literal, o de un progreso para ser más exactos, narrado de forma muy gráfica. Su breve historia. Su romance con el business del rap, que empieza en Hereditary a las 8 de la mañana soplando Hennessy con un mensaje paterno que ronda su cabeza para después llevarle a una conclusión, y acaba en Shot You Down con el terreno conquistado en compañía de Schoolboy Q y Jay Rock. Es como si Isaiah, quisiera ganarse su puesto dando a conocer su historia.

Isaiah Rashad - Pieces of a Kid

Isaiah Rashad – Pieces of a Kid

(xxxx – Top Dawg Entertainment)

En principio “Cilvia Demo” iba a ser una recopilación de cortes sueltos de corta duración, fragmentos de. Eso llevo a Isaiah a barajar “Pieces of a Kid” como título, inspirado en “Pieces of a Man” (1971 – Flying Dutchman / RCA), el primer disco de estudio de Gil Scott-Heron. En la vida de ese joven Isaiah de Webbie Flow (U Like) que era tímido con las chicas a pesar de siempre mirar hacia delante, delinquía, fumaba hierba y escuchaba A Tribe Called Quest, está muy presente la figura de su padre. Más bien la ausencia de la figura de su padre, que les dejó a él y a su madre cuando rondaba los seis años, y con el que mantuvo algún contacto algo conflictivo después: And dadd y why you call me while you drunk? And why you never love me when I need it, And I Don’t wanne be like you no more, And I been tryna cope I’m getting weeded. El corte Heavenly Father parece ser una especie de carta a su padre muerto (de forma metafórica) en la que Isaiah describe lo que se podría interpretar como un proceso de catarsis. La transición desde un primer párrafo dónde habla sobre el vacío que siente, pasando por un segundo en el que busca respuestas a preguntas que acaba haciendo a su padre, y finalizado en un tercero en el que parece estar recompuesto y listo para llevar a cabo su vida dentro del mundo del rap. Como si el niño no ya no estuviera hecho pedazos y fuese capaz de comprender que lo que convierte algo en un referente son las lecciones que sacas de ello y eso le hiciera madurar.

“My daddy taught me how to drink my pain away / my daddy taught me how to leave somebody

[…]

so one time for the caged bird / and one tome for the real niggis”

Isaiah Rashad - Preacher's son

Isaiah Rashad – Preacher Son

(xxxx – Top Dawg Entertainment)

A pesar de lo negativo que pareció ser su padre, Isaiah parece tenerlo como un predicador con el que no comulga cuya palabra toma como referencia que no ha de seguir. El posible título también puede hacer referencia a que su padrastro, quién también tenía un grupo de rap con su hermano llamado Vibe Tribe, parece ser que de un espíritu similar a Native Tongues, y que gozaron de cierta fama local en la década de los ’80. Esta influencia también se nota en la música de Isaiah, que a pesar de los momentos dramáticos o críticos siempre tiene una perspectiva positiva con la que filtrar los hechos.

Más que el porqué del nombre, interesa por qué se tachó, y a pesar de que se muestra un Isaiah joven, y a veces tan perdido e ilusionado como un niño, no es infantil. Ya no es ese niño hecho trizas, ni es el hijo que aprende de las guías de un referente. Ya es padre a sus 21 años, y una especie de Siddhartha que reniega de las misivas ajenas para creer en la suya propia a raíz de llegar a sus propias conclusiones. Vive su propio camino, y tiene una palabra y un concepto propio que difundir. Ha superado los referentes humanos, sean familiares como su padre, su pradastro, o su madre, e incluso mantiene su coloquios personales con dios como en Tranquility. Es ese chico del primer párrafo de Heavenly Father cansado de las mujeres y de gastar efectivo que quiere difundir SU palabra. Ese ese padre idílico que se deja ver entrelíneas en Heavenly Father y que su padre nunca alcanzó a ser.

“See I been tired of fucking all these girls

And I been tired of spending all my dough

And if I give my story to the world

I wonder if they’d book me for a show”

Isaiah Rashad - Khaki EP

Isaiah Rashad – Khaki EP

(xxxx – Top Dawg Entertainment)

Dentro de todo ese universo personal e íntimo de Isaiah Rashad, hay un mensaje de reivindicación racial inspirado por figuras como el propio Scott-Heron, Malcom X e incluso los Five Percenters, con quién asegura haber mantenido cierta actividad en alguna época de su vida acompañado por su madre y su padrastro (este incluso llegó a cambiarse el nombre). Pero a pesar de las influencias, como decíamos Isaiah tiene más de Siddhartha que de apóstol. El mismo verso que abría Khaki, corte recogido en su mixtape promocional “Welcome to The Game” (2013 – TDE) es rescatado para abrir este Ronnie DrakeDon’t call me a nigga, unless you call me “my nigga”. Para mí esta es la canción que mejor resume las reivindicaciones raciales que Isaiah desperdiga por el resto de cortes, especialmente el segundo párrafo que comienza

“Hope they don’t kill you cause you black today

they only feel you when you pass away

the eulogy be so moving, we live the scenes of those movies

conflicts in school or dope moving, It’s so youthful”

A pesar de ello, no se puede decir que “Cilvia Demo” tenga un concepto de reivindicación racial en su totalidad, llegando a ironizar con ello en ocasiones –I got four white girls, all aryan, I wonder what their daddy think, fuck ‘em, it’s a revolution. Por eso quizá no tendría mucho sentido llamarlo “Khakhi EP”, aunque es muy probable que este nombre inspirara el concepto gráfico, y que tarde o temprano nos llegue un trabajo conceptual de Isaiah Rashad convertido en una especie de Gil Scott-Heron o Marvin Gaye.

“Came a long way from a boat and an auction

No we got names and a vote, then a coffin

Ain’t shit change but the coast, we adopted

Little black children you can call me that nigga, nigga”

Isaiah Rashad - Fake Trill

Isaiah Rashad – FakeTrill

(xxxx – Top Dawg Entertainment)

Puede que en algún momento del proceso de creación de “Cilvia Demo” Isaiah Rashad se desmoralizara y pensara que todo son falsas ilusiones. Puede que incluso este hipotético nombre circulara por la mente de Isaiah para algún trabajo antes de que su vida se cruzara con la de Dave Free de TDE gracias a su amigo Tunji, A&R del sello Interscope, y que posteriormente este le ofreciera formar parte del sello tras escuchar su música. Sea como fuere el nombre tampoco tendría mucho sentido porque a pesar de que en parte de ese diario Isaiah parece estar perdido o desmoralizado, siempre parece tener ese punto de fuerza necesario para encontrar el camino o las respuestas como en Tranquility, donde se le intuye cierto tono de ironía al preguntar a dios. Tampoco tendría demasiado sentido llamar así a un trabajo que cierra en un corte tan motivador como el remix de Shot You Down, en el que Isaiah dice conquistar el panorama.

“I came, I saw, I conquered, I shot you down

Your brain no have no conscious, what you do now?

I came, I saw, I conquered, I shot you down

I bang, I bang, I blocka, what you do now?

No bitch-ass rappers, I shot you down

No sensitive niggas, I shot you down

No bitch-ass rappers, I shot you down

No Hypebeast pussies, what you do now?”

Portada de Cilvia Demo de Isaiah Rashad

Isaiah Rashad – Cilvia Demo

(2014 – Top Dawg Entertainment)

¿Por qué entonces “Cilvia Demo”? Si cogemos el corte homónimo tenemos el humor de un niño vacilando a un policía como intro, pero que a su vez un Isaiah que ha dejado la infancia atrás para empezar el camino que le lleve a su meta –I got plans to be that nigga, I know you met him as a child– cambiando las piezas de Lego por trozos de su mundo que él mismo es capaz de cambiar de lugar –bending blocks, my worlds of Legos. Tenemos parte de su mensaje racial bien resumido –Malcolm, they tackle for belief in the movement, But Rashad got applause for releasing the music– y aunque no manifieste desesperanza tenemos el concepto Demo en el nombre. Bien, entonces, ¿por qué Cilvia?

El Cilvia de Isaiah Rashad

Efectivamente, Cilvia es ese viejo Honda Civic de Ronnie Drake que un día no arrancó y empezó a humear. Es el coche de su adolescencia con el que hizo viajes y en el que vivió experiencias buenas y malas que condicionaron su vida. Cilvia es ese Honda Civic con el rostro y la palabra de su madre como matrícula delantera, en el que según declaró Isaiah se echó el polvo que dio lugar a su hijo. El mismo hijo que en el vídeo de Ronnie Drake coge en brazos tras dejar de funcionar Cilvia. Cilvia es ese viejo trasto en el que Isaiah va montado cuya matrícula sujeta una cuerda, y que empuja su gente para que pueda andar. Ese cuatro latas cuyo maletero tiene un archivador de cd’s con todas esas referencias de artistas y discos que cita Isaiah como Phife Dawg, Lil Wayne, Bun B, James Brown o Juvenile. Cilvia es ese coche que se queda atrás en los últimos planos con toda su gente cuando él avanza hacia la cámara, y ésta hacía él, y que una vez acabado el rapeo vuelven a colocar en su sitio entre todos, empujando. Cilvia es esa parte del pasado que te hace ser quién eres y que no debes dejar atrás sino quieres olvidar tu identidad, seguir siendo tú, y conseguir tus metas y no las que ellos quieren para ti.

“I got all my problems, but I no have no weed

When they say money solve ‘em, I say “No, not me”

And I don’t love no more, but I’ll just let you be

Cause you see all my problems and you still had loved me”

Pero “Cilvia Demo” no son sólo las barras de Isaiah Rashad, hay tres factores que a mi parecer son determinantes para que este trabajo tenga más calidad que muchos LP’s, a pesar de ser una Demo.

Al principio de la entrada pasábamos rápidamente por las colaboraciones, pero hay una figura muy destacable en el trabajo: SZA. La cantante de TDE tiene un papel en cierta parte fundamental aportando más colores al estilo ya de por sí melódico y dinámico de Isaiah Rashad. Buen ejemplo de ello es el estribillo de West Savannah, en el que cantan con melodías distintas que parecen ensamblar a la perfección, o la sensación que transmite en Heavenly Father y que complementa la felicidad nostálgica de Isaiah.

Otro factor a destacar es la mezcla y los coros, o los coros y la mezcla. Las dobles voces de Isaiah, en ocasiones gracias a los filtros (de ahí destacar la mezcla) enfatizan a la perfección los momentos cumbre de los párrafos o de las canciones. Aunque suele ser una constante a lo largo de todo el trabajo, quizá sean los casos más explícitos R.I.P. Kevin Miller, Menthol, Modest, o Banana, sin embargo Isaiah sabe cuándo mostrarse desnudo y prescindir de ese doble suyo como en Ronnie Drake, Soliloquy, Tranquility, o en Shot You Down donde la misma versatilidad y potencia de su voz le basta hasta que llega el puente.

Por último, el trabajo instrumental a pesar de estar firmado por productores que no están en la primera línea del reconocimiento, es intachable. La música de “Cilvia Demo” desprende amor por lo clásico, pero nuevas formas de entenderlo, consiguiendo que adquiera cierta atemporalidad que deberá demostrar con el paso de los años. Tres son los productores que aparecen más veces que el resto: The Antydote, Chris Calor y Farhot. El primero firma las producciones de Ronnie Drake, West Savannah, Banana y Shot You Down a medias con Chris Calor, quién firma Modest. Farhot por su parte parece que cediera un ritmo a Isaiah que este decidió dividir en dos, pues se encarga de Soliloquy y Tranquility que sólo los separa el leve sonido de una televisión o radio que ha perdido la señal. El resto de productores son Ross Vega, Mr. Carmack, Joseph Stranger, Black Metaphor, D. Sanders, Danny Dee y el ya habitual en los trabajos de TDE: Sounwave. No destaco ningún nombre, porque a pesar de la variedad de productores la selección de Isaiah consigue un sonido muy compacto y en el que apenas hay diferencias. Ya sean muestras o composiciones, los pianos y sintetizadores tienen una presencia destacable en los ritmos. Desde la capacidad de Mr. Carmack para elevarte con el sinte de Webbie Flow (U Like); a la ecualización progresiva que hace Black Metaphor al piano en R.I.P. Kevin Miller; pasando por el filtro que Chris Calor introduce en Modest y que incluso parece sumergirte en una atmósfera acuática, o el que hace a la percusión Farhot en Tranquilitytodos los ritmos y cada uno de sus elementos son dinámicos y aparecen, desaparecen, o se transforman según el estilo de Isaiah se va modulando. Incluso el ritmo de Heavenly Father (bien aprovechado por Isaiah y SZA) que me chirria bastante, acaba enamorándome gracias al gusto con el que están introducidos los cambios para el estribillo y el último párrafo. Los bien llamados arreglos.

En resumen, y respondiendo a lo que a mi parecer es lo que debía demostrar este “Cilvia Demo”, ¿merece Isaiah Rashad aparecer en los medios por méritos propios y no por ser miembro del colectivo de Kendrick Lamar? Por supuesto, y esto ya es opinión muy subjetiva, “Cilvia Demo” merece una edición en plástico tanto o más que “Oxymoron” (mismo año y sello) de Schoolboy Q. Este trabajo tiene los elementos para que las miradas de medios y público estén muy pendientes de lo que hace este joven chico de Chattanooga. Quizá sea demasiado pronto para ubicarle como una de las cabezas de TDE, pero puede que tampoco haga falta ya que probablemente estemos ante un colectivo/sello de los más equilibrados en cuanto a calidad y originalidad.

Cilvia