MiRA 2014 – Crónica

MiRA-6

Si realizar la crónica de un simple concierto ya puede llegar a resultar complicado, tener que escribir sobre un evento que combina al 50% la música con las artes visuales  y donde la labor del productor o dj es igual de importante que los juegos de proyecciones, lasers, o el mapping que acompañan al directo se plantea como una tarea casi imposible.  Pese a esto toca hacer repaso de esta edición del festival MiRA, un festival que por cuarto año consecutivo combina a partes iguales lo mejor de la escena electrónica actual con algunos de los artistas y estudios visuales más prestigiosos del momento. Con más de 4000 asistentes, 3 espacios y un cartel de lujo por un precio reducidísimo, esta edición se ha encargado de de consolidar al MiRA como un referente dentro de la temporada de festivales de invierno.

Angle – Tetra 01

La primera toma de contacto con esta edición del MiRA llego en forma de dos jornadas  de actividades y conciertos gratuitas en el Arts Santa Monica los días 7 y 8 de Noviembre. En esta pequeño aperitivo pudimos disfrutar en primer lugar del show Angle – Tetra 01, una instalación audiovisual que combina música con un elaborado trabajo de mapping en 3D. Nada más entrar al recinto  lo primero que sorprende es que el escenario ha sido sustituido por una estructura poligonal de cerca de 3 metros de alto. Tras ella se esconden Thomas Pizzinga y Piero Fragola, responsables del apartado visual y musical respectivamente. A lo largo de los 60 minutos que dura el espectáculo las proyecciones van transformando la estructura, haciendo que cambie de forma, material o incluso que se convierta en una nave espacial o una neurona. Todo ello acompañado por una selección musical contundente y frenética que oscila entre el techno duro y el dubstep más facilón, con algunos momentos mas experimentales y elaborados.

Ralp y estudio Device 

El viernes 7, la oferta se duplicaba con el live de Space F!ght y el concierto del catalán Ralp acompañado por las visuales de estudio Device. De los primeros poco puedo decir ya que llegue en los últimos minutos de su show pero lo poco que vi me dejo un muy buen sabor de boca: una banda formada por sintetizadores, guitarras y saxofón acompañada por unas proyecciones sencillas pero efectivas. Tras ellos llegó el turno de Ralp que presentaba un show preparado conjuntamente con el estudio Device, los responsables de la imagen de esta edición del festival. A nivel musical Ralp ofreció un set bastante duro y oscuro que en la parte final del concierto coqueteó con algunos sonidos cercanos al hip hop. Los visual de Device, que por desgracia fallaron varias veces, destacaron más por su contenido fresco (formas geométricas, dibujos que reaccionaban al ritmo de Ralp y frases en Comic Sans como “teknaso en catalá” ) que por su elaborada técnica.

Sunny Graves

Aunque el primer concierto del viernes 14 fue el de Orphidal junto a Inesfera no me fue posible llegar a Fabra i Coats hasta mitad del concierto de Sunny Graves. Para el que no lo conozca Simon es un productor británico afincado en Barcelona desde hace más de 10 años, que ha pisado escenarios tan importantes como el del Sonar y que publicó recientemente un EP llamado Bayou …y también es el que sale tocando la percusión en el video de Niño para RDA. Su show fue un claro reflejo de su último trabajo: hipnótico, luminoso, cargado de texturas y ritmos complejos aunque en él también tuvieron cabida los pasajes más experimentales y oscuros. A nivel visual el show de Simon estuvo acompañado por los visuales de  Ariadna Serrahima y No-Domain, cuyo toque minimalista se volvió el complemento perfecto para la música de Sunny Graves.

Oscar Mulero 

He de reconocer que la imagen que tenía de Mulero era la de uno de los grandes dj’s nacionales acostumbrado a llenar salas, no la del productor capaz de idear Biolive; un live de carácter experimental donde durante 45 minutos la imagen y el sonido se complementan a la perfección, girando todo en torno al concepto de la vida y el mundo orgánico. A nivel musical el dj madrileño no inventó nada nuevo, pero cumplió con creces con unas producciones de corte IDM que por momentos se volvieron bastante orgánicas y luminosas. Esta dupla entre lo electrónico y lo natural fue plasmada a nível visual a la perfección por Fium, los responsables de las imágenes que acompañaron al set de Mulero. Los elementos orgánicos y naturales como plantas, insectos o bacterias se combinaban con elementos digitales como vectores, estructuras modulares y superficies generadas por ordenador.

Evian Christ

Considerado el plato fuerte de la primera jornada del festival el show de Evian Christ no defraudó. Acompañado por una pequeña controladora y un mixer, el set de Joshua Leary se planteó como una progresión de su faceta más comercial a la más experimental. Abrió el concierto con I’m in it, el tema que produjo para Kanye West y poco a poco se fue desplazando a los temas de Waterfall, su EP publicado por Tri Angle, mientras intercalaba algún tema inédito y él remix de Venter  que realizó para Ben Frost. Su concierto fue él que mejor sonó del festival (con permiso de Clark) y a nivel visual me atrevo a decir que es uno de los mejores espectáculos que he visto.  Cinco retroproyectores de gran potencia y varias maquinas de humo situadas al fondo del escenario apuntaban al público, dibujaban formas geométricas y figuras simples sobre varias pantallas translucidas que se encontraban tras Evian Christ. Poco a poco los juegos de luces se iban complicando y combinando con flashes intermitentes, llegando a un punto no apto para epilépticos en Waterfall, el tema con el que el artista británico dio por concluidos sus 60 minutos de concierto. El único pero posible es que todo sonaba tan perfecto y sincronizado que por momentos parecía que había gato encerrado.

MiRA-17

Luke Vibert

El encargado de cerrar la primera jornada del MiRA en Fabra y Coats fue el dj set del polifacético Luke Vibert. A lo largo de una hora se movió cómodamente por todos los estilos que ha tocado en su carrera como productor (drum and bass, techno, acid, house…) aunque personalmente creo tanto ecleticismo no terminó de enganchar a mucho público, que esperaba algo más enérgico tras la contundencia del directo de Evian Christ. El apartado visual recayó sobre TVNO cuyas imágenes de sintetizadores, cajas de ritmos y demás cacharreria combinaban a la perfección con el set de Vibert, el cual no pude terminar de ver ya que tocaba desplazarse hasta Razzmatazz para poder disfrutar del resto de la programación del festival.

Black Catalans

El showcase del sello barcelonés Neonized sirvió como presentación en sociedad del primer EP de Black Catalans, el proyecto donde Omega III y Fitzroy North viajan y juguetean con varios de los estilos que se engloban bajo la etiqueta “bass music” : dubstep, grime, footwork, juke, trap. En un formato que combinaba el live con el dj set este duo fue alternando temas propios y ajenos en la sala Rex de Razzmataz. Personalmente me hubiese gustado más poder disfrturar de un live al uso en un entorno como el de Fabra i Coats ya que lo que dejaron entrever en su sesión híbrida me dejo muy buen sabor de boca. ¡Esperemos poder verlos en directo próximamente!

Paula Temple

La de Paula Temple fue una propuesta directa y sin concesiones por le techno más duro y oscuro solo apta para los fans mas acérrimos del género. Aunque su puesta en escena fue impecable y las proyecciones de Jem The Misfit acompañaban bastante toco recogerse a casa para reponer fuerzas para la segunda jornada del festival.

Clark

El de Clark fue un directo que provocó sentimientos encontrados. En el apartado musical el artista alemán optó por realizar un crescendo, pasando de sus producciones más electrónicas y melódicas a sus temas de techo más rápido y duro. El planteamiento era muy bueno, pero en muchos momentos falló la forma en que estos temas se conectaban, dando lugar a transiciones bruscas o incluso inexistentes. En el plano visual el show fue bastante escueto combinando los juegos de luces en verde y rojos con un proyector situado tras un cubiculo dentro del que se encontraba Clark. Pese a que el planteamiento parecía que iba a dar más de sí finalmente se limitó a unos juegos de luz similares a los de Evian Christ pero menos efectivos.

Max Cooper 

A nivel visual el show  de Max Cooper fue de los más completos del festival, con proyecciones diferentes adaptadas a cada uno de los temas del artista y que iban desde la temática espacial a la aritmética, pasando por los paisajes urbanos o imágenes anatómicas. En el apartado musical Cooper ofreció muestra del minimalista que le caracteriza, progresando de los sonidos más melódicos y clásicos a composiciones donde los ritmos rotos también tuvieron cabida.

MiRA-10

Marc Piñol

El punto y final a las actividades en Fabra y Coats lo puso el dj set de Marc Piñol, antiguo residente de Nitsa y un habitual de la escena techno barcelonesa. Su set, aunque impecable en la selección tardo en coger fuerza y enganchar a un público que parecía querer continuar con la contundencia que había ofrecido previamente Clark.

Factory Floor 

Después de que todo el mundo hablase maravillas de su actuación en el Primavera Sound el live de Factory Floor era la citas obligatorias en Razzmatazz. La sorpresa y el disgusto llegó al descubrir que el formato que habían traído al MiRA se limitaba a un live de dos miembros y no a la banda completa que actuó el pasado verano en el el Forum. Esto hizo que su repertorio de post-punk con toques techno quedase muy deslucido , reduciendo su actuación a lo meramente correcto.

MiRA-11