Las mil caras del ilustrador Marcos Daz

“Calaron dentro de mí esas frases largas y pesadas de Raekwon y las contundentes rimas de Rakim que golpeaban en mis oídos como puños. Estos ocho mc’s han marcado los principios de mis andanzas por el hip hop (Earl Sweatshirt y Bones son mucho más actuales pero son de lo mejor, ahora mismo), pasando por la música y el graffiti, el cual hizo que llegara hasta aquí.”

 

IMG_4432

 

Marcos Daz nos presentaba con estas palabras, hace algo más de un año, su serie “American Legends”, de la que nos hicimos eco en Crypta por ser de los escasos artistas gráficos del país que dedican parte de su talento a aquello que rodea al hip hop. Por esto, hoy, queremos acercar más su figura y su trabajo a nuestros lectores.

A pesar de su juventud (nació hace 19 años en Zaragoza), Marcos Daz lleva bebiendo arte desde que nació ya que tanto su padre como su madre son diseñadores gráficos. Recuerda como de crío le encantaba hurgar en la carpeta de las caricaturas de su padre que contenía un montón de dibujos basados en infinidad de famosos de finales de los 70 y principios de los 80, por los que se sentía muy atraído aún sin tener, muchas veces, ni idea de a quién pertenecían esas caras. Puede que sea ésta una de las razones de más peso por las que él también ha acabado haciendo sus propias caricaturas y retratos, aunque más contemporáneos y digitales.

Ahora mismo es estudiante de Diseño Gráfico, después de haber cursado el bachillerato artístico, aunque parece ser, que no le sirvió de mucho ya que venía bien aprendido de casa. Además, siempre ha sido muy curioso y ha adquirido muchos conocimientos de forma autodidacta, investigando horas y horas. De hecho, se define como “un niño rata mirando entre enciclopedias y álbumes.” Sin olvidar, por supuesto, el apoyo de sus progenitores, destacando la ayuda en la práctica de su padre y la orientación de su madre, que muchas veces fue su brújula dentro del mundo del arte. Aparte del diseño gráfico también se ha autoformado en otros campos artísticos como la fotografía, la tipografía, el grabado… y es que Marcos Daz disfruta tocando todos los palos que puede, por eso no se conforma con dedicar su tiempo únicamente a la ilustración, sino que abarca todo lo que el tiempo le permite, iniciándose también en el mundo del tatuaje o creando su propia línea de ropa “Bewise Clothing (BWS)” junto a su colega Sergio, de la que llevan vendiendo prendas mano a mano desde hace dos años.

Sin embargo, si hay que hablar del germen de todo en lo que Marcos Daz se ha convertido, debemos señalar como clave el mundo del graffiti. Marcos vive en el barrio zaragozano del Actur, un barrio plagado y bombardeado históricamente por todos los escritores de la ciudad. De niño se comía, día tras día, piezas de los más importantes de allí: Sher, Iwe, La12, Sope, Zuper, Foes y muchos otros, que despertaron en él las ganas de marcar también las calles que pisaba. Así, desde bien pequeño, empezó a comprar latas para poder añadir su nombre a la historia de esas paredes, siempre fijándose, buscando, y reteniendo todo lo que los graffitis que inundaban la ciudad, le ofrecían.

Cuando él y “sus compañeros de guerra” se hicieron adolescentes, entablaron amistad con Javi y Yuli, los dueños de Out of Business, la tienda de pintura y música por excelencia de la ciudad, como él mismo dice “la de verdad y para los de verdad” quiénes les aconsejaron y  dieron ligeras pautas para ir mejorando.

Además, sus ansias de investigar y mejorar, unido al frikismo que sentía por el graffiti le hicieron consumidor y coleccionista de libros y fanzines de todos los rincones del mundo. Uno de los libros a los que más cariño le tiene es al de Zebster, de una colección bastante corta que sacó “On the Run”. También, de la misma serie destaca el tomo de Sabe, de la FYS Crew. Su colección le nutrió y ayudó a perfilar su propio estilo, poniendo foco tanto en los characters de las piezas como en los artistas que pintan kekos, de los que se declara fan. “Flipaba viendo los vagones de Skeme en los que pintaba a los dos maderos, los que salen en Style Wars.” Así, aunque empezó a controlar letras, se pasó también a pintar kekos: “Será por eso  que ahora hago una especie de kekos muy evolucionados jajaja.” En este aspecto, otra de las figuras que admira es la de Cantwolo vi pintar en directo en un festival de Galicia con 11 añitos ( el festival se llama O Marisquiño) y me flipó como dibujaba los kekos.”

IMG_4045

Aunque vivimos en la era de hacer piezas para colgarlas en Instagram, para Marcos, actualmente, el graffiti es una faceta que suele enmascarar por razones obvias, pero sigue saliendo a pintar con la misma gente y no piensa en dejar de lado esos domingos de cargar el coche de pintura con los colegas e ir a las afueras a tirarse 20 metros de muro. Sin embargo, no se ve exponiendo graffiti en una galería: “la peña que se ha pasado a las galerías me parecen unos peseteros. Respeto a writters que son la polla y exponen pero no exponen graffiti, exponen otra faceta suya, como el Revok o más gente de la MSK.”

Con 17 años ya empezó a mirar más allá del graffiti y de hacer dibujos sólo en papel para pasar a plasmarlos al ordenador. Vio que le gustaba y, con la inestimable ayuda de su padre, siguió adelante con ello. Resultado de eso, tenemos el ejemplo de la serie de ilustraciones de rappers en la que hacíamos referencia al inicio de este artículo. Una manera de plasmar la influencia de la música -en especial del rap- en la obra de Marcos Daz, junto al graffiti, sin duda la más importante.

Todo empezó el día en que decidió convertir uno de sus kekos en Raekwon. Le puso su Snowbeach y la tarántula. Le gustó y decidió pasarlo a digital. “Lo miro ahora y lo que es la fisonomía no está bien hecha, la cara no se parece apenas, se reconoce por el Snowbeach, pero si pones suelta su cara no…”

Una vez acabó con Raekwon sintió la necesidad de hacer más, así que creó una serie de varios rappers americanos, combinando clásicos con actuales. Basó la elección en el, ya de por sí, perfil caricaturesco de algunos de ellos como Eazy E, Ice Cube, Notorious, Big Pun… quienes tienen rasgos muy característicos y marcados y, por supuesto, sin dejar de lado, que es amante de su música. Más adelante, diseñaría el Volumen 2 de esta serie que había bautizado como “American Legends”. En esta segunda parte, ya se empieza a atrever con caras de todo tipo y no sólo de las más potencialmente cómicas. Se nota un estilo más pulido y un parecido más alto con los artistas.

En medio de las dos series de americanos, se lanzó con una serie de rappers patrios, esta vez más extensa. La mayoría, fueron elegidos por afinidad con su trabajo, pero también reconoce no escuchar a alguno de ellos como Young Beef o Costa. Esta serie obtuvo algo más de repercusión ya que decidió etiquetar a los protagonistas al subir las ilustraciones a las redes sociales. De ello, guarda alguna anécdota agradable como, por ejemplo, que Nasta contactó con él para pedirle una impresión de su ilustración que acabó convirtiéndose en un trueque ilustración por camiseta de su disco “Underground Clandestino”. También tiene palabras de agradecimiento hacia Sule B o Tony Karate por su feedback, este último por subirla incluso en la web de Ziontifik, un colectivo que le parece el más fuerte del país.

 

RAPPAS

 

Todas estas ilustraciones están hechas con Freehand. El ritual que Marcos Daz sigue para sus diseños es el siguiente: busca algunas fotos del personaje en cuestión y basa su dibujo en las que más le han convencido, asimila bien los rasgos y lo dibuja en papel, lo escanea y lo pasa a Freehand usando una foto como referencia. En las últimas ilustraciones, además, ha perfeccionado la técnica añadiendo texturas con Photoshop para conseguir dotarlas de más expresividad.

Además de estas series que tienen como protagonistas a mc’s, el trabajo de Marcos Daz también cuenta con otras series: “Music Makers”, una serie en blanco y negro basada en beatmakers americanos bastante conocidos; una pequeña serie de writters, otra de cantantes femeninas negras y  otra de directores de cine, además, por supuesto, de ilustraciones sueltas. De hecho, actualmente, es en lo que está más centrado, en tratar a la ilustración como una unidad, sin depender de otras para tener coherencia.

 

musicmeiiikas 2

 

Pero no sólo del mundo digital vive el ilustrador, Marcos se declara también amante de la acuarela y el acrílico y, como buen escritor, del rotulador. De hecho ha realizado diversos trabajos manuales como una lámina de Wu-Chronicles o un grabado de 2pac a dos tintas, que puedes ver en sus redes sociales.

 

POPURRI

 

Está trabajando también en un cómic, puesto que si hay una colección en su cuarto que puede superar a la ya comentada de libros y fanzines de graffiti, esa es la de Marvel y DC Comics. Admira el trabajo de Byrne y Kirby en “Spiderman”, para él, el mejor cómic jamás hecho. “Siempre me he fijado en Kirby y Byrne, me mola mucho el rollo comic clásico entintado en negro, tengo mogollon de dibujos de ese rollo que he añadido a bocetos de mis letras.”

Sobre el tema del cómic en el que está trabajando no podemos decir nada, puesto que no quiere que se adelanten a su idea.

Y ya que estamos nombrando artistas admirados por Marcos, no podemos olvidarnos de nombrar a Ed Piskor y sus cómics “Hip Hop Family Tree” o Ed Repka y sus portadas de discos de thrash metal de los 90 al que admira desde bien pequeño. “Me flipa como creció, cómo se hizo famoso gracias a Megadeth. Hizo que empezara a interesarme mucho más por las portadas y artwork de los discos, en cómo ayudan a dar el toque final, la conexión total.

Se declara también un loco de la cartelería, muchos cartelistas son para él una fuente de inspiración: Toulouse-Lautrec, Chéret o Alfons Mucha. A nivel nacional, también elogia el trabajo de Omega de la TBS, tanto en su faceta de escritor como ilustrador, Coke Navarro (del que ya hablamos en Crypta), Dems, Felipe Pantone o cualquier integrante de los Ultra Boyz Crew.

Marcos Daz realizó su primera exposición el pasado mayo, en la inauguración del estudio de su amigo y mentor en el mundo del tattoo, Dani, gracias a la que contactó con ellos la organización del “Festival Asalto”, en el que les cedieron un espacio en este Festival Internacional de Arte Urbano, uno de los eventos más esperados en Zaragoza.

Puedes ver y conocer más de la obra de Marcos Daz en su Instragam, su Facebook y, si estás interesado en contactar con él, puedes hacerlo vía mail a: marcosdaz13@gmail.com