El standard Black And Tan Fantasy de Duke Ellington & Bubber Miley (1927)

_

JAZZ VOYAGES IV
OG Standard’s: Black And Tan Fantasy de Duke Ellington & Bubber Miley (1927)

___

Abandonamos la vida de Duke Ellington en 1927 con su entrada al Cotton Club. En ese mismo año Duke compuso dos canciones junto al trompetista Bubber Miley: Creole Love Call y Black And Tan Fantasy,  que aprovechamos para poner sonido a la creatividad de Duke en aquella época, y contextualizar mejor el viaje que nos lleve por la siguiente etapa de su carrera.

_

ORIGINAL DE 1927, DUKE ELLINGTON & BUBBER MILEY

___

Black and Tan

En castellano sería algo similar a Fantasía Negra y Café. Como bien comentamos sobre la vida de Duke, creció en un ambiente rodeado de acción por la reivindicación de la posición social del afroamericano en la sociedad estadounidense.

La música lo llevó de Whasington al Harlem, dónde desde principio de los años ’20 se venía desarrollando un movimiento cultural llamado Harlem Renaissance o New Negro Movement. Este movimiento utilizaba distintas disciplinas artísticas como el teatro, la música, o el cine, para reivindicar los derechos de la comunidad afroamericana, dotando así al arte negro de cierta categoría que poco a poco consiguió el respeto de la sociedad civil y cultural norteamericana.

Uno de los méritos musicales resultantes del Harlem Renaissance fue el stride, que como ya comentamos, mediante las figuras de músicos como Fats Weller o Willie The Lion Smith, fue una de las fuentes de las que mamó el joven Duque. Debido al ambiente en el que creció, Duke ligó rápidamente con las ideas y perspectivas del movimiento, convirtiéndose en una de las figuras más relevantes de su difusión tanto en EEUU como en Europa.

Black And Tan Fantasy es una obra inspirada en ese movimiento, y a mi parecer queda bien reflejado en el corte. Hizo dos grabaciones en el ’27, una para Brunswick Records y otra para la Victor Talking Machine Company, que es la que hemos linkeado en la entradilla. La formación del a grabación la lideran Duke (piano) y Bubber (trompeta) como es lógico, y la completan Tricky Sam (trombón), Louis Metcalf (trompeta), Fred Guy (banjo), Wellman Braud (contrabajo) Sonny Greer a la batería como venía siendo costumbre, y Otto Hardwick, Rudy Jackson, y el recién incorporado e inseparable de Duke durante gran parte de su carrera, Harry Carney, a los saxofones.

La canción parece casi la historia de la sociedad negra en Estados Unidos. Los primeros compases suenan oscuros y melancólicos, como las noches de los esclavos negros. Tras el platillo cambia la melodía, que se va tornando más alegre hasta el solo de Bubber Miley manejando el plunger, como si con él quisiera dar voz a esos esclavos. Le cede el paso a Duke, que parece volver a alegrar la melodía, y la voz de la sociedad afroamericana pasa al plunger y el trombón de Tricky Sam.

El cierre ligando con la Marcha Fúnebre de Chopin, no se si hace referencia a una fantasía o a una esclavitud muerta, pero prefiero quedarme con lo segundo. Dos años más tarde, en 1929, el director Dudley Murphy escribía y dirigía la película musical Black And Tan, inspirada en la canción de Ellington y Miley. Como no podía ser de otra forma, Duke apareció en el film, el cual os ponemos a continuación.

_

_

VERSIÓN DE THELONIOUS MONK EN 1955

___

A pesar de la importancia y simbología de Black And Tan Fantasy, no es un standard de los más populares. No obstante, por una cuestión de afinidad histórica, merece que pasemos por la versión que Kenny Clarke (batería), Oscar Pettiford (contrabajo) y el propio Thelonious grabaron en 1955 para el album “Thelonious Monk Plays Duke Ellington” (1956 – Riverside Records).

Esta versión de Black And Tan Fantasy es bastante más intimista, algo que poco a poco se fue consiguiendo reduciendo el número de miembros de las formaciones. Hacemos hincapié en esta versión por dos motivos: el primero, porque RZA la sampleó para el cambio en el beat de Shame On a Nigga de Wu-Tang Clan; y la segunda por la reintrepretación del británico Dj Yoda dejándolo en un plato mientras trastea con el otro, para luego hacer lo propio con otro corte del mismo disco de Thelonious, Caravan, un standard del ya conocido Juan Tizol.