Ideal J, Hardcore jusqu’à la mort !! La historia que contienen sus clips. Behind Bars #04

Ideal J hardcore

 

Hardcore es uno de los temas más crudos de la historia del rap francés. La rabia con la que Kery James relata las atrocidades del mundo hace de cada una de sus barras un impacto mental en el interior de tu cabeza. Este ya mítico tema fue el primer single del segundo y último álbum de Ideal J, el emblemático “Le combat Continue” (1998), uno de los clásicos más importantes de la historia no sólo del rap francés, sino del rap de toda la geografía.

La mayor parte de este gran álbum está producido por el ya desaparecido Mehdi, pero justamente este track es una de las excepciones. Según cuentan, Delta (productor francés y miembro del grupo Expression Direkt) había pasado a Kery James un lote de instrumentales entre las que se encontraba una llamada Hardcore. Así, Kery llegó un día al estudio con ese beat bajo el brazo y la idea de hacer un tema en el que todas las frases comenzaran con esa palabra.

Este Behind Bars más que centrarse en todo el significado que contiene la letra de Hardcore, gira entorno a la historia que existe detrás de su trabajo visual. El concepto bajo el que se realizó el clip original se basaba en la selección de diferentes imágenes, extraídas de películas o reportajes de la tele, que ilustraran la crudeza de cada una de las frases del tema, consiguiendo que el vídeo, censurado en toda Francia, sea ya considerado como vídeo de culto.

 

Desigualdades mundiales, racismo, esclavitud, guerra, genocidios, abusos policiales, prostitución, pedofilia, crueldad, corrupción… todo ello oportunamente representado en el clip mediante todo tipo de imágenes, incluidas fuertes escenas reales de asesinatos y ejecuciones en guerras, entre otras más puntuales y circunstanciales de esa época, haciendo referencia a cada barra asesina de Kery, que no se privó de atacar a nadie. No se libraron ni personajes públicos como Mike Tyson, Michael Jackson o Bill Clinton que se habían visto envueltos en historias turbias siendo objeto de una gran mediatización y que todos conocemos.

“Hardcore, est le viol dont on a accusé Mike Tyson”           (Hardcore es la violación de la que fue acusado Mike Tyson)

“Hardcore, pire encore en ce qui concerne Michael Jackson”            (peor aún la que concierne a Michael Jackson)

“Hardcore, le harcèlement serait l’truc de Bill Clinton”                                    (el acoso era lo de Bill Clinton)

 

Así, los de Ideal J nos presentaban todos los hechos y fechorías que se han ido cociendo en un mundo que empeora a cada paso y del que no quieren que seamos conscientes, entreteniendo nuestras mentes bajo distracciones superficiales. Por eso, como si hubieran tapiado un muro en nuestras narices que no nos deja ver más allá, Kery James nos grita para que su voz lo atraviese y sus palabras calen en nuestras consciencias:

“Voyez ce monde de fous, et ce sera comme ça jusqu’a votre dernier souffle”.

“Mirad este mundo de locos, será así hasta vuestro último suspiro.”

 

Antes de entrar de lleno en la historia relativa a sus clips, que es en la que se centra este artículo, no puedo pasar por alto que existió una fuerte polémica entorno a una frase, considerada homófoba por muchos, en la que Kery James habla de la homosexualidad como una perversión más del mundo:

“Hardcore, deux pédés qui s’embrassent en plein Paris”

“Hardcore, dos maricones que se besan en medio de París”

 

El video de Hardcore fue editado en VHS y distribuido de forma gratuita por Jr Ewing (el fundador de Arsenal Records, sello que editó el álbum). Pero desde el momento en que el tema empezó a sonar en la famosa emisora de radio Skyrock, nació la necesidad de pasar el clip también por la TV. Debido al contenido de sus letras y a las fuertes imágenes, sabían que éste no podría ser emitido durante el día y podría ser (como así sucedió) censurado. Además sólo en derechos de imágenes podía alcanzar un precio imposible de pagar. Por eso encargaron un nuevo clip al colectivo de realizadores Realeyez.

La idea de la que partieron para ilustrar las palabras de Kery fue la siguiente: si Francia participara en una Tercera Guerra Mundial, muchos de los soldados enviados a luchar serían, sin duda, jóvenes de origen inmigrante. Así que decidieron representar un escenario bélico colocando a los jóvenes miembros de la Mafia K’1 Fry (colectivo al que pertenecía el grupo) al frente de las trincheras.

Todo nació un día en el que uno de los encargados de realizar el vídeo, llegó con un ejemplar del Libération señalando un artículo sobre Abdoulaye N’Diaye. Durante la Primera Guerra Mundial, este senegalés, como muchos otros, había luchado por Francia y nunca había obtenido ningún reconocimiento hasta que en 1998, el país tuvo el detalle de condecorarle con la Legión de Honor a sus 104 años. El escrito hablaba de su muerte, el día anterior a la ceremonia, como si, una vez satisfecho con la noticia, el tirailleur pudiera haberse ido en paz, dejando, en una entrevista, como últimas palabras:

“Les corresponde a ustedes apreciar el verdadero valor de lo que hice”.

 

Para entender un poco la historia, voy a explicar a grandes rasgos el importante papel que ejecutaron los tiraileurs en el país vecino. Tiralleur es el nombre con el que las fuerzas armadas francesas denominaban a los hombres que reclutaban de sus colonias para formar parte de su infantería durante los siglos XIX y XX.

Su origen se remonta a la época de los imperios coloniales cuando, en 1857, los franceses vieron como no tenían efectivos suficientes para mantener el orden y completar su expansión así que decidieron crear unidades de combate indígenas procedentes de sus colonias. El primer régimen de tiralleurs africano se formó en Senegal, por eso se suele hacer referencia a ellos como tiralleurs sénégalais, aunque no todos procedan de ese territorio. Poco a poco estos ejércitos de hombres negros fueron ganando importancia, especialmente con el estallido de la Primera Guerra Mundial, llegando a registrarse hasta 200.000 tiralleurs, conocidos bajo el nombre de “Force Noire” (Fuerza Negra). Una barbaridad de africanos murieron o quedaron inválidos en las filas de la infantería francesa librando una guerra que realmente no era suya, algo que no les impidió mostrar una gran fidelidad al Imperio colonial francés que, sin embargo, les recompensó únicamente con una pensión irrisoria.

Pero lo más triste es que a pesar de que el término tiralleur en cuanto a su significado militar no tiene matices peyorativos, en lo cotidiano, la gente los caricaturizaba bajo estereotipos racistas, como negros de sonrisa tonta incapaces de expresarse en francés, llegándose a decir de ellos que eran tan fuertes porque el sistema nervioso de los de su raza está menos desarrollado que el de los blancos y eran, por lo tanto, menos sensibles al dolor.

Abdoulaye N’Diaye, el protagonista del artículo encontrado por el miembro de Realeyez, era el último tiralleur superviviente de la Primera Guerra Mundial. Él combatió por Francia des del inicio de la guerra en 1914 y fue herido de bala dos veces durante ella, uno de los balazos lo recibió en la cabeza teniendo que pasar varios meses en el hospital y dejándole como recuerdo una cicatriz que aún perduraba. Cuando se retiró en 1949 el único derecho que obtuvo fue una pensión de 300F (unos 50€) que no le permitía ni vivir decentemente.

Fue en 1998, ochenta años después de la victoria, cuando Jacques Chirac decidió condecorar con la “Legión de Honor” (la distinción militar francesa más importante) a todos los ancianos combatientes de la Primera Guerra Mundial y entre ellos se encontraba nuestro conocido Abdoulaye, el único tiralleur aún vivo a sus 104 años. Pero jugadas de la vida, nunca pudo asistir a la ceremonia. Después de tantos años sin reconocimiento alguno, Abdoulaye no quiso esperar un día más y recibir su homenaje, quizá pudo irse en paz sabiendo que por fin reconocían su trabajo y el de tantos compañeros o quizá le pareció que esperar un día más para vivir un simple minuto de gloria que llegaba tarde, no compensaba poder descansar ya de su dura vida.

Volviendo a Ideal J y el clip de Hardcore, el reportaje sobre este hombre caló hondo en Realeyez, así que decidieron establecer un lazo entre la conmovedora historia de Abdoulaye y su ejército de la Mafia K, como si el africano resucitara en cada uno de los uniformes que vestirían los jóvenes cainfris. La relación entre ambas partes la plasmaron buscando diferentes imágenes relacionadas con el senegalés para ir intercalándolas durante el clip.

 

 

En el vídeo también podemos ver como Kery, en cierto momento, muestra una camiseta con el mensaje I whis I was white. Esta imagen tampoco llegó ahí por casualidad. Su origen tiene lugar en una tarde en la que los realizadores estaban viendo la película “El escándalo de Larry Flynt” basada en la vida del fundador de la revista pornográfica Hustler. En una escena del film en la que es buscado para llevarlo ante el juez, Larry aparecía vestido con una camiseta donde se podía leer: “I whis I was black”, atacando así a la “decencia y moral” del pueblo americano que intentaba por todos los medios acabar con su empresa. Era la imagen perfecta para denunciar el poco reconocimiento de los franceses hacia sus tiralleurs.

Juntando todos estos elementos obtenemos el nuevo y bélico vídeo protagonizado por la legión de la Mafia K’1 Fry con Kery James a la cabeza, y con las apariciones de otras caras conocidas como las de Oxmo Puccino o Doudou Masta, alternando con imágenes del senegalés Abdoulaye, todos situados entre humaredas rojas de un escenario post-combate, colocando como guinda final el mensaje del senegalés que aparecía en el artículo:

 

“C’est à vous d’apprécier à sa juste valeur ce que j’ai fait.”

 

Así, censurado su vídeo original, su segundo vídeo escondía una historia real no menos cruel que las explícitas imágenes del primero. Hardcore.

Texto por Lady R