Footage (III) Ol’ Dirty Bastard

ODB en un programa de televisión

El miembro más polémico de Wu-Tang Clan, Russell Tyrone Jones aka Ol’ Dirty Bastard aka ODB aka Big Baby Jesus aka Ason Unique aka Osirus y una larga lista de alias más, nació el 15 de noviembre de 1968 y murió en su estudio el 13 de noviembre 2004 de una sobredosis de cocaína y tramadol. Se quedó, paradójicamente, a las puertas de la habitación treinta y seis. El estrafalario peinado y los grillz que lucía orgulloso son ya una imagen icónica en el hip hop. Su estilo era inconfundible: una mezcla de rapeo delirante, gritos, arritmias y canto que le convirtió en único e inimitable. El resultado de juntar Al Green, Teddy Pendergrass, el primigenio rap de los ochenta, su inestabilidad mental y el abuso de drogas. Lo plasmó en sus dos discos oficiales, los álbumes conjuntos de Wu-Tang, sus diversas colaboraciones y las recopilaciones y mixtapes póstumas. Pero donde de verdad dio la nota fue delante de la cámara. Su incontinencia verbal y extravagancia innata sumadas a su gusto por los estupefacientes nos dejaron para la historia momentos épicos y desternillantes. En Crypta no tardaremos en hablar de ODB y Wu-Tang al completo de forma minuciosa, sirvan estos vídeos simplemente como recordatorio del que fue el mayor showman de la historia del hip hop. Rest In Peace ODB!

The Drunken Master Style

Nada mejor para ejemplificar lo dicho antes que esta improvisación de ODB en el clásico Yo! MTV Raps. Espasmos, ojos en blanco y bipolaridad. Ed Lover tiene que acabar parándole los pies y cuando ODB vuelve en sí se sorprende de su propio arrebato.

En la línea del anterior está este otro freestyle inigualable al final de un concierto, como él mismo reconoce, borracho perdido. Lefty Glover le pregunta: “¿Podrías hacerme un freestyle luego?”. A lo que ODB le responde: “Ahora mismo, nigga”. Dicho y hecho, se abre la caja de Pandora y antes de que a Lefty le dé tiempo a presentarlo, ODB descarga su locura.

Everybody wanna beee soooomebody […] Let me be who I wanna be!”. Declaración de intenciones y estilo propio.

Se pueden fechar las fotos y vídeos de Wu-Tang sólo con observar su forma de vestir. Cuando se hizo la siguiente entrevista, en 1995, los miembros del clan empezaban a paladear las mieles del éxito, pero les quedaba mucho camino por recorrer aún. Su ropa para el frío invierno del ghetto les delata. Después del cambio de juego que supuso su ópera prima, dieron rienda suelta a sus proyectos en solitario. Gravediggaz, el primer disco de Method Man y seguido el debut de ODB. Él mismo sintetiza todo esto dentro del deli hacia el minuto 2:55 en una hilarante secuencia carne de gif.

The Black Man is God

No todo son desvaríos. ODB era capaz de mezclar en el mismo discurso sus excentricidades y las lecciones Five Percenters que conocía a la perfección. Era, como bien dice Raekwon en Ason Jones, el tema en el que le rinde homenaje, “a wise man with knowledge 120“. Aquí lo tenéis en Brooklyn buildin’ sobre la divinidad del hombre negro. Descalzo y con los pantalones por las rodillas, eso sí.

“I’m on welfare. Right now, for real.”

OL_DIRTY_BASTARD_RETURN_TO_THE_36_CHAMBERS-front

Portada del primer disco de ODB

Return to the 36 Chambers: The Dirty Version (Elektra Records, 1995) fue el primer disco de ODB y el segundo en solitario de un miembro del grupo. Tuvo un notable éxito de ventas y fue nominado a los premios Grammy. Hoy en día es una obra imprescindible con clásicos básicos como Shimmy Shimmy Ya o Brooklyn Zoo. La histórica portada fue todo un acierto. Se trataba del certificado de autenticidad de Ol’ Dirty Bastard: su tarjeta de la beneficencia. Nada más real para probar su procedencia. Cuando Wu-Tang ya había más que despegado, ODB seguía cobrando la beneficencia. Como todos los genios, conocía sus contradicciones y vivía a gusto con ellas. “¿Por qué no querrías conseguir dinero gratis?”. En este vídeo lo podéis ver yendo con sus hijos y mujer a por los cupones de comida en limusina.

Wu-Tang is for the children

Antológico. Wu-Tang Forever (Loud Records, 1997), el segundo álbum del clan, fue nominado a los premios Grammy de 1998, pero contra todo pronóstico -y si no que se lo digan a Wyclef Jean o al propio ODB-, no se llevó el galardón. Ol’ Dirty Bastard no tuvo inconveniente en adelantarse a la llegada de los ganadores al escenario, besar a Erykah Badu y explicar con toda la calma, en medio del asombro general, que se había comprado un traje carísimo pensando que Wu-Tang iba a ganar. Además de transmitir a los asistentes a la gala la importancia que tienen los niños para Wu-Tang, algo que han aprendido de the Nation of Gods and Earths. “Puffy is good but Wu-Tang is the best!”.