Fiesta Soul Train en Yasta 19/10/12

Cartel de la fiesta Soul Train

Suponte en el camerino colectivo de algún estudio de la WGN. Maquillaje, risas, calentamientos, estiramientos, puede que drogas… Sales a plató, te colocas en la Soul Train Line, O’ Bryan, la voz grave de Don Cornelius presenta… ¡DANCE! Ahora imagina lo mismo sin maquillaje, con una copa, un Cornelius algo más bajo -y algo más blanco- y cambia el plató por el Yasta. FIESTÓN.

A los que llegamos con la hora ligeramente pasada nos tocó esperar colas. Todo gato nocturno de bien sabe que eso no es problema puesto que la latas frías de cerveza no las distribuyen desde el Cobo Calleja, por lo que el suministro en las calles del centro es el habitual. Algo después de media hora ya estábamos abonando nuestra entrada (10 € x 2 pelotis) y gastando la mitad, cuando el groove te mandaba de lado a lado de la pista. Corro de breakers por allí con los cortes más salvajes, chicas guapas en las más tranquilas (chicos también, imagino) y música a cargo de Los Cuñaos del Funk y Groove Lee & Funk Norris. Soul & Groove. En la pantalla las proyecciones corrían a cargo de Visual Project, a quienes tuve oportunidad de ver también en el Cultura Inquieta proyectando sobre tres dimensiones. Ahí estaban esos sintes, ahí estaban esas voces de mujer y no de niñata, ahí estaban esas voces de hombre sensual consiguiendo aromatizar el ambiente, y los corros se iban duplicando. Pronto subieron los artistas invitados. El orden de los factores no altera el producto, pero creo recordar que el primero en subir fue el bajista Marcos Miranda, quién empezó a calentar haciendo acompañamientos a la música que sonaba, hasta que se vio con el ritmo suficiente cómo para marcarse algún solo. Después subió Aurora García de Freedonia, y se ganó rápido el favor del público con su chorro de voz, y porque no decirlo, es un artista con cierta reputación y reconocimiento en la escena madrileña cómo para movilizar parte del público allá dónde vaya. Cómo no podía ser menos, ya que es costumbre en los conciertos de Freedonia, Aurora organizó rápido la primera Soul Train Line que fue la más tímida (en las siguientes hubo más movimiento). Después subió Taky Tekyurt de Brothas, y después un guitarrista al que desde aquí pido perdón por no saber su nombre, porque la verdad fue de lo que más me gustó del espectáculo

Aurora García en la fiesta Soul Train

Aurora García en la fiesta Soul Train

 

Tampoco nos vamos a engañar, uno no es de piedra. El ritmo pedía copas, las copas pedían ritmo, y ese bucle que se apodera de ti cuando la ambientación consigue meterte en algo que siempre has visto con admiración – y por qué no, envidia- desde la lejanía del tiempo y el espacio. Desde las preguntas y la comunicación con el artista, hasta la historia viva de lo que ahora te marca el paso. Hubo fallos en la fiesta, pero son poco significativos comparados con lo bien que se organizó a nivel general y lo que disfrutamos los que allí pudimos estar. Desde aquí nos solidarizamos con los que, tras el cierre, vieron como echaban a la gente del garito a la vez que sus esperanzas por entrar se iban con ellos en busca de algo para desayunar. También les lanzamos un mensaje, Madrid es grande, pero hay fiestas que no son segundos platos, así que la próxima vez insiste más en el trabajo de campo con tus amigos porque en el caso de fiestas como esta, saldrán agradeciéndotelo. Dejo el resto de fotografías de SilviadelaRosa ( @Loquequieraser ) a quién agradezco su colaboración para poder documentaros la fiesta.

Pedaleras de guitarra

Bailando en Soul Train

Bailando en Soul Train

Bailando en Soul Train