Entrevista con Dano (Parte 1): Equilibrio #02

Hace ya tiempo que entrevistamos a Emelvi como uno de los dos elementos que consiguen este “Equilibrio”. El trabajo ha madurado, especialmente en las tablas, tras haber recorrido parte de la geografía española: Gijón, Bilbao, Coruña, Sevilla, Vigo, Zaragoza… y esta semana le toca Madrid. Un buen momento para reunimos con Dano, charlar de su carrera musical y continuar la serie de entrevistas que se completará con una conjunta hablando del trabajo, su creación, y su recibimiento. Quedamos en Batán, cerca del Paseo de Extremadura (si no te suena de nada, pronto lo hará) en uno de esos días madrileños de Noviembre, poco prometedor para el futuro del planeta, que hace un sol radiante perfecto para echar unas cervezas.

Fotografías por J.

“España está en el ’90 en el rap ahora mismo. Ahora es cuando empieza la movida, ahora es cuando empieza la puta movida. Todo lo demás, lo siento tío, pero no.”

Dano J

DASAR: Pregunta marca de la casa ¿qué andas escuchando ahora?

DANO: Me encanta, me encanta. Ahora mismo estoy escuchando mucho jazz progresivo polaco, por ahí estoy indagando ahora, movidas muy locas. Estuve en Buenos Aires y me pillé unos cuantos vinilitos. Uno que me encantó de un grupo que se llama America, de soft rock californiano, playero… Muy del palo de lo que han hecho Daft-Punk en el disco nuevo, los menos negros, california soul, ese rollo. Y me pillé otro de Jean-Luc Ponty, que yo no sabía que era el violinista de (Frank) Zappa y es la polla tío. Justo llego a casa super flipao del viaje con los vinilos y tal, y llega Emelvi y me dice buah, éste ya lo tengo yo y fue como ¡hijo de puta!

Así de rap, escuchar lo que es escuchar, muchas cosas, pero me ha gustado mucho lo de Alchemist y Willie The Kid porque no conocía al chaval y me gustó mucho el combo, la dupla. Bueno, todos los discos que está produciendo Alchemist al completo, y los EP’s esos que está haciendo que cada mes saca uno nuevo con alguien. El de Action Bronson me gustó mucho, el de Curren$y, el de Domo Genesis… Todos estos que ha estado haciendo últimamente me han parecido la polla. Así actual me gustó mucho lo de The Underachievers también.

D: ¿“Indigoism” o “Lords of Flatbush”?

DN: Si, “Indigoism”, y el single nuevo, el disco no lo he escuchado todavía. Pero me moló ver el movimiento que hizo Flying Lotus fichándoles en el sello, como abriéndose a esa movida sabes. Eso me pareció guay. Me gusta porque es un momento en que ya se están tirando todas las etiquetas y paredes y ya es más… Vuelve a ser más como el sentimiento otra vez. Me mola el aura de esta peña, me mola el sonido, les ficho y ya está. No tiene que sonar a Flying Lotus, o no tiene que sonar a Brainfeeder, o no tiene porqué sonar a esta movida. Eso me parece bien.

D: En cuanto a samples, ¿dónde has indagado últimamente? Que nos puedas revelar en cuanto a “este no le voy a soltar”.

DN: Pues eso, estoy con movidas polacas, movidas yugoslavas también, como de rock yugoslavo y polaco, cosas así muy muy raras. Ripeos de vinilos de movidas muy guapas que encuentro en foros locos. Temas en FLAC todo guay sabes, nada de pérdida de calidad. Te estoy hablando de un pive que coge, graba un vinilo en su casa, y lo sube en un archivo que pesa 500MB. Y está bien, diggear desde la cama es guay (risas). Hay que saber dónde buscar y son horas que te cagas. Me paso ahí horas y horas buscando.

Así por soltar algo… Pillé un break del grupo éste que te digo, America. Un break muy guapo, a ver si alguien por ahí lo encuentra. Fue llegar a la tienda, poner el disco, segundo track de la cara A creo que era, y empieza el break solo y fue como no quiero escuchas más, no necesito escuchar más, mételo en la bolsa.

D: La primera maqueta de Acqua Toffana que salió a principio de los dos miles está producida por ti, los remixes que sacaste de “Metamorfosis”… ¿Qué ha cambiado del Dano que produce al que produjo esos trabajos?

DN: Pffffffffffffffffffffff

D: ¿Cuántos años tenías cuando hiciste esa movida?

DN: Cuando hice esa movida yo tenía 18 palos. Los remixes 18, y mi disco 19. Mi disco salió después que el de Elio por movidas de discográficas pero mi disco, “Cierra los Ojos” lo hice antes que el disco de Elio, que salió un año después. Qué ¿qué ha cambiado? Pues todo tío.

D: Por ejemplo, ¿qué buscaba ese Dano cuando iba a producir? ¿Qué cosas le influenciaban?

DN: Supongo que en ese momento yo estaba buscando acercarme a ciertos sonidos, y ahora… (Se queda pensando). La máxima diferencia es que yo ahora escucho la música en mi cabeza. Esa es la movida. He logrado poder escuchar beats imaginarios y luego encontrar sampleos para que equiparen esa idea que tengo en mi cabeza. Eso es una sensación indescriptible. Lo increible que es de repente decir aquí molaría esta voz, o una voz que hiciera esto y buscar en diez años de escuchar música y guardar samples mentalmente. He escuchado discos, guardado cosas y apuntado movidas para poder acceder a algo que quizá sampleé hace ocho años, y no lo he usado en ese tiempo, y está ahí esperando a este momento de hoy que digo aquí molaría la puta voz esa de Herbie Hancock que no use en 2004 ¿sabes? Y la voy a usar ahora. Eso me pasa todos los días, es increíble esa sensación. Tengo listas de reproducción, tengo carpetas, tengo… Yo tengo como un montón de sistemas de apuntar y señalizar cosas. Soy el hombre sistemas. Una cosa que ha sido constante, es que siempre he intentado ser precavido en el aspecto de que si algo me ha dado una sensación y no puedo sacar algo bueno de ello, no lo descarto, pienso que todavía no estoy preparado o que no es el momento. Pero lo guardo. Últimamente he sampleado cosas que tenía guardadas de hace la tira.

Si algo ha cambiado es eso. El primer paso fue aprender a hacer la música que yo mismo escuchaba y que me gustaba como oyente. Lo segundo fue aprender a hacer que eso sonara como a mí me gustaba que sonase. Y luego el tercer y gran cambio fue decir lo puedo imaginar, y puedo plasmarlo. No dependo sólo de encontrarlo y que sea la polla, que es lo que hacemos la mayoría ¿no? Cuando usas samples es búsqueda constante y cuando lo encuentras creas a partir de ello. Yo creo que llega un punto, no sé si a todo el mundo pero a mí me ha llegado y también lo reconozco en la música de otros beatmakers, sin ánimo de compararme, en que entras en la zona. Y creo que le pasa también a los deportistas o a lo que sea. Es como sé lo que estoy haciendo. Antes no, antes estaba aprendiendo… una lengua. Es como aprender un idioma. A veces hablas un idioma pero estás pensando todo el tiempo en las palabras y hay un momento en que el cerebro ya ha desarrollado ese programa y no estás pensando. Eso es ser bilingüe, como la gente que habla catalán y habla castellano. Es como un clack, hay un switch, hace así y ya está en catalán y en castellano.

En la producción eso pasa, hay un momento en que eres consciente de los elementos que hacen falta, de lo que necesitas para conseguirlo y lo que rellena esos huecos. De lo que es importante, y de lo que es menos importante pero necesario. Porque quizá cuatro arreglos de voz, o cuatro detalles en un beat no son muy importantes, pero de repente si lo quitas… No tiene que ver con los acordes, o con lo que significa la música propiamente dicha, pero si se lo quitas… Por ejemplo, en One de Ghostface Killah “Oooone, ooooooooooohhh”. Porque ellos luego le dieron la vuelta, pero esa voz en ese loop original estaba ahí. No es parte de la música, no es parte de los acordes, podría no estar y el beat sería el mismo, pero faltaría ese jugo. ¿Sabes lo qué quiero decir?

D: Esa es la riqueza del rap ¿no crees? Es más ensamblar elementos desde una perspectiva que no es estrictamente musical.

DN: Cien por cien. Es que la gente que no entiende el rap es lo mismo que el que no entiende un mosaico por ejemplo. Dice nah, son cachitos de piedra de una baldosa… No tío, ¡es un curro que flipas! Es un puto mosaico hecho con cachitos para construir un concepto. Lo hablaba el otro día con una colega de Barna que estudia música, de conservatorio. Peña de pentatónicas y escalas. Claro, le pones cosas de rap y te dicen pues si esto es todo el tiempo lo mismo y es como , pero no estás entendiendo que la gracia está en otra cosa. No está en lo complejo de las escalas musicales. La gracia está en que como no tenemos nada, como no tenemos un puto instrumento ni tenemos nada, hemos hecho esta movida. El rap no está academizado. El jazz por ejemplo, sí.

D: No puedes enseñar a alguien a hacerlo.

DN: Puedes hacerlo, tiene unas pautas, y se podría hacer. Todo se puede escribir, pero no ha llegado el momento todavía. Pero sí se puede, se puede escribir rap como una partitura porque estás escribiendo sílabas nada más.

D: Como en Scratch, puedes hacerte unos pads…

DN: Sí, y te haces cachitos de 16 sílabas, que equivalen a las corcheas de un compás.

D: Sólo hace falta una forma de reflejarlo, de escribir el lenguaje, pero…

DN: Pero la movida es que no ha llegado el momento de academizarlo. Entonces todas esas reglas las tienes que aprender tú solo escuchando otros productores, o los que hemos tenido la suerte en su día de pillar revistas americanas, leyendo entrevistas… Y es una carrera super larga, pero mola porque si lo haces de verdad, los cambios que te digo los notas de repente en ti, como ese día que corres un kilómetro más y dices que fuerte, yo no hacía esto y ahora mi cuerpo ha hecho titititi como Mario, cuando se comía la seta. Eso yo lo he notado y es la polla tío.

Dano J

D: Tu familia o parte de ella son músicos. ¿Qué influencia han tenido en eso?

DN; Toda, toda, toda. Mis primeros discos de rap son por mi madre. Mi madre me compraba discos de rap. Evidentemente yo iba hacía ahí, y mi madre me veía el rollo y me compraba discos de rap. El “Ill Comunication” de los Beastie Boys, del ’94, y el segundo de Arrested Development. Y me dijo toma. Y también un single de Queen Latifah y Moni Love, el de “Ladies First” del ’89.

D: En vinilo ya, o en CD

DN: En CD, en CD.

D: ¿Allí en Buenos Aires?

DN: Entre Canarias e Inglaterra. Yo me fui de Buenos Aires en el ’91, a Canarias. Viví allí dos años, y me fui a Inglaterra, del ’95 al ’97. Justo ese momento de (simula una explosión) yo estaba en Inglaterra y tenía de 10 a 12 años. Justo cuando empiezas a pillarte por esta música, y mi vieja dijo voy a aportar. Beastie Boys y los Arrested Development tío, y Queen Latifah (risas). Siempre me ha apoyado, siempre, siempre. Mis viejos siempre me han apoyado a tope, en “Cierra los Ojos” canta mi madre en el tema que salen Dobleache y Unai, hace los coros, y mi padrastro toca el saxo y la flauta en la intro y el outro del disco.

D: ¿Nunca te ha dado a ti por estudiar música?

DN: Es algo pendiente que tengo. Lo sé y es la mítica movida que tenemos pendiente y escapamos de ella. Nos engañamos y es como mañana, mañana, es una de esas cosas. Yo tengo que estudiar teoría musical (como prometiéndolo), lo sé porque está ahí y no puedo escapar de ello. Pero es como el cine supongo. También sé que tengo que hacerlo pero todavía no lo hago. Hay que superar ciertos miedos y hay que superar ciertas cosas y encontrar también la confianza para hacerlo. Pero si, supongo que es miedo. La mayoría de las veces es lo que nos impide hacer lo que queremos. Proyectado o personalizado de alguna manera. Pero sí, vamos, lo haré.

D: En cuanto a herramientas de producción, ¿qué usas?

DN: Curro con PC de toda la vida. Empecé currando en PC. Mucha gente escuchando la música o lo que sea supondrán que soy un loco de los pads, y me encanta, pero con el PC yo coloco lo que escucho en mi cabeza. Sé que es menos romántico. Me encanta hacerlo y puedo hacerlo, pero empecé así, con un Pentium II a 233 con 4GB de disco duro particionado en dos, un Wavelab y un Acid. Ahi metiendo muestras y choppeando… De hecho lo que me ha hecho siempre tan friki del sample es hablar tenido que estar siempre cortando, choppeando, colocando, y aprender que puedo cortar mucho. No tengo las restricciones que tiene alguien que ha aprendido a hacer beats con un MPC. Puedo cortar sesenta mil veces, y recolocar, estirar, y reestructurar la música como quiero. Eso me lo ha dado estar currando con píxeles todo el tiempo, ha sido la raíz de mi curro siempre. En base a eso, tengo un teclado MIDI con el que hacía los bajos, luego se convirtieron en acordes, y en cuerdas, y en arreglos y se convirtieron en todo. Uso un par de sintes también, cosas de percusión menor como shakes, y cositas que vas agarrando: un bajo, una guitarra eléctrica, instrumentos… Voy acumulando cosas pero el 99.9% de una producción parte de samples.

D: Como productor, teniendo en cuenta la mayoría de trabajos en los que participas como “Jóvenes Bajo Presión”, “Eidetismo”, “Vacío pero Lleno”… Son muchos dupla productor-mc. No se ha reflejado explícitamente quizá como Pete Rock & CL Smooth o Craig G & Marley Marl rollo Elio Toffana & Dano por poner un ejemplo, pero ¿te gusta ese rollo de productor y mc que se enriquecen, que vaya más allá de una selección de ritmos?

DN: Yo… Necesito controlar. Necesito ser Quincy. Lo necesito, y creo que es imprescindible para que sea un buen disco que haya un productor detrás, o un equipo de productores, o de técnicos de producción o lo que sea. Pero es necesario que haya una mente que lo vea todo como un globo. Si no, es una mixtape. Puede ser una mixtape que es la polla eh, no estoy diciendo que las mixtapes no molen ni mucho menos pero no es un LP. La mixtape de Freddie Gibb’s de BFK, de las mejores del año pasado, es top. Casi todos los temas son la polla, pero no es un LP. Se nota que no es un disco, cada tema es de su padre y de su madre y evidentemente lo que lo empasta es él.

D: Es más una recopilación de canciones que un concepto

DN: A eso voy. Yo creo que siempre lo tuve claro. Tengo la suerte de ser de esa generación que leíamos los libretos de los discos. Creo que todos los de nuestra generación que escuchábamos música nos pasábamos horas y horas leyendo cada puta línea. Cosas que no entendíamos como ¿qué coño es lo de ASCAP? y ¿qué es esta vaina?esto… ¿Publishing? Pero las leías. Y producido por no sé qué, Productor Ejecutivo. Yo todas esas mierdas me las leía, y me daba cuenta de (como si pasara los dedos por libretos) el productor, el productor, el productor… Como Quincy y Michael.

La anécdota es la siguiente. En el año ’94 sale un disco de Quincy Jones que se llamaba “Q’s Jook Joint”. Un disco de Quincy que es él produciendo rollo big-band de jazz otra vez, pero de repente en un tema junta a Brandy y Heavy D, y en otro a Ray Charles, Stevie y Bono, y yo decía coño, el pibe de Michael Jackson que yo no sabía qué hacía pero que le estaba viendo todo el tiempo, ahora está aquí. Y le decía a mi madre este pibe ¿qué hace? y me contestaba pues bueno, está haciendo que todo eso pase. No me explicaba mucho pero me hacía entender que se encargaba de ello, y es la visión que en cuanto entré en el rap y tuve la suerte de que me dejaran estos discos que se veía que no era sólo el pibe que estaba poniendo beats, si no que era el tío que hacía la música. Entendí ese concepto y es como ah, este es el pibe que se encarga de todo, es Quincy, es el producer. Que no es lo mismo a términos reales pero que ejerce el mismo papel básicamente. Alguien como Premier o como Pete Rock si lo ejerce.

Creo que eso siempre fue como entender que realmente hace falta… Son pocos los mc’s que saben hacer buenos discos por ellos mismos. Que no digo que no sepan hacer buenos temas, si no que sepan hacer LP’s. Un mc que pueda elegir beats de un montón de productores y hacer un LP, es difícil. Lo hay, pero es difícil. Entonces como que entendí que mi deber o mi tarea era intentarlo. Por lo menos intentarlo ¿cómo vamos a hacer un buen disco? Pues trabajando los dos. Tú vas a hacer buenas letras, trabajar temáticas, y yo voy a hacer música para ti y lo que quieras escribir, tú me hablas. Yo podía hacer un boceto para un beat, se lo pasaba a Elio o a Kael, ellos hacían esa primera vomitada de letras, idea, y concepto, y yo trabajaba hacer arreglos en base a esa movida para intentar hacer que la sensación se expanda más. O al revés, cambiar mi música porque ellos se habían ido por otro lado. Siempre entendí que eso hacía el mc diera más de sí también. No estamos vendiendo melodías, ni una capacidad de canto, estamos contando nuestras putas vidas y pensamientos. Tus paranoias, tus miedos, tus ambiciones… Joder, podemos intentar que todo esto sea parte de una experiencia sensorial.

D: Ambas partes deben de conectar para crecer.

DN: Claro, para hacer un disco… Lo de H Roto por ejemplo fue un poco ver por encima esa movida y que se les quedaba grande a ellos la genialidad que tenían entre manos. Si ves las condiciones en qué se hizo ese disco, el lugar dónde se grabó, las condiciones de vida en las que estaban ellos en ese momento… Flipas. Es como un crackbaby. Vi un crackbaby ahí entre la movida y lo cogí en brazos y me lo llevé porque le iba a pisar alguna jeringuilla o algún cristal o algo ¿sabes? (risas). Es así tío, era un crackbaby porque no hubiera ido a ningún lado, lo hubiesen sacado por HHGroups o lo que sea y hubiera tenido otros cuatro temas que sí, pero que no, y fue como joder, esto que tenéis es la polla pero hay que trabajarlo más, nos quedamos con estos cinco en vez de con los ocho pero los trabamos y hacemos arreglos. Yo hice un poco esa movida porque no lo había. Es la criba, una movida muy Ziontifik. El descartar, el cribarte. Haces cincuenta fotos y sólo publicas tres, porque son LAS tres. Porque las otras se parecen, o el enfoque no sé qué… Y si vale una, vale una tío, ¡y te jodes!

D: Eso es un defecto que pasa aquí, y que imagino pasará en todo el mundo también ¿no?. Pero como es tan accesible hacer rap, ya puedes en una tarde hacer un tema y colgarlo en Youtube. La misma tarde calzas un ritmo, haces el tema… Y hay gente que no se criba. La peña que es más joven a lo mejor no tiene esa visión tan crítica.

DN: Tienes toda la razón, pero, no es aplicable porque España no está en el 2013 en el rap. España está en el ’90 en el rap ahora mismo. Ahora es cuando empieza la movida, ahora es cuando empieza la puta movida. Todo lo demás, lo siento tío, pero no. Empieza ahora, y yo estoy contento y feliz por ello. Sí, tienes razón, pero no podemos exigirle eso a estos chavales porque ahora están entendiendo, están en ebullición y les están saliendo granos de rap (risas). Ahora están entendiendo la movida, y el 5%, y antes éramos como cuatro locos que lo entendíamos y ni lo comentábamos porque era como ya está tío, es nuestra locura que… Y ahora es como que pum, pum, pum, y todo el mundo escucha Wu-Tang, y todo el mundo es superguay ¿no?

Está muy bien que pase, y esa exigencia de la que tú hablas creo que se puede aplicar si la tienes pero que no la podemos exigir todavía. Vendrá naturalmente con el tiempo, lo creo. Lo pensaba con JAYEEM por ejemplo. Creo que es uno de los pibes con más talento que hay ahora, es increíble. La peña no es consciente realmente de lo que hace ese pibe, pero claro el hijo de puta hace el tema en cuatro horas y lo sube a Soundcloud. Y le digo hermano, dale un día, no le digo que cambie su forma de ser y se convierta en Dano, le digo un día, dale un día para escucharlo con oídos frescos y decir este bombo… Pero son tonterías que luego realmente no afectan, y su carrera va a ser la polla. También yo le digo que se aplique con eso ahora para luego adaptarlo y que no sea tedioso a los treinta. Hazlo ahora que tienes veinte, pero bueno, llegará. Realmente no se lo podemos exigir.

D: Ya que eres tan maniático con la música, ¿te cuesta mucho elegir ritmos de otra peña cómo por ejemplo en los trabajos de 1st Pick, Dj Swet, etc? ¿Eres muy exigente?

DN: Muchísimo, por eso no colaboro con nadie (risas). Sé que no está bien que lo diga pero lo único que he ganado en los diez años que llevo haciendo música, porque no he ganado dinero (más risas) es que modafokas know me. La peña sabe lo que hay, a mí no me llaman. Ha llegado un punto en el que es raro él que me viene con algo que sabe que no es lo mío. Lo único que he hecho es dejarlo claro. Entonces vienen con una movida que estiman y les digo pues justo ahora esto no me pega con el aura en el que estoy, o con el feeling con el que estoy escribiendo últimamente pero si no hubiese ese roce de no entendernos, no habría colabo. Se da a entender, yo me muestro como una putilla tío. Saco la piernita, saco el hombro y me muestro. Cuando algo me gusta, me muestro, y sí me gusta mucho ya voy y le como todos los morros (risas). Y al Dheformer lo hice tío, le escribí y le dije no sé quién eres pero eres la polla y yo voy a ser Quincy para ti en algún momento y el pibe me respondió y me dijo buah, si te escribí por Facebook hace unos meses y pasaste de mí y le dije claro tío, porque no te conocía, no te había escuchado y ahora me he hecho una paja pensando en tu rap y te digo que qué pasa con tu rollo. Ha sacado un disco muy guapo con ritmos de AGQ, Manu, otra peña que no conozco… Yo le conocí a través de Manu. Con toda la peña que me mola de este país yo me he insinuado como una zorrita y se lo he hecho saber. Y ha habido la suerte de que era recíproco. Todo lo que yo cuento sólo va para la gente que busca en la música lo mismo que cuento yo, y ya está, y el que no busca lo mismo que yo busco, no es para él.

Dano J

D: Yéndonos más a tu faceta como mc. ¿Ha estado algo eclipsada por la de productor? Del disco hace bastante tiempo, tienes feats y apariciones en “Golosinas”, “Black Ops” y tal, pero ¿no te ha picado hacer un disco?

DN: Imagínate, ¿sabes cuantos discos de Dano han desaparecido y se han quedado en el camino? No enteros, pero temas que ha sido como este va para el disco y ¿luego el disco no existe? Durante diez años. Hay diez años de temas. De hecho, antes de “Equilibrio” yo iba a hacer una mixtape que se iba a llamar “Hasta Ahora Todo va Bien” y eran diez años desde la grabación del disco, 2003-2013. Mi idea era esa, recopilar todos los inéditos, feats y meterlo en una mixtape de veintipico tracks y a tomar por culo. Y lo voy a hacer, al final lo haré, pero el año que viene imagino ya, con los diez años de la salida del disco.

Sí, todo el tiempo me pica, pero claro, la responsabilidad era que tenía que producirlo yo, y con “Equilibrio” lo rompí. No va a la misma velocidad el productor que el mc. Yo si estoy en racha escribo un tema en un día, sí me sale, me sale. Mañana modificaré movidas, pero la vomitina esa del arte, eso, fluye mucho más rápido que hacer un beat. Tú puedes hacer el esqueleto del beat rápido, pero si eres tan friki como yo de arreglos y tal te cuesta tres o cuatro días siempre, mínimo. Y currando a saco en esa movida ¿eh? Eso es lo que lo ha imposibilitado realmente. Eso, y que estuviera también produciendo otros discos a la vez. Porque claro, yo me meto en esos embolaos tío, me podría producir un disco pero no, “El Veneno” ¿sabes? Trece temas… Por eso, en “Equilibrio” lo hace Emelvi. Trabajar sobre esbozos y luego él ha añadido más cosas y en otros menos cosas, pero venía de su MPC sabes y eso era como Ah, esto ya me inspira ya tenemos medio tema hecho, no todo depende de mí. Por eso “Equilibrio” ha sido tan distinto, yo he podido concentrarme en mi como mc otra vez y decir qué represento como mc, cómo quiero proyectarme como mc, qué tengo que mejorar, que tengo que seguir, y todo eso creo que lo hice con la tranquilidad de saber que no tengo que encargarme también de los beats.

D: Pero por regla general, ha sido porque te gusta más el tema de producir y el rollo de estar en la sombra…

DN: No, no creas que me mola más. Es más una cuestión de que sentí que tenía que ser así. Sentí que tenía que hacerlo para demostrar que esa era la movida. A ver, no al mundo como tal, pero para dejar claro que me gusta hacer discos así. Sé que hablo como un déspota de mierda, lo sé (risas) Pero me gusta que los discos se hagan con ese esmero. Luego también he aprendido muchas cosas, y que tampoco es la única forma, pero supongo que necesitaba hacerlo. Y tener diecinueve años, y estar en el estudio grabando discos de no sé qué y diciendo vale, esto es para poder estar esta noche aquí, y beber café y no dormir, y grabar “El Veneno” y esa mierda la tuve que pasar para no depender de nadie. Para sólo depender de un técnico de mastering, todo lo demás lo hago yo.

D: El camino de la independencia es ese. Quizá te obliga a ser más creativo y más multifuncional.

DN: Pero a la vez pierdes mucho tiempo, y podría tener seis discos ya. Pero no, ha sido así (como decepcionado por las circunstancias). Ha sido para poder seguir siendo Quincy, un freak del control.

D: Lo de ser dj, está más enfocado a la música electrónica. ¿Cómo surge hacer algo que, en parte, podría ser tan distinto?

DN: Viene de que mí siempre me ha gustado el concepto de elegir la música. El diggin’ es lo mismo, elegir música. Viene alguien a casa y yo soy el que elige la música, me encanta. Y si tengo el Ipod y tienes un cable de minijack, conecto el Ipod y lo tengo papi. Aparte soy Dj Cortex, pongo un tema un minuto y lo quito, y lo digo, Dj Cortex, y voy cambiando de tema a la mitad porque se me ocurre otro. Es otra de esas cosas que siempre tuve pendiente. No tenía pasta para tener platos, tuve un plato para samplear pero no dos platos y una mesa. Hasta hace cinco o seis años no pude, pero lo quise toda mi infancia ¿no? Como Cut Killer ahí en la ventana (risas). Yo quería esa mierda, siempre la quise y no tenía pasta. Entonces en cuanto pude hacerlo me volqué mucho, y en esa época justo coincidió con toda la movida de Francia: Ed Banger, y Justice, SebastiAn, Kavinsky… La electrónica de 2004. También justo en ese momento me reencontré con un pibe, con el que tengo el proyecto de Accra. Él también hacía música pero no tenía nada que ver. Su música viene del rock industrial y de repente encontramos un punto en común en la música electrónica de ese corte. Yo llegué con Simian y él estaba con MSTRKRFT. Yo no conocía MSTRKRFT y era como toma – ah pues mola y después coño pues tú y yo podríamos hacer algo como esto… ¿sí? CHAN CHAN, nuevo proyecto. Siete años más tarde, vamos a sacar el disco ahora.

Jotagrafía: ¿Va a salir eso?

DN: Si, dentro de poco. Bueno, dentro de poco comparado con hace siete años. Espero que para 2014.

J: A mí me gustó mucho el tema que sacasteis, un remix de Mogwai.

DN: Pues va por ese palo pero es más ecléctico. Todo parte de samples casi siempre y a partir de ahí construimos. Todos tienen sintes y muchas capas, ayer acabamos el último tema y tiene cien pistas. Todos los temas se transforman y evolucionan. Un tema empieza con un rollo y luego cambia. Es música para escuchar realmente, hay dos o tres temas que puedes poner en una discoteca, pero es música para escuchar. Creemos que va a dar mucho juego para los remixes, si lo damos a productores va a dar de sí. Pero está hecho para gente que escucha música, vas a reconocer un montón de cosas y vas a decir ¡qué hijo de puta! cómo ha usado eso ahí.

Por otro lado también, siempre he sido muy funkero-disquero. No funk. Más disco que funk, Michael y todo eso que luego descubrí que era boogie-funk. Ese momento post-disco, previo al new-jack swing, estaba descubriendo que existía ese término y lo asocié. La música electrónica de ese momento con Mary Jane Girls, Rick James y esa movida. Fue como “yo quiero mezclar esta movida” y hacía cosas raras, ponía Zapp y luego Justice. A raíz de eso he descubierto montón de estilos y he pinchado de todo. Dubstep, ahora estoy flipadísimo con todo el rollo de Londres, new garage, lo que está haciendo JAYEEM también, todo ese palo. Ya es como profesión. No como una profesión, es cómo un… kraft, se dice en inglés. Un…

J: Artesanía ¿no?

DN: Sí, es como una artesanía nueva. De repente es como un nuevo lenguaje y puedo coger, poner música, pinchar temas y mezclarlos. Es la polla tío, tener a la peña bailando durante una hora o dos horas, y tener el mítico que te pones un tema, lo reconoce y hace woooooooooooow, este es para mí porque nadie más lo reconoce. Ese momento es la polla, sólo ha habido un hijo puta que lo conoce pero ha valido la pena, ese es para ti (risas). Además puedo ir a trabajar con un pendrive y unos cascos. El primer día que fui a pinchar con un pendrive iba diciendo me he dejado todo, mierda los vinilos pero no tío, llegas y plunch. Los CDJ 2000 van con un cable Ethernet… Yo me acuerdo de mis amigos dj’s mayores, iban con las maletas de vinilos tío. Dos maletas, aeropuertos, avión… Te da más independencia.

D: ¿Está relacionado el tema de ser dj también con la independencia? El rollo de querer dedicar tu vida a hacer música, cosas relacionadas con la música, al final te pica a expandirte y buscar alternativas para poder dedicarte a ello.

DN: Sí, no lo hago porque quiera dedicarme a ello cien por cien, pero de repente lo he probado y he visto que puedo hacerlo. Y puedo salir a trabajar así, y poner música dos horas y pago el alquiler de este mes tío, like that, poniendo música y haciendo que la gente baile dos horas.

J: Skills To Pay the Bills (N. de A: resucitando a los Beastie Boys)

DN: ¡Claro tío! Esa es la movida. Pero bueno es duro, y eso lo consigues después de noches de pinchar gratis y como todo en la vida. Pero es también pasártelo bien, hay un ingrediente muy importante que es pasártelo bien. Tienes que divertirte, tienes que hacerlo con amor y con corazón. Me pasó el día ahí, busco discos, selecciono los temas, me preparo una sesión… ¡He pinchado en una GOA tío! No he ido a una GOA nunca, jamás hubiera ido si no hubiera ido a pinchar, y he pinchado en dos GOA’s y me lo he pasado como un enano. Es increíble, a veces pienso en esa movida y digo que fuerte tío, ¿qué hacía yo ahí?

Las cervezas se acaban y hay que reponer. Cambiamos las Mahou del chino por las Estrella Galicia 1906 de la Bodega de Paco y subimos a casa de Dano. Por el camino hablamos del videoclip de Ghetto, hecho por Santiago Zannou, y de cómo se grabó en Barcelona en 16mm, algo que no era (ni es) muy común en el rap en España. De la “famosa” Casa de la Luz dónde se gestó parte de la producción de Ziontifik desde “El Veneno” de Acqua Toffana hasta el proyecto “Black Ops” que les hicieron fichar por Warner y dar un salto (más) en su carrera.

Lo de aquella casa acabó, y ahora entre risas nos cuenta que ahora con este bajo tienen la broma de “La Casa de la Sombra”. Allí hablamos del origen de Ziontifik, desde los tiempos en qué aquellos chavales rulaban por las calles de Madrid desde el Lourdes, hasta la Plaza de Fuencarral. De lo que mamaron y de qué les unió en esas calles. Pero también de lo que es Ziontifik ahora y de las circunstancias que se han dado en España para que movimientos como su fichaje por Warner, y otras alternativas musicales al panorama generalizado, puedan pasar. De por qué “ahora empieza la movida” y “estamos en los ’90 en el rap en España”. Como todas esas clickas funcionando en los oscuros basement. Allí nos vemos mañana.