Entrevista a Elsso Rodríguez

Qué decir que no se haya dicho ya. Elsso Rodríguez se ha ganado por derecho propio un puesto muy alto en el rap español. El pesimismo que inunda sus letras encaja a la perfección con su peculiar visión ácida de la vida, dotándole de un estilo que le ha hecho despuntar entre tanto clon. A finales del pasado diciembre volvió acompañado de DJ Zar 1 de Urano Players con un breve trabajo de corte intimista titulado, muy acertadamente, Feelmatic. ¿Se ha hecho mayor? Algunos lo llaman madurez y se creen importantes/yo lo llamo ‘es lo que tiene’, dice en 30 palos. Sobre su nuevo disco y unas cuantas cosas más charlamos en Long Kisses Studio.

Fotografías por Jon Cardona

Elsso Rodriguez

Feelmatic es un juego obvio de palabras con el Illmatic de Nas y el verbo feel, sentir. Y efectivamente éste es un disco muy personal, más que Baladas Heavys, si cabe.

En realidad el disco no tenía título hasta casi el final y lo de Feelmatic viene por el artwork. Se les ocurrió a los Kaikoo lo del robot. O sea, no es el robot por Feelmatic sino Feelmatic por el robot. Porque tampoco es un disco en el que las bases sean súper robóticas, no es el rollo de Urano Players o Erik Urano y Zar 1, y el título creo que es la pieza que hace que todo cuadre. Hablando con el Zar le dije: ‘tío, un título que haga referencia a un robot que sea una máquina de sentimientos’. Entonces es eso, una máquina de rapear que tiene sentimientos (risas). Se le ocurrió a Zar, no se me ocurrió a mí. También el título es un poco aventurado por el rollo de Illmatic (risas), pero vamos, está simplemente haciendo un guiño a Illmatic que es la polla, y punto, no pretendo ser Nas.

El disco es un proyecto a medias con DJ Zar 1 de Urano Players de Valladolid. ¿De dónde viene la relación con ellos?

Nos controlábamos por Myspace, tampoco teníamos mucha relación, algún mensaje quizá habíamos intercambiado. Iban a venir a Bilbao a lo de El-P que les flipaba y les sigue flipando, es un referente para ellos [El-P dio un concierto en el Kafe Antzokia de Bilbao el 22 de septiembre de 2007, n. del a.]. El Mike [Miguel Grimaldo, n. del a.] se puso en contacto con Vic Vega y a la vez Erik se puso en contacto conmigo (risas). Vinieron, estuvieron en el estudio y nos hicimos el tema de Urano vs Left Coast que aparece en lo de Foxies Ent. Era un texto que yo tenía escrito y Restrepo sale improvisando, completamente improvisado y quedó bordado. Y luego hay otro tema que grabaron otra vez que vinieron que nunca salió a la luz.

¿Y cómo surgió la colaboración entre Zar y tú?

Zar me dijo: ‘a ver si te paso unas bases que tengo que me pegan para ti’. Me pasó una o dos, me escribí unos temas, me pasó otras más hasta que no sé si teníamos ya cuatro y le dije: ‘vamos a sacar un ep’. Fuimos a hacer el ep y al final nos juntamos con casi diez temas, nueve y la intro, y entonces íbamos a hacer un disco. Pero luego ha estado parado mogollón de tiempo. Surgió porque acumulamos temas, empezó a pasarme bases por hacer algún tema juntos y al final se convirtió en un disco y luego volvió a ser un ep por los descartes (risas). Empezamos a finales de 2010 ó principios de 2011, ya ves, hasta finales del 2013.

Ya que los mencionas y siendo difícil pasar por alto el artwork de Feelmatic, ¿vuestra relación con Kaikoo Studio de dónde viene?

También a cuenta de Myspace. Creo que les entré yo, pero a cuenta de la música, eh. Encontré al Iker, Van, el que produce, y tenía unas bases. Ponía que eran de Bilbo y la escena de Bilbao en rap es minúscula, ¿sabes? Y digo entonces: ‘¿y este tío de dónde ha salido?’, porque no nos llevábamos muy bien con el resto de raperos de Bilbao y a él yo lo veía con esas bases y las influencias, gustos afines… Y nada, empezamos a hablar y no sé si le pedí una base o me la ofreció, no sé si fue la de Jodido sí, pero vivo, no estoy seguro. Quedamos con ellos, vinieron al estudio y de puta madre. Es peña a la que le mola mucho lo que hacemos y para mí ellos son top, así te lo digo. El logo de Infamous, una portada para Havoc…están llegando lejos. Son buenísimos. La verdad es que a esa peña les estoy súper agradecido, la portada de Baladas Heavys es un portadón y la de Feelmatic también. Y gracias a Ibon Sánchez también, no le conozco personalmente pero ha sido el que ha hecho el robot, éstos han hecho el diseño pero el dibujante ha sido él, y la polla, la verdad. Es un ilustrador de Bilbo. Es arte. Me gustaría trabajar con esa peña todo el rato, así te lo digo.

 

¿Y con ese pedazo de artwork, no te has planteado sacarlo en físico ya sólo por la portada?

No creo que salga, la verdad.

En este disco se nota un proceso de madurez en ti, como artista y como persona. En ocasiones dejas caer que has tenido que dar un paso adelante (cuidar de tu familia, cortar con la fiesta, etc.). ¿Es una madurez impuesta? ¿Voluntaria? ¿O simplemente metafórica?

Desde luego metafórica no es. Yo diría que es una madurez autoimpuesta más que impuesta por las circunstancias. No sé, a lo largo de la vida se te plantean una serie de situaciones a las que tienes que responder o hacer frente de una manera u otra. Siempre tienes la opción de elegir, de coger o dejar, y esas elecciones que tomes van a dar un resultado u otro, esto es obvio. Lo que pretendo transmitir en Feelmatic en ese aspecto es que al camino que yo he ido eligiendo se le llama habitualmente madurez, adquirir responsabilidades, anteponer ciertas cosas a otras…pero realmente muchos tenemos que llegar hasta allí a base de perder, incluso sintiendo haber perdido la partida una vez que ésta ha acabado. Algo así como que esa madurez es un acto de supervivencia más que un premio.

Como Elsso Rodríguez sacaste la mixtape Streetz Tragicomedia en 2007, y antes habías grabado una maqueta bajo el aka de Don Cristal. Con eso empezaste, ¿no? ¿Nos puedes contar un poco el principio de tu historia en el rap?

A grabar sí. Sacamos la maqueta en 2003. Yo empecé a escuchar rap alrededor del 98 99, a cuenta de Cypress Hill. Yo escuchaba punk, rock, lo que había aquí, o ese rollo de punk californiano…el rollo de los skaters. Cypress Hill aquí pegaba mucho y a mí me flipaban. Borja, un amigo, me puso en el walkman rap en castellano, yo sabía que existía, tenía una mínima noción pero tenía curiosidad por saber cómo sonaba en castellano y al tiempo le dije: ‘buah tú tenías una cinta de rap en castellano, ¿no?’ y me dijo: ‘sí, ya te la voy a pasar’, y empecé a escucharlo. Eran CPV. También a cuenta del rap metal, me apetecía escuchar rap, pero rap de verdad, no rap metal en castellano o Def Con Dos, que me molaban. Quería rap con bases de rap. Este colega me dejó La saga continúa de CPV y luego los tíos del Ruso [Amarillo Slim, n.del a.] tenían mucha música y tenían el Hecho, es simple y ahí empecé. Me flipó el Hecho, es simple y ahí a escuchar. Un poco antes del boom, 98, 99. Salió el disco de Ari, los Universonoros, Jazz Two… Y a la par pillando lo más básico de la época, el Chronic de Dr. Dre, Snoop Dogg… Luego Borja, Ruso y yo empezamos a pintar graffiti: Humo Denso Squad, éramos los tres, todavía queda algo (risas). Y por esa época es cuando conocí a Vic Vega, Johnny Son, Unai Hernández…que son casi todos algo menores que nosotros. Luego las fiestas de El Perro Crew tuvieron mucha importancia. Hasta entonces habíamos sido un microcosmos. Y nos movíamos juntos a conciertos, a Madrid… Recuerdo que nos enteramos de una fiesta de rap que había en Santander, no sé si a través del periódico o la revista de la tienda Tipo. Había un concierto allí… ¡y nos fuimos! ¡Estábamos hambrientos de rap! (risas). Luego años después fuimos a Non Phixion a Madrid, a Mobb Deep… No somos nadie, pero…bueno… quién me iba a decir que iba a estar un tipo entrevistándome aquí ahora… ¡en mi propio estudio! (risas). Aquí nos los hemos tenido que inventar. Cuando escuchas a los de la vieja escuela decir ‘nosotros nos lo inventamos y tal’, pues aquí también nos lo hemos inventado. Cuando descubrí el rap en castellano fue cuando empecé a escribir y mira, quién me lo iba a decir. Todavía guardo esos cuadernos, no he tirado ni una puta letra.

 “No escribo mejor cuando estoy jodido, escribo mejor cuando estoy flipado más que triste. Muchas veces estás triste y no te apetece ni escribir”

Elsso Rodriguez

Ahora que sacas el tema, ¿cómo llevas acabo el proceso de escribir las canciones? ¿Siempre en cuadernos? ¿De noche o de día?

En folios, ahora siempre en folios. Depende, antes escribía siempre por la noche y ahora me mola por la mañana, nada más levantarme. Me flipa por la mañana, con el café. Es cuando más inventiva tengo, creo, recién levantado. Ahora la verdad es que lo que es sentarme a escribir, cada vez menos. Escribo un cachito, voy al curro con la base en el coche, me saco otro párrafo y en cuanto aparco el coche lo apunto. Pillo una base que me mole y adelante.

¿Siempre lo haces teniendo ya la instrumental?

Sí. Hombre, igual estoy por ahí y se me ocurre una frase o un inicio y lo apunto. Tengo mis notas, tiro un poco de ellas. Lo chungo es empezar, típico mito del folio en blanco. Ahí es cuando más tiro de notas. O le doy tres o cuatro vueltas a algún concepto que me mola para que quede bonito, arrancar y pista. Y una vez que he arrancado surge solo, ya lo he mecanizado. No sé si es que antes ponía más empeño en escribir o es que lo tengo yo automatizado y hay procesos que me salto.

Y respecto a la frecuencia, ¿todos los días? ¿Todas las semanas?

No, depende también, va por rachas. Igual estoy dos meses sin pensar ni en el rap. Cuando me apetece, cuando me flipo.

Ese tópico de que se escribe mejor cuando se está jodido, ¿se cumple en tu caso?

A ver…sí, pero no es literal. A ver cómo lo digo… Es más cuando estás loading, ¿entiendes? (risas). Estás ahí cargando información, enfureciendo, y tienes que cargar para luego descargar. No es decir: ‘bah, estoy jodido, voy a llorar al folio’. No escribo mejor cuando estoy jodido, escribo mejor cuando estoy flipado más que triste. Muchas veces estás triste y no te apetece ni escribir. Hombre, todo el mundo tiene sus rachas que está jodido y te quedas en keli que no te apetece salir y ahí pues como estás en casa qué vas a hacer. Pues a escribir. Pero no es automático ‘si estoy jodido, escribo’. También estoy alegre y escribo.

El pesimismo que hay en tus letras creo que tiene mucho que ver con la época del Bilbao de los ochenta: el Botxo, los Altos Hornos de Vizcaya, Eskorbuto… ¿Me equivoco?

Es que yo también me inspiro en esos tiempos, en los tiempos en los que Eskorbuto se inspiraban. Mi infancia ha sido súper gris, esto era lo más gris del mundo. Ratas en Bizkaia,  ¿sabes? Y ahora lo ves y es bonito, con la ría limpia y el Guggenheim, pero yo me he criado con lo otro y eso me inspira más, sigo viendo toda esta zona así en cierta manera. Está con un lavado de cara pero en realidad me da un poco de pena que se haya perdido todo eso gris, porque era feo a la vista pero tenía personalidad. Yo creo que esa es la personalidad de la peña de aquí. Es lo que me gusta transmitir, no lo hago a propósito pero mi forma de ver las cosas viene de ahí, he tenido una infancia feliz pero he estado en la calle y he visto todo eso súper sucio.

Yo veo muchas similitudes entre vosotros y Eskorbuto. ¿Qué opinas? ¿Qué te parece Eskorbuto?

Bueno, en la actitud quizá, ¿no? A mí me flipan, pero eso ya lo he dicho más veces. Son influencia. Tampoco soy fanático, eh. Mi hermano por ejemplo es muy fan. Esa peña era actitud total.

Para el documental 160 metros: una historia del rock en Bizkaia cogieron tu canción Left Coast Himno, pero al menos en la versión de YouTube no aparece, ¿qué pasó?

Nosotros fuimos al estreno y allí sí que aparecía, la versión de Internet es más corta, supongo que lo cortarían.

Y al hilo de esto, llegó a mis oídos que tenéis algo en colaboración con Subversión X [un grupo punk de la margen izquierda de quienes se dice a menudo que han recogido el testigo de Eskorbuto, n. del a.] ¿De qué se trata el proyecto exactamente?

Ellos quieren hacer una película. El disco que han sacado ahora, El lugar donde reina la locura, es conceptual y cuenta la historia de un tío que se llama X. Quieren llevarlo a una película en la que el protagonista es el tal X y en la película quieren meter todo el disco, como una ópera rock. El único tema ajeno es el de Left Coast Himno y salgo haciendo un cameo y todo el rollo, rapeando en un parque (risas). El tema es un remix en realidad, cambio algunas frases y rapeo sobre una base que me hizo Vic Vega sampleando un tema de Subversion X.

Uno de los temas que abunda en tus textos es el amor perdido. Pregunta caliente ¿es siempre la misma musa?

Mmm… (mira al suelo, cabecea y sonríe pícaramente). No, tío (risas). Todas no, ahora ya no. Pero por ejemplo para Baladas Heavys sí tuve mi musa. No una, varias. Pero al final sólo es una… No sé, tío, son actitudes. Hombre siempre hay pivas más importantes que otras en tu vida. Quizá luego no estás obsesionado pero recurres a ello sólo para crear. Ahora escribo ‘recordarte me sabe a fresa ácida’, y realmente es verdad, pero estoy recurriendo a eso a propósito. También eso lo estoy intentando quitar, en lo que estoy haciendo ahora casi no hay y Feelmatic tiene bastante menos que Baladas Heavys, que es un disco temático, de amor o de desamor, como quieras. Ahora estoy en otro punto, no puedo rapear de eso, yo qué sé. El rosario de la aurora ya existe, no puedo hacer El rosario de la aurora 2, 3, 4 y 5, ahora tengo otras inquietudes que me mola plasmar. Ahora mucho tema del curro, por ejemplo.

¿Cómo ves tu trayectoria desde Streetz Tragicomedia a Feelmatic? ¿Qué destacarías?

La época de los temas de Myspace, de Jodido sí pero vivo que es de mis favoritos, me mola como algo personal. Estaba jodido también, ¿sabes? De ahí viene, esa canción era mi situación de ese momento, pero lo recuerdo con cariño por el rollo del hype. Tampoco hype, pero del nada al ‘¡buah, han hablado de ti en no sé qué foro!’, y era un acontecimiento aquí entre los colegas. Ahí se definió guay la movida también, porque Streetz Tragicomedia tiene también mucho cliché, mucho de la calle, pero con esos adelantos se fue definiendo Baladas Heavys. En esos temas se puede ver la evolución, la metamorfosis. Tampoco hay un gran cambio pero al final desde la mixtape que es de 2007, ocho años van a hacer, que ya es tiempo. Se ve cómo voy dejando ciertas cosas y cojo otras.

 

 

¿Qué proyectos hay a la vista de miembros de Left Coast Gang (Chulo Restrepo, Vic Vega, Amarillo Slim, STB, etc.)? ¿Y como colectivo?

Restrepo se ha quitado el Chulo del nombre debido a un lógico proceso de madurez y tiene preparado algo cortito a pachas con Vic Vega. Creo que lo tienen hasta masterizado ya y solo les falta colgarlo. A mí me ha sorprendido, lo que he escuchado me flipa. Como te digo, es mucho más maduro en cuanto a líricas y con un rollo muy musical.

Ruso no creo que saque nada, aunque no será porque aquí no le metamos caña para que lo haga (risas). Y STB lo dudo más todavía (risas). Es un orgulloso padre de familia con demasiadas responsabilidades para centrarse en esto. Pero no descartamos posibles apariciones de cualquiera de los dos en próximos trabajos del colectivo.

El Puto Ior sacó su ep Propaganda, producido entero por Vic Vega también. Sigue haciendo movidas en su terreno, más social, político, dilo como quieras. Con él estamos a ver si hacemos una girilla con todo grupos de rock y chavales que hacen versiones, grupos de punk y Oi! de la margen izquierda por los gaztetxes. ¡Y nosotros de raperos! (risas). Makarraldea quieren llamarlo.

Luego Johnny Son, Vic Vega y Kruze conducen semanalmente el programa de radio Circus Circus. Vic Vega y Kruze pinchan también en locales y fiestas de la zona habitualmente, con sus alias y como grupo bajo el nombre Bilbao Balkan Beatz que, como su nombre indica, son fiestas de música balcánica.

Hombre, también es que me preguntas por el colectivo y…yo qué sé…no es un colectivo cerrado. Antes sí, pero ahora la verdad es que tampoco nos movemos demasiado por darnos a conocer o hacernos notar como tal. Hay otros colectivos por ahí que están más centrados en trabajar en eso, pues igual nosotros estamos más centrados en trabajar en otras cosas. Vamos a nuestro play, ¿sabes? Yo creo que en eso también somos completos outsiders, así de claro, somos putos outsiders (risas).

Ya. Veo vuestro colectivo como una escena realmente al margen dentro del País Vasco o España. Ninguna otra escena os ha afectado, ¿no?

La de Madrid quizá un poco.

La época Uglyworkz, GP…

Bah, más que nada Herméticos, Perros Callejeros, Chinatown que no son de Madrid pero también, Señor Rojo

“Como persona tengo un pequeño conflicto con Elsso Rodríguez. A veces no me apetece ser Elsso Rodríguez en determinado sitios”

Elsso Rodriguez

Escuchando tus discos cronológicamente se puede percibir una sensación de desencanto con el panorama del rap español. Como que esperabas un cacho del pastel que no te ha tocado y que ahora ni siquiera te interesa. En Descreídos dices: quemé el trampolín que me pusieron a la fama / lo único en mi vida que no estaba en llamas. Sin embargo, dejando la humildad a un lado, ¿no crees que eres actualmente muy valorado en la escena?

Mmm… (duda). Yo creo que mi música…da el nivel. De sobra. No sé si soy número uno o número siete, me suda la polla. Tengo un poco de dilema respecto a eso, no sé medir el alcance de mi música. Cuando sacas lo primero igual pecas de paleto con el hambre pero tampoco he sido muy ambicioso con la música nunca, me suda la polla un poco de siempre, pero igual sí que quería más trozo del pastel. Pero cuando lo conoces desde dentro y ves un poco lo que hay (suspira)…ahí ya sí que me suda la polla. Porque, ¿qué pretendes? El rollo de ‘llegar a más gente’, eso es una excusa, eso no existe. ¿Por qué llegar a más gente? ¿Qué te va a aportar a ti llegar a más gente? Alimento para tu ego. Te paras a pensar y dices: ‘¿qué es lo que pretendo? ¿Qué parte del proceso es la que yo disfruto?’. ¿Que un tío me escriba y me diga que le gusta mi movida? Pues bueno, sí, pero cuando yo me siento realizado, lo que yo realmente disfruto, es el proceso creativo. Luego ya, las palmaditas en la espalda y tal… Al final lo que quieren no es llegar a más gente, me da la sensación de que quieren que más gente llegue a ellos. Y al final entras en esa rueda y se te sube.

No me he avergonzado de mi música nunca, creo que tiene calidad para estar en cualquier lado. Hombre, estoy en un garito, ponen una canción mía y me muero de vergüenza (risas). Pero no por la música, sino por el rollo de que siempre hay uno que se gira. Pero también hay una escena under en la que tampoco me encuadraría, ¿sabes cómo te digo? Tampoco me gusta mucho…(duda). No soy muy de hacer amigos, tío (risas). No vine aquí para hacer amigos (risas). O sea, antes hemos estado hablando de peña que son colegas o que he conocido del rap y me parecen personas de puta madre, pero no sé, el colegueo… El under también tiene mucho de eso y yo prefiero mantenerme al margen. Al final se hacen fiestas, conciertos y tal y mira los nombres de los conciertos. ¿Qué pasa? ¿Al final va a pasar que van a ser los mismos de siempre igual que ‘los mismos de siempre’? Que yo no estoy reclamando nada, que me suda la polla, pero no quiero enmarcarme ahí, prefiero ser un outsider, me siento más a gusto. Y luego como persona tengo un pequeño conflicto con Elsso Rodríguez. A veces no me apetece ser Elsso Rodríguez en determinado sitios. Y también por los halagos, no lo llevo bien. Es personal, es mi paranoia, tampoco quiero hacerme el importante, el inaccesible… yo qué sé tío, no soy muy sociable, no me gustan mucho los desconocidos (risas). Paso de Elsso Rodríguez, tengo movidas más importantes (risas).

Tocar en directo me mola mucho, pero el momento de escribir, el momento de crear, que estoy aquí grabando, ensayando…eso es lo que me mola. O sea, estar generando algo. Luego también el concierto, sí. Pero cuando acaba el concierto ya no me mola tanto.

Y lo del trampolín a la fama es porque se me han presentado oportunidades, tampoco grandes oportunidades, pero sí cuando saqué el disco me surgieron movidas que he rechazado porque me echa para atrás ese rollo. Movidas que igual me habrían hecho llegar a más gente (risas), pero igual a gente que no se entera de nada. Y tampoco quiero menospreciar al público, pero prefiero que haya cincuenta que tampoco me la chupen pero que muestren respeto y que yo les conozca. Que DJ UVE, que todo el mundo sabe que es una puta institución, escriba una buena reseña de mi disco, a mí me enorgullece.

 “Lo que mola es que un tío hable de lo suyo, que sea original con lo suyo, que digas: ‘este nota habla de esto y sabe de esto’. Al final yo creo que es lo que diferencia al original del clon”

Elsso Rodriguez

El rollo de outsider que comentas creo que queda muy patente en esta frase tuya: se cambian de acera, les parezco peligroso / me alegro, ellos me parecen peligrosos.

Hombre, ahora me ves así vestido, ya estoy pureta, pero también he llevado pintas. ¡Yo traje el septum al rap español! (risas). Así de claro. Ahora todo el mundo lo lleva y yo me lo he quitado. Nada, sin más, es como dice el Coleta, cuando salimos del barrio nos miran como a gentuza. Es un rollo muy de barrio, que sales al centro o a un lado un poco más pijo y das el cante y la peña se te cambia de acera, les pareces peligroso. Y a mí esa peña me parece muy peligrosa (risas), me dan miedo. ¿Sabes ese rollo de que el perro tiene más miedo de ti que tú de él? Pues es lo mismo.

Cambiando un poco de tema, ¿qué destacarías del rap español actual? Al margen de la gente de tu entorno, ¿qué escuchas?

No escucho ningún grupo que me vuelva loco, pero hay peña a mucho nivel. El N-Y está a un nivel que flipas. El disco de MDE Click me lo he escuchado bastante. Esa peña, si estás dentro y chanas de rap, es indiscutible que son buenos, es un discazo. Erik es colega mío pero me parece que está a un nivel increíble. El Coleta es colega mío también pero a mí me flipa. Al final te acabas juntando con la peña que te mola. Fuera de peña que conozca…tampoco escucho a todos los chavales que salen, pero observo que cada vez aparece gente con mayor calidad en todos los aspectos musicales. Veo algunos vídeos que saca el Cecilio G, y yo no lo haría porque quedaría forzado con mi estilo, impostado, pero hacen una movida que es nueva, es suya, están convencidos y queda pintón. No me he escuchado los discos, no te voy a engañar, pero he visto vídeos del chaval y me flipan. Otro tío que no conozco y que me mola es el Celedonio. De él sí que me he escuchado un par de discos varias veces. También se han puesto de moda Keftv Vxyz, que no los entiendo, ¡soy un pureta! (risas). Pero están ahí petando y yo apoyo mazo esa movida. Yo personalmente no lo entiendo bien porque no controlo ese estilo, no es lo que escucho habitualmente, pero me parece de puta madre que los chavales hagan movidas suyas propias, me flipa. Lo que mola es que un tío hable de lo suyo, que sea original con lo suyo, que digas: ‘este nota habla de esto y sabe de esto’. Al final yo creo que es lo que diferencia al original del clon.

Me arriesgaría a decir que eso es lo que os ha diferenciado precisamente a vosotros: vuestra propia jerga, los códigos de los que tanto se habla ahora.

A ver, la palabra códigos está trilladísima, pero existen, y yo entiendo lo de los códigos. Y el rap va de jerga también. En States la peña habla con la jerga de su barrio. O los sureños, mira cómo hablan que no les entienden. Sí, yo creo que en eso sí que somos auténticos. De todas formas hay jerga de la zona pero luego tenemos jerga que igual la entienden veinte y luego otras palabras que sólo entiendo yo (risas). Pero bueno, eso surge así escribiendo, tampoco lo digo en plan ‘bah, que no lo entienda nadie, que lo descifre’. Sin más, yo hablo así con mis colegas y las suelto así. Igual hasta digo más tacos rapeando que hablando normal con la gente. Hay una movida que me cuenta siempre mi abuela. Ella vivía en un bajo y no tenía telefonillo, estaba la puerta abierta del portal siempre, y dice que cuando yo era crío y me rayaba, pero muy crío, con cuatro años o así, salía de keli y me metía detrás de la puerta de madera tocha escondido y empezaba: ‘¡Hijoputa! ¡Cabrón!’ y soltaba ahí toda la mierda (risas). Y cuando me lo cuenta siempre pienso: ‘¡buah, si es lo mismo que hago ahora!’ (risas). Es ese mismo desahogo.

Volviendo a lo de antes. ¿De rap internacional que estás escuchando ahora?

Ahora mismo tampoco escucho mucho rap. Lo que más me mola de rap yanqui ahora es todo el rollo que hay alrededor de Alchemist, Action Bronson, Roc Marciano…eso es lo que más escucho. Action Bronson me mola mucho y Roc Marciano también, aunque parece que ahora hay que decir que te mola Roc Marciano. Lo último de El-P, por ejemplo es buenísimo, que le perdí la pista, el Run The Jewels con Killer Mike y el que sacó solo hace unos años, el Cancer 4 Cure. De gente más joven estoy escuchando a Joey Bada$$ y todo ese entorno que se está generando de Beast Coast y así.

En tus letras hay continuas menciones a autores como H.S. Thompson, Hemingway, Larra, etc. ¿Lees a menudo?

Hombre, cada vez leo menos, pero va por rachas también. No soy un lector asiduo que todas las noches lee. En mi casa se ha leído mucho, mis viejos son peña que lee todos los días pero yo voy más por rachas, lo mismo que la música y las pelis. Igual me da una racha y me papeo unos libros. Thompson me mola mucho, eso es así.

En relación al análisis del antihéroe que hizo Mars sobre ti, ¿cuánto hay de Elsso influenciado por la literatura costumbrista, de pillos (desde el Lazarillo hasta Eduardo Mendoza) y esperpéntica española? ¿Has leído este tipo de literatura?

Sí que hay bastante de costumbrismo y esperpento en mis textos, pero quizá no hay tanta influencia de ese género literario en concreto. He leído algo, me entretienen y me gustan ese tipo de historias. De hecho las escribo, pero leo toda clase de novelas. Creo que ese matiz en mis líricas viene más dado por mi visión del mundo en general, muchas veces lo observo todo como un gran chiste y me fijo mucho en las cosas cotidianas. Aunque es obvio que me gusta ese estilo de contar las cosas, pero en literatura, en cine, en cómic y en cualquier expresión artística… El Lazarillo quizá sí que me marcó, es algo en lo que nunca había reparado, pero lo leí de muy crío por iniciativa propia y puede que sí esté presente ahí en un rincón del subconsciente a la hora de escribir.

Y el cómic underground también te gusta ¿no? ¿Qué autores recomendarías?

Sí, el cómic underground sobre todo. Robert Crumb es ídolo, Gilbert Shelton, El Víbora… Me mola un nota que se llama Dave Cooper, también. Eso me lo he comido en casa por mis tíos, que tenían mogollón de cómic underground. A Crumb lo conozco desde crío, que los leía a escondidas en casa de mi abuela porque como salían pollas y toda la movida me daba como vergüenza (risas).

Elsso Rodriguez

Para acabar. ¿Estás trabajando en algo ahora?

Estoy trabajando con Vic Vega pero sin fecha ni nada. La idea es hacer algo con él a medias. Nos da igual el tiempo que vayamos a tardar pero queremos hacer algo realmente bonito, me da igual estar tres años o dos o uno o lo que sea. Quiero hacer un álbum guay.

¿Y editarlo en físico?

Tenemos unos cuantos planes no para editarlo pero sí a la hora de dar a conocer el proyecto, porque es a medias con Vic Vega y es como si fuera un grupo. Igual esto luego no llega a nada, eh. Hablar de estas cosas no mola porque no quiero que quede como una noticia y luego no llegue a nada. Sin más, estamos trabajando a pachas y ya está.