Entrevista a Dellafuente

Contacto con Dellafuente con la intención de poder conversar, y poco tiempo después tenemos fecha para hacerlo: un miércoles a las 18:00 horas. Ese mismo día, unos minutos antes, recibo un mail: “Estoy terminando de pelarme, dame 15 min más!”. Pensé en Ca´el Borja. Puro costumbrismo.

Quince minutos más tarde, ni más ni menos, charlo con el Chino sobre Dellafuente, y con Dellafuente sobre el Chino. Hablamos de música, familia, autotune, y proyectos de futuro. De apenas 500 suscriptores en YouTube a tener canal propio en Vevo, salir en el Player de Tentaciones de El País o estrenar single en la revista Mondosonoro. De un concierto en Granada a telonear a Nicky Jam y preparar gira por varias ciudades del Estado.

Rap, trap o reggaetón, sin duda el componente más interesante en él lo representa la virtud de saber hacer algo diferente. Ese componente de música experimental que le puede llevar a facturar un particular homenaje a Lorca en ‘Jaleo’, o la recurrente evocación a Camarón de la Isla adoptando ese “sentir” que el flamenco expresaba a la perfección:

“Lo único que veo es que la gente no me comprende como yo canto. Mi manera de sentir todavía la gente no la ha entendido. Entonces, yo no le echo cuenta.”

Soundcloud: https://soundcloud.com/dellafuente

Facebook: https://es-es.facebook.com/Dellafuente1

Twitter: @Dellafuente_

Instagram: dellafuente1

Dellafuente

FERNANDO: Si en 2009 Jay-Z pronosticaba con D.O.A la muerte del autotune, la realidad lleva desmintiéndole años. Tanto en la escena nacional como en la internacional es numeroso el grupo de artistas que lo utilizan, con más o menos acierto, de forma frecuente. Eres reconocible por la utilización constante de esta herramienta. ¿Supone para ti un recurso o forma ya parte de tu identidad musical?

DELLAFUENTE: Cuando yo empecé a hacer música, empecé rapeando sin autotune, lo veía más como soltar frases por soltar, hasta que descubrí que en realidad la voz es un instrumento más.

Yo no entiendo mucho de producción, pero he dado con gente que sí entiende y he aprendido mucho, cada día aprendes cosas nuevas. Y ves que si la instrumental está en una nota tienes que cantar en esa nota para que todo quede acorde. Yo pienso que la voz es un instrumento más, y te da un abanico de posibilidades inmenso. Soy un cantante frustrado, y con el autotune puedes cantar, que te pone la nota en su sitio. Ahora lo que tú dices, hay muchísima gente que usa el autotune por usarlo y suenan a autotune estándar, tienes que saber usarlo también. No por ponerte el autotune ya va a sonar a gloria bendita eso.

Siempre he querido cantar, entonar, hacer melodías, como lo quieras llamar, y con el autotune tengo esa ayuda, y por eso, a día de hoy yo no me veo haciendo música sin autotune, más que nada por el miedo a que no quede igual. Además el autotune le da un metal a la voz que a mí me gusta mucho.

F: Ciertamente, se percibe ese “metal” del que hablas. Hablo contigo y aunque la voz es, en alguna parte reconocible, también lo es la distorsión evidente.

D: En mi caso, en los directos utilizamos autotune, y hay mucha gente que a lo mejor comenta, “mucho autotune, ¿pero luego en los conciertos qué? Me gustaría ver uno”. Coño, pues yo te invito a que vengas y lo veas, que estamos en el 2015 y se puede usar autotune sin problemas. Y puedes pegar un berrio, subir o bajar de tono, y estando con el autotune tienes ese respaldo.

F: A raíz de lo que comentas, cuéntame ¿Cómo funcionan tus directos?

D: En mi caso, el mismo dj, el que me pone la pista me pone el autotune. Soy de trabajar en círculos muy cerrados. Por ejemplo, el dj que yo llevo y que me pone la música es el mismo con el que yo grabo. Yo a los conciertos me llevo al Maka que es como si fuera de mi familia también. Me gusta trabajar en círculos cerrados porque al final hay más confianza, te entienden perfectamente, y yo sé que no me van a fallar.

F: Cuando se compraban y vendían discos, los estilos podían valer para saber el lugar en el cual podríamos encontrar tu referencia. Siendo consciente de que no eres muy amigo de las etiquetas y de que quizá te hago una pregunta bastante manida, en ese hipotético escaparate de tienda de discos ¿dónde tendríamos catalogada la música de Dellafuente?

D: [Ríe] No lo sé, no lo sé, de verdad. Hoy en día supongo que música electrónica, música urbana, reggaetón. Yo soy una persona que se explica como un libro cerrado, y para la música me pasa igual, también, en cierta manera.

A mí me dicen “¿qué tipo de música haces?” y yo intento decir que hago música, y ya está. Yo hago lo que está a mi alcance; si a mí me pones una banda de salsa ten por seguro que voy a hacer salsa, ojalá. Si me pones una banda de flamenco ten por seguro que voy a hacer flamenco. Si a mí me pasan instrumentales de rap, trap, reggaetón, o de lo que sea, yo hago lo que está a mi alcance. También he grabado cosillas de flamenco con lo que he tenido cerca; que conozco a no sé quién que toca la guitarra o el cajón, pues vamos a grabar flamenco. Lo que pasa es que ese tipo de música [por el flamenco] es más trabajada, tiene mucho más trabajo encima, es música mucho más pesá, no es lo mismo que un tema de reggaetón que lo puedo grabar en un día…

F: Cierto. Es más, personalmente siempre he pensado que determinados estilos musicales, por ejemplo el rap, de alguna forma, democratizan la música. Cualquier chaval en su casa con una instrumental, para bien o para mal, puede hacerse un tema.

D: Exacto, yo opino eso. Yo invito a todo el mundo a que rapee porque para mí es lo más fácil del mundo y podría hacerlo cualquiera, y hoy en día con el autotune [ríe] podría sonar bien cualquiera.

F: Has mencionado anteriormente el flamenco. Temas como “Muchas caricias”, sin serlo estrictamente, recogen parcialmente elementos comunes del mismo como podrían ser el cajón, guitarra y una voz como la de Maka. A este conjunto, tú terminas añadiéndole tu propia aportación y estilo. ¿Cómo surgen este tipo de canciones? ¿Tienes alguna referencia o sabes de alguien haga algo parecido?

D: No, no, ojalá. Yo el problema que veo en la música que hago es que, queda muy feo decir que es que no tenga competencia, porque no es exactamente eso, pero no veo que haya más gente, o mucha más gente que haga este tipo de música. A mí me encantaría tener personas con la que poder colaborar que hagan flamenco, reggaetón y lo mezclen con salsa, fusionen estilos, yo creo que eso es lo que nos hace diferentes, que manejamos de todo y que nos da igual lo que nos echen.

A ver, mi sueño sería tener una banda de flamenco y montar un grupo de flamenco, y yo poder entonar o rapear con autotune, pero tener mi banda con mi guitarra, mis instrumentos, mi piano, mis coros flamencos, sería lo suyo, pero ya te digo, eso tiene mucho trabajo y sobre todo mucho dinero que ahora mismo no tengo. Si lo tuviera, ten por seguro que Dellafuente tendría un grupo flamenco

F: Por lo que comentas, es una filosofía de trabajo, hacer música con lo que tienes y en la medida que los medios van creciendo, ir adaptando tu propuesta

D: Claro, poco a poco. Tienes que hacer lo que está a tu alcance. Si yo quiero entrarle a José Mercé para hacerme un tema con él, antes tendré que tener una referencia; si yo quiero cantar con el Canelita, Parrita o cualquier flamenco, tendré que decirle: “mira, yo he hecho mis pinitos, que no es mucho pero es lo que tenía a mi alcance”. O a una discográfica, “esto es lo que yo he hecho sin medios ninguno”. Yo no tengo a nadie que me respalde e invierta en mi música, yo todo lo que hago me lo pago yo. Si yo tuviera ese respaldo, me buscaría un grupo flamenco y no se siquiera lo que saldría, pero algo diferente, por supuesto.

F: Alrededor de un año, te mostrabas bastante prudente e incluso pesimista en cuanto a tu posible trayectoria musical, llegando a decir incluso que “a corto plazo Dellafuente está muerto porque no tengo estudio para grabar absolutamente nada” Superado ese pesimismo, se sigue percibiendo cierta prudencia y una humildad que no es frecuente, al menos en la escena de lo que se podría denominar “música urbana”. ¿No crees que esa humildad en ocasiones puede suponer un hándicap, ya que tú mismo puedes llegar a limitarte?

D: Yo no creo que sea humilde, sinceramente, yo creo que soy realista. Soy así porque la gente con la que yo paro, mi mujer, mi familia, nadie hace música, nadie hace el tipo música que yo hago. Yo sacaba un tema, por ejemplo, ‘AMG-Coco’ o ‘Enamorado de una emo’, que puede tener su público, pero mi gente no escucha ese tipo de música, entonces digamos que yo no veo realmente repercusión en mi entorno de que esto pueda salir adelante. Pasa que hoy en día subes las cosas a Internet y explota por algún lado, y quizá yo estoy haciendo música que en mi entorno no encaja pero fuera sí.

F: Eso es difícil también, hacer música sin una referencia, sin saber si pega o no. Por otra parte, YouTube te devuelve la aceptación de un tema de una forma relativamente inmediata, en número de visitas o comentarios puedes estimar la repercusión…

D: Ya, pero lo que yo realmente valoraba es enseñarle a un colega un tema, que ni se lo enseñaba porque sé que no le iba a gustar, y que esa persona me dijera ”la virgen chino que guapo está. Sin embargo lo que me dicen es: “la virgen, Chino estás loco. Qué música más rara haces”. Eso me mantiene los pies en la tierra, diciendo, no sé si lo que hago va a tirar realmente para adelante. Porque yo también estoy haciendo música pero tengo en la mente unos proyectos de futuro que sí sé que van a gustar más, a lo mejor mezclando con el flamenco y tal, pero lo que hago ahora, a lo mejor me dicen mis colegas, “está chulo, pero estás haciendo música muy rara

Yo escucho a Ñengo Flow, Parrita, Camarón y lo que hacen todos es muy raro, y eso me hace tener los pies en el suelo y lo transmita. Yo si saco un disco, no se si va a vender o no por muchas views que tenga, yo que estoy viendo a mi alrededor es que es una música rara, nueva o como la quieras llamar, que no está establecida todavía como un producto que se pueda vender. Es personal más que nada.

F: Respecto a tu imagen personal, llama la atención en un panorama en el que se le da una importancia mayúscula a los videoclips y a las redes sociales, que en tu caso, la imagen sea, de alguna manera, algo secundario, ¿eso es buscado?

D: Buscado totalmente, viene por varias razones. Por lo que hablamos anteriormente, mi círculo cercano, no se, lo verían muy raro hacer un videoclip…

F: ¿Quizás por esa prudencia de la que hablábamos antes?

D: Sí, yo cuando empecé a hacer música iba a casa de mis colegas y nos podíamos tirar las horas muertas riéndonos de raperos que tienen 50 vídeos y van de superestrellas y son unos risiones, que tienes 50 vídeos y no eres nadie, tienes 50.000 views y la mitad son para reírse de ti, y no estás viviendo de la música ni nada. Yo creo que hace falta un poco de humildad y saber dónde estás.

F: No obstante, como te digo, es reseñable esa mesura ante una escena en la que prima la sobreexposición mediática.

D: Yo lo que pasa, es que, de un tiempo para acá considero Dellafuente como si fuera mi empresa, mi trabajo, a día de hoy me encantaría vivir de eso. Cuando voy a conocer o me presentan a alguien, o estoy en una discoteca o tomando un helado, yo quiero que la gente me conozca por quien soy yo, no porque escuches mi música me digas “tú eres el del tema del AMG de coco, un ambientador…”, vale, que tiene su gracia, pero yo soy una persona. Yo soy una persona, hago música y puedo hacer música de cachondeo y hay quien se la toma en serio o de cachondeo como tal, y eso me raya mucho. Quiero que si conozco a alguien me conozca como quién soy yo, como el Chino, no como Dellafuente, porque Dellafuente no deja de ser un producto.

F: ¿Una marca?

D: Exacto, Eso es, como lo que ha pasado con el Dudu este, que te crees que lo conoces porque lo has visto toda la vida en la serie esa, y lo ves por la calle y el chaval es lo que dice, “te crees que me conoces pero yo tengo mi vida”. Y resulta que al chaval le gustan los porros y estar tirado en la calle con sus colegas.

F: Y no es una especie rara en este país.

D: No, claro. Cuando te expones cara al público es lo que pasa, que la gente cree que te conoce.

A día de hoy yo me mantengo así, si quiero tomarme un helado con mi mujer quiero ir tranquilico sin que nadie me conozca. Que tampoco me molesta sacarme una foto con nadie, pero quiero poder ir a mi rollo. Como cualquier persona debería hacer con su trabajo, tú sales de tu trabajo y no te lo deberías llevar a casa, lo que pasa es que en la música es más complicado, yo lo sé, pero bueno, ahí estamos. Quizá es difícil entender que una persona haga música y no quiera fama, o esa típica fama, de reservado, a lo mejor es que yo soy más antiguo más familiar, no sé.

F: Sacar temas sueltos te permite reaccionar frente a la competencia musical, decenas de artistas y colectivos que sacan material de forma semanal. Una forma de seguir sonando te la puede proporcionar distribuir tu música de esta manera. Sacaste “Azulejos de Corales” y dijiste que no había hilo conductor, que era una forma de hacer un disco y tener una referencia, poder decir, “esto es lo que yo hago”. ¿Piensas que un disco con un concepto o hilo conductor podría dar lugar a un producto más redondo?

D: Claro, sin duda. A mí lo que está pasando es una bola de nieve lo que se ha creado, es todo muy rápido.

Yo di un concierto en enero, mi primer concierto, con 500 suscriptores en YouTube, hoy tengo 13.000, han pasado 8 meses. Yo no tenía representante, sin exagerarte me escribían cincuenta personas para decirme “quiero que vengas a mi ciudad a cantar”, “te busco sala”, etc. Cuando busqué mi representante y me organicé más, me plantearon, los temas sueltos están muy bien pero tú tienes que tener una carta de presentación con el que ir a una discográfica y vender tu producto. Entonces me rayé, y dije, mira, voy a hacer un disco y en un mes saqué Azulejos. Evidentemente lo suyo es una idea, que es lo que estoy haciendo ahora con Maka, un disco con una idea general.

F: ¿Un proyecto junto a Maka, colaborando, o un disco conjunto?

D: Un disco a medias, un disco conjunto. El disco que he grabado [por Azulejos] es una representación de todo lo que puedo hacer, puedo hacer algo más flamenco, más trapero, música más rara, música más personal. Es un escaparate, más que un disco.

F: En tu música hay referencias constantes a la familia, hablando sobre ella, la intención de formar una. ¿Qué importancia le das y qué peso tiene para ti?

D: Para mí la familia es todo, pero cuando te digo familia no me refiero sólo a la de sangre, también te hablo de colegas. Somos lo que somos por quién nos rodea, y si no lo valoras al final te das cuenta cuando es tarde.

Cuando no tienes a nadie la que sí está contigo es tu mae, y ahí te das cuenta. Puedes vivir a lo largo de tu vida, bajones, muertes, enfermedades, y valoras más a tu familia. Yo por suerte o por desgracia valoro mucho a la que tengo, y antes de hablar de polladas en mi música, prefiero hablar de cosas más cotidianas, y que mi madre lo escuche, o que si lo escuchara mi abuela, que pudiera gustarle, y ambas estuvieran orgullosas.

Puede ser que si yo hiciera reggaetón de pegarla contra la pared estuvieran orgullosos también, porque pudiera vivir de la música, pero el que no estaría orgulloso sería yo. Yo hago un tema hablando de mi madre y me siento más realizado que un tema hablando de un AMG, aunque el AMG tenga miles de visitas más.

F: Por lo que dices, cuando piensas en un tema: ¿eres consciente que determinadas temáticas o estilos pueden tener un mayor público y puedes servirte de esto a la hora de publicar?

D: Sí, o más tendencia, o un sonido más actual, no tiene por qué ser el tema, sino el sonido. Un reggaetón siempre va a vender más, y si haces un reggaetón de amor, ya has hecho el combo completo [ríe]. Ahora si haces una canción rara con la voz distorsionada, sabes que va a vender menos, pero a lo mejor es más profundo. Al igual que si hago algo flamenco, sé que puede vender menos, porque el público que tengo a día de hoy a lo mejor es menos flamenco. Tienes que hacer lo a ti te llena personalmente, pero también tienes que vender lo que haces.

F: Mezclar trabajo con el gusto personal.

D: Exacto, como era aquello de “el fin justifica los medios”. Yo creo que sí, que en este caso los justifica. Si yo quiero llegar a hacer algún día la música que yo quiera pues tendré que hacer rollos que sé que ahora van a vender, un reggaetón que va a vender, siempre sí o sí. Y tú lo sabes de antemano. Es como el que diseña, si yo hago un diseño de Rihanna seguramente venda más que un diseño de mi mae.

F: Pero no todo el mundo lo dice, casi nadie expresa claramente “puedo llegar a hacer un determinado tipo de canción porque es un tema que toca y que va a tener mayor repercusión”.

D: Yo soy realista, no me gustan las mentiras, las odio. Ya te digo, Dellafuente es mi empresa y puede hacer productos comerciales, productos más personales y productos en los que esto se mezcla. Al fin y al cabo una empresa tiene que vender productos. Y no solo yo, cualquier cantante aunque no lo admita está vendiendo un producto, por mucho que sea la canción más sentía.

F: En uno de los últimos temas que has colgado dices: “el trap en España no es Dellafuente, el trap en España son padres adolescentes” ¿a qué te refieres exactamente? Por otra parte, ¿cuál crees que es tu target y cuál te gustaría que fuese tu principal público?

D: Primero te quiero aclarar lo de esa frase: estoy harto en redes sociales, “recomendarme algo de trap español” y veo que me incluyen o identifican a mí como si yo lo hiciera… que a lo mejor lo hago, inconscientemente. Pero yo descubrí lo que era el trap [ríe], hace nada, ¿sabes? Yo hago música según la instrumental que me pongan, yo no miro si esto es trap, salsa, a mí me da igual.

Y yo preguntaba, ¿qué es el trap? Y me decían: el trap es el joseo, el buscarse la vida. Digo, “entonces, el trap son padres adolescentes”. ¿Hay alguien que se tenga que buscar la vida que los padres adolescentes? No soy yo, son los que tienen que deslomarse para darle de comer a sus niños y darles ropa.

Sobre a quién quiero dirigirme, mi idea sería que me escuchara gente como yo, porque yo hago siempre música que me guste a mí, si no no la saco. Mi idea es, si me gusta a mí, le tiene que gustar a gente como yo. Pero tampoco puedes controlarlo, y puede escucharte gente fuera de lo que tú pretendes. Pero yo también he tenido 14 y 15 y he escuchado a gente de veintitantos, es normal.

F: Si como hemos dicho anteriormente, a medio plazo tu principal objetivo era publicar una referencia que pudiera servir como presentación de tu trabajo, y ese objetivo se ha cumplido con la publicación de “Azulejos de Corales”, ¿cuál podría ser la próxima meta planteada?

D: Como te he dicho, sería sacar un disco, un disco en condiciones, dedicándole su tiempo, temas de flamenco con arreglos profesionales, y eso tiene dos vías: o bien pones tu dinero de tus bolsillos, porque ese disco costaría dinero, o bien que te fiche un sello. Entonces pues ese es mi objetivo, digamos, sería que viniera un sello, o me suda la polla como si viene un prestamista que tiene muchos dineros y me los pone en la mesa, yo lo que busco es financiación, financiación para grabar.

F: Sin embargo, la música ha cambiado de tal forma que aún habiendo sellos, el progreso de un artista no puede depender del mismo.

D: Pero sí de la financiación, si quieres crecer. Ahora que estoy metido en este mundillo de la música, Sin dinero, en la música te quedas estancado. Yo puedo seguir haciendo lo que hago y no se si irá más, pero yo sinceramente no me quedo conforme con lo que hago. Puedo seguir subiendo temas suelto, pero yo no me quedo satisfecho, yo quiero más, quiero hacer cosas más serias y profesionales, y para eso hace falta financiación. En eso estamos, intentando entrar en la industria musical o si no suena la flauta tendremos que hacer un crowdfunding como el Chojín, o yo que sé [ríe].

F: Si lo haces como el Chojín, sacas cuatro discos, por lo menos.

D: [Ríe] Pues sí, coño, yo ya ves si saco cuatro discos, y diez.

F: En el último mes he leído en las redes sociales tu inminente llegada a Vevo, ¿es una realidad? Llega por tanto el desembarco audiovisual: ¿Publicarás temas inéditos o temas que ya han sonado? ¿Vas a tener un papel en lo audiovisual (más allá del musical, claro)?

D: Es una realidad, Vevo se puso en contacto conmigo. Yo soy muy dejado, ellos me pedían fotos, y yo no tenía fotos promocionales, hasta que ya hemos hecho eso y se las he mandado. Estoy pendiente de grabar vídeos con temas inéditos. También me gustaría algo de Azulejos, porque tengo un disco sin ningún vídeo, [ríe], aunque ya creo que va un poco tarde, aunque en principio inédito.

Sobre lo segundo, yo estudié audiovisuales, no lo terminé, pero aprendí lo que quería aprender, y estoy pensando en ello porque quiero buscar algo diferente. Yo siempre he sido de “yo me lo guiso yo me lo como”, los anteriores videoclips los he editado yo, pero llega un momento en que no das a basto con todo y tienes que tener, cómo decirlo, una subcontrata. Me ha contactado mil productoras, pero yo necesito alguien de aquí de Graná que esté conmigo, y ahora he encontrado unos chavales de aquí de Granada que me gusta lo que hacen y voy a trabajar con ellos. Pero es lo que te decía, una productora no lo hace por el amor al arte, una productora me cobra a mí por hacer los vídeos. Yo podría grabar un vídeo, pero quiero hacer algo serio, profesional, algo con lo que esté contento, y eso pues vale dinero, que a día de hoy lo tengo que pagar yo de mi bolsillo.

F: Es comprensible. En tu música se habla de dinero, no desde un punto de vista de la ostentación ni del culto hacia él, sino como un elemento necesario para el progreso personal o musical; lo que podemos buscar cualquiera, para tener una estabilidad. ¿Cuando tu hablas de dinero o de la necesidad de buscarse la vida, lo haces con esa intención?

D: Totalmente. Estabilidad, exacto, esa es la palabra. Como si fuera mi trabajo, y sacar un sueldo, pagar el agua, el alquiler o la calefacción de la música, tampoco busco más. Que si viene más y me puedo comprar un Ferrari, [ríe], pues gloría, pero yo me conformo, si me diera el dinero que me puede dar trabajar en la obra, con eso me conformaría. No necesito más a día de hoy. A lo mejor mañana me levanto y me quiero comprar unos cadenotes y ser el más vacilón del mundo, pero a día de hoy me conformo con eso.

F: Para ir terminando, desde hace poco tiempo trabajas con Stop producciones [promotora que trabaja con artistas como Rapsuskei o Fyahbwoy] y por lo que he leído, para los últimos meses preparas una gira por diversas ciudades.

D: Sí, yo necesitaba alguien que me administrara todo eso, y esta gente me están preparando una gira, de enero a marzo, por ahí dando vueltas. Y están también algunos festivales para verano pendientes de confirmar, se está moviendo la cosa. Ahora es cuando va a empezar a moverse. Esto es el principio, yo siempre digo que acabamos de empezar ahora, esto es el principio.

Entrevista por Fernando M. M.