Entrevista a Carter Espacio Creativo

Arriba, de izquierda a derecha: High Gambino, Sholo Truth & Eneh
Abajo, ídem: Sugar Frames & One Beef

Tras nuestra visita para la realización del Cypher en Streaming quedó pendiente una charla con el equipo de Apartamentos Carter para que nos contaran cómo funcionaba Carter Espacio Creativo, el estudio de sonido, fotografía, vídeo y serigrafía que tienen situado en Calle Medea 4, al este de Madrid. Nos recibe High Gambino, quién también se encarga de repasarnos las estancias del espacio, tanto los estudios, como los espacios de descanso y la cocina. Acabamos en el estudio de grabación en el que se encontraba dibujando GUSA (writer de Madrid) y al que en pocos minutos llegaron One Beef y Chinaka. Rápidamente High Gambino (que estaba al mando) se puso en marcha y presenciamos la elección de un nuevo ritmo para Rein Losú (Rapper y productor de Torrejón), como colaboración para uno de los siguientes proyectos de High. Después de varias horas escuchando ritmos inéditos, compartiendo gustos y opiniones, empezamos nuestra charla con High Gambino, Sugar Frames, One Beef y Niko aka Eneh, con la ausencia de Sholo Truth se encontraba en Cantabria.

Mario Mel: ¿Cómo se inicia Apartamentos Carter?

High Gambino: Yo, estaba viviendo en Barcelona, Sholo Truth vivía en Cantabria y Sugar Frames, One Beef y Niko, vivían aquí, en Madrid. Alfredo (One Beef) tenía otro local, donde él ya hacía sus cosas de serigrafía y demás. Nos ofrecieron coger este local y gestionarlo nosotros de la manera que quisiéramos. Primero hablé con Sholo y me dijo que sí, que tirábamos para adelante. Invertimos pasta en equipos para tener algo competente; para que fuese algo más que nuestro hobbie y hacer de nuestro curro.

MM: ¿Qué os ha influenciado para llegar hasta aquí?, ¿Habíais trabajado antes juntos? ¿Por qué Apartamentos Carter?

HG: Apartamentos Carter es una idea de hace muchos años y, bueno, no sé si habréis visto la película ‘New Jack City’… En New Jack City (1991, Mario Van Peebles) venden heroína en la calle y cuando llega la movida del crack, ellos dicen: ‘Si cambiamos de producto y vamos a vender a lo grande, necesitamos un sitio grande donde funcionar. Entonces ellos ocupan los Apartamentos Carter. Con este concepto y con el de haber trabajado siempre en colectivos como Uglyworkz o La Calle Familia, empiezo otro proyecto con el nombre de Apartamentos Carter. No había local, ni nada. Hice un Instagram con la idea de hacer mini documentales sobre Graffiti, Música, Tatuaje o cualquier tipo de arte; con la idea también de dar visibilidad a peña del barrio que hicieran cosas que molaran. Tenía el estudio en casa y subía videos de un minuto; de conciertos y demás, grabados con una GoPro y ahí me contactó Sergio (Sugar Frames). No le conocía de nada y me dijo que había visto lo que estaba haciendo. Me dijo que el contenido estaba muy bien pero que la calidad de la imagen dejaba que desear. Entonces me contó que él había estudiado imagen y que quería colaborar sin ánimo de lucro. A partir de ahí dijimos ‘Tú te encargas de los videos, lo mío es el sonido. Alfredo me contactó en 2012 por el disco que saqué «H.I.G.H.» (2012, Autoeditado). Empezamos a hacer camisetas para el disco y a partir de ahí contamos el uno con el otro. A Niko le conocía del barrio, por medio del graffiti, tenía ganas y aquí estamos.

One Beef: Por mi parte, la serigrafía es en lo último que he caído. Realmente vengo del graffiti y lo bueno que tiene es que la creatividad también te puede llevar a otros lados. Conoces a gente y al final te pasa algo como a mí. Hace 10 años conocí a un pavo que sabía hacer serigrafía, montamos un local y una marca, luego vine aquí y monté mi propia marca. A parte, ya trabajaba para otra peña y mi idea simplemente era traer lo que hacía antes aquí.

HG: También me gustaría hacer hincapié en lo siguiente: una cosa son Los Apartamentos Carter, que somos un grupo, un colectivo, con sus redes sociales, etc. Y otra cosa es el local, Carter Espacio Creativo que, a parte de nosotros, viene peña que nos alquila los espacios para hacer su música, sus videos, serigrafías, etc.

MM: ¿Cómo contacta esa gente con vosotros?

Sugar Frames: Por redes sociales, Instagram sobre todo, porque lo tienes en el teléfono y es más cercano que un correo, que es más frío, la gente sigue nuestro trabajo.

MM: ¿Cuáles son los filtros que tiene que pasar un artista para trabajar con vosotros? Si es que hay filtros claro…

HG: Nosotros nos adaptamos a lo que nos venga. Nos ha venido peña fuerte y nos hemos sacado pasta y luego, hemos grabado a chavales trabajos enteros por nada. Hay peña que no tiene tantos medios o “x” compañía con el dinero suficiente y me adapto. Lo que si tiene que entender la peña es que tenemos que mantener esto y que tengo que cobrar algo. Para pasar por aquí tampoco requiere un talento especial, mi trabajo es hacer que tu música suene bien, tu voz esté en su sitio, etc.

OB: Aquí puede venir gente sin mucha experiencia y darse cuenta de cómo se trabaja realmente; se te van a abrir más puertas y eso es algo que no tiene precio.

MM: ¿Qué actividades puede encontrar cualquier cliente que quiera trabajar con vosotros? ¿Cuáles son las opciones que tienen o el equipo que tenéis disponible?

SF: Por ejemplo, en mi apartado, puedes alquilar el plató y ahí entran los focos, flashes, difusores… Luego, cada cliente trae sus cámaras y sus herramientas para llevar a cabo su trabajo. Si luego a parte quieres trabajar conmigo, pues yo hago tanto video como fotografía, por igual. Simplemente ponerte en contacto, hablamos de la idea que tienes, llegamos a un acuerdo, trabajamos en la idea juntos y me adapto un poco a lo que quieras; no tengo ningún prototipo de video. Cuento con mi cámara propia, una Sony A7, luego tengo un estabilizador de imagen Ronin M, tenemos focos, slider que es para hacer traveling, steadycam, Tenemos una grúa… ¡Ostia, tenemos de todo en realidad! (Risas).

Ponemos amor en todo lo que hacemos, esa es la garantía. Yo no quiero que la peña vea el típico video, por eso decía que no tengo un prototipo. Siempre intento dar el máximo. Depende también del trabajo y del presupuesto que tengamos.

OB: Con la serigrafía por ejemplo, vosotros mismos, de vuestro proyecto queréis hacer unas camisetas. Si te vas a cualquier tienda típica de polígono industrial te puedes ver limitado por el número de unidades. Nosotros hacemos 20 unidades a un precio asequible. La verdad es que mola porque así, entra curro de todo tipo y luego vienen trabajos que personalmente me gustan más: marcas de aquí, escritores de graffiti que quieren sacar sus diseños e incluso peña que sí tiene estos medios pero quiere trabajar con nosotros.

HG: Alquilamos cada espacio por tiempo, según el dinero que pagues. Un chaval lo tiene más difícil para poner un pulpo en su casa y aquí lo puede tener. Vienes con tus pantallas y te puedes estar sacando un dinero con tus camisetas. Hay gente que viene y dice -no sé cómo se hacen las camisetas o como quedarán…- Entonces nosotros le decimos que venga un día y lo vea (por ejemplo). Luego, por mi parte, hay gente que puede venir y decirte -quiero un ritmo que suene a “x”.- Yo no te voy hacer ese ritmo, si vienes a mí es porque se supone que conoces mi trabajo y confías en que te va a molar.

OB: A parte de nuestra línea de trabajo, que es lo que nos da de comer, también tenemos nuestros proyectos, lo de Rock Steady ha sido un proyecto. High, ha sacado sus Tapes… lo importante es que la maquinaria nunca pare. También la movida de “Los Carter”, es que facilitamos la vida a la peña que está perdida: en la fotografía, serigrafía, en la música… Y no solamente en el mundo del Hip Hop, que es la demanda que más tenemos en realidad, sino que también nos llega gente de otros estilos diferentes y flipan con la sinergia que se crea.

HG: A nosotros nos viene guay porque al final, pasa peña ajena a nosotros, que viene a conocer el local y a trabajar en sus proyectos y ya eso nos hace conocernos, acabar haciendo cosas o abrirnos puertas a trabajar con más peña.

MM: ¿Podríais revelarnos alguna de las referencias más importantes con las que habéis trabajado?

HG: En nuestros primeros curros vinieron La Mala, Yung Beef, vinieron unos productores de Los Angeles que se llaman GTA, Frank el Médico que es un técnico de sonido que tiene un Grammy Latino… Tuvimos la suerte de que en el primer curro, solo con que La Mala subiera una historia, ya vinieron seguidores. De ahí nos empezaron a seguir otras compañías que eran más grandes y, ahora, hay gente de esas compañías que cada vez que van a sacar algo vienen aquí. Artistas que vienen, graban, se lo llevan y les mezclan en otros lados. Por otro lado, puedes tomarte -un poco- la libertad de hacer lo que quieras porque hay peña que nunca se hubiera girado a mirarte por mucho que hubieras currado y ahora, porque has montado una movida que mola realmente, la gente te toma de otra manera. Nos pasa con clientes que vienen a currar o con peña que viene para colaborar. No es lo mismo decir: soy Carlos quiero hacer “X movida” que decir: qué tal, somos Carter Espacio Creativo, este es nuestro espacio y aquí tienes el equipo necesario para realizar tu trabajo. Esto de cierta manera, nos da alas para poder hacer lo nuestro y que lo nuestro tenga una repercusión mayor o apoyos mayores -en un momento dado, ¿sábes?

MM: Entendiendo que hablamos de la profesionalización del sector, ¿Podéis desarrollarnos un poco más sobre cómo profesionalizar el trabajo?

HG: Te pongo un ejemplo: nosotros hacemos una master class de Sholo con el Talkbox, es la primera que se hace en España, son 8 horas de clases, etc. Sholo, hizo un mailing a título personal, a diferente peña, explicando lo que hacía. Esperando colaboraciones con marcas para promocionarse o lo que fuese y no le respondió nadie. Entonces le dije que hiciera un dosier como artista; de lo que es la master class, explicando en qué consistía y lo mandamos desde el email de la web. Claro, la peña se mete a la web y ahí pueden ver que tenemos trabajos con gente potente y ya, pues te empiezan a responder las marcas, tenemos para dar la master class, van a sortear una movida de Korg para hacer música. No es lo mismo colaborar con Carlos, que es un chaval al fin y al cabo, que colaborar con un espacio o con un artista que tiene su recorrido.

MM: ¿Tenéis una filosofía en conjunto desde un punto de vista creativo?, ¿Cómo desarrolláis vuestro trabajo?

OB: Como Apartamentos Carter trabajamos todos juntos y la opinión de todos es válida. La sinergia entre nosotros es fundamental, siempre nos preguntamos y opinamos sobre nuestros proyectos constructivamente.

Niko: Por ejemplo si se hace un modelo nuevo de camisetas o una capsula, nosotros nos dedicamos a estamparlas; lo vé Sergio y llegamos a la conclusión de que queremos hacer un video; llega Carlos y pone la música del video con algún beat que tenga, Alfredo, si tiene que diseñar algo para eso, lo va a hacer. Entonces al final todos participamos en los proyectos de
todos.

HG: Como cuando hicimos Just Beef; Just Beef salió porque llegó Alfredo con su moto y empezamos con la coña de… ¡Vamos, el repartidor de beef! De esa tontería, nos reunimos y nos pareció una idea que molaba. Estuvimos todos, Sholo, Chinaka, etc. Entonces llegó Alfredo y nos enseñó lo que tenía por fotos, a través de un grupo que tenemos; de ahí vamos desarrollando todas las ideas.

OB: Luego también, coincidimos en que somos un poco almas solitarias. Yo me he pasado mucho tiempo siendo cerrado y aquí, es donde he podido abrirme, porque estoy con mi gente y estoy a gusto.

HG: Tampoco buscamos aprobación, si me gusta un ritmo se puede mirar algo, o cambiar alguna letra de algún diseño, pero tenemos bien diferenciado lo que sabemos hacer cada uno.

SF: Tenemos puntos en común, salvando diferencias, pero sí que coincidimos en muchos gustos evidentemente…

OB: Al final, la visión que le podemos dar Niko y yo, o la que le pueda dar High produciendo o Sergio haciendo las fotos, es como hablar el mismo lenguaje.

HG: Como con el proyecto ‘Bandas’… La verdad que a nosotros no nos mola la violencia pero sí que nos mola el concepto de unión, de crew y nos fijamos en Ghetto Brothers, con el tema de la creación del Hip Hop y un poco lo que fue la ruptura con la violencia, ¿sabes? Y bueno, el video está basado en una escena de Wild Style, que sale Grand Master Flash, salen Rock Steady Crew, creo que también sale pintando Seen, si no me equivoco.

Niko: También lo que hemos querido hacer es, de forma muy explícita, mostrar todos los elementos y como que hoy en día parece que dá miedo sacar ésto, como si fuese de toyacos.

MM: Por la energía que transmitís, mucha gente joven que os lea ahora estará pensando en trabajar así pero ¿Cuál es la parte más dura o más pesada de vuestro trabajo?

HG: La inversión económica y el ser conscientes de que esto tiene que ir para adelante sí o sí. No tengo la opción de, -Si esto mañana me cierra me voy al Telepi a repartir, por ejemplo. Esa opción no la contemplo. Para llegar hasta este punto, he tenido que hacer mucha música que no es reconocida, pasarlo mal, tener ansiedades, trabajar en sitios que no me gustan… También ahora curramos el doble, yo aquí echo las horas que no he echado nunca. De todas formas, tampoco es que pese, yo todas las mañanas entro aquí y soy feliz. Veo el logo pintado en la entrada y veo todo como está y digo ‘Ahora sí. Me siento a escuchar un tema nuevo que hemos hecho tomando un café y dáagusto. Al final lo que más pesa es lo que más compensa.

Para finalizar y salir de aquí con los pies en la tierra, ¿cómo veis la conciencia social respecto a este tipo de negocio?

HG: Hoy en día la importancia del dinero es toda… También te digo que nos ha tocado luchar con “X peña” porque no han entendido como gestionamos esto. Aquí lo que se producía, se dividía entre todas las personas involucradas, a partes iguales. Y bueno, nos mantuvimos. Hubo meses en los que, simplemente, nos dio para pagar los gastos del local; es normal, porque montar un negocio requiere su tiempo. Como Carter Espacio Creativo tengo que hacer dinero. Yo no te voy a cobrar por lo que sé o por la calidad; te voy a cobrar por la luz, el tiempo invertido y por cosas que son básicas.

SF: Tu trabajo vale dinero, yo no puedo pagar mis facturas con amor. Todo el mundo puede pillarse una cámara, una tarjeta de sonido, pero no todo el mundo es profesional. Es algo que la gente tiene que entender. La movida es que todavía, en este país, no se suele entender, pero, yo no voy a un panadero y le digo que me dé las barras gratis porque le guste hacer pan. Hay que dejar claro que no damos un producto amateur. Esto nos ha costado mucho; antes estábamos en un almacén, moviendo grúas, vendiendo seguros…

HG: Esto lo hemos construido para depender de nosotros mismos, de nuestro trabajo. Yo lo que quiero es trabajar, no quiero que me regalen nada; y tampoco es ‘si no puedes con ellos, únete. No voy a hacer lo que he criticado siempre; si viene algún político o alguna empresa que no me representa (por ejemplo), por mucha pasta que me ponga, no lo voy hacer. Que yo cobre veinte mil y que la gente que esté levantando esto cobre quinientos, no me representa, nunca me ha representado. Si hay una cosa que me jode, es ir andando por la calle y ver espacios muertos, edificios vacíos y si aquí veo que hay algo así me da por culo.

Sabemos y somos conscientes, de primera mano, que hemos influenciado a gente más grande y con más posición que nosotros porque nos lo han dicho. Entonces, algo estaremos haciendo bien. Yo quiero que aquí haya un pive que diseñe porque si el día de mañana viene un trabajo en el que estoy haciendo la música y está ocupado el espacio de impresión de camisetas por otro diseñador pues igual le interesa trabajar en la movida que estamos trabajando. Podemos compartir nuestro trabajo con la gente que viene a trabajar.

OB: Lo que está pasando aquí, es un ejemplo y un modelo de negocio que será muy común dentro de unos años.

Entrevista por Murio Mel 
Fotografías de Sugar Frames cedidas por Apartamentos Carter

Estudio de Sonido y Estudio de Fotografía en Carter Espacio Creativo