El Manifiesto Underground del Oeste – Review de Cali Agents “This Is How The West Was One”

“Y’all cats done fell off, and we in this for the long term / 20 years from now the Cali Agents still burn”

Todavía quedan cinco años para esos veinte que presagia Planet Asia en ‘Neva Forget’, pero de momento se cumple que Cali Agents sigan dando guerra y la gira de celebración del XV aniversario del lanzamiento de “How The West Was One” (Ground Control Records) nos permite tenerlos en España de la mano de Fas Projects. Las fechas son el jueves 14 de Mayo en la Sala Lemon de Madrid, y viernes 15 en la Sala Clandestino de Albacete.

Cali Agents, How the West Was One

Cali Agents – How The West Was One

(2000 · Ground Control Records)

Corría el último año de la gloriosa década de los ’90 cuando salió el single promocional (el comercial lo haría en el mismo 2000) del disco que más tarde publicaría Ground Control Records. Un 12″ que progatonizaba ‘The Good Life’ (prod. Protest) y en cuya cara oculta se encontraba ‘Just When You Thought It Was Safe’ (prod. Memo), con sus respectivas instrumentales y versión clean en el caso de la última. Como presentación del disco la elección fue perfecta ya que ambos cortes, cada uno con sus matices, están en la línea oscura que prima en “How The West Was One”. En el tema homónimo que abre el disco, Realistic Ambitious Serious Cautious Organized rapearía –This ain’t for the ones that be on they skateboards / I leave it for the cats that be poppin Billboard-, pero ‘The Good Life’ consiguió colarse en el puesto #36 de los Hot Rap Singles de la famosa lista americana.

Entre los cinco primeros puestos, que durante esas semanas se rularon las apuestas comerciales de Nelly, Missy Elliot, 504 Boyz o Ying Yang Twins, curiosamente consiguieron colarse el crunk de Lil Jon & The East Side Boyz, y el single ‘One For Love Pt.1’ del “Hip-Hop For Respect EP” que publicó Rawkus, en el que artistas como Kool G Rap, Talib Kweli, Common, Mos Def, Pharoahe Monch, El-P, Cappadonna, Wordsworth o J-Live se juntaban para protestar contra la brutalidad policial. Un proyecto que por desgracia, también quince años después, podría tener el mismo significado…

Por su parte, el disco no tendría la misma suerte en su respectiva lista, porque Cali Agents eran underground del duro, y ese es el único mensaje que transmitieron en las barras y el sonido de “How the West Was One”.

“I know that I brag but yo somebody should / When I make cash I spend it all in the hood”

Para entender mejor ese concepto de undergrounds tan arraigado, es necesario apuntar que sus carreras profesionales prácticamente acaban de comenzar. Rasco rozaba la treintena y había debutado un par de años antes con el álbum “Time Waits For No Man” -1998- publicado por Stones Throw, cuando la casa de Mr. Wolf era sólo un respetado sello underground y no la gran firma independiente que es ahora (por supuesto también respetada). Anteriormente había formado parte del grupo Various Blends (ft. EB F · Friz-B) con el que había publicado un 12″ en 1996.

Por su parte, Planet Asia era una promesa veinteañera y no el prolífico mc que es ahora. Había publicado un EP en 1997 con su grupo Skhool Yard (ft. Kubiq · Shake da Mayor · Supa Supreme) bajo el alias Yard Massive que llevaba por título “Representation” (Black Scorpion Productions), y en solitario otro EP homónimo producido íntegramente por Fanatik.

Importante tambíen es el carácter del sello que los lanzaba, Ground Control Records. La firma de San Francisco llevaba apenas un par de años en activo sin demasiadas referencias, aunque en su catálogo destacaban unos discos de batalla de Dj Rectangle, y un año antes del lanzamiento comercial de Cali Agents, 1999, lanzó su joya de la corona: un disco llamado “Mumia 911 . Más allá de su repercusión que tuviera, bajo el desconocido nombre de Unbound Allstars se reunían un elenco de artistas de lo más completo (Chuck D, Zack de la Rocha, Afu-Ra, Dead Prez, Jean Grae, Pharoahe Monch, Black Thought, Tragedy Khadafi…) que en distintas versiones de un tema de mismo nombre que el disco, apoyaban la causa del periodista y activista Mumia Abu-Jamal sobre ritmos de Diamond D o Fatlip entre otros (más información sobre el caso de Mumia en ‘No os olvidéis de Mumia Abu-Jamal’ del fella BigBrothaBob). Posterior y paralelamente, el sello editaría el único trabajo del supergrupo Analog Brothers (entre los que estaban Ice T aka Ice Oscillator y Kool Keith aka Keith Korg), un disco de Aceyalone y también de sus formaciones Freestyle Fellowship y The A-Team, y las óperas primas de Zion I y Ed O.G..

Por último esa condición de undergrounds tan reflejada en el disco se dejaba ver también en el ámbito de los directos. Previamente a la salida del disco, mientras que el aclamado Up In Smoke Tour de Dr. Dre, Snoop Dogg, Ice Cube, Eminem, Warren G y X-Zibit giraba por Estados Unidos; y bajo la sombra del Spitkicker Tour que a otra escala abanderaban De la Soul, Biz Markie, Common, Pharoahe Monch y Reflection Eternal; Cali Agents participaron como invitados en una gira de carácter más underrated llamada Goodvibes que organizaba el sello de mismo nombre. En ella, aparte de a Bahamadia y Spontaneus, telonearon a Slum Village cuyo “Fantastico Vol. II” curiosamente comparte fecha de lanzamiento con “How The West Was One”, el 13 de Junio.

El álbum debut de Cali Agents abre con una mezcla de realidad y humor en los despachos de un sello discográfico. ‘Behind Closed Doors’ es una conversación a puerta cerrada entre el jefe del sello y un productor que quiere meterle dos negros –Two niggis together! Jesuschrist!- que rapean explicit content. El productor intenta explicarle que meter un grupo de rap es algo que muchos sellos está haciendo hoy en día y que podría abrirles nuevos caminos, todo esto con un toque de humor parodiando nombres: Sad Boys (Bad Boys), Huffy Combs (Puffy Combs), Joc-A-Fella (Roc-A-Fella), Ei-z (Jay-Z), Planet China (Planet Asia)… Para que al final el jefe acceda a ir a un concierto a cambio de ser VIP y tener whisky.

“Black music, here we come!”

Ese tono de humor, y en cierta parte jovial y animado, se deja ver en ‘On the Hustle’ (prod. His-Panik), en ‘Real Talk’ (prod. Protest), o en los los aires funk de ‘Crash The Boards’ (prod. M-Boogie) con ese bajo cargado de groove. Pero por lo general, el disco tiene un sonido oscuro y crudo, y contrariamente a lo que podría parecer por la reivindicación en el nombre del álbum, con unos beats que bebían más de la secuenciación de samples cortos de la escuela neoyorkina que del brillante g-funk que tanto Dre y sus smokers, como otros artistas, estaban desarrollando en su costa, la oeste. No es de extrañar tampoco este sonido, cuando buena parte del peso instrumental del disco recae His-Panik de The Molemen, con alguna intervención de su compañero en el trío, Memo.

Como decíamos, la crudeza no se queda sólo en los dos cortes que protagonizaban el 12” publicado un año antes. Son buen ejemplo de ello ‘This Is My Life’ (prod. His-Panik); ‘Up Close And Personal’ con la colaboración de Chuck Taylor y un todavía no tan mitificado Madlib en la producción (aunque ya se intuía su imaginación y oído para mezclar muestras); ‘Talking Smack’ con un beat de 427, en el que usa el mítico recurso de poner reverse a la muestra; o ‘Faces of Death’ sobre un beat de R’Kasha, quién consigue uno de los ritmos más dinámicos del disco gracias a un arreglo de cambio de ritmo mientras juega con la misma muestra. Pero, no sólo por el funk respira el denso underground de Cali Agents. Algo de jazz se puede escuchar en ‘Fuck What You Heard’ sobre un excelente ritmo de Roddy Rod que se sostiene en la muestra de un contrabajo; y algo de brillo suelta uno de los cortes más reconocibles del disco en el que un inspirado His-Panik manipula una muestra de ‘A Search For Soul’ de The Crusaders para que los Agentes parieran un acertadísimo tema llamado ‘The Anthem’. Mención especial merece la colocación de los samples vocales que hacen de estribillo, coincidiendo la percusión de tal forma que parece que únicamente varíe la afinación de las cajas y apenas se note que hay beat debajo.

“It’s all about who can sound the illest to beats, and not how many brothers that you shot in the street”

En definitiva yo veo “How The West Was One” como un manifiesto underground que pretendía desmarcarse de un entorno concreto, y underground fue también su puesta en la calle. A pesar de que vendió más de 50.000 copias que consiguieron que su single se codeara de lejos con aquellos Nelly y Missy Elliot de los que pretendían diferenciarse, no lo distribuía ninguna major ya que se encargó de ello Nu Gruv Alliance, quiénes casualmente también distribuía cosas de Stones Throw. No fueron cifras suficientes para colarse en la lista en Billboard, pero sí para tener el reconocimiento de The Source, que lo catalogó como uno de los seis mejores álbumes independientes del año 2000.

A muchos le parecería un disco soso por su carencia de arreglos y florituras, y por las mismas razones a otros les parecería una densa joya del hardcore. Lo que es indudable es que el disco supuso un giro en la carrera de ambos mc’s, que compaginaron bien llegando a sacar tres trabajos más como dúo: “Head of the State”, “Fire & Ice”, y el EP “Close To Cash Pt.1” (2004, 2006, y 2010 respectivamente).

El próximo jueves tendremos oportunidad de verles quince años después acompañados de Durag Dynasty, trío que forma Planet China junto a Killer Ben y TriState, y que se estrenaron en 2013 de la mano de Nature Sounds con “360 Waves”, un disco íntegramente producido por The Alchemist.

“It’s on again, it’s back to emceeing again / Now I can walk through my own hood with a g in my pants”