Carlos Niño meets Miguel Atwood-Ferguson DillaJoints#01

En la tesitura de un monográfico dedicado a Stones Throw, sería imposible no hablar de Jay Dee aka J Dilla. Mucho se ha hablado de su música, editada o no por el sello de Peanut Butter Wolf. Mucho más después de su muerte, y muy bien hablado en bastantes ocasiones.

Nosotros hablaremos cuando corresponda de cómo surgió su relación con PBW, pero en estos DillaJoints nos queremos centrar en cómo la música de Dilla sigue siendo relevante y sigue estando viva a través de músicos que, queremos pensar que pasionalmente, han realizado obras en su honor. ¿Por qué no empezar por un trabajo que podría ser conceptualmente de los más alejados a sus beats?

_

QUÉ ES SUITE FOR MA DUKES

____

Diametralmente opuesto a la música de Dilla en cuanto a estructura, instrumentación y resultado, “Suite for Ma Dukes” , publicado en 2009 (2 a, d, Dilla – Mochilla) es un tributo en forma de música de cámara a la obra del productor de Detroit en formato 12″, y dedicado a su madre, Maureen ‘Ma Dukes’ Yancey. En su representación en directo, el proyecto adquirió una dimensión mayor hasta completar una orquesta de treinta y seis instrumentos. Aparte, el proyecto tiene otros atractivos que le otorgan el ‘honor’ de inaugurar estos DillaJoints. Los responsables son el percusionista y productor Carlos Niño y el chelista, compositor y productor Miguel Atwood-Ferguson, y su trayectoria individual es importante porque confluyen una parte de los músicos responsables de los arreglos y proyectos orquestales del rap durante, y desde, la golden era. Músicos ‘hijos del hip-hop’, herederos de el legado artístico que dejó aquella “Hip-Hop Generation” imparable de la que nos habló Jeff Chang en 2005 y que recientemente tradujo al castellano Caja Negra Editora). Los responsables de la exportación del rap (con todos sus matices compositivos) a otros géneros. 

El germen del proyecto surgió antes de la muerte de Dilla, cuando en 2004 Carlos Niño y Miguel Atwood-Ferguson decidieron dar forma a su versión de Nag Champa (Afrodisiac for the World)’, uno de los cortes que Dilla produce en el imprescindible “Like Water for Chocolate” (2000 – MCA Records) de Common. En la espiritual guitarra que suena sobre el beat de Dilla ya encontramos a uno de intérpretes del hip-hop, Jef Lee Johnson. Tocó con Roy AyersTeddy Pendergrass o Fat Boys en los ochenta, y después fue músico habitual de Erykah Badu y George Duke, aparte de colaborar con otros artistas contemporáneos como la contrabajista Esperanza SpaldingJill ScottThe Roots o Borther Ali.

Pero, antes de hablar del trabajo, conozcamos algo sobre Niño y Atwood mientras escuchamos su reinterpretación de ‘Nag Champa’.

_

_

CARLOS NIÑO

___

Comenzó como dj de radio en el ‘95 en un programa de música electrónica titulado All at One Point que vio la luz en la KPKF, para después trasladar su hogar tras un breve descanso a la Spaceways Radio. Con esta mudanza, el programa adquirió un nuevo enfoque más cósmico y Carlos Niño comenzó a conectar con una de sus influencias claras a día de hoy: el espacio. Por el que pasaron desde Pharoah Sanders hasta Flying Lotus, sin desatender la música rap con A Tribe Called Quest o Madlib.

En lo periodístico, cabe destacar que Carlos Niño también fue redactor en el magazine angelino Rap Pages (fundado en 1991). En la página de Dj Shadow puedes encontrar hasta una pequeña imagen de la review que escribió sobre “…Entroducing” (‘96 – Mo’ Wax) la obra más trascendental del productor y dj angelino.

Portada de Keepintime. Talking Drums And Whispering Vinyls

La relación de Carlos Niño con el resto de campos de la música va más allá del periodismo, desde la realización de los artworks hasta la grabación de su música y la de otros artistas. Desde nuestro prisma cabe reseñar que grabó el sonido de Keepintime. Talking Drums And Whispering Vinyls”una cinta VHS japonesa del 2000 en la que Babu, Cut Chemist, Dj Shadow y J Rocc rascaban sobre las baterías de Earl Parmer, James Gadson y Paul Humphrey. Ya daremos formato a toda esta música, pero por contextualizar, esos tres bateristas han puesto música a glorias como Etta James, The Isley Borthers y Frank Zappa, y también a músicos actuales como D’Angelo & The Vanguard, Lana de Rey, Four Tops o Justin Timberlake

También es destacable, por vínculos, su faceta como A&R en el disco “Afrika Before Invasion” de la banda de afrobeat Natije Olokun Prophecy (2002 – Sofa Disk). Allí conectó con el trombonista Phil Ranelin, que había colaborado con Martha Reeves en su disco “We Meet Again” (‘78 · Fantasy), en varios discos de Freddie Hubbard que orbitan alrededor del principio de los ‘80, y como curiosidad, fue el responsable de la grabación de los trombones del álbum debut de The Red Hot Chilli Peppers (‘84 · EMI / Enigma Records). 

A su vez, Carlos Niño investigaba el downtempo con su compañero de instituto Fabian Ammon Alston en el dúo AmmonContact, y el soul-jazz espiritual con Hu Vibrational, junto a los percusionistas Hamid Drake y Adam Ruldoph.

_

SKIT JAZZ VOYAGES ESPAÑA

___

Como curiosidad para aquellos que también nos interesa el jazz made in Spain, añadir que Adam Rudolph compartió grabaciones con el pianista Chano Domínguez, el guitarrista Niño Josele, y la gaitera Cristina Pato en “Miles Español (New Sketches of Spain)”, además de reinterpretar el ‘Concierto de Aranjuez’ de Joaquín Rodrigo

En este tributo que el sello Entertainment One publicó en 2011, además de los ya citados, se mezclan para tributar a Miles Davis desde artistas relevantes en los últimos cuarenta años como el contrabajista Ron Carter, el teclista Chick Corea, el guitarrista John Scofield o el flautista y laudista libanés Rabih Abou-Khalil, a algunos de los arquitectos del jazz latino como  Jorge PardoJerry González o Gonzalo Rubalcaba. Un mestizo tributo, al también mestizo disco que Miles había publicado medio siglo antes con Columbia versionando música de Joaquín Rodrigo o Manuel de Falla.

_

BUILD AN ARK

___

Carlos Niño

Llegamos a 2001 en la historia de Carlos Nino, cuatro años después de la fundación de Donut Boy Recording con el lanzamiento de ese cassette “Fan-tas-tic” de Slum Village, el trío que formaba Dilla con Baatin y T3, y con el productor de Detroit abandonando el grupo para lanzar en solitario “Welcome 2 Detroit!” por BBE. En este disco aparece el baterista y productor Karriem Riggins, otro de esos músicos de nueva generación abanderados por Stones Throw, del que ya hablaremos, pero que muchos habréis escuchado en el flamante último disco de Kaytranada publicado por Richard Russell a través de XL Recordings (puedes conocer más sobre la historia del sello en nuestro artículo Richard Russell conectando Generaciones: Gil Scott-Heron & Jamie XX’).

Ese año Carlos Niño une fuerzas con el vocalista Dwight Trible y desarrollan la banda de jazz Build An Ark, También formarían parte del grupo Phil Ranelin (trombonista de Natije Olokun Prophecy) y Adam Rudolph (percusionista de Hu Vibrational que posteriormente tocará en el tributo a Miles). 

Se estrenaron en 2004, el mismo con “Peace With Every Step” (Plug Research / Kindred Spirits) tras haber participado ya en un tributo a Sun-Ra con el corte ‘The Stars Are Singing Too (Doors Of The Cosmos) (Sunny In LA Mix)’. El mismo año que Carlos Niño y Miguel Atwood-Ferguson parieron su primer tributo a Dilla.

Algunos de los músicos de Build An Ark, formarían años después parte de la orquesta que representó en directo “Suite for Ma Dukes” bajo la dirección de Miguel Atwood-Ferguson, como la violinista Lesa Terry que ha colaborado con figuras como Max Roach o Yusef Lateef, y con popstars como Mariah Carey, John Legend o Will.I.Am

_

MIGUEL ATWOOD-FERGUSON

___

Miguel Atwood-Ferguson

Su carrera tiene menos fondo que la de Carlos Niño, pero lo suficiente como para haber participado en la grabación de “Genius Loves Company”  (2004 – Concord Records / EMI) de Ray Charles, en un la revisión de You Don’t Know Me’ , una canción del ’55 que compuso Cindy Walker y que Ray contribuyó a popularizar a mediados de los sesenta. Por seguir tirando de vínculos, en ese disco también participó en otro corte James Gadson, uno de los baterías que había protagonizado la cinta japonesa que grabó Carlos Niño. En su caso lo haría en Heaven Help Us All’.

Pero lo que más nos interesa de Miguel Atwood-Ferguson es su conexión con el hip-hop a través la daKAH HIp-Hop Orchestra, una orquesta que quizá no sea demasiado conocida pero en la que tocaron músicos que han participado en grabaciones con todo tipo de grupos de la música negra de las últimas décadas, varios de ellos responsables de los arreglos orquestales de “To Pimp a Butterfly” de Kendrick Lamar. Si alguno sois seguidores de la nueva sensación del jazz Kamasi Washington, su contrabajista de confianza Miles Mosley era miembro de la daKAH. Os dejamos al final del artículo un vídeo de la orquesta interpretando en directo beats de A Tribe Called Quest.

En el año 2004 la conexión J Dilla – Carlos Niño – Miguel Atwood-Ferguson se cierra cuando Dwight Trible y Carlos Niño se embarcan en un nuevo proyecto, Dwight Trible & The Life Force Trio. Antes de que su disco “Love Is The Answer” viera la luz en 2005 por Ninja Tune, representaron el disco en directo y Carlos Niño contrató para la sección de cuerda al cuartero de Miguel Atwood-Ferguson. En aquel directo, tocarían por primera vez ‘Antiquity’, la canción del disco que producía J Dilla aportando su beat ‘Doo Doo’

Texto por Dasar

· daKAH tocando en directo beats de A Tribe Called Quest

_

___