Crónica The Pharcyde @ City Hall Barcelona

Cronica Pharcyde Barcelona City Hall (3)

Todas las fotografías por Enyor.

 

El pasado noviembre de 2012 se cumplían 20 años de la publicación del primer largo de The Pharcyde “Bizarre Ride II the Pharcyde” y para celebrarlo, los miembros del grupo decidieron darnos una alegría a todos los amantes de su música, volviendo a subirse a los escenarios bajo el nombre de Bizarre Ride II the Pharcyde Tour. Así, hace ya unos meses, se anunciaba que el domingo 24 de Noviembre de 2013 -casualidades de la vida justo en el 21º aniversario del disco- Pharcyde aterrizarían en Barcelona por primera vez al completo (o por lo menos al completo actual ya que lo de Imani y Bootie Brown no era un secreto) aunque finalmente Fatlip no apareció, a quien, al contrario de lo que podía esperarse, no se le echó mucho de menos ya que los demás componentes nos hicieron pasar una de las noches más memorables de la historia de los conciertos de rap en la Ciudad Condal, por lo menos en los últimos años.

Una vez plantada en la entrada del City Hall, no me sorprendí al ver el cartel de SOLD OUT ya que semanas atrás me habían informado de que la venta de entradas llevaba un ritmo nada despreciable. A pesar de que últimamente parece que los conciertos en Barcelona están volviendo a avivarse, yo aún no he dado con la tecla que me permita saber por qué a la gente le da por hacer lleno en algunos grupos y otros no. Por poner un ejemplo reciente, ¿por qué Pharcyde sí y Edo G no? Ojala siempre fuera como el domingo. Quizá, en este caso, el nombre de la gira era un buen seguro. El enigma nunca lo voy a resolver, pero, esa noche, todo el que entró al City Hall con su entrada anticipada, estoy segura de que salió con la satisfacción de que esos 13€ habían sido la mejor inversión del fin de semana, del mes, e incluso, me atrevería a decir, del año (al menos en el plano musical) puesto que lo que vimos ahí dentro fue, a la vez, un concierto y una fiesta de puro rap.

En la cola (o más que cola… tumultos de gente), se podía ver como algunos desesperados de última hora intentaban conseguir una entrada supongo que sin éxito. Es una pena que el aforo del City Hall no sea de los más amplios de la ciudad pero hay que decir que es una buena elección en cuanto a estructura (bastante escalonada para que podamos ver los de todas las estaturas) y con un sonido generalmente decente. En resumen chicos… ésta costumbre que tenemos todos de pillar las entradas a última hora, mejor que se nos vaya quitando ya que parece que hay luz al final del túnel y se está moviendo la cosa, aunque no puedo dejar de comentar que había un alto porcentaje de guiris ahí dentro.

Ya que la hora de apertura (19:00h) iba pasando y puertas afuera nada comenzaba a moverse, la gente empezaba a especular sobre si había teloneros o no y demás comentarios fruto de las ganas de entrar y disfrutar de un concierto que sabíamos acabaría sobre las 21:00h. Finalmente la puerta se abrió y comenzó la avalancha. La espera sería gratamente recompensada.

Cuando me iba acercando a la pista, podía ir oyendo como el dj amenizaba la velada con clásicos básicos de los 90, desde Can I kick it a M.E.T.H.O.D., nada nuevo, pero ¿alguien esperaba que pusieran Asap Rocky o algo así? En pocos minutos pillaba el micro para avisar de que nos fueramos preparando. Nosotros, inocentes, aun no sabíamos la que nos esperaba.

Salía J-Swift al escenario, representando con su sombrero y su camiseta de Delicious Vinyl para contarnos, en un castellano bastante bueno, que había nacido en Madrid, que su padre es cubano y que se fue con dos años a Los Ángeles, dando al público esa seguridad de que durante todo el concierto iba a existir un intermediario que haría posible ese feedback que a veces falta en este país cuando, durante un concierto americano, alguno se pega algún discursito en inglés.

Era curioso ver cómo, a pesar de que se había colgado el cartel de Sold Out, estábamos mucho menos apretados de lo que se podía esperar, (véase otras experiencias como MDE Click hace poco más de un año), cosa que todos al fin y al cabo agradecimos porque nos esperaba una noche de mucho bailoteo.

Tras unos segundos de silencio, sonaban las notas de la intro del disco a través de los dedos de J-Swift sobre su Yamaha Motif para dar un subidón que nos puso las pilas desde el principio saltando sin parar, tanto el público como ellos, a ritmo de Oh Shit!

 

Cronica Pharcyde Barcelona City Hall (7)

 

Sólo con ese primer tema ya quedó claro que todos los nostálgicos la íbamos a liar bien liada, esa noche tocaba conciertazo (ya sabéis, con las “viejas glorias” es una lotería). La entrega de todos sobre el escenario, su energía tanto rapeando como físicamente sería el tono durante toda la noche, ofreciendo uno de los directos más completos y trabajados (de rap) que he tenido el placer de presenciar. Un show cuidadosamente preparado en el que The Pharcyde hicieron honor a lo que se esperaba del nombre de su tour, cantándose todo su primer disco de principio a fin, skits incluidos, con tal fuerza y ganas que parecía que no habían pasado esos 20 años. J-Swift, Slimkid3, K-Natural y Cee Brown (este último siempre en un segundo plano enfundado en una sudadera negra con el logo de Delicious Vinyl dorado a la espalda) lo dieron todo durante una hora escasa pero con tanta entrega que nos hizo (o por lo menos a mí) salir con una sensación de intensidad tan grande que era difícil quejarse hasta de que había sido corto, aunque todos nos quedamos con muchas ganas de más.

Además de un directo físicamente impecable, con coreografías incluidas en varios temas (hasta quedarse congelados), todo el show estaba acompañado de un curioso material audiovisual que te transportaba a los estados que cada tema te podían sugerir, desde mismos vídeos del grupo a dibujos o imágenes en 3D de figuras geométricas.

Como única pega, puede que a alguno le resultara raro escuchar los raps de Imani, Bootie o Fatlip en boca de otros, pero lo cierto es que aún con esas, la fuerza en el escenario como grupo era tal que no se les echaba en falta. Y así, en un día de frío invierno con 10 grados menos de lo que estábamos acostumbrados hacía dos días, los chicos de Pharcyde nos hicieron entrar en calor y olvidar la tristeza gris que muchos asociamos al invierno para meternos de lleno en su mundo de color.

 

Cronica Pharcyde Barcelona City Hall (4)

Cronica Pharcyde Barcelona City Hall (2)

Cronica Pharcyde Barcelona City Hall (5)

A los pocos minutos de que empezara la historia y tal como indica el tracklist de Bizarre Ride II the Pharcyde, sonaba uno de los (para muchos) hits más destacados de su carrera: I’m That Type of Nigga que revolucionó a toda la sala saltando mientras coreábamos el estribillo: Who is the nigga in charge over here? Who is the nigga in charge? Fue uno de los tantos momentos álgidos de la noche para seguidamente llegar a la cierta tranquilidad intimista del interludio If I were president.

Pero aquí no había chance para la calma porque seguidamente sonaba Soul Flower, mientras en la pantalla psicodélicos calidoscopios ponían la nota de colores que siempre he imaginado en mi mente cuando lo he escuchado, mientras nos invitaban a cantar el grito de guerra del tema.

Uno de los momentos más curiosos para mí fue cuando sonó Officer y todos se pusieron a bailar de una forma muy compenetrada (a destacar el estilo de Slimkid3, se notan los orígenes) e interpretar durante todo el tema, mientras en la pantalla veíamos imágenes de dibujos de Disney en blanco y negro con Mickey Mouse de protagonista sobre un coche.

 

Cronica Pharcyde Barcelona City Hall (6)

 

Y así tras Ya Mama, cuando todos sabíamos que -siguiendo el orden- tocaba uno de los fuertes, J-Swift y Slimkid3 (que fueron los que lógicamente tomaron el mando del micro toda la noche) hacían un parón para preguntarnos la típica de si éramos real hiphoppers mientras nos contaban como para grabar su primer álbum se habían empapado de grupos como De La Soul, Gang Starr, A Tribe Called Quest, Pete Rock & CL Smooth, Black Sheep o Brand Nubian para dar paso a un descanso y enviarnos de viaje -unos minutos- a una jam de la época en la que L.A. Jay empezó a soltar hit tras hit enloqueciéndonos y haciéndonos cantar a todos los presentes desde las primeras notas de Scenario, pasando por O.P.P. o T.R.O.Y

Ahora, J-Swift (del que quizás nos faltó un poco más de movimiento al teclado) volvía a dirigirse en castellano al público explicando cómo en aquellos tiempos intentaban ligar con las chicas sin éxito, introduciendo así el que para mi gusto personal, es el hit número uno de la carrera de The Pharcyde, la atmósfera relajada de Passin me by con sensuales imágenes en blanco y negro proyectadas de fondo, se convirtió en locura máxima dentro del City Hall acabándose con una a cappella de K-Natural (lástima lo de Fatlip ahí) y empalmando con otro de mis temas favoritos del disco, Outta Fish. Tras esto, como era inevitable, un poco de apología al fumeteo para introducir Pack the Pipe.

Como se podía esperar si conoces la historia del grupo y cual es el último tema del disco, los chicos de Pharcyde invitaron a subir al escenario a un par de b-boys del público para que bailaran a ritmo de Return of the B-boy y acabando con -la nunca despreciada- “visión” de Apache de Sugar Hill Gang. Y es que un grupo en el que sus miembros se conocieron bailando, no podía faltar un homenaje al breakdance.

El repaso a Bizarre Ride II the Pharcyde se había acabado, pero no el show, ahora tocaba un (nada inesperado) homenaje a Dilla. J-Swift preguntaba cuánta gente tenía el primer disco de Pharcyde que había producido él, y cuánta tenía el segundo en el que tanta mano había metido Jay Dee (medio insinuando, entre risas, que la gente se lo flipaba más con el amigo Dee). Así, Slimkid3 y J-Swift (a la traducción) hacían un repaso a la carrera del de Detroit hasta llegar a Slum Village, explicándolo hasta tal punto que me hizo pensar que creían que en este país no tenemos ni idea. No sé si lo harán en todos los países de la gira, pero no creo que fuera necesario explicar en plan despacito “Slum Village era el grupo del que formaba parte Jay Dilla”.

Sea como fuere, poco importaba porque tras eso empezó a sonar su remix de She Said (¡bendito temazo!) para seguir con los otros hits producidos por Dilla, rato durante el que la fiesta en la sala (que ya había sido intensa) se multiplicó por mil con este She Said, Bullshit o Drop y que terminó de forma apocalíptica con Runnin’ y con las gargantas de todo el público destrozándose en el estribillo Can’t keep running away; Can’t keep running away!

Todos esperábamos que The Pharcyde volvieran a salir al escenario a cantarse la última, aunque se oían rumores tipo… “pero ¿qué les falta? ya se han cantado todos los grandes” y eso debían pensar ellos porque nos dejaron ahí plantados con todo el subidón en una noche que se hizo cortísima pero que vivimos intensamente.

Grandes estos Pharcyde a pesar de que de la composición original sólo nos quede el recuerdo. Grandes porque consiguieron hacernos olvidar ese “pequeño” detalle. ¿Nos vemos en una gira aniversario de Labcabincalifornia?

 

Cronica Pharcyde Barcelona City Hall (1)