Crónica de una invasión: Urano Players en Barcelona.

El pasado sábado 13 de diciembre, la ciudad de Barcelona fue víctima de una anunciada invasión extraterrestre, hacía días que se nos venía advirtiendo de que unos curiosos alienígenas nos visitarían. Sabíamos que provenían de un lugar situado en Urano, un tal Valladolor…

En el centro ufológico de Crypta llevábamos unos años investigando el planeta y gracias a los datos que habíamos podido recabar estábamos seguros de dos cosas: la primera es que allí hace frío, mucho frío. Por esto, desde nuestra sede en la cálida Ciudad Condal, decidimos que el sábado bajarían las temperaturas. Era imposible llegar a los niveles de Urano pero, al menos, queríamos que estos seres no se nos derritieran antes de poder analizarles más a fondo.

La segunda evidencia contrastada es que el hilo musical de su planeta es extraño, denso y de frecuencias poco comunes para nuestros oídos. Tras observar su efecto en humanos, creíamos que, esto, podría ser su mejor arma para conquistarnos, incluso su método de abducción. Así que, desde Crypta, nos enviaron a Enyor y a mí para conseguir reunir más información en forma de imágenes e impresiones, que detallaremos a continuación.

Este no era el primer contacto de un habitante de Urano con la Tierra, hace años que vienen preparando el terreno, ganando adeptos con su música en varias ciudades de nuestro mundo, pero vista la dificultad añadida que tiene hacerse con una ciudad tan, digamos… complicada, como Barcelona, debieron concluir que no bastaba con enviar a un par de jugadores como habían hecho en otras ocasiones, sino que, para hacerse con nosotros, era necesario mandar a toda la clicka. De esta forma, pudimos ser testigos de algo insólito por aquí: un concierto con todo Urano Players al completo.

Puesto que esta es una ciudad llena de obstáculos, tiempo atrás, los de Urano habían estado estableciendo conexiones con uno de nuestros humanoides que les ayudaría, como alguna otra vez, a moverse por nuestro hábitat. El elegido no era otro que el Sr. Galleta. Le calificamos de humanoide porque por aquí no estamos muy seguros de que sea completamente terrestre. Hace años que le seguimos la pista y hemos observado cómo lleva mucho tiempo introduciendo una serie de vinilos entre nuestra población que, lejos de ser discos sin más, contienen sonidos un tanto peculiares y están envueltos en obras artesanales, limitadas y únicas, algo que un humano normal no suele estar dispuesto a crear… pero tampoco queremos investigarle más porque si el plan es lavarnos el cerebro así, igual nos podría ir hasta bien.

Así, el anfitrión Sr. Galleta fue el encargado de ir amenizando la fiesta con su original repertorio, alejado de la sesión estándar (y plasta) típica del dj de pre-concierto de rap. Ritmos para todos los gustos.

 

La invasión de Urano-1

 

La gente iba entrando poco a poco al Hangar (no hace falta que comente lo sospechoso que parece el nombre del lugar elegido para la fiesta ¿no?). Algunos estaban cogiendo fuerzas a las puertas conscientes de lo que les esperaba dentro era una experiencia extrasensorial.

Para iniciar la primera exploración del terreno, lanzaron a Edu Omega al escenario. Una cara poco conocida por aquí, posiblemente el habitante de Urano que menos ha pisado la Tierra, y eso se notaba en el público, callado y expectante. También en él mismo, que empezó tímido detrás de sus aparatos para luego coger el micro algo nervioso, pero que poco a poco se fue descubriendo y mostrándonos que lo de la buena música y las letras cuidadas en las que todo tiene un sentido es algo extendido por Valladolor el Drama. Se acompañó de Dj Porre a los platos, aunque él lo llamaba Pete Ron. No sabemos si formaba parte de algún plan para hacernos el lío, pero resultó divertido. Edu Omega se cantó algunos temas como Producto Cósmico, Frecuencias o Viaje Espiritual, pertenecientes a un trabajo que, parece ser,  algún día verá la luz, pero no supo explicarnos muy bien cuando, igual porque allí deben medir el tiempo de forma distinta.

 

La invasión de Urano-2

 

En cierto momento de su show, hizo subir a los otros componentes de Urano Players, (estarían marcando el terreno) para cantarse Vínculos, era el primer momento clave de la noche. Toda la clicka compartiendo escenario. La invasión de verdad había comenzado.

Cuando el show de Edu Omega y dj Porre llegaba su fin, me quedé con una de las frases del último tema de Edu, algo así como (perdonad si no es exacto, mi memoria con el frío empeora) “no podemos retener el agua en las manos pero damos gracias por componernos.” No sé si en Urano también están hechos de agua como nosotros o sólo era un truco más pero, de lo que estoy segura, es de que Edu Omega fue una grata sorpresa para muchos de los presentes, a pesar de que, con temperaturas tan bajas, el público aún no había acabado de entrar en calor.

 

La invasión de Urano-4

 

El siguiente en aparecer, después de que el Sr. Galleta hiciera la llamada pertinente vía Eskorbuto, fue Miguel Grimaldo, algo más conocido por nuestro planeta, acompañado también por Dj Porre. Estoy segura de que Grimaldo es el “u-player” encargado de pilotar los mandos de la nave espacial que trajo a los Urano hasta la Tierra. Sólo mediante un conocimiento tan avanzado de la tecnología que permita hacer volar una nave por el cosmos, es como se explica que este peculiar ser, sea capaz de manejar tantísimos aparatos a la vez en sus shows musicales, cacharros que, aún después de dos Respect da Architects a las espaldas de Crypta, para mí son OMNI’s (Objeto Musical No Identificado).

Hay dos cosas a destacar del show de Miguel Grimaldo. La primera es que lo da absolutamente todo en el escenario. Armado con sus aparatos, transmite una energía sobrenatural, sus temas multiplican por 10.000 unidades su fuerza en directo y si, alguna vez, habéis tenido la oportunidad de verle, estaréis conmigo en que es imposible quedarse indiferente ante su brío y su presencia escénica. Además, no sólo sabe conducir la nave, sino que también sabe hacerlo con el público, sabe cómo animarlo, sabe ser cercano y hacer que te emociones con él.

La segunda a destacar, es su asombrosa capacidad para estar pendiente y controlar a la vez su voz, sus letras, sus cacharros y el sonido, de forma que va solucionando cualquier pequeño detalle que su mente perciba sin que eso repercuta, en absoluto, a la ejecución del espectáculo. Para mí que éstos tienen desarrollado algún sentido más que nosotros…

 

La invasión de Urano-12

 

Así, nos fue haciendo entrar exponencialmente en calor con temas de su “Gato de Schrödinger”, como Luciérnagas, Adicción, o Mis Cenizas (momento cumbre), soltando algún inédito como Mafalda e invitando en un momento dado a toda la Urano Clicka para hacerse House of the rising moon. Además, por si no se valiera solo, compartió casi la mitad del show con otro de los miembros de Urano, akaQvmore, serio y seguro (quizás el de semblante más humano de los visitantes) ambos complementados perfectamente para hacerse el remix de Grimaldo de Over Omniverse y los tres temas de su trabajo conjunto “Foxiees”: Aquabacana con saludo obligado a S Curro, Romeo Must Die y Digital, con este último volviendo loco a un público, algo más numeroso, que para entonces ya estaba totalmente entregado y al que Grimaldo había invitado a rodearle liándola con un pogo.

 

La invasión de Urano-24

 

 

Los últimos en asomar fueron los astronautas más famosos de Urano: Erik y Zar, esta vez mostrándose en su plena forma natural, sin escafandra. Después de tantos paseos terrestres, suponemos que se han acostumbrado a nuestro clima. Sin embargo, Erik aún apareció con los ojos ocultos bajo unas gafas de sol, puede que para que no viéramos como lanzaba algún tipo de rayo atrayente, ya que a los pocos segundos de salir al escenario (que no lo he dicho antes, pero era el mismo suelo) ya estaba totalmente rodeado de terrícolas, dejándole escasos metros cuadrados en los que poder moverse, cosa que en ningún momento le intimidó. Para entonces, en Hangar ya no quedaba nada del frío de Urano. Los terrestres habíamos comprendido que vivíamos una noche histórica y la entrega era total, la energía fluía libremente al ritmo de las instrumentales cósmicas de Zar y las letras conocidas y coreadas –algunas hasta pogueadas– de Erik, tanto del disco que les dio la fama (Subterráneo o Estado Mental Invierno), como colaboraciones en trabajos de otros como, por ejemplo, su colabo con Infinitum o el tema Laser con Dj Swet, que hizo las delicias de muchos. Añadió también una muestra de lo que se coció el año pasado en el Red Bull Encounters. Además hicieron subir, de nuevo, a todos los de Urano para cantarse 84R4K, no sin antes “obligar” a Mike a quitarse la camiseta.

 

La invasión de Urano-38

 

También hubo, por supuesto, lugar para la presentación de “Cosmonáutica”, donde sabíamos que no podía faltar Gorriones tema presentación del disco que en pocos días se había convertido en un himno. Además Erik nos deleitó con una a capela que iba abriendo las bocas de los presentes, además del tema que hasta el lunes conocíamos bajo el nombre de “el del Basement Series” pero que ahora sabemos que es el primer tema del nuevo disco.

Si antes hablábamos de la potencia de Grimaldo en escena, no podemos dejar de hablar del carisma que desprende Erik y es que no pueden con él ni adversidades ajenas como la que sufrió (y sufrimos) con los micros, si hace falta se grita a pleno pulmón acompañado por todas las voces que poblaban la sala, conquistadas ya al 100% . Y es que, Erik Urano y Zar 1 got dafleiva.

Con todo esto ya teníamos testimonio de sobras para que la noche quedara grabada en las retinas y las páginas de Crypta y de la Tierra, aun así, el súmmum llegaba cuando Erik anunciaba que traía una compañía de gala, bajando de la nave al rapero favorito de tu rapero favorito (a parte de Rakim). Sí, estaba toda la sala alucinando y es que, en palabras del mismo Erik “si no sabes quién este hombre, pilla la puerta.” Pero lo más sorprendente es que Juan Solo (que de toda la vida ya sospechábamos que iba muy adelantado para ser de este planeta) no había venido sólo para cantarse Over, el feat que comparten en Cosmonáutica, sino que además nos removió las entrañas y los recuerdos, al menos a los que ya no somos tan críos, cantándose Hazlo. ¡Han tenido que venir de Urano para que pueda volver a presenciar un tema de Solo los Solo en directo! Pero así ¿cómo no vamos a querer que nos conquisten?

 

 

He dejado este momento especial para el final, pero esto sucedió más o menos a mitad de bolo, la realidad es que uno de los temas estrella de final de la invasión fue un track que ya han comprobado que si no lo cantan, la gente se mosquea: Keep Walking, desatando aún más la locura que había estado presente entre el público durante toda su actuación.

Así, podemos afirmar que aunque la noche empezó fría y calmada, con los terrestres expectantes ante la invasión, terminó acalorada y con un ambiente propicio para una próxima conquista de Urano sobre nuestro planeta. Esperamos nuevo avistamiento.

 

La invasión de Urano-37

Todas las fotografías y vídeos por Enyor Photo.

NOTA: próximamente más vídeos de la invasión en nuestro canal de Youtube.