Crónica de Emily’s D+ Evolution (Festival Internacional de Jazz de Madrid) 16/11/2015 (La Riviera, Madrid)

Lunes 16 de Noviembre de 2015 · 21:00h
Recinto: Sala La Rieviera (Madrid)
Precio: Desde 35 €

Fotografías por Silvia de la Rosa.

Esperanza Spalding Madrid 2015

Como parte del Festival de Jazz Internacional de Madrid, Esperanza Spalding visitaba la capital para presentar su nuevo proyecto Emily’s D+Evolution, más cercano al rock que al jazz, la bossa, y el soul que nos tenía acostumbrados en sus discos. El concierto era uno de los pocos que se celebraba fuera del habitual ‘templo’ de dicho festival, el Auditorio de Conde Duque, por el que ya habían pasado artistas como John Scofield & Joe Lovano Quartet, Marc Ribot & The Young Philadelphians, o Richard Bona. Esta vez el concierto tuvo lugar en La Riviera, en cuyo fondo, sobre la lona, se proyectaban los colores de la bandera francesa en honor de las víctimas de los recientes atentados de París (me ahorro cualquier tipo de análisis que nos puedan desviar de lo estrictamente musical).

La banda que acompaña a Esperanza Spalding, a partir de ahora Emily, está compuesta por: un batería, Justin Tyson; dos coristas, ella, Emely Elbert, acompañada por una guitarra acústica y él, Corey King, por un sintetizador Korg con el que sustituirá a Emily en la sección rítmica cuando ésta toque el piano, y el guitarrista Matt Srevens que, salvando a la protagonista, es parte fundamental sobre la que iba a pivotar buena de la parte musical del espectáculo. Estos tomaron posiciones, y Esperanza apareció de detrás del telón andando agachada, hasta que una vez alcanzó el eje paralelo con respecto a la alineación del público, se fue levantando poco a poco imitando la famosa imagen de evolución de los homínidos. Estábamos ante la primera muestra de que en el show de Emily también iba a haber buena parte de representación teatral. Al ser un espectáculo completamente nuevo, y sin una base en estudio, es de obligación prescindir de la mítica crónica de repaso de los temas y momentos emblemáticos, así que describámoslo.

Esperanza Spalding Madrid 2015

Para poder situarlo en un espectro sonoro, podría ser una especie de híbrido entre la libertad creativa de “Chamber Music Society” (2010 – Heads Up International) y el sonido más rockero que ya empezaba a dibujar en “Radio Music Society” (2012 – Ídem) Para ser más concretos, Emily’s D+ Evolution es una especie de ópera rock con una buena carga de improvisación musical, especialmente en el caso de Emily, el guitarrista, y el batería, que en varios momentos se quedaron solos en el escenario realizando largas improvisaciones. Dentro de la libertad del show, los roles de cada miembro están perfectamente definidos. Los miembros en los que recae buena parte del peso musical, Corey King y Matt Srevens, no participan prácticamente nada en la representación de escenas; y los coristas son los que hacen de cómplices de algunas de las escenas teatrales y poéticas que Emily hace sobre el escenario. Estas representaciones no obstante no son más que adornos, algo así como pequeños arreglos que en vez de en lo musical, se centran en lo teatral para dar sentido a esta ópera rock e ir vinculando las piezas que lo conforman. En algunas ocasiones son pequeños detalles como cambios de ropa, o la colocación de una corona de plantas y flores sobre su cabeza, y en otras tienen algo más de elaboración.

Uno de los interludios más reseñables fue cuando Emily se unió a los dos coristas adoptando su pose (algo similar al conocido como ‘egipcio’) y desfilaron por el escenario hasta llegar al piano, sobre el que había preparados tres diplomas enrollados que recogieron de forma individual y mostraron al público orgullosos y sonrientes. Una vez recuperadas sus posiciones, los tres leyeron al mismo ritmo y velocidad, pero con distintos tonos, el contenido de esos diplomas; y repitieron el procedimiento a mitad de canción antes de que Emily realizara un solo de bajo. Mención especial también merece un momento en el que, tras uno de los pasajes más emotivos y nostálgicos, los coristas llamaron la atención a Emily para lanzarle una misiva muy clara: –FUNK YOUR FEAR!. Tras ello, vino la canción más funk del concierto con diferencia, para lucimiento de la sección rítmica, aunque cierto es que en líneas generales hubiéramos disfrutado más del bajo con un mejor sonido.

Esperanza Spalding Madrid 2015

El cierre del concierto, descontando el bis final, fue tras un discurso de Emily reivindicando el amor –love educates you, so don’t educate love, en el que interpretaron la canción ‘Unconditional Love’, cuya versión instrumental a trío quizá conozcan algunos de sus fans gracias a Youtube, con Esperanza al contrabajo, en vez de Emily al bajo. Bien, llegados al final del concierto (apróximadamente una hora de duración, algo escaso quizá para el precio del a entrada) muchos de los asistentes que no estuvieran al tanto de lo que iban a ver, se preguntarían… ¿Dónde está la Esperanza Spalding del contrabajo, el jazz, y el peinado afroamericano? ¿La que levantaba Grammy’s de artista revelación a Justin Bieber? Pues realmente estuvo allí, más en fondo que en forma. Su fantástica y dulce voz viajó por escalas y tonalidades sobre la guitarra de Matt Srevens de la misma forma que lo hace sobre su contrabajo; y su música viajó por la improvisación y la espontaneidad como, según diversas grabaciones, hace en cada concierto de este tour con resultados en algunas ocasiones bastante distantes. Puede que los que amamos más su versión jazzística estemos ante un cambio hacia otras tendencias que nos hará escuchar con nostalgia su ‘Mompouana, aquella interpretación del histórico ‘Body & Soul’ de Johnny Green (el considerado standard de jazz más reversionado de la historia), o su místico ‘Really Very Small’. Lo indiscutible es que su ambición creativa es equiparable a la de  la ausencia de límites en el jazz, y que nos toque más o menos la patata lo que interprete, seguimos ante una de las artistas a las que no hay que perder la pista.

Esperanza Spalding Madrid 2015

Para los que no pudieron asistir, dejo algunos vídeos en los que se pueden ver algunos pasajes del directo, cortesía de 101.9 KINK FM y el Skype Live Studio.