Crónica de Edo G+G-Dot&Born, NBS, King Magnetic&GQ y Demo. Barcelona.

Casi sin tiempo para que algunos curaran la resaca y/o el disgusto con Das Efx y con la barriga hasta los topes de zampar pastel en familia con los niños de la casa, según mandan las tradiciones catalanas, el pasado lunes, día 1 de abril, un grupo no muy amplio de gente nos reuníamos, una vez más, en la puerta del Marula (Barcelona), para ver a una, según algunos, vieja gloria, según otros, leyenda en activo: Edo G.

A pesar de ser festivo, era el último día antes de la vuelta al curro y muchos excusaron su ausencia por el madrugón al que se debían enfrentar al día siguiente, una buena razón mediante la que yo misma me he justificado alguna vez, pero no nos engañemos, el reducido número de personas no se debió sólo a eso, todos sabemos que hay algunos grupos que te hacen lleno sea el día que sea (Wu examples). La realidad es que la moda de los noventa con la que tantos y tantos se vienen llenando la boca, no es más que un espejismo en un mundo en el que parece que, cada vez más, lo que verdaderamente prima es la pose; sino que alguien me explique cómo puede ser que “vivas tanto nineties” y no sepas quién es Ed O.G. (y lo separo así para dejar claro de lo que estoy hablando).

Este día tampoco me valía la excusa de “no voy porque es una vieja gloria acabada”, (cada uno está en su derecho de ir o no) pero el Sr. Ed acaba de sacar su último disco este año, que vale… no es un Roxbury pero tampoco está mal.

Una vez dentro del Marula, aunque los problemas técnicos, especialmente con los micros, estuvieron presentes en varias actuaciones y el sonido seguía dejando que desear, fue algo menos horrible que con Das Efx. Por otra parte, al asistir mucha menos gente -poco más de 100 personas- la sala no se hacía tan pequeña y agobiante como dos días antes pasara con el dúo, aunque no fueras Gasol podías ver el escenario moviéndote un poco.

 

El primero en calentar la sala fue Demo, un viejo conocido en la ciudad, que venía acompañado de unas muy buenas manos a los platos, las de Dj Swet, uno de esos dj’s que dota de más calidad al show de cualquier mc que, como Demo, le de protagonismo para mostrar sus habilidades. Demo hizo un repaso de su último disco “20” (2009) con temas como Virus Vital o Por más que digan. También nos hizo viajar al pasado reviviendo su época en La Trama/Jauría de Rimas con temas que ya son clásicos de la historia del rap de la Ciudad Condal como Disfruten del Show, que reavivó los recuerdos de muchos de los allí presentes.

Además Demo no perdió la oportunidad de mofarse de la lamentable actuación que muchos de los asistentes presenciaron dos días antes: “Ui, me he tropezado con algo… mira, ¡la dignidad de Das Efx!”

Lo cierto es que Demo consiguió que un público frío y poco participativo acabara coreando alguno de sus clásicos, marcándose una buena actuación y es que las tablas en el escenario se notan.

Crónica de Edo G+G-Dot&Born, NBS, King Magnetic&GQ y Demo. Barcelona (5)

El siguiente en telonear fue King Magnetic que venía acompañado de GQ aka Nothin Pretty (un total desconocido para mí) y Dj Tray a los platos. La pareja de mc’s era cuanto menos curiosa, un King Magnetic enorme (en todos los sentidos) y a su lado, un GQ más bajito que yo, el punto y la i.

Desde el primer momento, viendo la manera en la que pisaron el escenario, con gran seguridad y garra, se podía intuir la que se avecinaba. Algunos ya debían saberlo puesto que no era la primera vez que este simpático gigante, miembro de Army of the Pharaohs visitaba Barcelona, pero personalmente, no lo había visto antes en directo y sólo puedo decir una cosa: tanto King Magnetic como su compi GQ fueron los mejores de la noche (sí, por encima de mi querido Edo G.) Cualquiera que estuviera allí, seguro que da fe de mis palabras, a no ser que se deje nublar por el amor al Sr. Ed (y nunca pensé que diría esto antes de ver el show, ya que lo que más me gusta en esta vida es el rap de los 90 y, musicalmente, la peña de Army of the Pharaohs no me apasiona nada de nada. Sin embargo, esto no me impidió estar flipándomelo, como la que más, en el brillante show que estos dos nos brindaron.)

La fuerza y energía que desprendían los dos mc’s se contagió desde el primero al último de los presentes, era imposible no meterse en el concierto viendo el carisma de estos dos personajes en cada uno de los gestos de su cara, en sus movimientos, en su agresividad rapeando, y también gracias a su capacidad de interactuar con el público. Se comunicaron perfectamente con nosotros. Se notó que no era la primera vez que venían por aquí, ya que por soltar -aunque quizás no fuera del gusto de todos- soltaron hasta un Catalonia is not Spain. A estos dos, la tan manida barrera del idioma, no les supuso ningún problema para conseguir que la gente se volcara con ellos. Uno de los momentos de más revolución fue cuando King Magnetic cantó Imperial Tyranny (feat con Jedi Mind). Durante su actuación, el grandullón se pegó unos cuantos saltos en el escenario que, con su corpulencia, me hacían pensar que eso se iba a desmoronar de un momento a otro. Además, él y GQ, bajaron varias veces a rapear entre el público, que se lo agradeció como es debido. Hasta ofrecieron alcohol de la botella que paseaban por el escenario a la peña – y por supuesto, alguno no dejó pasar la oportunidad de un trago gratis-.

Y, como ya hiciera Demo en su actuación, también se tomaron un momento para cachondearse de la actuación de Das Efx cuando cayó un tema del dúo, mientras el dj calentaba al público pinchando classics: “Hey do u like playback!!?”  (parece ser que pese a que algunos intentan desacreditar lo que contamos algunos, lo de Das Efx atraviesa fronteras, tomad nota amigos.)

Resumiendo, geniales ambos, se ganaron al público desde el primer minuto.

Crónica de Edo G+G-Dot&Born, NBS, King Magnetic&GQ y Demo. Barcelona (3)

Crónica de Edo G+G-Dot&Born, NBS, King Magnetic&GQ y Demo. Barcelona (4)

Después de ellos salió a escena el dúo N.B.S. (Natural Born Spitters), sus miembros E-Flash & V-Knuckles lucían las camisetas de su grupo para que nos quedáramos con el nombre, por si a pesar de haber trabajado con gente como 9th Wonder o Statik Selektah, los que estábamos allí no les teníamos muy fichados, como era mi caso.  Tuvieron un directo decente pero un poco falto de garra, aun así intentaron tener feedback con el público, pero King y GQ habían dejado el listón demasiado alto, quizás si hubieran salido antes, el público se habría mostrado algo más participativo, pero el show había bajado mucho en intensidad respecto a lo visto los minutos anteriores y eso se palpaba en el ambiente. Aun así, ellos hicieron todo lo posible por hacerlo pasar bien a los presentes, tiraron algunos cd’s (cosa que siempre se agradece) y también bajaron a rapear entre el público.

Crónica de Edo G+G-Dot&Born, NBS, King Magnetic&GQ y Demo. Barcelona (2)

Después de un pequeño descanso para que la gente pudiera salir a fumar, airearse o lo que fuera, salían a escena los vecinos de Edo G: G-Dot y Born. Pero antes de empezar con esto, quiero hacer un paréntesis para explicar lo que ocurrió fuera de la sala: resulta que a varias de las personas que salieron a fumar / tomar el aire y/o (por supuesto) ir a comprarse al paki de enfrente una cerveza… les exigían cinco euros para poder volver a entrar, puesto que habían violado “no sé qué norma” (¿WTF?) que prohíbe beber fuera de la sala. A ver… entiendo que a los de la sala no les haga ni puta gracia que la peña consuma fuera en lugar de hacerlo dentro, vale también que muchos ya podrían ser un poquito más disimulados y andar dos calles para comprarse las latas de birra pero, si no quieres que la peña consuma fuera, no dejes salir a nadie (o baja los precios). Y si te sacas esa ley (supongo que) de la manga, por lo menos avisa a la gente en el momento en que se dispone a salir, y no cuando quiere volver a entrar para ver un show que ha pagado. No sé si alguien tuvo que soltar los cinco pavos o no, los testimonios que me llegaron, contaban que entre unos y otros le comieron la cabeza al de seguridad consiguiendo hacerle entrar en razón y, finalmente, no soltaron la pasta, pero es posible que alguno no corriera esa suerte.

 

Volviendo al concierto, mientras G-Dot y Born pisaban el escenario y desde la organización daban el toque para que los que estaban fuera no se perdieran nada (cosa que se agradece), el público estaba un poco frío aún, quizás pensaban que ellos vendrían acompañando a Edo G y no que se marcarían un show primero. Por lo menos yo, en mi cabeza, me había imaginado a los dos como coristas con algún momento para lucirse y cantarse un par o tres de temas. Las  ganas de ver ya a Edo G eran latentes en la sala y puede que esa impaciencia pasara factura al show de las dos jóvenes promesas de Boston, que hicieron una actuación correcta pero nada espectacular. Fue algo soso a pesar de que Born intentaba animar mucho más al público que su compañero G-Dot, que parecía que se había pegado una buena fumada antes de entrar. Por mi parte, había escuchado algunos temas de su trabajo que me habían gustado, entre ellos su colabo con Edo G: Makin’ Tracks (por la que buena parte del público les debía conocer y que se cantarían más tarde con el Sr. Ed en el escenario), por eso tenía  más esperanzas puestas en ellos, para mi gusto perdieron mucho en directo.

Para terminar hicieron un homenaje a J Dilla mediante la frase ya conocida por todos: Dilla changed my life. Le dedicaron unas cuantas palabras y se rapearon un tema sobre la base de Timeless del disco de Illa J.

Crónica de Edo G+G-Dot&Born, NBS, King Magnetic&GQ y Demo. Barcelona (6)

Tras este homenaje pidieron mucho ruido para el artista más esperado de la noche, ¡¡por fin iba a entrar Edo G!! La cosa empezaba a animarse en la pista.

Lo primero que quiero decir es que me parece indignante que, tanto él como sus colegas de Boston, se presentaran sin dj, eso te resta 100 puntos Edo. Por otro lado, es algo habitual entre estos yanquis que, supongo, quieren llevarse todo calentito para ellos. Debo aclarar que desde la organización de El Concepto, me comentaron que ellos fueron los primeros sorprendidos ya que habían pagado billete y hotel al dj de Edo. La justificación que les dieron fue que no había podido viajar por problemas familiares, y yo digo lo mismo que me comentaba él… ¿Qué pasa, que no hay más dj’s en Boston? Incluso se le podría haber puesto un dj español como último recurso. Un concierto de rap sin dj (a no ser que lleves banda) siempre me ha parecido una incoherencia, era triste ver como Ed tenía que desplazarse hasta el portátil para dar al stop cuando quería decir unas palabras.

Una vez aclarado este punto, el show de Edo G, que venía vestido con la camiseta de su propio Tour, fue bueno. Se nota que aún está en activo y, a pesar del poco público, no perdió la buena actitud en ningún momento, consiguiendo que la gente, algo apagada, se activara de nuevo, por eso, exceptuando el tema dj, no puedo recriminar nada al de Boston sobre su porte. Otro tema es mi valoración personal del show, que me resultó un tanto decepcionante en cuanto a repertorio.

Edo G hizo un repaso a su carrera, ordenado, más o menos, de lo más actual a lo más antiguo. Empezó hablando de su último disco Intelligence & Ignorance (2013) y cantando algunos temas de él, siguió con alguno de su disco en feat con Masta Ace: Arts & Entertaiment (2009), como Little Young que revolucionó al público y así, tema tras tema, hubo lugar para representar casi toda su discografía: algún hit de su My Own Worst Enemy (2004) a pachas con Pete Rock como el tema de Wishing, o Boston (ambos momentos álgidos de la noche), Sayin’ Something de su The Truth Hurts (2000), así hasta llegar a  sus dos discos clásicos con Da Bulldogs, cantando dos hits de la historia del rap: Love comes and go en representación de Roxbury 02119 (1994) y, para terminar, I got to have it de su Life of a Kid in the Ghetto (1991). Ambos provocaron la locura total en el público, especialmente el último, aunque sólo fuera porque la instrumental se presta más a ello que la tranquilidad de Love comes and go. I got to have it vino con bailecito incluido en el estribillo de todos los presentes en el escenario, que para ese momento ya eran TODOS los americanos que habían pisado el escenario esa noche (aún estoy flipando del peso que pudo soportar esa diminuta plataforma.)

El dirigido a Dilla no fue el único homenaje de la noche, durante su actuación, el Sr. Edo,  también quiso dedicar parte del show a Gang Starr y a Guru en particular, recordando su muerte, y por unos minutos, “dj Macbook”, hizo sonar una serie de temas clásicos del grupo como Moment of Thuth y Full Clip, levantando al máximo el ánimo de toda la sala, que los coreaba como si la vida le fuera en ello. Premier también tuvo su protagonismo ya que Ed le nombró todas las veces que cantó un tema producido por él.

Después de acabar, como he dicho antes, con I got to have it, Edo G se bajó del escenario para marcarse un a capella entre el público y chocar la mano a diestro y siniestro, no sólo a los que se la estiraban, sino a todo el que se encontraba por el camino, mostrándose así muy cercano, como ya lo había hecho cuando hizo levantar el dedo medio a todo el mundo gritando Fuck you Edo G!! para contestar con un Fuck all yaaaa.

Crónica de Edo G+G-Dot&Born, NBS, King Magnetic&GQ y Demo. Barcelona (8)

Crónica de Edo G+G-Dot&Born, NBS, King Magnetic&GQ y Demo. Barcelona (9)

Crónica de Edo G+G-Dot&Born, NBS, King Magnetic&GQ y Demo. Barcelona (7)

cronica edo g barcelona marula

Entonces, tal y como lo pinto ¿por qué fue un poco decepcionante para mí el show? Simple, tema dj aparte, me faltaron muchos classics, especialmente de sus dos primeros discos, y es que cuando un mc con la carrera del Sr. Ed visita España por primera vez, lo que yo quiero es que se cante todos los putos clásicos de su discografía, y esa noche se quedaron demasiados en el tintero, pero eso es una apreciación mía, que soy una nostálgica. Si hubiera sido por mí, empezando por I’m different, se habría cantado todos los tracks de sus dos primeros discos y de su EP de 1996, que me flipan de principio a fin. Y por pedir, también deberían haber caído algunos feats que me habrían enloquecido, como As long as you know en el disco de Scientifik.

Nota final: una vez terminado el concierto, Born se apareció por el escenario y comenzó a hablar en castellano explicando que él era dominicano, para sorpresa de todos (o al menos para la mía). Creo que si en lugar de esperar al último momento para lanzar este dato, hubiera usado su dominio del idioma como arma en su directo, todo podría haberles sido más fácil.

Para finalizar sólo quiero decir una cosa: Me declaro fan de King Magnetic.