Ilustración sonora, Coke Navarro

Hará cosa de un año, cuando realizaba vídeo-entrevistas con mi compañero Tony para Versos Perfectos, tuve el placer de conocer a Pebens Beats. Éste nos invitó a grabarla en su estudio de Las 3000; no sabíamos muy bien como sería todo, ya que Pebens es un personaje misterioso y se dejaba ver muy poco por las redes. Tras llegar al sitio y preparar nuestro material, una atmósfera de humo denso nos sumergió en una gigantesca conversación previa a la entrevista, en la que pronto dejamos de ser desconocidos para él y para nosotros. El poder de la sinceridad candente podría llamarse. El caso es que, durante esta larga conversación en la que la música por encima de todo dominaba la temática, surgió otra. ‘Tron, ¿Y estos dibujos? ¿De quién son?’ le pregunté tras ver su portada de “Projects  Weapons” (2013 · Autoeditado). ‘Coke, tío. Coke Navarro, un amigo de Valencia. Es un máquina en lo suyo y me hizo el favor para el disco’ me contestó. Bueno, mi curiosidad no acabó aquí y pronto vi la mayoría de trabajos que exponía en la red. Lo que mostraba me parecía genial y, como es deber de todo protoperiodista, tuve que informarme más y más. El resultado, os lo dejo aquí.

Coke Navarro nació en Villajoyosa, Alicante, en 1988. Durante su infancia, algo “movida”, descubriría el cómic y la narrativa por parte de sus padres. Estos serían de algún modo sus primeros tutores en eso de la ilustración.

Su padre era lector de revistas de cómic, como Cimoc y Totem, aquí descubriría entre otras muchas cosas la ciencia ficción, pero también a algunos ilustradores nacionales y otros internacionales, como fueron Moebius (El Garaje Hermético, El Incal…), con sus historias de ciencia ficción y de terror cósmico, Hugo Pratt (Corto Maltés) y Frank Franzetta (Conan, Mad Max…), todos ellos, ahora, grandes clásicos. Además de esto, su mente se plagó de relatos filosóficos y fantásticos gracias a los libros de Poe, Isaac Asimov o Stanislav Lem. Su madre le mostraría clásicos europeos como Asterix y Obelix o Tintín, pero aun más importante, fueron sus enseñanzas sobre la cultura clásica, romana y griega, sus dioses, sus mitos y leyendas; algo que le ayudaría en un futuro a crear parte de su imaginario. Aquí tampoco faltarían, claro está, las series emitidas en  ese  momento, como Dragon Ball, Las Tortugas Ninja, Batman o Spiderman.

Pronto, de pequeño, comenzaría a dibujar y como todo niño en un principio, copiaría los personajes de otros comics y series que le llamaban la atención. También se introdujo en el mundo del graffiti, y a pesar de que esto solo sería una corta etapa en su vida, resulta igualmente interesante. Comenzó a pintar con su crew, llamada TCP. Las letras no fueron lo suyo, siempre fue más de dibujar personajes al estilo que vemos en algunas entradas de su blog. Tampoco siguió de cerca la escena internacional, que según dice no le resultaba del mismo interés que la ilustración o el cómic en sí. Sobre la gente que en ese momento dominaba la escena nos cuenta,

“En la Vila ya había muy buenos graffiteros en aquella época, algo mayores que nosotros, Raser, Chokone83, Trebol3, nos fijábamos mucho en lo que hacían ellos…”

Con el tiempo se dio cuenta de que el papel era realmente el lienzo que le daba más facilidades en sus creaciones y donde realmente se sentía cómodo cuando trabajaba, llegando en ese momento el final de su etapa con el spray, de la que solo le quedarían buenos recuerdos.

Lo sorprendente es que no estudiaría ninguna asignatura artística durante todo este tiempo, de hecho, no sería hasta después de un descalabro con Ingeniería Industrial, cuando iniciaría sus primeros pasos en los estudios del arte. En 2007, ingresaría de este modo en Bellas Artes, en la Universidad Politécnica de Valencia.

Es aquí donde descubriría a los que son, sin duda, sus más grandes influencias: Frank Miller (Sin City, Batman…), Mike Mignola (Hellboy) y de nuevo Moebius, con el que profundizaría en todos sus universos. En palabras de Coke,

Las imágenes de Moebius son espectaculares. Son el tipo de imágenes que alguien que no tiene una idea de arte ve y queda prendado”

Sin duda las influencias de Moebius sobre el universo de la ciencia ficción han sido enormes, sin irnos más lejos, este fue quien diseñó el arte de películas como “Alien, el Octavo Pasajero” o “El Quinto Elemento”;  en Coke podemos ver resquicios de ello en sus composiciones más complejas, con más cantidad de colores y cargadas de detalle. Volviendo a Miller y Mignola, su estilo de dibujo recto y simple le apasionaron; los espacios creados con formas sencillas de ambos, las siluetas y los contraluces de Miller, o las composiciones de Mignola son algunos de los puntos que sin duda alguna hay que resaltar y que debemos de tener en cuenta a la hora de ver el trabajo de Coke, ya que se puede apreciar sin tener mucho recorrido en este mundillo, como estos dos dibujantes penetraron en su mente creativa, haciendo quizás las aportaciones más decisivas en su futuro como ilustrador. En cuanto al guión, Coke prefiere las narraciones de Miller por su estilo más directo, aunque matiza y hace hincapié en lo mucho que le gustan las historias de Mignola.

Todo esto le hizo especializarse en ilustración y animación, aquí verían la luz numerosas ilustraciones de sus propios sueños, que le llevaron a realizar su principal corto de animación por ahora, “The Otter Dream Inn. Este surgió al final de la carrera. Tras haber cursado la asignatura de animación y haber realizado pequeños cortos como “El Matamoscas” y “El Rompecabezas”, decidió hacer uno más como proyecto de fin de carrera. No fue como los otros, algo más simples y sobre todo de menor duración. Aquí profundizó casi en todo, aunque quizás lo que más llame la atención es el impactante uso del color y la luz a lo largo de todo el corto, a lo que hay que sumar la genial utilización de los planos para dar ese toque cinematográfico a cada una de las escenas. El trabajo fue duro y sobre todo largo y laborioso, por ello hace hincapié en que la animación es algo que le encanta, pero para la que actualmente no tiene mucho tiempo.

Hasta ahora sólo he hablado sobre sus “inicios”, aún toca echarle mano a su material más profesional. La mayoría han sido diseños para discos, en concreto de rap y de electrónica, aunque no sólo de estos dos.  Su metodología de trabajo es similar a la de cualquier profesional del género. Todo parte en un principio de la idea que busque el interesado, a raíz de aquí todo se encuentra en manos de Coke, por lo que el esfuerzo de no salirse de esa idea inicial y conseguir una imagen de impacto es algo que necesita tiempo y mucha imaginación.

Su primer trabajo sería un dibujo para el disco “4 Life” (2010 · Boa Music) de Triple XXX. Aquí fue su colega Chokone quien hizo el encargo, ya que este era quien hacía el diseño del disco y buscaba una ilustración para el librillo. El siguiente trabajo fue para una banda de rock llamada Albifornia, aquí se encargó del diseño al completo. Tras esto llega la portada de la que en un principio os hablaba, “Projects Weapons” de Pebens Beats, lo que fue el primer encargo que alguien dedicado al rap le hacía;

“Pebens había visto algunas ilustraciones mías y se puso en contacto conmigo para esto, ya traía la idea del collar de orejas y los productores muertos, y yo encantado”

Cuenta al preguntarle sobre cómo le surgió este trabajo. Tras este fueron floreciendo el resto de proyectos por los que hoy se le conoce: “StreetSoul” (2013 · Autoeditado) de Enes Suleman, el componente francófono de Beroots Bangers, a quien se lo presentó su colega Tibu Morales mientras grababan en el estudio; “Viento” de Momo; y los pósters  y  portadas para los electrónicos, La Musique d’Ordinateur, Rubik Dude y Noiserippers… Todos ellos siempre bajo una idea inicial de la que debe partir.

Aparte de estos y otros trabajos, suele hacer ilustraciones que él mismo define como tipo fanart de los discos y artistas nacionales que más le motivan (esto se debe a su amor y buen contacto con la escena underground, conseguido gracias a sus trabajos en solitario y con su grupo, donde por cierto encontramos a Tibu Morales). En estas ilustraciones el tipo de mecánica de trabajo cambia por completo y aquí es él quien contacta con los artistas. La primera fueron los gorilas basados en Pebens Beats y C.Terrible. Tras haber trabajado con Pebens el trato era distinto y su música con C.Terrible le encantaba, por lo que no tardó en ponerse manos a la obra con el dibujo, que fue finalmente incluido dentro de la galleta de su último maxi “Sabor Primitivo”. Lo mismo ocurrió con “La Espiral” (2013 · Autoeditado) de Me Cago en tu Padre,

“Hay pocos discos nacionales que me hayan gustado tanto como ese desde hace años. Estaba sin trabajo esa semana y simplemente salió”

 

Para Coke, solo algunos de estos nuevos artistas llegan a transmitirle tanto como para poder crear imágenes desde su música. Piensa que son excepcionales y por ello qué menos que hacerles notar un poco más. Por último volvió a repetir de nuevo con “Sxtvrnx”, el single de Dano en colaboración con Steve Lean. Aquí las similitudes con la ilustración de “La Espiral” son muy grandes, en especial su composición, donde encontramos un personaje de espaldas mirando hacia lo desconocido, hacia lo extraño o misterioso, que se encuentra lejos de su alcance a pesar de tenerlo frente a él. Sin duda en estos trabajos también quedan marcadas las influencias de los relatos filosóficos y fantásticos de su niñez.

Dejando a un lado los trabajos relacionados con la música, ha recibido pedidos de la mano de grandes empresas como Paramount, para quien realizó unas ilustraciones de promoción en internet de los personajes de la última película de Las Tortugas Ninja ; estas vieron la luz hace poco tiempo y sin duda a pesar de mostrar un estilo más comercial que en el resto de su obra, siguen las líneas que Coke ya dejó asentadas y a las que nos tiene acostumbrados. Es un gran salto en su carrera además de un trabajo que le ilusionó de principio a fin, debido en gran parte a ser una de las series que acompañaron su infancia.

También actualmente, se haya envuelto en un proyecto propio acerca de un chico búho bastante profundo, que espera poder sacar a la luz hacia finales de 2015. Este consistirá en un cómic de 30 páginas cuyo guión también es escrito por el propio Coke. Sobre su futuro, habla de descubrir nuevos campos dentro del dibujo y la ilustración. Quién sabe lo que estará por venir…

Tras este seguimiento llego al final. Ahora es cuando se disipa todo ese humo mágico del principio: vamos, que se acaba lo bueno. Aunque espero que hayáis disfrutado tanto como yo con sus ilustraciones y que os animéis a descubrir toda su obra subida a Behance y a Vimeo.

Texto por Fernando Mendoza

_