C.Tangana, o la madurez hecha disco

Agorazein-C.-Tangana-21606_F300

Agorazein presenta a C.Tangana

Agorazein – 2011

Antes de “LO▼E’S” y antes de que C.Tangana fuese el último descubrimiento de gente moderna con flequillo y gafas de pasta, era verano en Madrid y Antón, Crema, Pucho o C.Tangana sacó su “Agorazein presenta C.Tangana”. El debate sobre el estado de la nación del rap giraba en torno a como el mc vendió su alma al diablo comercial y ya no era el mismo. “Nos lo han cambiado”, parecían decir con los ojos llorosos. Ante el temporal que está azotando la península estas semanas, hemos decidido meterle mano a un disco que hizo mucho ruído por cuestiones ajenas a él, y que con el tiempo parece haberse diluido. 

Madrid es oportunidades. Madrid es mestizaje, es bullicio, es aglomeraciones. Es el silbido del metro y carreras.  Es sufrir para llegar a final de mes, babear con escaparates, desear lo que no se puede tener. Es como NYC pero aquí en Madrid, que decía Callejo. Pero C. Tangana nació “Madrid, no New York”. Y Madrid es rumanos sordomudos, latinos en las calles, chinos vendiendo latas. Es cal y arena. Y es frío y calor. Mucho calor. Modorra y cañas frías. Es infierno estival, sentirse encerrado en la capital y querer escapar. Eso es C. Tangana.

Ya desde la portada se insinúan esas ganas de huir, de volver atrás. De ser un niño de nuevo y correr desde la arena hasta la orilla. Cambiar las voces que critican y confunden por la de nuestra madre gritándonos que nos va a dar un corte de digestión. Jugar con el tiempo, con las palabras y con nuestras ilusiones.

Este Agorazein presenta C. Tangana es toda una declaración de intenciones. Es un manifiesto musical. Si pasa en algún momento a la historia del rap en español –suena hasta gracioso que exista una historia del rap en español- debería ser por todo lo que dice. Consciente e inconscientemente. De manera directa y leyendo entre líneas.

Mucho se habló en su momento de Crema -ahora C.Tangana- respecto a Agorazein y a su Kind of red. Existe cierta tendencia a olvidar que AGZ es un grupo, o colectivo, o una familia directamente. Esto se traduce en la osadía de menospreciar, u olvidar directamente, incluso a Manto, responsable de la mitad del peso vocal.

Llegó el punto en que Crema se quitó la camisa, y con la wifebeater blanca, buscando el sueño que nos prometieron y escapando del calor de Madrid, emprende su propio camino personal. Ese es el primer paso para entender este disco. Los tracks no son canciones, son viajes temporales, espaciales, sensoriales, musicales. Y Crema es C. Tangana, y C. Tangana se desnudó ante y desnudó a la escena española, dejando al aire sus vergüenzas.

Y si decíamos que este trabajo fue toda una declaración de intenciones, el primer corte, que hace las labores de anfitrión, de resumen, de piedra de toque y de toque de atención no iba a ser menos. Hoy. O lo que es lo mismo: Soy. La media de edad del rap español, rondando los 17 años, se enorgullece de vivir unos 90 irreales. Hoy es un repaso desde la actualidad al camino musical que nos llevó a C. Tangana. A nivel de mensaje hay dos extractos que definen al 100% la actitud vital de Crema en este proyecto:

“Vengo de allí / no tengo porque reinventar“ “Y si lo dejé, fue porque sois de metal / reflejais lo que hay, lo pilláis deformao”

Musicalmente encontramos un sonido diferente al que se estila actualmente en la escena nacional. Un sonido personal totalmente cohesionado con la idea artística de C. Tangana y con el hilo narrativo que recorre todo este álbum. Empieza la modorra de verano…

Wings, el siguiente corte que nos encontramos, aunque la gran mayoría ya tuvimos constancia de su existencia debido a que el colectivo decidió lanzar este track a modo de avisa antes de la publicación del trabajo oficial. Wings sigue penetrando en la herida… el calor aumenta y Madrid es aún más pegajoso. Wings son las ganas de salir volando, escapando de una ciudad, trasunto de la escena de rap patria. “Escucho lo que pasa / Hace mucho calor”. A nivel instrumental Wings sigue reforzando la idea musical del disco, ahondando en ritmos smooths y cierto minimalismo. Es quizás el mejor reflejo de lo que supone este disco “Es C. Tangana, C. Tangana”.

C. Tangana es el poeta de la realidad simple, las cosa pequeñas y cotidianas y los grandes sueños. Pero no es beber champán en vasos de plástico. Es visualizar “el Lamborghini mientras friego, mientras llego, mientras tú no pillas de esto ni el principio… C. Tangana también son los domingos de niño con nuestros padres en el parque. En este Sunday, cuarto corte y seguimos sumando, volvemos a encontrar al C.Tangana/Crema más musical, ajustándose totalmente al ritmo y haciéndonos vibrar a la vez.

Y en la mitad de este viaje nos encontramos con Diez años, quizás (o sin el quizás),  el punto álgido. Desde lo alto de la montaña C. Tangana nos enseña su mundo, su historia, su vida, sus diez años en esto. Y hablando de todo menos de rap, descubrimos porqué la música de este mc madrileño suena como suena. Sin pretender caer en tópicos banales, este Diez años está tan cargado de profundidad y verdades que merecería una entrada aparte. Pero todas ellas se resumen en “Yo me llamo C.Tangana, y esto es my memory lane”. La esencia de este trabajo concentrada en una línea.

En Espalda con Espalda C. Tangana vuelve a su registro más musical, aquel en el que juega como quiere con la instrumental y maneja las estructuras a su antojo. No por casualidad viene acompañado por Manto, que ha encontrado en su visión de la realidad un campo en el que sentirse cómodo. Jergas, juegos de palabra, crudeza… ese es Manto, lo sabe hacer a su aire y aquí lo demuestra. Cierra el triángulo Jerv.agz, que vuelve a repetir incursión como ya hiciera en el Kind of red.

El último tramo de este “Agorazein presenta C.Tangana” mezcla distintos registros, variando el tono, la ambientación y la temática. Encontramos cortes como Pibe en la esquina, en la que vemos al de Madrid tocando temáticas poco comunes en él hasta el momento como puede ser el storytelling, pero siempre llevándolo a su terreno. En el cien y Patéalo vuelven a ahondar en ese C.Tangana reivindacitvo de su propia realidad, implicando un cierto rechazo a la escene que le rodea. Cakes, es el trabajo producido por Baboon Estudios y que también se incluye en el trabajo que lanzaron para presentar su propio proyecto.

En el plano musical “Agorazein presenta C.Tangana” contiene la esencia del colectivo madrileño: influencias jazzísticas y el empaque que sólo da un disco trabajado en su concepción. Te puede gustar más o te puede gustar menos -por no decir odiarlo- pero desde la búsqueda de la muestra hasta el producto final, los -zeiners son unos expertos en romperse y romperse la cabeza en buscar transmitir mediante la música su concepto. El resultado final es un trabajo compacto, con una atmósfera musical que recrea la atmosfera asfixiante del verano madrileño.

Quizás la grandeza de este “C.Tangana” –¿no os parece significativo que el nombre del trabajo sea el mismo que el del mc?- es que presenta un significativo tan intrínseco, un mensaje tan consistente y una idea tan sólida y cohesionada, que se le perdonan todos sus defectos, que los tiene. C.Tangana es un libro de bitácora. Esto soy, así os lo muestro, me da igual que critiquéis o que habléis. Eso parece gritarnos a cada cambio de corte.

“Agorazein presenta C.Tangana” ha pasado ya al olvido en la frágil memoria del consumo musical moderno. Enterrado entre videoclips y las referencias más inmediata, es una de las obras de referencia si hablamos de música estacional. Hay discos atemporales, y discos que florecen cuando sale el sol. Éste, es un trabajo que florece cuando aprieta el calor.

Si C.Tangana es historia del rap en español -no lo estamos diciendo, ojo al condicional-, este disco es historia del rap. Porque si actualmente C.Tangana es uno de los mcs de referencia del panorama, este trabajo nos permitió ver el proceso, o el camino, que ha llevado a Crema, un chaval normal que rapeaba, a ser C.Tangana, uno de los faros que alumbra la escena española. Y no todos los días podemos ver esto.

PD. esta entrada no habría sido posible sin la ayuda de mi gran amigo @adrian_fante. De una conversación con él surgió la idea que utilizo para articular toda esta crítica. Gracias por el apoyo constante y por inspirarme con tu creatividad (no hommo).

C. Tangana suena en