Charles Bradley: Victim of Love

Charles Bradley – Victim Of Love

(2013 · Daptone Records / Duham)

_

CHARLES BRADLEY: ‘NO TIME FOR DREAMING’

___

El pasado mes de abril se hizo oficial el nuevo trabajo de Charles Bradley, “Victim Of Love”. A pesar de ser el segundo disco del artista, dos años después de No time for dreaming” experimenta una madurez musical bastante notable. Si ya dejó el listón alto con su primer trabajo, en este segundo el nivel tiende a igualarse o a superarse, dependiendo de lo romántico que seas. En 2011 escuchábamos a un Charles Bradley dolido y atormentado con la realidad que le tocó vivir pero a la vez comprometido con su época. Se descubrió a los sesenta y dos años como aquella voz casi idéntica al Padrino del Soul, pero más allá de eso, denotaba ser un artista por descubrir y pulir. Pero ahora, Charles en su segundo trabajo intenta emprender un nuevo camino en su propia línea. Presenta un discurso verdaderamente esperanzador, lleno de luz y positividad, donde todos los mensajes convergen en un mismo punto, el amor. “Victim Of Love” es un disco lleno de corazónagradecimiento hacia las personas que le han hecho estar donde está, todos aquellos que creyeron en él cuando más lo necesitaba.  Con un trabajo repleto de mensaje político y social a sus espaldas, Charles B. y la Menahan Street Band se atreven a hacer un giro de guión, dejando a un lado el dolor y la angustia para ofrecernos un sonido más ligero tanto lírica como musicalmente. Y aunque a priori, pueda parecer poco acertado, el disco no deja de sorprender por una cuestión u otra. En una línea diferente, el artista muestra un poco más de su alma.

2

Las letras demuestran la humildad y honestidad del artista hacia su público. No menos importante es el nuevo artwork. El disco viene  acompañado de un concepto gráfico mucho más luminoso que su anterior trabajo, cargado de la nueva energía que aborda. No hay nada más que observar el clip de Strictly Reserved For You’. A parte de su evidente exceso de luz y claridad, no paran de lanzar mensajes ocultos en formas de metáforas para hacer saber que la oscuridad ha acabado y esta vez sí, es hora de soñar.

_

___

El video comienza con una sucesión de planos detalle del desayuno de Charles, café y rosquillas. No has escuchado aún nada de la letra pero ya te adelanta que será muy dulce. Esa serie de detalles acaba con un plano cenital del café solo de Bradley al que le añade leche, la guinda para saber definitivamente que algo ha cambiado. La luz ha invadido la oscuridad, igual que ese chorro de leche ha aclarado el café.

3

Con una introducción perfecta, vuelve a haber un plano detalle, esta vez de la figura de un águila, que segundos después se repetirá dentro del coche que conduce Charles. La figura del águila se conjuga con el lenguaje corporal del cantante, que continuamente abre los brazos y las manos como si se tratara de esta ave imperial a punto de alzar el vuelo.

4

Pero, si hasta ese momento no te habías dado de la sutil comparación, a partir del 2:09 comienza a tomar impulso con los brazos con la intención de levitar mientras la cámara hace un paneo vertical en dirección al cielo. Charles Bradley es una persona nueva, con vistas de futuro e ilusión por lo que hace. Los planos al cielo son recurrentes, al igual que a las flores, símbolos de vida y plenitud. Al ver cómo aparece entre las flores (2:32) no cabe ninguna duda de que Charles Bradley ha vuelto a nacer.

_

DE BLACK VELVET A CHARLES BRADLEY

___

6

Antes de desmenuzar “Victim Of Love” paso por paso, me gustaría contextualizarlo mediante una pequeña reseña de los orígenes Bradley puesto que el cambio de rumbo de la estrella de Daptone Records no es casual. Se puede decir con total libertad que la música fue lo que le salvó la vida a Charles Bradley, él lo define en algunas ocasiones como una especie de ‘milagro’. Nacido en Florida, se crio prácticamente con su abuela, pero a los ocho años fue arrancado del que era su hogar, por manos de su madre, la misma que le abandonó tan solo cuando tenía ocho meses. En 1962, asistió a un espectáculo de James Brown en el Apollo de Nueva York, desde aquel momento empezaría a crecer el monstruo musical de Bradley.

Debido a las horrorosas condiciones en las que vivía, decidió huir de casa para vivir en las calles. Dos años más tarde consiguió formarse como chef, algo que le llevaría a vivir humildemente durante diez años en la región de Maine. Pero la insatisfacción y necesidad por cumplir su sueño le llevaron a emigrar a diferentes sitios, desde Nueva York, pasando por Seattle, Canadá o Alaska. Durante la década de los ’70 debutó en pequeños espectáculos, pero sería entrada la segunda mitad de los ’90 cuando trabajaría como imitador de James Brown en algunos clubes de Brooklyn, bajo el pseudónimo de Black Velvet.

Pero su verdadera carrera comenzó cuando Gabriel Roth, co-fundador de Daptone, lo descubrió en uno de sus debut clandestinos. Todo fue sobre ruedas cuando los responsables de la discográfica sabían lo que tenían ante sus ojos y oídos. Antes de que Charles y la Menahan se hicieran uno, el artista colaboró con otras bandas del sello como Sugarman Three o The Bullet. Pero si alguien ha mimado a Charles, ese es Thomas Brenneck que apostó por Bradley desde el principio. Guitarrista y productor, en 2008 fundó Dunham Records una especie de subsello asociado con Daptone, donde grabará Bradley sus dos trabajos discográficos con la Menahan Street Band

El disco empieza con un tema directo al corazón de los oyentes. Charles Bradley te lo está diciendo, está estrictamente reservado para ti, para los que le han dado tanto calor. Strictly Reserved For You. Está cansado de la misma gente y las mismas mentiras, ahora quiere un poco de paz, dedicarse a los suyos.

I’m tired of the same lies,

I’m tired of the same people,

tryina get to my bindess, just me and you

Lo cierto es que no podría haber comenzado mejor. La Menahan Street Band crea una atmósfera acústica de esas que te provocan hormigueo en el estómago esperando cualquier golpe para poder romper a chasquear los dedos y una vez que arranca, no decepciona. El tema mantiene un ritmo perfecto con estribillo pegadizo y a la vez profundo. Cada vez que Bradley grita: “I got the love” algo por dentro parece estremecerse. El coro, forma un papel muy importante, tanto en el tema como en todo el trabajo, le da fuerza a la instrumentación y a la vez a la interpretación de Bradley. El aire sureño no puede estar más presente, sobre todo la guitarra final de Brenneck.

A ‘Strictly Reserved For You’ le sigue You put the flame on me’. De Nuevo, el artista expresa una oda a la esperanza. Con cierto soplo de Four Tops, cuenta a través de una letra sencilla cómo el afecto le salvó de toda esa triste realidad en la que estaba sumergido.

“When winter was cold

you brought this rain to me

When my heart was crying

 you brought your love to me

When the road was darkness

you shined the light on it.

Now that I’ve found you baby

I’d never turn you away.”

 

Bradley ya ha experimentado lo que es el amor y no quiere soltarlo. No quiere deshacerse de él porque es lo que necesita para seguir y para no volver a volver a sufrir. Pone toda esa esperanza ahí fuera. Los coros vuelven a aparecer de forma casi exigida por la parte instrumental, todo es un puzle en el que las piezas musicales encajan al milímetro.

When life was so dark you put the light on me.

You make me shine like I never shined before”

 

El siguiente tema, ‘Let love stand a chance’ vuelve a hablar de amor, esta vez como una oportunidad. El sonido de la guitarra que introduce ya anticipará la voz desgarradora y triste que adopta Charles en este tema. Aún con un espíritu más afligido que los dos primeros temas,  vuelve a demostrar esa necesidad de calor y acercamiento. Como ya es característico de Daptone Records, las influencias del Soul más clásico son la base de todas las tartas.  Al más puro estilo de Otis Redding, Charles reclama amor por todos los poros de su cuerpo.

“Just give love,love… a chance

 All I’m asking, all I’m asking let’s give love

 Love… baby just you and me baby all night long”

 

A Let love stand a chance’, le sigue el tema que le da nombre al disco: Victim of love’, y aunque promete ser el hit del trabajo, lo cierto es que musicalmente es uno de los menos enrevesados, pero no por eso menos atractivo. La letra demuestra de nuevo al artista entregado completamente. La voz de Bradley se unifica íntimamente con la guitarra acústica de Brenneck acompañados por un magnífico coro formado en esencia por el mismo guitarrista, responsable también de toda la producción del disco.

_

___

‘Love Bug Blues’ aun teniendo un trabajo de coros espectacular, a Bradley se le escucha en algunos momentos un tanto distanciado de la banda, demasiado correcto musicalmente pero faltándole algo de fuego. El trabajo de postproducción está más presente que en ningún otro tema. Vuelve a usar la metáfora del ‘fuego’ y la ‘llama’ para hablar de amor. De forma repentina el amor ha llegado a su vida, agradecido y sorprendido a la vez. En cualquier caso, la actuación de Dave Guy en la trompeta acaba por dejar un buen sabor de boca.

Llegamos prácticamente al ecuador del disco, donde en Dusty Blue’ la Menahan Street Band dedica una especie de interludio para dar paso a la segunda parte del trabajo. A partir de aquí, Charles da tregua al amor y a sus sentimientos más internos para hablar de su percepción sobre lo que le rodea. Torna a la línea que siguió en “No Time For Dreaming” (2011 – Dunham) en cuento a temática haciendo algunos guiños a cuestiones sociales, sin llegar a profundizar demasiado.

Confusion es el tema que introduce esta segunda parte. Con una influencia clara del rock psicodélico, se nos presenta una canción llena de fuerza por Charles y la Menahan a partes iguales. La intro no hace más que gritarIf There’s a Hell Below We’re All Going to Go’ de Mayfield. La instrumental comienza con una distorsión de cuerda a la que le sigue la batería de Homer Steinweiss para marcar el ritmo, pero lo que realmente comienza a volvernos locos es esa trompeta. Y mientras los instrumentos y distorsiones de voz se complementan a la perfección llega el solo de Thomas Brenneck para paliar el exceso de azúcar de los primeros temas rompiendo absolutamente con la linealidad del disco ofreciendo puro Funk sin cortar. Confusion  pretende ser sensitiva, jugando con los efectos de sonido y los trucajes de estudio y ciertamente lo consigue. Dentro de todo ese desconcierto que transmite, Charles lanza mensajes y preguntas retóricas al aire para la reflexión.

“Can you stop the storm?

Can you stop the rain?

Can you stop the love?

Feel!

Breathe!

Confusion!

Confusion!”

“Who you gonna trust?

Before the world turn to dust

Who you gonna trust?

Before the world turn to dust”

_

___

Al espíritu funky de ‘Confusion’ le sigue ‘Where do we go from here?’. En este caso, Bradley canta por la esperanza, por cuidar de lo que nos ha tocado y hacer del mundo un lugar mejor para las generaciones venideras. Advierte de que debemos cambiar porque es el momento oportuno para hacerlo.

“Gotta make that change

We gotta all make that change

My brothers and my sisters

It’s time to make this world a private place

For the generation to come

Can find love and peace

What for the last of it

So I’m gonna tell you over and over again

Brothers, sisters, let’s sing to it

From the heart

Come on

Come on!”

En cierta manera, el espíritu sesentero del Soul se ve reflejado tanto en lo musical como en el contenido de sus letras al hacer un llamamiento a las masas para el bien común, ese género musical como apoyo por excelencia de un fuerte movimiento social. Está claro que la lucha por un futuro mejor es un problema atemporal que nos concierne a todos.

“El soul nunca ha estado muerto y ahora está tomando protagonismo de nuevo porque son tiempos duros y el soul es una música reconfortante, que te entiende, que te ofrece consuelo, amor y comprensión”. (Charles Bradley para Go Mag)

Tras dos de los temas más sociales del disco, interviene ‘Crying in the Chapel’, una balada soul. Un canto al amor, teñido de azul. En este caso, el mensaje está ausente de ese ‘amor idealista’ que veíamos al principio del disco para mostrarnos un llanto desgarrador. Al fin y al cabo, es demasiado pronto para decir adiós a esa faceta de Bradley que se le da tan bien, ¿no?.

De pronto, cuando prácticamente te has deshidratado al llorar por un amor pasado, suena el huracán musical: ‘Hurricane’, arrasando y llevándose esas lágrimas. Estamos frente al último pico de subida antes del fin del disco. Volvemos al funk con mensaje, de esos que gustan. Bradley hace un llamamiento a todos los hermanos y hermanas para que cuiden del suelo que pisan porque se avecina lo peor. Con claras influencias del góspel, el coro adquiere un notable protagonismo, haciendo casi que nos levantemos a palmear mientras cantan ‘Hurricane’.

 

“Stop it brother

Stop it sister

Stop killing your planet

It’s crime

Can you see the rain?

And thunder

It’s a hurricane (hurricane)

Can you feel it?

It’s a hurricane (hurricane)”

 

Y después del subidón de ‘Hurricane’ llega ‘Through the Storm’, una idónea composición para un happy ending. ‘Victim Of Love’ no podía terminar de otra manera, por lo que forman una entrada y una salida hechas a medida para el repeat, haciendo del disco un trabajo homogéneo y compacto.

Charles Bradley abre del todo su corazón a los que le han acompañado todo el tiempo, dando las gracias de principio a fin, con un coro góspel prácticamente necesario para el oído. Hasta ‘Victim Of Love’ Bradley mostraba una postura un tanto escéptica al amor, sin embargo, en este momento puedes sentir sus palabras desde lo más sincero de su alma. El artista comienza una nueva etapa en su carrera, aparece un nuevo Charles dispuesto a dejarse la piel por sus admiradores. Mediante metáforas deja claro que su etapa anterior era una “tormenta” llena de oscuridad pero la luz al fin ha salido para él.

“When the world give you love, it’s turn for love”

 

“I thank you

For helping me through the storm

I thank you

For helping me carry on… through the storm

Day after day

Week after week

Month after month

Turn into a year”

El disco sigue moviéndose en la línea del deep soul, arriesgándose ligeramente con pinceladas psicodélicas de finales de los ’60, dándole mayor importancia a la guitarra y al bass fuzz. Influenciado por la corriente que siguió Diana Ross & The Supremes con The Temptations  en discos como “Together” (1969 – Motown) o Wilson Pickett a finales de los sesenta, la Menahan nos recuerda que el funk de los setenta ya está aquí. Y aunque estemos en 2013 parece que volvamos a revivir un clásico grabado en 1968. Si por algo se caracterizan los estudios de Daptone y Dunham, es por apoyar trabajos perfectamente elaborados entre el presente y el pasado. Y es que aunque algunos prefieran definirlos como pastiches, los enamorados del género no podemos evitar cegarnos ante este tipo de producciones. Para la gran mayoría, Victim Of Love” ha pasado un tanto desapercibido a pesar de ser lo más esperado después de que No Time For Dreaming” dejara con la miel en los labios, pero indudablemente se merece su hueco dentro lo mejor del año. No renuncia a ser un disco experimental, que no arriesgado, ligero de escucha, pero ante todo una joya para tener en casa y poder disfrutarlo siempre.

 ‘Siempre he sido un soñador. Pero si vas a soñar lo mejor es que hagas esos sueños realidad’

· Charles Bradley

Texto por Victoria Gee