Black Moon, de los orígenes a Enta da Stage.

Black Moon Enta da Stage Review (3)

 

Hoy, poco más de 20 años después de la publicación del primer largo de Black Moon, queremos homenajear su gran aportación a la escena haciendo un pequeño viaje desde los orígenes del grupo hasta desgranar ese discazo que es Enta da Stage y que, a pesar de su importancia a muchos niveles, fue infravalorado en su época y no obtuvo el éxito que hoy sabemos que se merecía. 

Meses atrás, en nuestro monográfico especial sobre Wu Tang, hablábamos de la gran importancia que tuvo su primer disco: “Enter the Wu” influenciando, de una forma muy clara, el sonido que adoptaría la escena de Nueva York en sus gloriosos 90s. Y sí, Enter fue, sin discusión alguna, el disco que revolucionó el panorama, pero no engañemos a nadie, Enter aun siendo el disco culpable del cambio, no fue el pionero. Todo empezó en Brooklyn. La línea a seguir la marcaron Buckshot Shorty, 5 ft Accelerator, Evil Dee y su “Enta Da Stage”, el primer disco de Black Moon. Uno de esos trabajos que han tenido mayor reconocimiento con el paso del tiempo y que fue el punto de partida de lo que sería una de las crews con más talento de la East Coast: Boot Camp Clik.

A pesar de ser considerado, hoy en día, como uno de los discos clásicos indispensables de Nueva York, Enta da Stage nunca gozó de las ventas que se merece, rondando sólo las 350-400 mil copias en USA, una miseria comparado con el número de copias vendidas de otros discos de su tiempo como Ready to die de Biggie o el mismo Enter y eso que, su primer single Who Got da Props? llegó al número 86 de la Billboard Hot 100. Con este single, había empezado la hora de la venganza.  El underground neoyorkino había explosionado. El trono y la corona del rap, que estaban entonces colocados en la costa oeste, iba a ser recuperado, durante un largo tiempo, por la ciudad que nunca duerme.

 

Black Moon, de los orígenes…

 

Los orígenes de Black Moon se sitúan en un instituto del barrio de Bushwick (Brooklyn) en el que se conocieron 5ft y Evil Dee. 5 Ft bailaba y Evil Dee era el dj de un grupo llamado Unique Image (que más tarde cambiarían por High Tech) al que se unió 5ft. Según cuentan, E también rapeaba pero lo dejó porque se consideraba muy malo al micro. El otro componente era Finsta, que abandonó el grupo y que aparece en el estribillo de Who got da props? Más tarde, 5Ft conoció a Buckshot, quien también bailaba, y debido a los gustos musicales que compartían, forjaron una amistad que les acabó llevando a formar el grupo con Evil Dee.

Como curiosidad, Black Moon era el nombre con el que originalmente se conocía al grupo que formaban Evil Dee y su hermano Mr. Walt, que fueron rebautizados como Da Beatminerz por DEA (mc que trabajaba con Mr. Walt) debido a que éste tenía un tema del mismo nombre en el que hablaba de cómo Walt solía ir de diggin. Así, Buckshot propuso quedarse con el nombre de Black Moon, el origen del cual se encuentra en la serie de TV “Moonlighting” protagonizada por Bruce Willis, de la que era fan Mr. Walt. Exactamente, el nombre viene del nombre de la agencia de detectives: Blue Moon. Sólo cambió un color por otro más cercano al tono de sus beats.

El grupo grabó una demo en casa de Mr. Walt que envió a varios sellos, pero la única respuesta que recibieron fue la típica carta de rechazo “no sois lo que estamos buscando”. Al parecer, Evil Dee nunca quiso mandar la demo a Profile o Def Jam para que no pareciera que quería usar ciertas amistades que tenía por ahí para conseguir algo.

Tras tantas negativas, la carrera de Black Moon empezó gracias a una actuación del grupo promocionando a Maria Davis en un talent search. Entre el público se encontraba Chuck Chillout (uno de los dj’s de radio más respetado de Nueva York) quien, encantado con su show, se les acercó para darles su número de teléfono, invitándoles a llamarle si no encontraban sello alguno. Buckshot no tardó en hacerlo y en la primavera del 92, firmaban un contrato con Nervous Records que les llevó a debutar con el single Who Got Da props? que fue todo un éxito. Así, poco tiempo después, se encontraban trabajando en Enta da Stage.

 

 

Según cuentan, el single fue escrito en la casa de Chuck Chillout y grabado en Such-a-Sound Studios (Brooklyn) lugar donde Evil Dee y el ingeniero (Schlomo) tenían una discusión tras otra por la manera en la que E quería que el disco sonara, hasta tal punto que Schlomo le dijo que se lo mezclara él solito. Fue el primer trabajo en estudio de Evil Dee, y el resultado ya lo conocemos todos. Durante la grabación de Enta da Stage también hubo desacuerdos hasta tal punto de que el disco se empezó grabando en Calliope y se acabó en D&D Studios, referencia de Premier.

Tras la publicación de su primer álbum, Enta da Stage, Black Moon se tomó un respiro de unos cuantos años que acabó en batallas legales con Nervous por los derechos del nombre del grupo, que se resolvieron en 1998. Durante el tiempo en Nervous Records, Buckshot forjó una buena amistad con Dru Ha, un empleado del sello, con el que formaría Duck Down Management convirtiéndose en coproductores ejecutivos de Enta da Stage y que más tarde evolucionaría a Duck Down Records, sello independiente que editó grandes álbumes de los miembros de la Boot Camp.

 

… a Enta da Stage

Black Moon Enta da Stage Review (2)

Black Moon – Enta da Stage

(Wreck Records – 1993)

 

Enta da Stage es uno de esos discos que te conquistan de inicio a fin mediante la fusión perfecta entre sus beats de tono oscuro, firmados íntegramente por Da Beatminerz y las grandes habilidades líricas de Buckshot (puesto que 5ft permanece en un segundo plano durante todo el álbum). La crudeza del álbum hace que respires el ambiente callejero, sombrío y profundamente criminal, de las calles de Brooklyn sin necesidad de sonar musicalmente violento. Es un viaje en el que puedes imaginarte caminando de noche entre los projects de cualquier barrio de Nueva York con tus colegas, mientras os sentáis a fumaros uno en el banco del parque antes de hacer de las vuestras.

El carácter digger de Evil Dee y su hermano, quienes tenían una colección inmensa de discos de soul, funk, jazz y demás… ha influenciado claramente la producción del disco. Y es que Mr. Walt trabajaba en la Music Factory de Jamaica Avenue (Queens) y así, no es de extrañar que tanto Buckshot como 5ft declararan que fliparon cuando entraron por primera vez en la casa de estos dos y vieron una cantidad de discos juntos que no habían visto en la vida. De hecho Mr. Walt vendió discos a todos esos productores de la época que admiramos.

Son pocos los productores con el talento necesario para conseguir crear un álbum instrumentalmente tan consistente y compacto como Evil Dee, acompañado por su hermano mayor Mr. Walt, hizo (o mejor dicho, hicieron) con Enta da Stage. Aunque Mr. Walt no forme oficialmente parte de Black Moon, extraoficialmente todos le consideramos uno más. Es innegable que estos dos consiguieron un sonido identificable, distintivo y original. En este disco puedes olvidarte de los beats de relleno, cada uno de los temas es un diamante en bruto que acaba formando parte de la joya final.

Así, habiendo sampleado todo de la colección de discos de Mr. Walt (que tuvo gran influencia en el devenir de Evil), la producción de Enta Da Stage se pasea entre samples de jazz o funk (como Ahmad Jamal, Donald Byrd o Grover Washington, Jr. a día de hoy sampleados hasta la saciedad), saxos psicodélicos, baterías contundentes, líneas subterráneas de bajos que dan como resultado ese boom bap sucio de tono muchas veces inquietante pero relajado a la vez gracias al ambiente envolvente que consiguen crear, llevando ese sonido oscuro y siniestro a otro nivel. El gusto es exquisito en la elección de todos los componentes de las instrumentales, pero especialmente en las baterías, algo de fácil entendimiento cuando sabes que Evil Dee tocaba ese instrumento desde años atrás. Además los beats han sido estructurados inteligentemente para que un gran mc como Buckshot pueda lucirse como el mejor de los protagonistas en una atmósfera que presiona directamente en tus oídos.

Y es que Buckshot fluye como pocos lo habían hecho ni lo harán sobre estos beats que no son un traje hecho a su media, sino su propia piel. Él es el otro claro protagonista del disco, ya que su compañero 5ft sólo aparece en tres de los catorce temas (doce en la edición en vinilo).

Buckshot domina de forma magistral todas las habilidades que cualquier mc desearía poseer. Tiene una forma de fluir increíble que adapta al ritmo que le apetece, pasando de relajado a la máxima aceleración cuando lo cree oportuno con un control máximo de su respiración. Quizá lleva el ritmo en el cuerpo y en la lengua por haberse criado bailando. Además manipula el lenguaje a su antojo de forma que es capaz de dibujar con palabras todo lo que cuenta, jugando salvajemente con las palabras y dotándolas de dobles sentidos cuando menos lo esperas. Y como guinda del pastel, a todas estas habilidades hay que añadir la gran energía (a veces incluso agresividad) con la que Buckshot rapea sin perder un ápice de todo lo demás. Será por la suma de todo esto que a uno le da completamente igual que se pase el disco entero hablando de lo mismo (hierba y hustling), sus letras trabajadas, su variada tonalidad y sus grandes skills te mantienen gozando en cada escucha dejándote completamente eclipsado y salvando lo que en boca de otro, sería posiblemente un disco algo monótono.

Escribir líneas y líneas elogiando a un mc como Buckshot es fácil e inevitable cuando se habla de Black Moon, pero no hay que dejar de lado al gran olvidado de este disco y del grupo, 5Ft, que como ya se ha comentado, sólo aparece en tres tracks y, de hecho, si alguna crítica puede hacérsele a este álbum, es esa: la gran ausencia de este miembro del grupo. Todos nos hemos preguntado, alguna vez, las razones por las que la figura de este mc carece de importancia hasta tal punto ya que, a mi juicio, no parece que sea por no tener ningún tipo de talento. 5FT no tiene un estilo original ni brillante, pero no es un mal mc, incluso su voz es un soplo de aire en la densidad del disco, pero ha tenido la “mala” suerte de saltar a escena al lado de alguien que fluye en el micro como pocos y que hace que la gente menosprecie su trabajo y lo identifique como “el que no es Buckshot.”

Al parecer, su escasa aportación se debe a las diferencias entre el ritmo que Buckshot y 5ft necesitaban a la hora de escribir sus letras. Parece ser que Buckshot era un adicto al trabajo que escribía letras en un día con sólo escuchar el beat y, sin embargo, 5ft necesitaba más tiempo. Si 5ft hubiera podido seguir el ritmo de Buck Shorty hoy en día estaríamos ante un álbum mucho más repartido entre ambos. Aun así, 5FT goza de un tema para él solito: Son get Wrec y sale bien airoso. Como reza el estribillo “It’s time for you to represent.”

 

Los otros dos tracks donde aparece 5ft son el track de cierre U da Man y Ack like u want it (track que por cierto no está incluido en la edición en vinilo)  para mí uno de los tracks más representativos en el que abundan el ego y la violencia como línea principal de todo el álbum.

“You can’t stop me, cause my shits never sloppy, I’m always on point, I pack, a joint and a burner”

 

Enta da Stage es un disco al que ni siquiera le haría falta tirar de feats, pero aun así cuenta con dos temas en colabo: Black Smiff-N-Wessun, con el dúo que sacaría su brillante “Dah Shinin’” dos años más tarde y U Da Man, que además de volver a contar con ellos (¡incluso con 5ft!), cuenta con Dru Ha y un Havoc bastante crío al que redescubriríamos -y de qué manera- años después del brazo infame de Pee, que no salió en el track porque en ese momento estaba hospitalizado.

El primero es una buena presentación para Smiff-N-Wessun y el último, aunque no es el mejor track del disco, es una buena forma de cerrar un trabajo, con una fiesta entre amigos.

Los 10 tracks restantes son solos de Buckshot donde se puede lucir como pocos saben. Me gustaría destacar Shit iz real, sin duda uno de los temazos del disco, acompañado por una instrumental que empieza relajadamente gracias a un saxo y que va creando una atmósfera de tono amenazante mediante unas percusiones esqueléticas en la que Buckshot suelta de las mejores barras del disco hablando agresivamente sobre lo que él conoce.

“Fuck where you’re from, it’s about where you’reat, where your gat? Whenever you in Bucktown, shit iz real, all your hear is the sound.”

 

Y hablando de shit, no quiero olvidarme del track banger de Black Moon por excelencia: Niguz talk shit y su pura lifeblood con el apoyo de 5ft en el estribillo. Y en la misma línea sangrienta, Slave, otro de los tracks que no aparece en la edición en vinilo y que es quizás el track más insano, una producción claustrofóbica sobre la que Buckshot se mueve de forma devastadora.

Y, por supuesto, resaltar otro de los clásicos eternos que nos dejó Enta da Stage, que no es otro que How Many Mc’s, el segundo single, un tema que aunque lo escuches 20 años después te sigue sonando fresco como el primer día. Ego, aspiraciones, visión de futuro y los flows contorsionistas de Buckshot.

Mención aparte merece el enfoque que se le dio a los estribillos, llevando al extremo el estilo popularizado por grupos como Onyx: unos cuantos metidos en una cabina coreando (o gritando) la letra repetidamente como en Niguz Talk Shit, Who got da Props? (donde participó el mismo Finsta), Ack Like u Wan it, Son Get Wrec, Make Munne o por supuesto los tracks con feats.

Debería concluir el artículo con una última reflexión sobre todo lo que significó y se infravaloró Enta da Stage, pero me voy ahorrar el trabajo porque esta frase de Mr. Walt es el resumen perfecto:

“La gente tiene distintas versiones de cómo llegó, pero técnicamente nosotros fuimos los que trajeron de vuelta la costa este. Nosotros y Wu Tang, no Nas o Biggie. En el 92 y el 93, Who got da props? y Protect ya Neck llegaron y revolucionaron todo. Nosotros sentamos las bases.”

 

Black Moon Enta da Stage Review (4)

 

Años más tarde, en 2003, Buckshot cantaba “Stay real and never changed”, pero lo cierto es que nunca volvimos a ver a Black Moon en el mismo nivel que en Enta Da Stage, un disco que definió el tono de la (considerada por muchos) mejor era del hip hop.

NOTA: A finales de 1996, Nervous lanzó “Diggin In Dah Vaults”, un álbum compilatorio de Black Moon que incluía b-sides y remixes de Enta da Stage, que es 100% recomendable pero que salió sin la autorización del grupo.

Texto por Lady R