Ayo, la dulce voz de Joyful

ayo review joyful

Ayo – Joyful

( 2006 – Polydor )

 

Te aconsejo que para disfrutar a conciencia de este disco, te tumbes en la cama o en el sofá, cierres los ojos y dejes que la voz encantadora de esta mujer sea tu compañera de viaje por ese mundo donde un buen número de estilos, desde el reggae al soul, se mezclan deliciosamente con las raíces nigerianas y rumanas de Ayo.

La suya es una de esas voces femeninas llenas de personalidad, de matices, dulzura, incluso sensualidad, esas que te enamoran desde el primer tema. Quizás su voz se haya impregnado de toda esa mezcla que lleva en la sangre, de las culturas y formas de vida de todos los lugares donde su carácter nómada ha terminado instalándola un tiempo: Colonia (lugar en que nació), París, Londres, Nueva York… y de la variedad musical con la que creció: de Pink Floyd a Fela Kuti, pasando por Bob Marley, influencias que provienen, en gran parte, de su padre que también era cantante y compositor. Rodeada de música toda su infancia, era normal que acabara interesada por ella y aprendiera a tocar el piano y la guitarra a la corta edad de seis años, un futuro prometedor la estaba esperando.

Ayo en la lengua africana yoruba significa alegría, y a pesar de esto, y del nombre del álbum, Joyful en mi opinión desprende más bien tristeza, aunque exista un trasfondo positivo. Es un trabajo intimista, elegante, sencillo, dulce, muy personal, con un magnetismo en la voz de Ayo que te hace pensar en la competencia de Norah Jones, con la que ha sido varias veces comparada, como también lo ha sido con una conocida de nuestro panorama: Lauryn Hill. Ayo ha escrito todas las letras del disco a excepción de And its supposed to be love, una versión del famoso tema de Abbey Lincoln.

Durante el disco nos canta historias auténticas, inspiradas en su vida, no se esconde, nos habla de sus vivencias desde la tristeza y la emoción, sobretodo nos habla de amor y desamor, su forma de sentirlo, amor por su familia, la relación con sus padres, amor por su hijo (fue madre un año antes de publicar Joyful y Watching You es un tema dedicado a su niño). What is love? es otro buen ejemplo de esto, un tema de un tono inquietante que su título define por sí solo:

“I love you is so easy to say but so many times it doesn’t mean a thing”

 

Mediante Joyful, nos abre las puertas a su vida, a sus sentimientos, y es que Ayo tiene historia para contar, su vida no ha sido un camino de rosas. Cuando ella era sólo una niña, su madre, enganchada a la heroína, les abandonó y, junto a sus hermanos, pasó por varias familias de acogida al ser alejados de los brazos de su padre. Será por esto que con su música y su voz, que tiene unos matices preciosos en los agudos, consigue hacerte sentir por cada poro de tu piel.

La producción de este trabajo de excelente calidad sonora, corre a cargo de Jay Newland, el productor de la citada Norah Jones, está claro que este hombre sabe dónde está el talento. Toda la atmósfera del disco sigue una estética acústica, con predominio de las guitarras y la percusión pero habiendo cabida también para instrumentos varios como la harmónica, el piano o el acordeón y alejándose de los sintetizadores, porque según ella misma declara, Ayo ama el sonido natural de la música de los 70, alejada de la frialdad que muchas veces predomina en la escena actual.

A pesar de contar con ritmos musicalmente bastante variados, que te hacen viajar de un extremo a otro del planeta -de toques africanos a latinos, de reggae a jazz incluso algun ligero olor a flamenco-, es un álbum de una armonía envidiable, te mantiene disfrutando de su escucha durante la totalidad de su duración.

Down on my Knees, su primer single, abre el álbum definiendo cual va a ser la tónica: ritmo suave, toque folk, una pizca de reggae y su alma al micro. Es una súplica a que no la abandonen, un grito al corazón. Algunos lo entienden como una súplica arrastrada hacia alguien de la que está enamorada, yo lo entiendo como un grito de una niña a una madre que se va, un grito reclamando su amor mediante el que te acaba envolviendo.

 

 

Sigue contándonos su historia con Without you, una emotiva balada con toques blues y algo zíngaros. Un homenaje a su padre que luchó por sus hijos y su mujer. Un padre al que los servicios sociales alejaron de ellos porque no le veían capacitado para cuidar de todos esos niños sólo -eran cuatro hermanos- pero que siempre luchó para estar con ellos. La forma en la que canta, desde el recuerdo de su angustia, a mí consigue ponerme los pelos de punta.

“Sadness covers my soul while I’m singing the song for you to let you know that everything you did I appreciate and I know without you I wouldn’t be here today.”

 

En How many times acompañada de la nostálgica melodía que crean la guitarra y el acordeón –evocando las raíces gitanas de su madre- Ayo relata la otra cara de la historia, la pérdida de la esperanza. Tan emotiva como la anterior, su tono melancólico te hace sentir la tristeza de esa niña, su fragilidad, haciéndote sufrir con ella el dolor por el abandono de su madre.

“How many times you lied to me, raised my hopes and I believed, so many times you went away, even though you promise me to stay”

 

Otro de mis favoritos es These Daysun tema intimista de aires blues, donde acompañada de guitarra y un violín desconsolado que pone los pelos de punta, su preciosa voz se sitúa como la absoluta protagonista mientras nos habla sobre esos momentos en los que sólo te invaden sensaciones negativas, te sientes triste, sin ilusión, sin ganas de vivir…

Pero no la totalidad de los temas siguen esta línea, Help is coming, el tema con más ritmo del disco, se aleja un poco de esa atmósfera triste que invade casi todo el trabajo, con una Ayo más viva que nunca y con esperanza de una vida mejor que te canta de tú a tú. En esta línea positiva también encontramos Life is Real, un tema de alegres ritmos en el que asume sus decisiones sin importar qué opinen los demás.

Joyful es, sin duda alguna, un trabajo cargado de sentimiento y personalidad, Ayo es una mezcla perfecta de estilos, a primera vista, muy distintos. No quieras engañarte, ella no es una más de tantas solistas que proliferan en el mundo de la música, dale una oportunidad, su voz te seducirá.