Author Archives: BIGBROTHABOB

About BIGBROTHABOB

True Hip Hop Detective

Entrevista a 2nd II None

El 14 de junio de 2014 se celebró un concierto en París en el Petit Bain, una discoteca en el interior de un barco en el Sena con un más que apetecible line-up en clave de g-funk: los parisinos Southcide 13 y dos emblemas de la costa oeste como son South Central Cartel y 2nd II None.

Quien organizaba este cónclave no podía ser otro que el embajador de la west coast por excelencia en el país vecino: el incombustible Aelpéacha, fundador de la plataforma Splifton y responsable del sonido g-funk más fiel a las raíces facturado en la France. Al margen de su prolífica carrera  con cerca de una veintena de discos en solitario, destaca su trabajo como productor de una obra maestra del rap francés titulada «Du berceau à la tombe» del dúo Southcide 13, incluida hace unos años en el libro ‘Rap français: une exploration en 100 albums’ de Mehdi Maizi. Sobre dicho disco ya realizamos anteriormente una reseña y profundizamos en la historia pandillera de OGKim y BG Lolo en la cruzada contra los grupúsculos neonazis de París.

Este dúo fue el encargado de abrir un show muy especial que los reunía después de muchos años desde que Kim trasladase su residencia a Tailandia. Tras ellos Prodeje y Havikk the Rhyme Son hicieron recordar muy vagamente a los presentes lo que un día fue South Central Cartel, claves a la hora de hablar del gangsta rap angelino de los noventa, para dar paso a la actuación de 2nd II None.

“Let the rythm take you all night long!”

2nd II None son un dúo de L.A. formado por los primos KK y Gangsta D y se estrenaron en la industria en 1991 de la mano de DJ Quik, quien produjo enteramente su primer álbum y gran parte del siguiente. Unas horas antes del bolo pudimos entrevistar al grupo en el estudio Delaplage de Aelpéacha y charlar con ellos sobre sus orígenes y cómo era la vida en el Compton de los noventa. Su relación con Quik no pasaba por los mejores momentos y prefirieron obviar algunas preguntas sobre el productor, pero quien esté al corriente de la afiliación Blood de los tres podrá suplirlo con algunos códigos únicos de su directo: el b-walk y los handshakes de Gangsta D, OGKim disfrutando como un niño en primera línea del público y una bandana azul y otra roja anudadas llamando a claudicar una guerra fratricida y unirse bajo un mismo ritmo. Y, como ellos predican, por ese ritmo nos dejamos llevar toda la noche.

Entrevista por BigBrothaBob  

Imágenes directo por Zyme Sngr

Edición por Dasar 

Elsso Rodriguez presentando El Factor Humano en la Sala Siroco

Party & Bullshit: Elsso Rodríguez, presentación de ‘El Factor Humano’ (Madrid, 2018)

El pasado sábado tuvimos la honra de esponsorizar la presentación en Madrid de «El Factor Humano», último trabajo del mc de la margen izquierda Elsso Rodríguez. Aquí tienes un breve comentario de cómo lo vivimos.

Sábado 10 de marzo de 2018 · 21:00h
Recinto: Sala Siroco (Madrid)
Precio: Anticipada: 8 € / Taquilla: 10 €

Elsso Rodriguez takeando en la Sala Siroco

El$$o Rodríguez takeando el backstage con Vic Vega al fondo

Da igual delante de diez personas, que de veinte que no lo conocen o frente a un centenar que agotó el pre-order de su vinilo. Durante estos últimos seis años hemos visto a Elsso Rodríguez en muchas ocasiones distintas en los puntos más remotos de la península, llevando a cabo un show impoluto de principio a final, agarrando el micro correctamente, controlando las respiraciones, amenizando con sus monólogos cada silencio entre tema y tema, dando al final las gracias con humildad sincera por la atención. Si los más advenedizos están llenando salas, a él le correspondía por derecho propio el sold out del pasado sábado en la Sala Siroco. El callejón de San Dimas estaba repleto de caras que se reconocían entre sí continuamente, además de una amplia representación vizcaína dando el toque multicultural. Muchos abrazos y cigarrillos de la risa y muchas latas verdes y conversaciones sobre rap. Con el entresuelo lleno tras el warm-up de A Cheeze y Miguel Grimaldo, salió Elsso respaldado por Hardy Jay y escoltado a un lado por Amarillo Slim y al otro por Vic Vega. Una hora larga de directo sin florituras ni bailecitos à la Young Thug, clavando cada batería de ‘El Factor Humano‘, aunque lo que realmente se celebró fueron las viejas gemas que dejó para incondicionales: Escupe al suelo, Jodido sí, pero vivo o Javi Clemente (Spittin Bars). Si Elsso hubiera nacido en Madrid, otro gallo cantaría. 

Fotografías por Miguel C. González

Elsso Rodriguez presentando El Factor Humano en la Sala Siroco

Elsso Rodríguez

A Cheeze en la Sala Siroco durante la presentación de El Factor Humano de Elsso Rodríguez

A. Cheeze en el warm-up de HardeeJay

HardeeJay a los decks

Elsso Rodriguez

Miguel Grimaldo en la Sala Siroco, durante la presentación de El Factor Humano de Elsso Rodríguez

Miguel Grimaldo en el warm-up de HardeeJay

Entrevista a Kaikoo Studio

Detalle de Jordantzari, por Kaikoo

Esta es la continuación de la entrevista que publicamos la semana pasada sobre «El Factor Humano» con Elsso Rodríguez, los productores Vic Vega, UH Tracks e Iker y Unai, el tándem detrás de Kaikoo Studio. Si metes en un tubo de Play-Doh todo el imaginario hip-hop, el simbolismo vasco y la cultura oriental, salen los dos únicos bilbaínos a los que se les podía ocurrir estampar los tatuajes de 2Pac en el firme torso de Urtain. RIP para estos dos fueras de serie y larga vida para estos otros dos diseñadores con el 10% más de amor que la competencia.

¿Cómo os conocisteis Iker y Unai? ¿Cómo nació Kaikoo Studio?

Unai: Nos conocimos estudiando diseño…en el infierno (risas). Digo el infierno porque era un sitio cutre a más no poder. Era un escuela de diseño en la que no había un ordenador para cada uno y el destino quiso que tuviéramos que compartir ordenador. Y ahí hablando de rap y todo eso, porque además de ser del turno de tarde éramos los auténticos outsiders (risas). Teníamos un montón de cosas en común y aparte de los curros que había que hacer para clase empezamos a hacer cosillas por nuestra cuenta.

Iker: Kaikoo realmente surgió como una excusa para reunirnos después de clase.

¿De dónde viene el nombre? 

Iker: El nombre precisamente está tomado de un número de la revista Serie B en la que hacían una entrevista a DJ Baku, que es un dj japonés que monta un festival llamado Kaikoo.

Unai: En la entrevista le preguntaban por el proyecto y explicaba el origen del nombre y viene a ser la parte beneficiosa del encuentro entre dos personas. Y la movida nos venía como anillo al dedo.

Iker: Además nos flipa la cultura oriental y Japón en sí mismo.

Unai: En ese momento estábamos muy japoneses también (risas).

Iker: Y suena a vasco también, de aquí de la tierra, y eso también nos mola.

Unai: Claro, nosotros lo pronunciamos «kaikú», con acento al final, pero cada uno lo dice de una manera (risas). Y luego investigando un poco el rollo vimos que en hawaiano también significaba «marea alta» o «mar fuerte».

Iker: Muy del Cantábrico también (risas).

Unai: A partir de ahí ya teníamos el nombre, porque al principio lo único que hacíamos eran diseños para nosotros solamente.

¿Cómo empezasteis a trabajar ya más en serio?

Iker: Al principio lo que hacíamos era quedar como colegas, porque cuando dejamos de estudiar cada uno tenía su vida, su cuadrilla, entonces quedábamos un día a la semana e íbamos haciendo cosas para nosotros. Al final nosotros disfrutamos mucho del diseño, es nuestro curro pero también es nuestra necesidad de expresarnos, es la herramienta que tenemos para ello. Y bueno, con el tiempo vimos que sí tenía viabilidad el hecho de poder profesionalizarnos.

Unai: Ahí empezamos a hacer curros para dejar vernos: portadas de discos, camisetas para peña, logos…

Hermanos Herméticos, por Kaikoo

Biggies, por Kaikoo

Supra Jordan Donaire, por Kaikoo

¿Hace cuánto tiempo de aquellos inicios?

Unai: Hace unos diez años o por ahí.

Iker: Sí, el proyecto son diez años teniendo en cuenta todo. Pero claro ha sido todo muy tranquilo. Lo primero, nosotros somos hijos de obreros, no teníamos pasta para comprar todo el material, todo lo que hemos creado, este estudio por ejemplo, que aunque sea pequeño es nuestro, lo hemos ido haciendo poco a poco y todo a base de curro, curro, curro…Y hoy es el día que llevamos ya cuatro años viviendo íntegramente del estudio con nuestro sueldo.

Unai: Claro, porque hasta entonces llevábamos el estudio y hacíamos curros «menos serios» por decirlo de alguna forma pero igual de serios para nosotros: carteles de festis, portadas de discos…Y teníamos al mismo tiempo nuestro curro. Yo curraba en un estudio y él en una productora haciendo todos los carteles de conciertos y lo poco que sacábamos de pasta lo ahorrábamos. Al principio teníamos solo un ordenador también y currábamos los dos con un ordenador, a turnos.

Iker: Es super fluida la manera de trabajar que tenemos.

Unai: Luego ya poco a poco encontramos una oficina, pillamos un iMac además del portátil que teníamos, luego otro iMac, después cambiamos a esta oficina ya más grande, dejamos nuestros curros gradualmente y ya nos empezó a salir curro más «serio», más de imagen corporativa.

Iker: Hoy en día hacemos trabajos para Eroski, Diputación…A nosotros nos encanta el diseño gráfico y el trabajo comercial normal. A mí me gusta hacer portadas para mis amigos, trabajar con músicos es un infierno (risas). Es así, es demasiado. Nos tiene que gustar, tiene que haber una conexión artística. Cuando hacemos portadas de discos no lo hacemos por dinero sino por puro amor. Nosotros preferimos trabajar como diseñadores gráficos haciendo branding para empresas, cosas que en principio no son tan cool pero a nosotros es lo que nos apasiona, ese trabajo comercial de diseño gráfico estándar.

Observando vuestro diseños veo que mezcláis varios universos, fundamentalmente todo el folklore vasco, el imaginario japonés y la cultura hip-hop.

Unai: Nos influencia mucho lo que nos mola, aunque parezca obvio decirlo, y somos gente de tópicos, nos gustan mucho los tópicos. Nos parece que los tópicos al final tienen un porqué y jugando bien con ellos se puede sacar mucha miga. Cogemos lo que nos mola y lo adaptamos, lo llevamos un poco a nuestro terreno.

Iker: Es verdad que sí tenemos mucha influencia del rap. Y del graffiti también. No digo la técnica del graffiti, ahí puedo meter spray pero no en otros curros. Pero sí quizá esa mentalidad de machacar con tu nombre o la actitud enfermiza que tenemos a la hora de diseñar, la búsqueda del trazo perfecto. Estoy por ejemplo trabajando con Illustrator y la curva tiene que ser perfecta, a veces son detalles que sé que nadie los va a ver, pero es una actitud enfermiza como la de un grafitero.

Unai: Siempre nos dicen «tenéis un estilo pero al mismo tiempo no tenéis un estilo». Tenemos un estilo pero tampoco estamos cerrados, no hacemos un estilo de ilustración o único estilo de diseño o maquetación que digas «esto es de éstos». Y nos gusta también eso, para nosotros es un valor la versatilidad. Podemos hacer la portada de Havoc que es ilustración con Photoshop, un montaje súper barroco y recargado, hacer una movida de Paint digital directamente a mano o hacer ilustraciones más sencillas y pequeñas, más juguetonas tirando a un estilo happy para todos los públicos. Nuestro Instagram por ejemplo es un entrenamiento para eso, son ideas locas que se nos ocurren cada día y verás que cada diseño es de una madre porque intercalamos trabajos de verdad con cosas menos serias y el brainstorming del día a día que hay que sacar por algún lado.

Iker: Nos gusta adaptarnos al cliente y que no sea al revés. Yo respeto a la gente que hace eso. Hay muchos estudios y diseñadores que tienen estilos súper concretos, por ejemplo la peña que diseña todo estricto suizo y dicen: «viene una marca de cervezas…una helvética, viene un taller…una helvética». Yo no lo veo así. Yo quiero entender qué necesidades tienes y busco la forma más correcta gráficamente de poder comunicar eso. Creo que es el valor que tenemos nosotros al final, quizá mirando todo el curro en conjunto puedes ver una línea, pero tenemos cosas súper barrocas como la portada de «El Factor Humano» de Elsso a cosas mucho más sintetizadas. Que también es un poco la influencia japonesa de llevar al extremo las cosas. ¿Minimal? Lo más minimal. ¿Barroco? Lo más barroco. Jugar con los extremos.

Nature Sounds, 2013

Centrándonos un poco en los trabajos que habéis hecho dentro del rap, me gustaría que comentásemos algunas portadas. Vamos a empezar por la portada que hicisteis para «13«, el tercer álbum de Havoc de Mobb Deep. Lo primero, ¿cómo surgió ese trabajo?

Iker: Contactamos con un…sinvergüenza (risas), que era el mánager de Havoc, supuestamente, porque luego vete a saber cómo funcionan los entresijos de la industria. Primero nos pidió el logo para una empresa que tenía y se lo hicimos. Todo gratis, nosotros venimos de Bilbao y queríamos hacer la portada a un artista americano que tenga cierta relevancia. Luego nos surgió la oportunidad de hacer el logo de Infamous y se lo hicimos y después nos surgió hacer la portada de «Black Cocaine» para Mobb Deep. La hicimos, la presentamos y se supone que iba todo bien hasta que de repente sale el disco y la portada era otra.

Unai: Nos dijo que los de SONY habían metido su portada y que no tenía nada que hacer.

Iker: Nos hizo la trece catorce de malas maneras.

Unai: Claro, no nos avisaron que no saldría, vimos salir el disco con otra portada y nos quedamos blancos. ¡Nos han tangado! (risas). Además el diseño era el mismo, black cocaine escrito con cocaína negra. Le envíamos varios mails enfurecidos pidiendo una explicación (risas).

Iker: Luego a partir de ahí fueron saliendo cosillas sueltas con Havoc hasta que surgió la posibilidad de hacer la portada del nuevo álbum y ya ahí con pasta de por medio, nada de tonterías, y les dijimos «has visto cómo curramos, si queréis algo ya sabéis».

Unai: Tuvimos la suerte también que hablamos con la gente de Nature Sounds, que son quienes han editado el disco y era peña mucho más profesional que el mánager.

Iker: Al final salió el disco y para nosotros fue un pequeño tanto. A veces es más el reto y poder conseguirlo que el hecho de hacerlo como tal porque a nosotros Mobb Deep nos ha llegado tarde y nos ha molado ya de mayores pero no nos ha flipado.

¿Qué artistas o grupos os gustan?

Iker: Yo ya te digo, crecí en el barrio de Santutxu, Esan Ozenki, los noventa, todo ese rollo. Entonces el rap me llegó tarde y me llegó primero el rap español, antes que el americano. Yo hoy en día en muchos aspectos soy un toyaco (risas). Es verdad, yo no tengo tanta cultura del rap como puede tener otra peña pero también pienso que el ser toyaco es una actitud más que la novedad. A mi edad puedo descubrir un disco que es súper clásico y para mí es nuevo y me flipo y lo disfruto. Sobre grupos, a nosotros nos flipa mucho Wu-Tang, no sólo por la música sino por el branding. Nos parece un grupo que reúne una de las cosas que más nos gusta, que es el rap, con otra que es el diseño.

¿Qué artistas de España os gustan?

Iker: A mí Sólo los Solo, es mi grupo de cabecera, me flipaban y me siguen flipando. Luego Chinatown, básico. En el Iphone siempre llevo, si no es uno, dos discos. Herméticos y Supra concretamente, me parece una barbaridad. Al principio no lo entendía pero luego me ha encantado. Urano Players también me flipan. 

Unai: Eso me pasó muy al principio con Mucho Muchacho también. «Qué raro rapea este tío», pensaba. O el tono de rapeo que usa Elsso, no es un rapeo de manual, pero de esa rareza hacen su virtud.

Iker: Eso es. Mucho Muchacho básico también, tanto en 7 Notas como el «Chulería«, me parece un discazo. Luego hacer un disco no es fácil, puedes rapear guay pero hacer un disco redondo es complicado y yo creo que poca gente lo hace. A mí por ejemplo Capaz es un tío que siempre me ha molado, Sicario también y Hablando En Plata me molan pero para mí nunca han hecho un disco redondo. O Kamikaze, me ha flipado siempre, pero no tiene un disco.

Unai: Dano también. Nos conocimos una vez en un bolo de MDE Click en Madrid, a él y a Rubens Ziontifik, y muy buen rollo. Todo Ziontifik en general. Nos mola todo lo que hacen tanto a nivel audiovisual como musical.

Iker: Pero Dano, sobre todo. A mí Elio me parece que es un tío que lo hace guay pero no me llega tanto como Dano. Rapeando, produciendo, me flipa.

Unai: Le hicimos el logo pero fue por puro amor también, dibujamos un seis y un cuatro y salió la cara de Dano (risas).

AirMaxterix, por Kaikoo Studio

AirMaxterix, por Kaikoo

Dano, por Kaikoo

Doraekwon, por Kaikoo Studio

DoRaekwon, por Kaikoo

Otro grupo con el que habéis trabajado tanto como con Elsso es MDE Click. 

Iker: Sí, ya hablando más como colegas están Left Coast Gang y MDE Click. Con MDE Click tenemos una relación muy parecida a la que tenemos con Left Coast, que somos como los Wu Affiliated, no somos de la banda pero estamos cerca (risas). Y con MDE Click nos pasa un poco igual, no somos del grupo pero sí que con todo el respeto nos sentimos en cierta manera parte de su historia.

¿Qué trabajos habéis hecho para MDE Click?

Unai: Hemos hecho la línea de camisetas, el «5%«, el «MDE Warriors«, «Obsesihon» de Ihon, el de «Talib» de Bobby Peru y Jericó y el último de N-Y, «Casino Chips«.

¿Cómo hicisteis esta última?

Iker: Fue algo sencillo. Vino Iker al estudio, nos dijo que el disco se llamaría «Casino Chips«, hubo varias opciones y nos decantamos por hacer los neones de un casino. Coger un poco el rollo del artista, sus referencias, como con «El Factor Humano» de Elsso. Eso es lo que tiene el rap un poco, ¿no? Son gente que al final te van soltando sus referencias y a nosotros nos gusta trasladarlas al grafismo.

Unai: Si te fijas, en el de Havoc es lo mismo y en el «Baladas Heavys» de Elsso también, aunque estén más ocultas.

Iker: La de «Casino Chips» técnicamente es muy simple, tiene una base en vector de lo que son los neones en línea gris que le da un efecto de relieve, luego tiene la misma capa en blanco y encima otra pero desenfocada. Eso luego lo pones en After Effects y es cuestión de ir dando visibilidad. Pero es súper sencillo, parece más de lo que es.

¿Y cómo trabajasteis la portada de «El Factor Humano«?

Unai: Partiendo ya del título, queríamos buscar un poco todas las referencias que hacen al personaje de Elsso.

Iker: Nosotros le planteamos la diferencia entre el humano y el resto de animales. Los animales funcionan por instintos, pero el humano aparte de los instintos crea cosas que quizá no sean necesarias, pero ése es el punto diferenciador del humano. La idea era poner en la portada ese tipo de cosas que son las que nos definen pero sin las que podríamos vivir. Elsso podría vivir sin Nike o sin películas, pero al final son esas cosas las que moldean el personaje.

Me estoy dando cuenta ahora al mirar el vinilo que habéis metido el muñeco de Jay Dilla

Unai: Sí, aportamos atrezzo, hay mucho real y mucho irreal (risas).

¿Cómo hicisteis la portada de «Feelmatic«? Cuando hablé con Elsso en 2014 sobre el disco mencionó al ilustrador Ibon Sánchez. 

Unai: Sí, Ibon es amigo nuestro, estudió también con nosotros y desde entonces lo tenemos fichado porque es un ilustrador que es puro talento.

Iker: Un adicto a los cómics.

Unai: Ya una vez que teníamos la idea del robot nos planteamos si hacerlo con nuestras técnicas o delegar en un ilustrador, optamos por la ilustración y hablamos con Ibon y le moló la idea. Hicimos nosotros dirección de arte, le pasamos todo el concepto y un croquis y cómo tenía que ser la estructura, nos lo pasó en línea con una base de color y ya lo acabamos. Todo viene de que yo veía a Elsso como el Gigante de Hierro, que es una película que siempre me ha molado (risas).

Iker: Nosotros hicimos la postproducción por decirlo de alguna manera.

Aunque habéis hecho alguna tirada de camisetas y las sudaderas de MDE Click, ¿no os habéis planteado sacar vuestra propia línea de ropa?

Unai: Siempre hemos tenido el runrún pero al final no sacamos más textil porque tenemos más líos.

Iker: Claro, para montar una marca más allá de los diseños tienes que tener una estrategia, un plan y para hacerlo o lo haces bien o no lo haces, para andar a medias tintas no. Sí que tenemos idea de sacar cositas sueltas como las camisetas de Rainers, pero una marca como tal no. Si diéramos con el equipo adecuado en el que nosotros sólo diseñáramos, sí, nos encantaría.

¿Cuáles son vuestras influencias dentro y fuera del diseño?

Iker: Nosotros bebemos de todo. Yo voy a Eroski y estoy en la sección de compresas y flipo con los colores, la tipos (risas). Claro que me mola Pentagram, el estudio independiente de Nueva York, me parece un básico del diseño, en su día me flipaba Inocuo de Barcelona…Pero luego ya te digo, es el día a día, un envase de Donuts, señales de tráfico, revistas, cualquier cosa. Luego yo creo que nosotros estamos muy influenciados por todas las series norteamericanas que daban por la tarde: Mr Cooper, El Príncipe de Bel-Air…¿Peña que nos influencia en Internet? Un montón, hoy te podría decir diez nombres, mañana otros diez…Cualquiera que lo haga guay.

Rainers T-Shirt, por Kaikoo
SOLD OUT

Entrevista por BigBrothaBob

Photo & Artwork por Kaikoo Studio

Artwork de Feelmatic

Madlib

Artwork de El Factor Humano

Jay Dee aka J Dilla

Erykah Badu

Infamous Logo

Jordantzari, por Kaikoo Studio

Jordantzari

Making of ‘El Factor Humano’ con Elsso Rodríguez, Vic Vega, UH Tracks y Kaikoo Studio

Tres años después de la última vez concertamos una nueva cita en Bilbao con el rapper que mejor ha descrito su área metropolitana, el alfa y omega que son una margen de la ría y la otra, Elsso Rodríguez. Ficha a Urtain diciendo ‘don’t try’ en 2018, distinguiendo entre hincar los codos y la pseudociencia, y hablando de estos «tres años liao con el disco» como un loco, acompañado esta vez de Vic Vega, Unai aka UH Tracks, y el dúo de diseñadores Kaikoo, el equipo con el que trabajó para «El Factor Humano» su último álbum autoeditado en vinilo el pasado 2017.

Si Elsso hubiese nacido en Madrid o Barcelona otro gallo cantaría, nunca mejor dicho. En sus textos cambiarían muchos nombres pero seguramente el reconocimiento o alcance público sería otro. Sin embargo, probablemente desaparecería el falso encanto del underground y carecería de ese descreimiento que tanta falta le hace al juego para que no olvidemos que es, simplemente, eso: un juego. Elsso Rodríguez siempre ha brillado con ese aura insana. En «El Factor Humano» habla menos de él que otras veces y ha preferido colocarse como narrador omnisciente de esta broma que es la vida, un arte que se le da como a pocos. Estuvimos un par de horas diseccionando la creación del álbum, riéndonos y comiendo donuts con el ojo vago.

Retomemos donde lo dejamos. En 2014 cuando te pregunté sobre tus nuevos proyectos después de ‘Feelmatic’ dijiste que estabas haciendo algo con Vic Vega y que te daba igual estar ‘dos o tres años’. Aquí estamos tres años después.

Elsso: «Feelmatic»’ nos costó mucho sacarlo. Todo guay con Zar y me llevo debuti con él, pero al hacerlo a distancia el rollo de la comunicación fue difícil. Todo fue a medias, todo lo decidimos a medias, el diseño, la mezcla, y al final es más difícil. Acabé un poco cansado de todo lo que no es hacer música, todo el trabajo que conlleva que no es música. Entonces es lo que tú dices, queríamos hacer un disco entre nosotros, más tranquilos. Aunque no era «El Factor Humano» ese disco me parece a mí.

Vic Vega: No.

Elsso: Ni siquiera el planteamiento era lo que ha salido, creo que ninguno de los temas de ese momento está en ese disco, era otro rollo.

¿Habéis grabado temas que no han salido?

Elsso: No. Los hemos compuesto pero no están grabados. Canciones ya acabadas tenemos muchísimas pero no están grabadas.

Vic Vega: Hay bases y textos para parar un tren.

Elsso: Esa era la idea seminal de este disco, digamos, juntarme con éste y hacer algo los dos tranquilos, con tiempo, de hecho con tanto tiempo que ha cambiado el disco (risas). Pero bueno, ése no lo sacamos porque quizá no era lo que queríamos ninguno de los dos en ese momento, hablo por mí, él podrá decir lo suyo.

Vic Vega: Lo que pasó un poco fue que vas componiendo y haciendo movidas y de primeras tienes una idea, ciertas influencias que te están marcando, y quieres hacer algo de ese estilo. Pero luego vas abriendo un poco el abanico y dices ‘igual este camino que no había contemplado me está molando más’, y de repente te juntas con cinco temas del palo y dices ‘el disco va a ser así’.

Elsso: Nosotros siempre nos hemos ceñido a las pautas, y al rollo purista, el 4×4 y todo, pero aquello era súper crudo, muy influenciado por Roc Marciano, Prodigy, Sean Price. En la entrevista que me hizo Radio Raheem me eché un tema de aquella época sobre el sample loopeado en bucle y es bastante representativo de lo que estábamos haciendo.

Ahora lleva un tiempo muy de moda el rollo drumless.

Vic Vega: Sí, mira el disco de Planet Asia.

Elsso: Sí, o Griselda, me mola. Yo qué sé, él escucha movidas más melódicas y Tupro [UH Tracks] más trap, pero en el rollo que conectamos es ése.

Vic Vega: Sí, los vídeos que nos ponemos juntos en el estudio son ésos. Pero vamos, los que ya hemos mencionado, todo lo que rodea a Alchemist…

Leí hace no mucho que ese estilo ya estaba en un tema concreto de Mobb Deep, no recuerdo cuál.

Vic Vega: Alchemist dijo hace poco en Twitter que The Realest, un tema de Mobb Deep con Kool G Rap, era un loop de dos compases sin batería. Bueno, sí tiene batería pero es la del propio sample.

Elsso: Todo eso viene de Mobb Deep yo creo, sin las baterías, que además son súper características, pero si le quitas las baterías es ése rollo.

Dentro de «El Factor Humano»  hay un tema que suena totalmente a Mobb Deep, ‘El Equilibrista Tullido’.

Elsso: En realidad El Equilibrista Tullido soy yo en ese caso, estás haciendo equilibrios y encima te falta una pierna (risas). Será uno de los más viejos que tenía escritos.

Vic Vega: Sí.

Elsso: Tenía mis dos partes escritas y en realidad iban seguidas, las había escrito con un beat de ese tipo de sonido que pillé de Internet. Tenía el tema y me molaba mucho y antes de tener la base original se lo enseñé un día al Ruso [Amarillo Slim] y me dice “tío en este tema me recuerdas mogollón rapeando al STB”, y luego pensándolo sí que me lo pareció. Creo que sí que nos parecemos algo rapeando y como ése es un rollo de frase tras frase como hace él pensé en decirle que se escribiera un cacho e hiciésemos el tema a medias. Si te fijas, yo acabo diciendo “yo también tuve una banda” y él empieza “hicimos rocanrol en la plaza del pueblo” y luego él acaba diciendo “yo también tuve una banda” y empiezo yo diciendo  “hicimos rocanrol en la plaza del pueblo”. Y eso es porque yo le dije que lo hiciera así, porque mis cachos acababan con el “yo tuve una banda” y empezaban con el “hicimos rocanrol en la plaza del pueblo”. Me pareció una forma guay de estructurarlo, hace bucle y entran sus barras como si fuera un todo.

Vic Vega: La base fue de las últimas, nos costó sacarla. Fui probando y probando y es un tema crudo que necesitaba ese tipo de atmósfera y hasta que la consigues y dices “ésta es la buena”. Luego es verdad que suena mucho a Mobb Deep pero en realidad no era buscado. Hombre, incoscientemente sí, pero me refiero a que no dije “tengo que hacer una base a lo Mobb Deep para este tema” simplemente escuchas el piano y dices “coño, esto es” y te sale. Y luego cuando terminas dices “pues sí que se parece, sí”.

Elsso: La letra pide eso porque la base de la que partíamos era así.

UH Tracks: La base no salía porque tenía algo raro.

Vic Vega: La original tenía el loop de dos compases en vez de cuatro. Entonces como estaba escrita para un loop de dos la estructura de la rima iba para un loop de dos, si lo ponías con un loop de cuatro…a ver, queda bien, pero no queda perfecto.                                                   

Elsso: Claro, como va tan clavado en las baterías y los finales no queda igual.

¿De dónde sale el sample? ¿O preferís guardarlo en secreto?

Vic Vega: Creo que era un sample de un videojuego que trajiste tú [señala a UH Tracks].

UH Tracks: Es verdad, del “Last Of Us”, un videojuego de la Play 3, de la banda sonora que es de Gustavo Santaolalla.

Vic Vega: Sí, a mí lo de los samples tampoco [hace un gesto de despreocupación]… Lo que no te voy a decir son los siguientes (risas).

Los temas del disco tienen bastante cohesión, ¿cómo los has ordenado?

Elsso: Para el tracklist me he comido bastante la olla también para que fluya el disco, porque es eso: un disco. El disco empieza fuerte con la intro, Dual,  luego baja la intensidad, Mi Generación Perdida, Nací son temas tranquilos, luego en medio está El Equilibrista Tullido y va para arriba como quien dice, otra vez baja y luego acaba con intensidad con Fuera de contexto.

En Fuera de contexto das un palo gordo al estado de la escena actual. La última vez que hablamos toda la nueva «escena trap» estaba naciendo. ¿Cómo te parece que se ha desarrollado?

Elsso: ¡La bola de nieve se ha hecho inmensa! (risas) Flipo con la velocidad que ha cogido todo en los últimos cuatro o cinco años. Surgen grupos y estrellas como setas, estrellas de millones de visitas, es súper popular, para mí

 trasciende el rap, el hip-hop, lo que yo conozco. Si en 2014 me había quedado viejo ahora ya ni sé. Fuera de contexto no va contra nadie en particular, no tengo a nadie en mente, tengo en mente lo que hay, lo que veo, la “escena”. Tampoco es una crítica, es simplemente un manifiesto: que estoy fuera, que a mí me va otro rollo. Aunque suene pureta, a mí me gusta que tenga contenido, me gusta el rap, ése es el rap actual y a mí me mola el clásico, ya está.

¿Por qué se llama «El Factor Humano» ?

Elsso: Quizá tú no lo percibes así, pero a mí si me da la sensación de que en este disco hablo más de lo de que hay fuera que de lo hay dentro. Sí, hablo de lo que hay dentro, de mi visión, al final es siempre lo que hay dentro, pero esta vez el tema es lo que hay fuera. Me da la sensación de que hablo mucho del ser humano, de nuestra condición de humanos, ya lo he dicho por ahí alguna vez. De ahí “El Factor Humano”. El rollo es que el factor humano es el error, no sé si me explico. El mensaje principal del disco, no es el que yo he querido dar siquiera, es el que yo percibo. El disco se hace solo, las letras dicen lo que dicen y el título lo hemos puesto al final. Y escuchándolo me parece que habla del ser humano como el error. 

Siempre te gusta introducir al oyente en el disco con alguna frase de bienvenida, pero esta vez en Dual’ dices “sean bienvenidos al inicio del punto y final”. ¿Es éste el final? ¿El principio del final?

Elsso: A ver, ahí empieza, y luego todo el disco tiene un poso de despedida. Y sí que al componerlo la idea era que fuera el último, lo he hecho como si fuera el último, pero yo no sé lo que voy a querer mañana, ni cómo me voy a sentir ni si me va a apetecer hacer otro disco. Este disco está rapeado como una despedida y cabe la posibilidad de que lo sea, la verdad. En este momento hace ya casi un año que lo he sacado y enviado y ya he acabado del todo y estoy escribiendo, tengo movidas, sí que me apetece hacer algún trabajillo.

Unai Kaikoo: ¡No vas a dejar de pensar!

Elsso: Claro, no puedes dejar de pensar. Pero bueno, soy consciente de que en cierta manera es una despedida por el ejemplo de otra gente. Al final, consciente o inconscientemente, te acabas pareciendo a los ejemplos y los ejemplos que yo tengo de rap en España están desaparecidos, aunque hagan discazos. Y yo soy consciente de que estoy en ese camino. Hoy estás solo tú entrevistándome, quizá en el próximo disco si lo saco nadie me entreviste (risas). ¡Es verdad, tío! He sacado un disco que creo que es mi mejor disco y no me ha hecho puto caso nadie. Que tampoco quiero que me hagan caso, ¿sabes? No lo hago porque me hagan caso, entonces también de ahí que no me “retire”, pero igual de cara al público esto se ha acabado. Cada movimiento que haga me gusta verlo desde el futuro, para ver que “la carrera” sea cuadrada, perfecta. No me gustaría andar sacando mierdas. Es una obsesión con ese tema, en el momento que viera que no está al nivel no lo voy a sacar.

Vic Vega: Sí, eso lo hablamos siempre. “¿Ha subido el nivel? Tiene el nivel?”.

Unai Kaikoo: Qué pena da cuando ves a un artista mítico y dices “jo, qué perdido está éste”, cuando los ves que van al sol que más calienta. 

Elsso: Sí, eso es. El rap es una música joven, de jóvenes, si encuentro una forma de hacerlo adulta no voy a hacerlo como los jóvenes porque es lo que dice Unai, es ir dando pena.

¿Se os ocurre algún rapper que haya tenido una jubilación más digna?

Elsso: Sí, bueno, los que te puedo decir no son tan puretas. Iba a decirte Mos Def pero también ha dado un poco de penilla (risas). No, pero es peña digna, yo qué sé, Common, por ejemplo. Hay peña que se mantiene. O bueno, el propio Prodigy o Sean P, que en paz descansen. Esa es peña que lo ha mantenido duro, allí no están en el mainstream y se hacen sus giras por Europa para hustlear la pasta.

UH Tracks: A mí Prodigy sí que me parece que lo ha mantenido real hasta el final, el «Hegelian Dialectic» es la hostia.

Vic Vega: A mí me obsesionaba el «Albert Einstein».

UH Tracks: Sí, ése también, pero yo lo digo porque ha sido su último álbum.

Vic Vega: Yo ese disco lo he escuchado mucho mientras hacía el nuestro.

Iker Kaikoo: Como inciso, yo creo que al rap lo que falta es dar ese paso de madurez. A mí me hace mucha gracia peña de veinte diciendo que cuando tenga treinta ya no va a sacar nada más. ¿Por qué te pones un límite de edad? ¿Si tienes cincuenta tacos y cosas que decir y lo vas a hacer bien?

Vic Vega: Yo creo que es porque hay una falta de modelos.

Elsso: Claro, por eso digo que para seguir tendría que encontrar un modelo, una forma de hacerlo adulta. 

En Estados Unidos quizá exista un círculo de veteranos que han sabido jubilarse bien, ¿pero en España?

Elsso: Claro, pero es que no lo puedes traducir a España. Aquí un tío de cuarenta y dos años hablando de Illuminati sería un magufo (risas). Allí no, allí hace gracia, pero aquí sería un loco, un personaje. Entonces, faltan modelos que lo hayan traducido aquí.

¿A quién mencionarías de aquí?

Elsso: No sé, alguna vez lo he dicho por ahí, pero para mí Elphomega es un tío que más o menos lo ha mantenido digno. Te puede gustar o no su música pero no ves a un pureta haciendo cosas de niños.

UH Tracks: Chinatown.

Elsso: Hombre, claro, toda esta peña de Chinatown, pero es que esos tíos ya eran maduros desde que los empecé a escuchar (risas). Yo qué sé, Aaron y Emilio, Señor Rojo…Lo que te decía antes, la peña en la que yo me he fijado.

Respecto a esa posible retirada, ¿en caso de dejar de rapear seguirías escribiendo?

Elsso: Por eso luego pienso también que no puedo dejarlo, porque no sabría de qué forma canalizarlo. A mí me gusta escribir, cuando tengo un rato y estoy motivado me siento a escribir pero no sabría qué escribir que no sea rap. El slam, por ejemplo, lo investigué un poco y estuve mirando y no me satisfizo mucho la escena que vi en España. No me motiva como el rap.  Yo escucho el 4×4 y se me mueve la cabeza y me apetece rapear.

Elsso y Kaikoo lleváis ya varios años trabajando juntos para las portadas de los discos. ¿Cómo trabajáis? ¿Cómo habeis trabajado para esta portada?

Elsso: Sí, salvo algún trabajo suelto como el que hice con Plata Clothing o el «Streetz Tragicomedia»  siempre he trabajado con ellos. Mi primera opción siempre son ellos. El disco salió en 2017…pues en 2016, después de verano vinimos aquí a su estudio y les trajimos unas pruebas.

Unai Kaikoo: Normalmente nos deja bastante cancha.

Iker Kaikoo: Lo primero que hay que decir es que Elsso tiene la puerta abierta aquí siempre. A nosotros nos flipa lo que hace. A él no le gusta que se lo digan pero para nosotros es un puto genio.

Unai Kaikoo: Y a nosotros nos gusta formar parte de la movida.

Iker Kaikoo: Claro, tienes un proyecto guapo y va con un packaging que no está a la altura y parece que desluce, ¿no? O sea, este disco sería igual de bueno con otra portada pero a nosotros nos gusta que esté por lo menos a la altura del disco, que tenga ese valor añadido. La relación con la peña de Left Coast siempre ha sido super fluida, no tenemos que darnos la brasa, las cosas salen de forma natural, tanto en “Baladas Heavys” como en “Feelmatic” o “Elsso Vs Capcom”. Nos suelta la idea, pensamos en un concepto, se lo comentamos y vamos trabajando.

Elsso: Ellos me dicen lo que han pensado y al principio me choca, nunca es mi visión exacta, es la suya. Nos pasó mucho con el “Feelmatic”, por ejemplo, y sin embargo ahora no veo otra imagen que no sea el robot. Ellos cogen la idea y la llevan más allá, ellos hacen su magia y el trabajo coge una vida que flipas.

Iker Kaikoo: Como diseñadores que somos siempre intentamos buscar un concepto base y partir de ahí buscamos cómo darle forma a eso. 

¿Cómo nace la relación entre Elsso y Kaikoo?

Iker Kaikoo: Yo empecé a hacer bases y en mi entorno nunca ha habido peña que escuchara rap, yo era el único de mi cuadrilla, vengo del barrio de Santutxu, ambiente abertzale total, Esan Ozenki, los noventa, toda esa película, ya sabes. He tocado el bajo, siempre he hecho música y la música siempre ha estado en mi cabeza, y en un momento dado con un curro me dieron un portátil y empecé a indagar y hacer bases. Me hice una cuenta de MySpace e intentaba buscar peña de Bilbo y alrededores que hiciera cosas, y en general no me molaba nada,  y recuerdo que de casualidad di con el perfil de Elsso. Le escribí y me respondió y recuerdo exactamente la frase: “me gusta rodearme de peña elegante” (risas). Tenía en su cuenta el tema de Cosas de la vida y yo decía, “qué cabrón, cómo cuenta las cosas” y de ahí ya acordamos para hacer un tema, le pasé una base y él nos dijo “venid a Portu”. Fuimos a su estudio, salió Jodido sí, pero vivo y el resto ya es historia.   

A veces me sorprende el número de relaciones que se han gestado entre rappers de una misma ciudad a través de Internet. ¿Qué opinais?

Vic Vega: Yo creo que es porque hay una gran mayoría del público o la escena, llámalo como quieras, que va en una dirección, y luego hay otra parte del público mucho más minoritaria que busca otras cosas y no las encuentra, e Internet puede ser ese punto de unión.

Elsso: En nuestro caso, en la propia escena de Bilbao ambas partes éramos outsiders. Por eso no nos conocíamos. Yo conocía a raperos de Bilbao, de los conciertos, pero era peña con la que yo no conectaba, y esta peña no iba allí, estaban en Santutxu y nosotros en Portu, dónde ibamos a coincidir si no es Internet. 

Iker Kaikoo: Haces un filtro inicial, conoces el rollo que lleva el nota sin tener que pasar por el rollo de presentarse, hablar…Ya sabes de qué palo va, luego te puedes llevar bien o mal, pero como filtro inicial está muy bien.

Unai Kaikoo: Tienes unos intereses comunes y ya es más fácil y haces por llevarte bien también. Dentro de esta ciudad he encontrado una persona a que le gusta lo que a mí, quiero que me caiga bien, quiero caerle bien, quiero que seamos amigos (risas). ¡Aunque sea para hablar! (risas).

¿Cómo trabajasteis la creación de las instrumentales?

Vic Vega: El disco lo empecé haciendo solamente yo. Fue la época que me fui a navegar, salió la idea de hacer el disco y me surgió el embarque y estuve ocho meses fuera. Elsso me pasaba algunas acapelas de prueba y yo con el ordenador en el barco hacía otras bases de prueba y se las devolvía. De aquello solo queda Ciencias Sociales, en cuanto a beats, de letras sí que hay alguna más.

Elsso: Sí, la de El Equilibrista Tullido y unas cuantas más. Yo le pasaba un esqueleto pero ni siquiera era la letra completa, era para que hiciera la base y con la base ya creada yo acababa el tema.

Vic Vega: Luego ya cuando volví me puse en serio con el disco, hice mogollón de beats, como cincuenta o sesenta, experimentando, buscando una identidad. A mí me parece muy importante cuando oigo las letras de Elsso conseguir el complemento para que tenga más fuerza lo que quiere decir. Si la letra es cruda, la base tiene que crear una atmósfera súper cruda y así igual con el resto de sensaciones que te van sugiriendo cada tema, me mola mucho exagerarlo. Cuando ya tenía cuatro o cinco beats hechos hablé con Unai [UH Tracks] para que me echara un cable en tema de arreglos y al final acabamos haciendo algunos beats juntos. Algunos los hice solo porque tenía la idea perfectamente matizada pero otros los creamos los dos, como El Equilibrista Tullido o Dual. Al principio iba a echarme un cable pero al final se implicó totalmente incluso en la mezcla y mastering.

Elsso: Lo bueno es que el disco lo hemos hecho entre todos. Quedábamos un día semanalmente como un equipo de fútbol para entrenar y lo íbamos haciendo (risas). Cuando ya teníamos la idea de sacar el disco nos dimos cuenta de que desde “Feelmatic” nadie sabía de mí, no había dado señales de vida, no ando casi en las redes sociales… Salió la idea de sacar un maxi, con dos temas, uno con beat de DJ Uve y otro con beat de Edu Omega. Me hizo el artwork Mox Paradox, había visto sus dibujos y me pareció buena idea meterlos para el maxi, un artwork muy guay. El disco no estaba grabado pero sí compuesto antes que el maxi, y el maxi formaba un poco parte del plan para decir que había vuelto.

Vic Vega: La música sí que se hizo más durante 2016. Ha habido varios temas en los que ha habido cambio de base. Hacías una nueva base y decías “buah es que con esto tiene mucha más fuerza”.

Elsso: Sí, hemos descartado muchos beats.

Además del maxi “Crónicas de Mártires” salió un tema llamado Clon de combate junto a Mitto Koronkon en «Hot Cakes«, la beat tape de UH Tracks. Tiene un sample de Robert Miles que curiosamente murió unos días después.

UH Tracks: Sí, salió unos días antes, fue casualidad.

Elsso: Lo escuchó y le dio (risas).

Tiene un aire al clásico Leftcuador. ¿Te gusta ese tipo de música para samplear?

UH Tracks: Sí, no es una continuación pero es de poco después, las bases no son del año pasado desde luego. Y todavía tengo algún tema de la época sampleado que a saber cuándo sale.

¿Ha existido en el País Vasco un culto a la electrónica y las rutas por las discotecas?

UH Tracks: Sí, aquí ha habido buena gente (risas), mucho bumping. A mí me flipa y en cuanto puedo lo sampleo.

Vic Vega: El sonido koronkon.

¿Sonido koronkon?

Vic Vega: Claro, es como se le llama al bumping aquí por el sonido que hace: “¡kon!¡kon!¡kon!”. Cada uno le llama de una manera, sonido tubo también le dicen.

UH Tracks: Un día que Mitto estaba con Revanh y no tenían nombre, a cinco minutos de salir a cantar me dicen: “¿cómo nos llamamos?”. Y le digo: “pues Mitto Koronkon y Revanh de los bosques”. Y salieron y se presentaron así (risas). 

Buenísimo. Ahora estás trabajando con Mitto, ¿no?

UH Tracks: Sí, tenemos pendiente hacer un ep, tenemos ya un par de temas grabados.

A ti Vic Vega siempre te ha gustado dejar una cola al final del beat, como una prolongación del sample que enlace con el siguiente tema.

Vic Vega: Es algo que siempre me ha flipado, hacer ese trocito final que es otro beat al fin y al cabo. La influencia es Pete Rock por supuesto, y además en este disco me parecía muy importante meterlo porque me parece que era un momento de respiro. A mí me parece que cuando Elsso rapea dice muchas cosas, es un bombardeo de imágenes, de palabras, conceptos, y me parece necesario que haya un trozo en el que descanses y te quedes con todo. Por eso esos trocitos podrían ser agresivos pero son muy chill.

Elsso: Hay uno en cada cara. El primero después de Ciencias Sociales en la cara A y el otro en la cara B después de Mi Generación Perdida.

¿Por qué razones te has decidido finalmente a sacar el álbum en vinilo?

Elsso: Lo primero por el capricho rapero de toda la vida, quieres tener tu vinilo. Es un formato que mola más. Al final si compras música estás pagando el objeto, la música ya la tienes, la gente no va a pagar por un cd y es lógico, si vas a comprar el objeto es mucho más bonito el vinilo. Es un mercado que está bien, se compran vinilos…Te voy a decir todos los tópicos, pero es verdad. Hicimos un pre-order y se agotó. Hay peña que quizá ha pensado que era un crowdfunding y no, porque yo mandé el disco a fábrica, lo pagué, y una vez que el disco estaba en fábrica anuncié el pre-order.

Ya para acabar y aprovechando que estamos los seis en Bilbo con la ría al lado y tirando de la frase que tienes en Dual  (“ Los medios dicen no sé qué del nuevo Bilbao, pero yo lo veo todo igual que en el 92, macarras en la calle, ruina y Chevignon”), me gustaría preguntaros cómo habéis visto el cambio que ha sufrido Bilbao en los últimos años y si existe una conexión real entre la margen izquierda y lo que es la ciudad de Bilbao propiamente.

Elsso: Portu, la margen izquierda está al lado de Bilbo pero realmente está separado, aunque puedas ir andando, dándote un buen paseo.

Vic Vega: Cada pueblo tiene su propio ecosistema y la peña no sale de su barrio.

Elsso: Es así.

Iker Kaikoo: Salvo Aste Nagusia y cosas puntuales.

Vic Vega: Sí, o hacer alguna gestión en el centro.

Elsso: Hombre, sí hay quien curra en Bilbo y luego hace su vida en el barrio ¡pero esos son unos cosmopolitas! (risas) Yo tengo colegas que como les saques un paso de la Gran Vía no saben dónde ir. Yo me he movido por Bilbo por diferentes razones, por mujeres, por trabajo o juerga, y tampoco mucho, pero hay peña para la que esto es la gran ciudad. Y luego es lo que dices, a Bilbo le han lavado la cara y está muy bonito pero justo para la foto, como te salgas del encuadre tienes un edificio todo feo que sigue ahí.

Vic Vega: Claro, pero a mí me mola ese contraste.

Elsso: Sí, a mí me mola también cómo está quedando.

Vic Vega: Me mola lo nuevo, pero creo que lo viejo también tiene mucha importancia para que no pierda la identidad.

Iker Kaikoo: Yo amo Bilbao y es una ciudad que realmente me gusta, podríamos estar horas hablando, y veo que el cambio es positivo, porque crecí en una ciudad que era realmente gris en la que apenas había oportunidades. En Santutxu no había ni un cine, lo único que había eran bares y bares, la ría olía mal, una ciudad post-industrial, la heroína…estaba en el instituto y había yonkis pinchándose a cien metros. Ahora veo una ciudad que por lo menos es más bonita, más agradable para darte una vuelta. Tiene la otra vuelta de tuerca de que la venden como una ciudad con muchas oportunidades y hay las justas, y además es exageradamente cara. Tiene una oferta cultural brutal para lo pequeña que es. 

Unai Kaikoo: Luego la gente muchas veces no responde a esa oferta cultural. Cuando montamos el bolo de Elsso, MDE Click y Erik Urano, que era un momento álgido para los tres, aquí el bolo estuvo justito de público.

Iker Kaikoo: Es una ciudad guapa pero venden la postal, subes a mi barrio o a Errekalde y están igual, en la calle de aquí abajo se cargaron a un tío la semana pasada…Sigue siendo lo que es, con sus luces y sus sombras, pero me encanta, no puedo decir otra cosa.

Entrevista por BigBrothaBob

Fotografías por Kaikoo Studio

Lacrim Mixtape: «Même sans me voir, tu saignes quand je saigne»

_

‘AUNQUE NO ME VEAS, SANGRAS CUANDO SANGRO’

___

La escena se abre con dos hombres sentados el uno frente al otro con el desierto de fondo.

«- Hola, Karim, ¿qué tal?

– Hola, Mouloud.

– ¿Todo bien?

– […]

-¿Dónde estamos?

– No te lo puedo decir

-No puedes decírnoslo.

-No.

-Porque para que hiciéramos esta entrevista nos citaste en Marruecos, ehm…hemos cogido un coche, te hemos seguido y estamos a dos o tres horas de carretera y no quieres decirnos dónde estamos.

-No.

-De acuerdo. ¿Por qué no puedes decir dónde estamos?

-Porque me protejo.

-¿De qué?

-Tengo problemas en este momento.»

Karim pasará a la historia como Lacrim, un rapero francés de origen argelino con una carrera musical muy corta para sus cifras de ventas actuales y una hoja de delitos muy larga para su edad. En el momento de esa conversación de 2015 en medio de la nada Lacrim tenía 30 años recién cumplidos y muchos problemas, efectivamente, pero se enfrentaba fundamentalmente a uno: la justicia francesa le había condenado a tres años de prisión y él había decidido darse a la fuga. Los tres meses de insomnio y paranoia huyendo a través de Francia, España y Marruecos se confirman en sus ojeras marcadas sobre la piel cetrina y una visible pérdida de peso.

Así comienza la segunda de las tres entrevistas que el equipo de Clique TV ha realizado con Lacrim (en la primera estaba con una tobillera electrónica bajo arresto domiciliario en Marsella; misteriosamente ya no se encuentra en YouTube aunque sobrevive el teaser). El conductor de la entrevista es siempre Mouloud Achour, antiguo mánager de La Caution reconvertido en periodista del rap francés odiado y amado a partes iguales. Esos primeros segundos de tenso diálogo en Marruecos son los que hemos escogido para abrir el mix de diecisiete tracks confeccionado por Hardy Jay, un resumen de los últimos tres años del ascenso agridulce de Lacrim mientras entraba y salía de la cárcel.

_

_

DESCARGA

___

La biografía de Lacrim está en sus propias canciones. Una y otra vez se repiten las mismas vivencias que le atormentan. Nada nuevo bajo el sol, pero esas memorias y la pasión que pone al contarlas le han hecho destacar por encima del ejército de clones que han intentado imitar la estampa del joven Chief Keef y sus Glory Boys de torso desnudo y fusil en el aire en los últimos años en Francia. Todo es real, aquí no hay atrezzo ni pose. No hace falta hablar su idioma ni conocer su jerga para sentir la rabia, el dolor y las ansias de supervivencia que transmite: ‘Même sans me voir, tu saignes quand je saigne / Aunque no me veas, sangras cuando sangro’, dice en C’est Ma Vie, la frase que hemos escogido para subtitular el mix. ‘Des montagnes de problèmes, c’est ma vie, les ennuis, c’est ma vie / Montañas de problemas, líos, ésa es mi vida’ continúa lamentándose en un susurro.

Lacrim nació en París en el distrito 20 aunque está oficialmente asociado al departamento 94, Val-de-Marne. Pasó parte de su infancia en el sur de Francia hasta que a los 13 años dejó el colegio: ‘Petit, j’ai quitté l’école, un talent gâché, impossible de bouger quand le daron m’attachait / Pequeño, dejé el colegio, un talento malgastado, imposible moverme cuando el viejo me ataba’ rememora en «J’ai Mal / Me duele». Mientras se suceden fotos de su niñez en un emotivo clip continúa dando retazos: ‘J’trainais pas dans les bancs de ma cité, j’étais solitaire, j’rôdais dans Paris, au pied de la Tour Eiffel, rêvant toute la nuit, au commissariat nos têtes en photo, alors qu’on est dans les îles ou dans un bateau / No frecuentaba los bancos de mi barrio, era solitario, me movía por París, a los pies de la Torre Eiffel, soñando toda la noche, nuestras fotos en comisaría mientras estamos en las islas o en un barco’.

En un maremágnum de juicios y reformatorios comienza su vida en la calle y una lista interminable de problemas con la ley. A los 16 años entra por primera vez preso por un atraco. Sale un año después pero vuelve a entrar otro año más. Sale y nuevamente es encarcelado dos años y medio. Una vez fuera quema el tiempo entre Francia y España, donde pasa tres años, hasta instalarse en 2009 en Marsella. Es en uno de esos períodos de reclusión cuando conoce a Mister You y se junta el hambre con las ganas de comer. Dos banlieusards hijos de argelinos y marroquís, hartos de condenas de cárcel, decididos a no entrar nunca más y con la idea fija de que el rap podría ser una salida. Antes de pasar tres veces distintas por prisión, Mister You había conseguido huir de una redada saltando de un segundo piso. Su reputación en el rap estaba más respaldada por sus hazañas en la calle que por sus skills. En 2009, después de dos años y medio dado a la fuga, subiendo incesantemente freestyles en vídeo a la red y publicando nueva música, Mister You es detenido en el barrio de Barbès en París. Había ido a grabar a la capital la mixtape “Arrête You Si Tu Peux” / “Detén a You Si Puedes”, en la que le hace un hueco a Lacrim. A Mister You le toca pasar otra temporada a la sombra pero la tape es todo un éxito y deja encaminado a Lacrim, que en apenas tres años publica una mixtape y tres discos. Su repercusión llama la atención de Def Jam France y en 2013 firma el contrato con la filial estadounidense. Desgraciadamente, el mazo de la justicia golpea de nuevo y es encerrado por enésima vez por un atraco ocurrido en 2002.

_

#LIBÉREZLACRIM / #FREELACRIM

___

¿Qué es más importante, el dinero o el tiempo? ¿El tiempo es dinero? ¿El dinero es tiempo? Estas preguntas torturan a Lacrim mientras su mirada se pierde en una grieta de la celda. ‘Est-ce que le temps c’est de l’argent? Est-ce que le temps c’est de l’argent?’ / ‘¿Es tiempo el dinero? ¿Es tiempo el dinero?’, martillea firmemente el estribillo de «Sablier«, que significa reloj de arena. Lacrim observa la caída de cada minúsculo grano que se escurre por el vidrio, tacha los palitos en la pared y se responde a sí mismo: ‘Tu peux rattrapper l’oseille, mais peux tu rattrapper le temps?’ / ‘Puedes recuperar la pasta, ¿pero puedes recuperar el tiempo’. Al otro lado del muro su caso se hace viral a través del hashtag #LibérezLacrim / #FreeLacrim, y muchas caras conocidas del rap francés apoyan la campaña.

En 2014 sale de prisión y publica «Corleone», su primer disco con Def Jam, que lo promociona con astucia como un mártir del sistema. La dureza del trap es el sonido que impera y a Lacrim le sienta como un guante. Su paciencia se ha agotado y eso se nota en su estilo, que se ha vuelto más seco. Su voz está más rasgada, cabalga sorprendentemente bien las nuevas baterías y sus frases entran cortantes como una Opinel: ‘Ouais, ouais, la-guerre-pour-faire-ma-vie: protéger la miff, tirer sur l’ennemi, viser dans le mille’ / ‘Sí, sí, la guerra para hacer mi vida, proteger a la familia, disparar al enemigo, aspirar al millar’, escupe en el tema que da nombre al álbum. Su estado mental encaja perfectamente con los beats que le suministra DJ Kore, que le permiten ampliar registros y ser impredecible en cada tema. Ahora cambia varias veces de frecuencia, juega mucho más con la sensibilidad del autoutune en los estribillos y a menudo se desgañita inesperadamente, como cuando un poco más adelante clama al cielo: ‘Veux-je pouvoir un jour me réposer!? Mon père taffait la nuit, le dos casé […] il fallait se débrouiller, fallait qu’on baise tout, il y a rien dans mon assiette, donc je prends tout dans le resto’ / ‘¿¡Podré descansar algún día!? Mi padre curraba de noche, la espalda partida […] Había que buscarse la vida, había que joderlo todo, no hay nada en mi plato así que cojo todo en el restaurante’. “Corleone” se convierte en disco de oro en un mes y dos bángers redondos con sus correspondientes clips hacen que su nombre suene al otro lado del Atlántico: «On fait pas ça/ No hacemos eso» con Lil’ Durk y «A.W.A. (Arab Wit’ Attitude)« con French Montana, puntal de la escena de Nueva York desde hace años pero originariamente de Marruecos y también llamado Karim. Parece que todo empieza a encauzarse para Lacrim, sin embargo su obsesión con la fugacidad del tiempo es más que comprensible. Cuando parece que levantaba cabeza, en marzo de 2015 es nuevamente requerido por un tribunal: sus huellas han aparecido en unos kalashnikovs encontrados en Marsella en la investigación policial de un affaire corso-marsellés. Lacrim se justifica explicando que se trata de las armas que exhibió en el videoclip «Viens Je T’emmene / Ven, Te Llevo», cuando aún no contaba con el respaldo de una multinacional y no podía alquilar el equipo para rodar un clip creíble. En ese momento, muy probablemente, el recuerdo de Mister You se le pasa por la cabeza y Lacrim decide no presentarse al juicio y huir a Marruecos. El modus operandi idéntico al de su amigo da que pensar acerca de cuántos Mister You y Lacrim hay en las barriadas de Francia que no salen en los medios. ‘Des mecs comme moi dans le rap il y’en a peu, mais dans les cités y’en a des milliers, si tu fais plus des sous que les schmits ils voudront t’humillier’ / ‘Tíos como yo en el rap hay pocos, pero en los barrios hay millares, si haces más dinero que los maderos te querrán humillar’, nos informa en «Pocket Coffee«.

Al mes escaso de darse a la fuga, Lacrim libera una primera mixtape titulada «R.I.P.R.O. Vol.1». La mixtape es un éxito rotundo y, todavía fugitivo, decide anunciar «R.I.P.R.O. Vol.2» a través de redes, todo à la Mister You. Este segundo capítulo tiene una acogida igualmente asombrosa. Su trabajo sin descanso con DJ Kore y también DJ Bellek se traduce en una ristra de hits en los que predomina la dureza del trap certificado. R.I.P.R.O. son las siglas de Rusé Insoumis Professionel Respectable Omertá (Astuto, Insumiso, Profesional, Respetable, Omertá) y en los dos volúmenes escupe como metralla las instrucciones a seguir para alcanzar ese status. El agua le llega al cuello y necesita estrechar su círculo. La desconfianza reina en todas sus historias: ‘J’ai vu mon reflet dans le miroir, j’ai mis des anciens res-frè dans le tiroir / He visto mi reflejo en el espejo, he puesto a antiguos amigos en el cajón’ entra rabiando desde el primer segundo en «Marabout«. Va puliendo así minuciosamente el estilo con el que había irrumpido en “Corleone”. Igual que en el disco, en estas dos nuevas entregas da una de cal y otra de arena, combina temas agresivos como «Brasse Au Max« con temas más melódicos y suaves como «Casa», claramente pensados para sonar en la radio y los bares de shisha. El intento de acercar el rugido de la calle al mainstream se materializa. En apenas un año Lacrim suma tres discos de oro seguidos con ese álbum y estas dos mixtapes oficiales editadas por Def Jam. En Francia ya es una estrella pero él se resiste a volver: quiere asistir al nacimiento de su hija. Aún con todo, el cansancio y la mediatización de su situación le vencen y finalmente se entrega después de cinco meses, purgando algo más de un año de cárcel hasta 2016.

Actualmente Lacrim tiene 32 años, 7 de los cuales los ha pasado de forma intermitente en prisión, casi el mismo tiempo transcurrido desde que se animó a grabar aquellos featurings con Mister You. Ahora juega en primera división del rap francés y su economía parece más que estable ¿Qué es más importante, el tiempo o el dinero?

Este 2017 ha vuelto con un nuevo álbum en el que se confirma como capo de un sonido que lleva trabajando y dominando estos últimos tres años, «Force et Honneur» (doble disco de platino), al que le acompaña una miniserie del mismo título protagonizada por el propio Lacrim, que seguramente se tragó varias temporadas de Gomorra y Narcos en su última estancia preso. En «Force et Honneur» abandona los intentos de radiofórmula, ya no le hacen falta, y se centra en esa faceta áspera y malencarada, con la seguridad del que ya nada tiene que perder. No hay más que mirarle a los ojos en el clip de su sonada colaboración con Booba, «Ah bah oui«, que cierra este primer mix: ‘Force, force à tous ceux qui rêveraient d’me tuer’ / ‘Fuerza, fuerza para todos los que sueñen matarme’.

Mix por Hardy Jay

Cover art por David Vallejo

Texto por BigBrothaBob

PNL – Le Monde Chico

front

 

PNL – Le Monde Chico

(2015 – QLF Records)

En una escena de El Padrino de Francis Ford Coppola, Michael Corleone vuelve a encontrarse con Kay, su antigua novia, tras regresar a Estados Unidos después de haber huido a Sicilia sin darle explicaciones. Michael le dice que ha comenzado a trabajar para su padre, Don Vito Corleone, y ella se lo reprocha. “Dentro de cinco años la familia Corleone será completamente legítima”, le responde Michael. La necesidad de convertir el negocio familiar en una empresa legal es el fantasma que persigue a Michael Corleone durante la trilogía, y se parece mucho al sentimiento asfixiante que urge a N.O.S. y Ademo a salir de una vez por todas de la venta de droga. Estos dos hermanos corso-argelinos de la banlieue sur de París forman PNL (Peace N’Lovés), el grupo revelación del año pasado que entró por la puerta grande del rap francés. Sobre su intrigante historia, el hype y su primer álbum Que La Famille, ya hablamos con detalle un mes antes de la salida de su segundo elepé Le Monde Chico el pasado 30 de octubre de 2015. Le Monde Chico ha sido uno de los álbumes que más expectación ha despertado en los últimos años en Francia y con él la pareja ha cumplido de lleno las expectativas, ha puesto de acuerdo a la totalidad de los medios y artistas en Francia y se ha dado a conocer en el extranjero.

El discurso que mantienen Ademo y N.O.S.  durante los 17 cortes de Le Monde Chico no varía un ápice respecto al de su anterior disco. Resumiendo mucho, el tema central de Le Monde Chico continúa siendo el lamento de dos camellos que quieren escapar de la vida ilegal y sus daños colaterales como la prisión o el sentimiento de culpa agravado por su condición de musulmanes, todo ello bañado de una sensación de soledad, una obsesión por el paso del tiempo y una actitud depresiva y esperanzada a partes iguales. Y aun y todo, en cada verso sorprenden con una metáfora nueva o le dan otra vuelta de rosca a una ya utilizada para sellarla como marca de la casa, se sacan de la manga un nuevo truco en la entonación o copan nuestra memoria a corto plazo con un estribillo bordado en oro, haciendo que los 70 minutos pasen volando. Lo lógico sería que a quien le guste su primer disco le encante Le Monde Chico, pues en un plano técnico -a nivel de construcción de melodías y estructuras, la calidad de los beats y la mezcla- se trata sin duda de un que Que La Famille mucho más pulido y homogéneo. El resultado final es brillante, como se intuía por los adelantos y la progresión del dúo, tanto que, coincidiendo con el lógico descenso del buzz que generaron el año pasado, muchos seguidores se preguntan cómo van superar el listón y si quizá no habrán tocado techo a la primera.

En Oh Lala, el último adelanto que sacaron antes del álbum con un videoclip rodado en Islandia, Ademo dice: «J’sais pas c’qu’on sera dans dix ans, mais disons que pour l’instant j’fais tomber mes zitounes en pissant» /«No sé qué será de nosotros dentro de diez años, pero por el momento digamos que se me caen las bellotas de hachís al ir a mear», y N.O.S. lo reafirma cuando empieza su parte en Dans Ta Rue así: «T’as cru quoi ? Rien n’a changé, la putain d’ta mère, t’as cru quoi? J’taille-dé 200g d’ke-skun, j’fais un salaire» / «¿Qué creías? Nada ha cambiado, tu puta madre, ¿qué creías? Menudeo 200g de skunk, hago un sueldo». Efectivamente, este último año han cambiado algunas cosas para PNL, pero otras siguen exactamente igual. En lo que se refiere a su estilo, aunque Le Monde Chico sigue conservando esa amalgama de sonidos que son tendencia en el rap americano actual, el repertorio de instrumentales que han seleccionado -un tema que ha levantado cierta polémica y del que hablaremos más adelante- ahonda especialmente en el etéreo cloud rap que demostraron dominar a la perfección en cortes anteriores como Simba o J’comprends pas. El autotune y su uso magistral sigue siendo la piedra angular en este Le Monde Chico, un efecto presente pero jamás molesto en cada uno de las canciones. Y de cara a la galería PNL siguen igual de herméticos: hasta el momento no han dado ninguna entrevista, siguen dejando circular los rumores sin tomar partido y para las colaboraciones del disco se mantienen estrictamente que la famille.

Escuchando cada tema por separado y al azar es difícil decidirse por uno solo y la variedad de opiniones sobre cuáles son los anthems del disco es siempre un buen síntoma. En lo que casi todo el mundo coincide es en que la primera mitad del álbum es absolutamente intachable. Ciertamente, es difícil sacar algún defecto a la retahíla de bangers que va de Le Monde Ou Rien a Dans Ta Rue. Si Que La Famille comenzaba con Je vis, je visser [Vivo, vendo], el vídeo que desató el interés por el grupo a pequeña escala y una descripción simple y llana de su estilo de vida, Le Monde Chico no podía empezar con otro tema que no fuera Le Monde Ou Rien [El mundo o nada], una declaración de principios más acorde a su estado mental actual y el hit que supuso su espaldarazo, con ese clip en la Scampia de Nápoles que ha dado la vuelta al globo y a día de hoy contabiliza 30 millones de visualizaciones. Le Monde Ou Rien, junto a J’suis PNL, Oh Lala, y Plus Tony Que Sosaforma parte de los adelantos en vídeo que el dúo de Les Tarterêts fue soltando hábilmente durante el año pasado y que el público ya conocía de memoria para cuando Le Monde Chico vio la luz. «Nos clips méritent le Festival de Cannes» / «Nuestros clips merecen el Festival de Cannes»,  dice Ademo en Laisse, y no le falta razón. Ademo, N.O.S., los filmmakers Kamerameha y Mess y el resto de amigos del barrio pueden inventar decenas de películas en la puerta de su hall o convertir la Costa Blanca en su Miami particular y el paisaje salvaje de Islandia en el planeta Namek.

Al final del clip de Le Monde Ou Rien sonaba «J’men bats les couilles, en fait c’est ça la vérité, j’reprends ma fouille, dehors la hess vient m’irriter» / «Me suda la polla, en realidad es así, vuelvo a mis asuntos, afuera la miseria me irrita», un extracto que hacía interminable la espera del álbum y que corresponde al segundo corte del disco, Sur Paname, un triste blues de camello en el que describen sus idas y venidas en un París frío y hostil -Paname es el nombre familiar que se le da a París- con un conmovedor monólogo de Ademo en el estribillo: «Et mon ombre tu t’rappelles? À bibi, sept sur sept, tout l’hiver sur Paname» / «Sombra mía, ¿te acuerdas? Vendiendo, siete días a la semana, todo el invierno en París».

El original abanico de gimmicks con los que rellenan cada hueco, del primitivo «unga unga! » al refinado y personal «hmmmm», otra de las cartas de presentación de PNL, alcanza su culmen en Abonné. El título es nuevamente un eufemismo para referirse a la actividad a la que están abonados 24/7 de enero a diciembre: «J’écoule, je ramasse, je claque j’y retourne, du début à la fin de l’année abonné» /«Vendo, recojo, me lo fundo y vuelvo, de principio a final de año abonado», ya decía N.O.S. en Je vis je visser. Este Abonné es uno de los mejores ejemplos del savoir-faire de PNL. Si bien en este caso ninguno de los versos de Ademo y N.O.S. destacan por su ingenio, la potencia de este himno reside en la ambientación, el tratamiento exquisito del autotune, los coros o la licencia artística que se toma N.O.S. cuando se alarga inesperadamente tildando la i en «Quelques billets dans les tripes, ça y est j’ai comblé le vide» / «Algunos billetes en la tripa, ya está, he llenado el vacío». Pero  la clave está sobre todo en un estribillo gritado a coro que entronca perfectamente con el imaginario selvático del que hacen uso continuamente. El recurso de la jungla de asfalto ya es un cliché en el hip hop y el del zoo tampoco es lo más nuevo en el rap francés, basta con visionar el Zoo de Kaaris, sin ir más lejos. Sin embargo, en el caso de PNL, residentes de Les Tarterêts en Corbeil-Essonnes, el zoo tiene un significado puntual. En su biografía J’étais chef de gang [Fui jefe de banda] (La Découverte, 2008), Lamence Madzou, un histórico y reputado pandillero parisino habla ampliamente de Les Tarterêts y durante varios capítulos se refiere con toda naturalidad al barrio como “le zoo”. A finales de los ochenta Madzou fundó en Corbeil los Fight Boys, una pandilla hermanada con los Black Dragoons que reguló con mano dura el sur del extrarradio parisino durante veinte años y tomó parte activa en la guerra fratricida de bandas a principios de los noventa. Aunque Lamence Madzou se crió en el barrio de Montconseil, al hacer su transición al tráfico de drogas y vehículos robados hacia 1995 se mudó a un apartamento de la cité vecina de Les Tarterêts, donde su equipo ya había asentado las bases, lo que puede dar una idea de lo arraigado que está el business allí veinte años después. Si Madzou se refiere a Tarterêts directamente como el zoo, seguro que la fauna del barrio tiene algo que ver, pero lo hace fundamentalmente por el sobrenombre con el que el vecindario fue bautizado en los noventa: Tartezoo, en lo que seguramente influyó mucho el Brooklyn Zoo de Ol’ Dirty Bastard, como igualmente lo hizo en la Demi Lune Zoo, el rellano de Orly en el que se formó Mafia K’1 Fry. «Je brûle mes rêves dans ma vie, Tartezoo moi c’est Nabil» / «Quemo los sueños en mi vida, Tartezoo, yo soy Nabil» rapeaba cómodamente N.O.S. en Athéna de Que La Famille. De ese zoológico de hormigón viene precisamente la zeta que dibujan con los dedos al final de cada vídeo y probablemente de las largas horas muertas en la puerta de esas jaulas de cemento y cristal hayan nacido Simba, Mowgli y el carismático unga, unga de Ademo y N.O.S.

zsunidas

Con una narración cinematográfica detalladísima sobre la espera interminable por el cliente en esa puerta del bloque, Ademo abre una de las mejores canciones del disco, Porte de Mesrine: «J’vi-ser j’ai pas d’heure, quand le tel de mon ient-cli m’fait ‘brr, brr’… posté dans l’hall, les gens partent au taf, peu stupéfaits de voir qu’en revenant, j’suis toujours là » / «Vendo, no tengo hora, cuando el teléfono de mi cliente hace ‘brr, brr’… fijo en el hall, la gente se va al trabajo y apenas se sorprenden de que siga allí cuando vuelven». A medida que llega la noche en su relato, la música se suaviza, los ecos se hacen más lejanos y la oscuridad se vuelve cada vez más palpable: « À minuit j’suis seul, j’me dis qu’j’attends, ils sont tous rentrés, les fenêtres qui s’éteignent me laissent dans l’noir, bah je tiens dans la haine…de loin j’vois une ombre, la lumière d’mon ient me dit qu’patien-ter en valait la peine » / «A medianoche estoy solo, me digo de esperar, todo el mundo está en casa, las luces de las ventanas se apagan y me dejan en la penumbra, bah, me dejo llevar por el odio…a lo lejos veo una sombra, la luz de mi cliente me dice que esperar valía la pena». Así da paso al crudo antestribillo en el que habla sobre la paranoia y el miedo a los registros de las seis de la mañana que recrean en varios clips: « J’me couche, l’œil s’ouvre à six, j’recompte, j’ai comme un tic, poto, j’ai pas d’heures fixes, pas d’sourire sur la pix » / «Me acuesto, el ojo se abre a las 06:00, recuento el dinero, tengo como un tic, colega, no tengo horario fijo ni sonrisa en la foto»-, mientras se diluye el melancólico saxo que abre el tema –un sample de Love & Pain de JMSN, para mis real diggers– e irrumpe con fuerza y a contracorriente N.O.S. en un luminoso estribillo que deja entrever una esperanza en el horizonte: «J’recherche bonheur pour ma chair, et j’recompte vers l’Enfer, igo j’me perds et j’erre, j’sors Porte de Mesrine» / «Busco fortuna para mi carne, recuento hacia el infierno, me pierdo y yerro, salgo por Puerta de Mesrine». Igual que Madrid tiene su Puerta de Toledo o Argel su Bab el Oued, París conserva el nombre de las aperturas antiguas de la ciudad alrededor de todo el périphérique, esa circunvalación parisina que rodea N.O.S. al final de su estrofa acelerando a trompicones («je fais le tour du périph, j’sors Porte de Mesrine»). Porte d’Ivry y Porte d’Italie al sur, Porte d’Auteil al este, Porte de Bagnolet al oeste o Porte de Clignancourt al norte, por ejemplo. Frente a esta última puerta precisamente, en Clignancourt, a tiro de piedra del Mercado de las Pulgas, fue asesinado a balazos Jacques Mesrine. Su coche quedó bloqueado en la isleta tras un camión, la parte trasera del vehículo obstaculizador se abrió y varias ráfagas de Kalashnikov hicieron añicos la luna clavándolo al asiento y convirtiéndolo definitivamente en leyenda. Jacques Mesrine fue un bandido urbano francés que en los turbulentos años setenta se ganó con mucho mérito el apodo de enemigo público número uno tras vivir a base de atracos a bancos, secuestros a empresarios y fugarse dos veces de prisión, una de ellas de una cárcel de máxima seguridad en Quebec. Su vida la narra y ensalza Jean-François Richet en Instinct de Mort y Ennemi Public Nº 1, un fabuloso doble biopic en el que Vincent Cassel borda su interpretación de Mesrine. Para más señas, Richet es el director y actor protagonista de Ma 6-T Va Crack-er, un film de culto en el rap francés que narra las oleadas de revueltas en la banlieue como lo hizo Kassovitz con La Haine. El año del estreno de la película de Richet sobre Mesrine, el controvertido rapero Seth Gueko se dio prisa en aprovechar el tirón del film y se inventó su nuevo personaje: “el hijo no reconocido de Jacques Mesrine”, dedicándole el disco Le Fils Caché de Jack Mess. En este vídeo se puede ver a un Seth Gueko mucho más joven y menos tatuado salir del número 35 de la calle Belliard a pocos metros de Porte de Clignancourt, donde Mesrine pasó sus últimas horas de vida, para soltar al final otro de sus hilarantes speeches en el sitio exacto en el que fue ejecutado. En realidad, el espíritu de Mesrine, encumbrado muchas veces como el Robin Hood galo, siempre ha estado presente en los textos del rap francés: «Les minots revent de la carrière de Jacques Mesrine» / «Los niños sueñan con la carrera de Jacques Mesrine», decía Don Choa de Fonky Family al final de La Furie Et La Foi allá por 1998. Esa Porte de Mesrine de la que hablan PNL se puede entender como el portal que Jacques Mesrine cruzó por última vez, la propia Porte de Clignancourt o, echándole un poco más de imaginación, la puerta que ansían cruzar Ademo y N.O.S. para dejar atrás el hustle ilegal.

unidas

El auténtico Jacques Mesrine junto al ficticio de Vincent Cassel

Aunque la segunda mitad del disco, del track 10 al 17, no es tan consistente y arrolladora como la primera parte y los ases en la manga de la pareja comienzan a repetirse, continúa siendo una demostración tras otra de técnica y facilidad para facturar canciones perfectas. Temas como Laisse o Loin des hommes, igual que Mexico, siguen una fórmula similar que parece estudiada: Ademo tira del carro y da forma a la canción, creando la atmósfera y arriesgando en los estribillos y adlibs, mientras que N.O.S. la rellena con una lista muy particular de metáforas e imágenes. No obstante, los papeles se intercambian en varias ocasiones. Es el caso por ejemplo de Le M, otro de los momentos álgidos del disco, en el que N.O.S., después de una estrofa impecable, se corona con un estribillo que podría valer como sinopsis del elepé y leitmotiv del dúo: «Nouveaux ennemis, nouvelles armes, t’aime pas la paix c’est q’t’as pas fais la guerre guerre guerre, l’oseille et la mif, éclairent mon âme, j’refais la peinture du frigo en bleu jaune vert, on veut notre coin d’herbe on veut la planète Terre, on veut le monde Chico, t’inquiète, on rendra tout ce qu’on acquiert on veut le monde chico» / «Nuevos enemigos, nuevas armas, si no valoras la paz es porque no has hecho la guerra, la pasta y la familia alumbran mi alma, repinto el frigo de azul, amarillo y verde, queremos nuestro espacio de hierba, queremos el planeta Tierra, queremos el mundo, chico, no te preocupes, devolveremos todo lo que consigamos, queremos el mundo, chico».

Para las colaboraciones, igual que hicieron en Que La Famille, no salen de su círculo más próximo. En Rebenga les acompaña RKM del grupo DTF y Que la Mif es un trampolín para sus amigos Ilinas, Jet y Sanders de F430 y Pti Moha de MMZ, que a principios de año estrenó junto a su compañero Lazer el clip de Cocaïna. Sin embargo, una vez más se lleva el gato al agua S-Pion de IGD Gang con un estilo personalísimo que se puede apreciar mucho mejor en el inédito Fuck Mes Rêves junto a N.O.S. En Que la Mif, S-Pion asalta el beat sin concesión aullando por la libertad de sus compadres («Libérez So, libérez Viper, libérez Lino et Zepek!») pero lo trágico es que S-Pion a día de hoy también se encuentra preso, igual que Zak, el actor de Plus Tony Que Sosa, y Lukas, quien acompaña a los hermanos en los planos de Scampia, y Brams de MMZ, así como tantos otros extras de los clips de PNL. Shit is real, como diría Fat Joe. La cárcel es uno de los monstruos que acechan a PNL en sus textos, en especial los de Ademo, que tiene referencias muy concretas a la vida en prisión: «Fuck le parlu et la troisième serie» / «Que le jodan a la tercera ronda de visitas», decía en Lala o «J’sors de Fleury, y’a les pétasses, j’fais mes lacets» / «Salgo de Fleury [el centro penitenciario más grande de París], ahí están las putas [en referencia a la policía], me ato los cordones» dice en Tempête. La posibilidad de caer entre rejas -quizá por una posible estancia anterior- les agobia tanto como quebrantar los preceptos de su religión y, si bien en ningún momento mencionan directamente a Alá, hacen gala de su sutileza cuando convierten el momento de la ablución, la purificación ritual antes de rezar, en una alegoría para confesar el temor a rendir cuentas ante Dios: «J’fais l’odo, j’fais peur au robinet ma gueule» / «Hago la ablución y tengo miedo al grifo» comienza diciendo Ademo en Laisse.

Tracklist PNL copia

Al abrir la caja del CD vienen de golpe las pequeñas decepciones habituales en esta era de plataformas digitales. El libreto no es más que una hoja doblada que contiene únicamente un escueto mensaje genérico de agradecimiento a quienes les han apoyado, seguido de los logos de sus redes sociales. Y, de nuevo, muchos interrogantes. Ninguno de los productores aparece acreditado. ¿Quién o quiénes son los beatmakers de PNL? ¿Quién es el responsable del sonido de PNL? ¿Quién está realmente detrás de PNL? El misterio sobre el grupo y todo lo que les rodea sigue in crescendo y su repentino éxito ha dado lugar a las especulaciones más rocambolescas entre los internautas, que fantasean con teorías conspiranoicas sobre la autenticidad del grupo e insinúan que pudiera ser un producto dirigido por una mano poderosa en la sombra. Siendo Que La Famille un proyecto no del todo oficial, pues incluso ellos mismos consideran Le Monde Chico su primer álbum, se podría llegar a comprender el uso de bases type beat, algo que ya explicamos en el primer artículo sobre PNL. Sin embargo, tras este nuevo disco el enigma sigue sin resolverse. Ahondemos entonces un poco más en el asunto.

Como comentábamos anteriormente, basta con teclear el nombre de un rapero o productor conocido seguido de las palabras type beat para encontrar una larga lista de instrumentales que imitan el estilo de dichos artistas, creadas en general por jóvenes beatmakers que buscan una remuneración por su trabajo. El circuito de instrumentales type beat está bastante más profesionalizado de lo que puede parecer a priori y cuenta con unas tarifas muy concretas. Por lo general existen cuatro opciones de compra de este tipo de instrumentales, aunque las condiciones varían según el vendedor. En primer lugar está el modelo básico del beat en formato mp3, cuyo uso comercial está prohibido o muy limitado, adquirible alrededor de los 20 dólares. A éste le sigue el beat a mejor calidad en formato wav alrededor de los 40 dólares. Y, por último, está el wav tracked out con las pistas separadas, que facilita el posterior trabajo de mezcla y oscila entre los 60 y 100 dólares. Esa es la parte lease, es decir, beats que pueden ser usados infinitas veces. En una cuarta categoría aparte está el wav tracked out exclusivo, que una vez vendido es retirado del mercado y suele partir de 150-200 hasta los miles de dólares, sin límite estipulado. Viendo que muchas de las instrumentales sobre las que rapean en Que La Famille están usadas por una gran cantidad de raperos mediocres y además llevan el tag vocal de los autores, se puede deducir que pertenecen al primer grupo, los mp3 de 20 dólares, o eran directamente gratuitas. He ahí quizá la explicación a la dificultad para comprar este primer proyecto de PNL. Todas estas instrumentales se pueden conseguir previo pago desde una beat store sin tener que comunicarse con el beatmaker para nada. Sin embargo, una cláusula que la gran mayoría de los productores tiene fijada, independientemente del tipo de beat que se compre, es la acreditación en el trabajo final, algo que PNL han preferido obviar. De hecho, no han acreditado ni siquiera a Adsa Beatz del grupo F430 de Les Tarterêts, que forma parte de su famille y es el creador de los beats de Que la Mif y Le M. Nos podemos imaginar la cara del angelino Matt Shimo aka MKSB cuando vio que Le Monde Ou Rien batía récords de reproducción en YouTube con una instrumental suya pero su nombre no aparecía por ningún lado. Como es lógico, MKSB pidió a PNL través de Twitter que rectificaran y le incluyeran en los créditos del tema. Solamente la labor del beatmaker francés King Doudou, que ha producido Oh Lala y Dans Ta Rue, ha sido reconocida desde el primer instante. En el siguiente vídeo de la revista francesa SURL Mag se le puede ver repetir la creación de la instrumental de Dans Ta Rue paso a paso.

El beat que PNL utilizan para Rebenga producido por Kebin Mabz está usado también por un tal JM Prod o el de Dans la soucoupe por un tal Swazy Suave y por un desconocido Yung Solid, por lo que queda descartada la posibilidad de que los hermanos hayan comprado la versión trackout exclusiva de la instrumental. Si hacemos caso de lo que dice la revista francesa Ninki Mag, que entrevistó a MKSB, el beat de Le Monde Ou Rien habría costado 39’99 $, un precio más acorde al wav a secas que a su versión trackout desglosada por pistas. Dependiendo de las tarifas que MKSB tuviera en el momento que vendió el beat, podría haberse dado la circunstancia de que PNL hubiesen trabajado en este último álbum únicamente con archivos wav, lo cual es impensable teniendo en cuenta el sonido del disco, su riqueza de matices y la complejidad de las distintas capas de voces. Fuera o no así, por un lado queda más que patente el poder alquímico de Ademo y N.O.S. para convertir en oro lo que para otros es bisutería. Por otra parte, surge una nueva duda: ¿quién es el ingeniero de sonido de PNL? ¿Quién es el mago que ha hecho que un mp3 suene a música celestial? La respuesta se encuentra en la contraportada del álbum. De los tres logos que aparecen, el primero a la izquierda, el de un hombre con gafas y una jeringuilla, corresponde a NK.F, el genio detrás del sonido de PNL. NK.F viene originalmente del mundo del dub y el reggae y actualmente pertenece al grupo de productores TrackBastardz, especializados en música urban, pop y electrónica. Antiguamente tenía instalado su estudio en una de las okupas más antiguas de París, el CAES de Ris-Orangis en Essonne (91), y no sería descabellado pensar que en su día Ademo fue uno de los muchos raperos del departamento que pasó por allí. A pesar de que su logo no aparece en el primer proyecto, NK.F fue también el ingeniero de sonido y el responsable del autotune en Que La Famille y lo será igualmente en el próximo álbum.

Junto al logo de NK.F aparecen el de Thibault Cervantes, el diseñador de la portada, y el del sello QLF Records. En el momento en que este artículo es publicado, Le Monde Chico lleva 49.300 unidades vendidas, tan solo 700 les separan de las 50.000 que certifican el disco de oro, toda una proeza siendo su primer proyecto oficial vendido desde la más pura independencia. No obstante, esa autogestión conlleva un pequeño contrato con el sello Musicast, una empresa dedicada únicamente a la distribución con la que trabajan otros artistas etiquetados underground como Demi Portion y Flynt o el auténtico fenómeno de la autoproducción Jul, que en 2015 dobló en ventas a gigantes consagrados como Booba o Rohff. Aun así PNL se permiten el lujo de no incluir tampoco el logo de los distribuidores en la edición física y, a diferencia del resto de artistas, no han necesitado pasar por la radio Skyrock y su programa Planète Rap para promocionar su trabajo, un requisito indispensable para dar el salto al gran público y un aro por el que absolutamente todos los rappers han pasado, incluido Jul. Dos semanas después de la salida de Le Monde Chico, Ademo y N.O.S. fueron invitados al estudio de Planète Rap para la correspondiente promo del elepé. La sorpresa y expectación fue máxima cuando se confirmó su participación, pero el desconcierto fue aún mayor cuando en el último momento no aparecieron y la posibilidad de escuchar su primera entrevista se esfumó de un plumazo. A cambio mandaron a sus amigos, el presentador Fred Musa decoró el estudio con palmeras y unos monos y liberaron varios temas inéditos, Lion entre ellos. PNL hacen referencia a este polémico episodio en una imagen muy significativa al principio de su videoclip Tempête en la que cuentan billetes dentro del coche mientras en la radio suena la emisora Skyrock. Tienen las cosas muy claras, sienten que están rozando con los dedos su sueño y no quieren desviarse del camino. «La mif’ a la dalle j’suis sous l’pommier» / «la familia tiene hambre y estoy debajo del manzano» canta N.O.S. en Laisse, y por eso se despide en Dans la soucoupe diciendo «on va s’amuser, mais pas maintenant» / «vamos a divertirnos, pero no ahora», mientras mete a su hermano pequeño, su hermano mayor y 60 kilos de droga en la nave espacial –la soucoupe-: «grand frère dans la soucoupe, petit frère dans la soucoupe, soixante litrons dans la soucoupe».

Aunque está suprimida de YouTube, existe una entrevista a Ademo que data del año 2008 y fue incluida al final de esta compilación de LeBigMix, que también ha sido silenciada por derechos de autor pero puede escucharse en este link de Soundcloud a partir del minuto 41:27. Se trata de una presentación de su mixtape Son des halls (Art’mature Music, 2009) en la que colaboró entre otros Rim’K de 113/Mafia K’1 Fry, y resulta impactante comprobar cómo todo lo que auguraba entonces sobre el potencial de su hermano pequeño N.O.S. y sus planes de tomar los mandos del rap francés se está cumpliendo en estos momentos punto por punto. Pero lo realmente asombroso y admirable es la coherencia entre la crítica sincera y directa que hace al monopolio de la radio Skyrock y la postura que PNL han decidido adoptar ahora que por fin tienen la sartén por el mango. La paciencia, el tesón, la frialdad y el buen cálculo de N.O.S. y sobre todo de Ademo son cualidades que encarna Michael Corleone en la saga de El Padrino. Ellos dicen que son más Tony que Sosa, ¿serán más Michael que Tony? De momento con sudor, talento, inteligencia y un disco perfecto se han ganado el mundo, chico…and everything in it.

Entrevista a Sicario de Hablando En Plata

 _DSC0197_2

Fotografía por Alfonso Cano

«Miguelín Soul Assassin, ¡rapear se hace así!». Hace quince años que Miguel Ángel Soler aka El Sicario se presentó ante el gran público, a sangre fría y vestido de rojo junto a Hablando En Plata Squad. Cuatro discos en grupo, tres en solitario y más de un blackbook sin hueco dan buena cuenta de su disciplina. Con ocasión de la salida inminente de su nuevo disco, Infinito, charlamos con él sobre rap, graffiti y ocultismo. 

¿Cuál es la primera imagen que recuerdas del hip hop?

Style Wars en el programa de Metrópolis de La 2 de TVE. Lo que más me impactó fue ver a Kase2 haciendo un boceto de un tren contando cómo perdió su brazo pintando graffiti. Siempre he sido bastante fan del arte en general y de la pintura en especial. Me dedico a pintar cuadros y demás, me gusta mucho el cómic y el dibujo en general, así que el graffiti fue algo que me llamó mucho la atención… No fue el rap lo que me llamó la atención, porque yo era muy pequeño, creo que recordar que tenía 11 ó 12 años como mucho, y por aquel entonces oía mucho heavy metal. El rap me atrajo a principios de los noventa, cuando descubrí grupos con una atmósfera más oscura como EPMD, Cypress Hill, Wu-Tang Clan…

¿Desde cuándo has pintado graffiti?

Desde el principio, fue lo primero que hice.

En Electricidad dices “si pintas hazlo bien como si fueras Skeme”. ¿De los pioneros y reyes del estilo con quién te quedarías?

Me quedo con Skeme y me puedo quedar con Mode 2 también. Hay mucho toy.

“Gallardo es el rey del graffiti del país” dices en Escribe tu nombre. [Gallardo es Pocho aka Sems aka Jast QSC, Inkheads, n. del a.]. ¿Sigue siendo él el rey del graffiti en España?

Sí, totalmente. Más que de España yo diría que el estilo de graffiti neoyorquino lo ha mejorado él. Y lo digo desde el cariño, desde la amistad y también desde la admiración. Pienso que Gallardo, aunque incomprendido e injustamente tratado a veces, ha hecho muchísimo por el graffiti en España. Y objetivamente me parece que ha mejorado el estilo original de Nueva York.

¿Cómo recuerdas aquellos primeros años de graffiti?

Se vivía con mucha ilusión porque no había medios: no había apenas colores, los dupli-color se atoraban y pillar una foto o encontrarte con una firma que no era la tuya era motivo para investigar quién era esa persona. Me acuerdo y me hace mucha ilusión. Se convencía al pijo del grupo al que no le gustaba el rap ni nada para que se comprara el Spraycan Art o el Subway Art, que eran los libros que había de graffiti, para después hacer fotocopias y poder hacer así los fanzines, normalmente en blanco y negro.

Sicario - La ley de ohm (Delantera) - www.hhgroups.com

Volviendo a La Ley de Ohm, en aquel disco dabas a entender que estabas bastante influenciado por el ocultismo de Aleister Crowley, ¿no?

Sí, pero por el ocultismo desde siempre. Aleister Crowley puede ser uno de mis admirados en el ocultismo, aunque te puedo decir que es de lo más…»desequilibrado», por decirlo de alguna manera. Hay ocultistas y maestros que van más en la línea de esoterismo que me gusta, como Albert Pike o René Guenon. Pero eso siempre ha ido paralelo en mi vida también.

En tus letras hay muchos guiños a la masonería. En Si quieres algo más di dicesescuadra y compás, llevo el compás, mi escuadra es letal” y Arcturus se la dedicas a todos los hermanos de tu logia. ¿Qué hay de real en esto? ¿Es parte de la ficción o es cierto que eres masón? ¿Puedes hablar de ello?

Podemos hablar de ello si quieres, sí. Puedo decir perfectamente que pertenezco a la Hermandad, claro que sí.

La masonería ha sido algo oculto durante siglos pero ahora parece que os mostráis al mundo, ¿no?

Bueno, no es que me destape. En este país se ha vivido una época muy oscurantista en la que hemos sido muy injustamente tratados, tal vez por desconocimiento, que es lo que crea los miedos y los temores, ¿verdad? Pero una de las razones por las que cuando alguien me ha preguntado yo no he tenido reparo en decirlo es que para mí es un orgullo pertenecer a la francmasonería. No tenemos permitido hacer proselitismo, pero sí te puedo decir que la francmasonería ha hecho mucho por la humanidad y lo sigue haciendo.

¿En qué consiste ser masón?

Creo que ser masón es algo muy íntimo porque de la misma forma que no se puede hablar de una sola masonería sino de masonerías en plural, también debemos hablar de masones en plural. Lo que persigue la masonería es la perfección de uno mismo, y gracias a esa perfección, siempre simbólicamente hablando, poder arrojar luz sobre los otros seres humanos para poder crear una sociedad mejor, siempre buscando la libertad y el respeto.

En un breve cuestionario que te hicieron hace años en la revista Hip Hop Nation te preguntaban si eras una persona religiosa y tu respuesta fue: “Sí, mucho”.

Sí, muchísimo. Soy una persona muy creyente.

Pero no en el sentido cristiano del término, ¿no?

Más que cristiano yo diría crístico. Porque, si conoces un poco el esoterismo, el Cristo está simbolizando algo. Podríamos hablar de un cristianismo gnóstico. Nosotros respetamos todo tipo de creencias y no afirmamos ninguna verdad sino que la perseguimos, es algo fundamental en los francmasones.

Has hablado varias veces de la distinción entre el personaje de ficción que has creado con el Sicario y la vida real de Miguel Ángel Soler. ¿No crees que existe una contradicción entre lo que me dices y todas las referencias satánicas de tus discos?

La idea de Satán creo que hay que tratarla como la he tratado yo siempre. El satanismo, partiendo de la etimología del nombre Satán, que quiere decir “adversario” o “contrario a”, hace referencia a una doctrina que fuera opuesta a la Iglesia católica o la religión que predominara en el momento. También reconozco que cuando se es más joven, cuando quizá no has indagado tanto en el estudio del ocultismo y el esoterismo, puedes llegar a confundirte con el satanismo. El satanismo se puede decir que es una filosofía o una forma de vida que es la del inconformismo, el plantearse las cosas, no ser un borrego ni alguien sumiso. Después la estética, los cuernos y el vestirse de negro, es lo que acaba confundiendo a la gente.

Tu último disco Mitología Criminal salió presentado por Psycho Realm a través de su sello, formalizando tu entrada en el colectivo Soul Assassins. ¿Cómo surgió esa conexión?

Tengo mucha amistad con Sick Jacken desde hace años así que tampoco era algo raro, siempre formé parte. Ahora se ha hecho un poco más oficial con un disco editado pero siempre he nombrado Soul Assassins en mis canciones y es una de mis máximas influencias.

Hablas a menudo del esfuerzo, la constancia, el trabajo y lo resumes en la frase “la disciplina del blackbook”. Antes decías que escribías todos los días. ¿Sigues haciéndolo?

Sí, claro, pero son etapas de la vida. Digamos que yo he tenido una etapa un poco desgraciada durante estos últimos cinco años y ahora empiezo a recuperarme de una serie de errores y contratiempos que he tenido que me hacen escribir de una manera y comportarme de otra. Y uno va investigando siempre de qué manera hacerlo diferente sin traicionarse a sí mismo. Creo que cada disco que he hecho tiene esa esencia mía pero es diferente del otro. No es lo mismo La Ley de Ohm, en el auge, con un hip hop español emergente, que este último trabajo que he hecho, Infinito, que por cierto lo voy a poner en descarga gratuita. Infinito es un disco muy personal, el disco más personal que he hecho nunca, y he dejado muy de lado al personaje del Sicario. Es un disco hecho desde la humildad, la necesidad y el sufrimiento. También te puedo adelantar que lo que estoy haciendo ahora, lo que estoy escribiendo después de Infinito, son las canciones que más carga mistérica y esotérica tienen, son letras estudiadas y elaboradas, la verdad.

¿Sobre esa época de tu vida que mencionas y todo los problemas que hubo con la edición de Mitología Criminal quieres aclarar algo o callar rumores?

Sí, claro, por supuesto. Reconozco que me sobrepasó todo. Me sobrepasó el éxito, los viajes a Estados Unidos, el verme con superestrellas tan importantes tratándome de igual a igual, y tener esos contactos tan “empíricos”, por decirlo de alguna forma. Si aparte de eso le sumamos algún problema familiar más grave de la cuenta, un cáncer que ya superé y que siempre he sido un aficionado a las drogas… Todo eso me hundió y me hizo refugiarme en las drogas y acabar bastante mal.

¿Qué opinas de cómo están conceptuadas las drogas en nuestra sociedad hoy en día?

Que yo me haya pasado tomando drogas no quiere decir que ahora vaya a renegar de todo el que consuma o de la propia sustancia, porque creo que las drogas, con una buenísima educación, control y sentido común, pueden llegar a ser beneficiosas para los seres humanos. Estoy totalmente convencido de ello.

¿Sigues el rap que se está haciendo ahora aquí? ¿Qué te parece toda la nueva ola de rap que ha venido después de Hablando En Plata y los grupos de vuestra generación?

[Resopla] Me cuesta, me cuesta. Hay cosas que están muy bien, lo reconozco, y además me alegro por el éxito de todo el mundo, pero no olvidemos que el hip hop siempre ha sido un tema de superación y de intentar hacer todo un poquito más elevado y veo todo muy cómodo y muy facilón.

¿Destacarías  alguien de la hornada más reciente?

Foyone me parece que lo está haciendo excelentemente y creo que está siguiendo una buena línea. Y más siendo de mi barrio, todos los de Carranque tienen muy buena escuela, estoy orgulloso de todos los de mi barrio.

Puedes escuchar Infinito aquí:

Entrevista a Tone

Follyphotos

Fotografías por FollyIván

Han tenido que pasar diez años para que podamos escuchar otra referencia de Tone pero la espera ha merecido la pena. El mc de Fuenlabrada ha vuelto este mes con un nuevo disco: Sistemas de comunicación. Nos abrió las puertas del local de Mala Vida y pasamos una mañana con ellos hablando de rap.

En septiembre de 2005 salió Algunos cortes y apenas hemos sabido de ti en esta década. ¿Qué pasó después de Algunos cortes? ¿Dónde ha estado Tone estos últimos diez años?

Tone: Después de ese disco…(duda). Estuve cinco años dedicándome a ser un perla. No hacía más que dinamitar el dinero que ganaba y no me preocupaba de mucho más. Después de eso, me salió curro en Asturias, me fui para allá y dejé el rollo un poco. Lo he dejado muchas veces, lo que pasa que esto no se va. Siempre he seguido tocando y haciendo temas, pero el rollo de grabar me lo quité de la cabeza durante un tiempo. Me tuve que ir por el curro, porque no tenía opción y tuve que buscarme la vida de todas las maneras posibles, entonces el rap sí que lo dejé apartado.

Vale. Ahora volvamos más atrás. ¿De dónde viene Tone y cómo llega hasta Algunos cortes?

T: Yo paraba con skaters en Fuenlabrada, escuchaba y sigo escuchando hardcore, y descubrí el rap por los típicos colegas de mi barrio que tenían un colega negro cuyo viejo curraba en la base de Torrejón y un día trajo un disco de Tim Dog. Eso fue lo primero serio que escuché junto con Run-DMC. Al principio mi entorno no era nada rapero, luego ya sí. Empezamos a ir a conciertos de CPV y cuando salíamos y estábamos de botellón por ahí, cantaba movidas y se descojonaban de mí. Con razón, seguramente (sonríe). Pero bueno, empecé a parar con Edu [Nerviozzo de Duo Kie, n. del a.], Modes… Primero tuve XLS Talla, un grupo con Modes y más tarde DJ Time, y luego con Duo Kie estuve girando tres años por ahí con ellos, dando conciertos, emborrachándonos mucho, muchísimo (puntualiza y se ríe), liándola en los hoteles como si no hubiera mañana…Luego llegó un punto en que yo quería hacer mis movidas, ellos hicieron su historia y a mí no me cuadraba mucho, ni a ellos lo que yo quería hacer, supongo. Y ya desde que empecé a juntarme con Mala Vida Records no hemos dejado de trabajar y hacer movidas juntos.

¿Qué es Mala Vida y quién lo forma?

Tone: Mala Vida somos el Gero, Ruina Negra, DJ Harden y yo.

Ruina Negra: Mala Vida nació hace muchísimos años, cuando teníamos quince o dieciséis. Al principio, nos juntábamos en casa de Harden toda la banda y luego ya con diecinueve o por ahí nos metimos en los locales y empezamos a grabar, aprendiendo de cero, con la intención de montar un sello pero que ha sido más un estudio. Unos quince años han pasado.

T: Y yo llegué quizá un poquito después, y empezamos a ensayar aquí.

R: Claro, viniste con Dark la eMe.

T: (Se sorprende) Cierto, cierto.

Aprovechando que sale su nombre en la conversación: Algunos cortes está enteramente producido por Dark la eMe. ¿Cómo se dio ese encuentro? ¿Cómo trabajasteis el disco?

T: A Mario lo conocí porque vino a tocar a Móstoles con no me acuerdo quién. Luego subimos nosotros un año a ver un festival a Oviedo, él pinchó en el festi después, y a partir de ahí yo me subía los veranos para allí y aprovechaba el boom de garitos y jams de rap que había en la época, daba algún bolo y a raíz de eso empezamos a hacer movidas juntos. Siempre he dicho que aquello fue una cosa puntual y que no voy a volver a hacer eso en la vida, es una cosa puntual que te surge, el trabajar con un tipo así. (Se pone más serio) A ver, Dark la eMe es un músico profesional. Es un tío que ha estudiado, tiene su carrera y te lo toca. Yo he estado noches con él improvisando jazz y te mueres vivo. Y lo que hizo para Algunos cortes se salió. Tenía un Triton y lo tocó todo. Hay algunos sonidos que están sacados de librerías pero lo tocó todo en analógico.

¿Trabajasteis el disco a distancia?

T: La mayoría del tiempo sí, aunque, ya te digo, yo a veces subía para allí o él bajaba aquí. Él hacia 2004 estuvo viviendo unos años aquí en Madrid y también grabamos mucho. Pero hubo interacción antes y después de que él viviera aquí.

¿Cuándo empezó realmente a gestarse Algunos cortes? ¿En qué etapa?

T: (Reflexiona) Ya antes de parar con Duo Kie. Sí, hay canciones que están escritas mucho antes que la época con Duo Kie. Y en el disco nuevo hay canciones de la época de Algunos cortes. Yo voy muy retrasado (sonríe).

¿Y entonces cuándo llegó el momento de hacerlo?

T: No lo sé. Eso nunca se sabe. Hasta que no te apartas y lo ves con perspectiva, no sabes cuándo vas a empezar. Algunos cortes se grabó cuatro veces en cuatro estudios distintos. Se empezó a grabar en el estudio de Kool DJ X y a las dos semanas se abandonó la misión. Se grabó después en El Escorial en el estudio de Gorka Dos Hermanos. Ahí se grabó dos veces porque fue durante una reforma del estudio. Y cuando ya teníamos todo grabado, nos surgió la oportunidad de grabarlo todo en el SAE Institute [escuela audiovisual de Madrid, n. del a.]. Y al final ahí es donde se grabó en bravo, con un micro guapo y todo. Nos salió el chollo de grabarlo ahí por las noches y fines de semana y ahí es donde se hizo la versión definitiva. Después se llevó a tocar la mezcla al estudio de Roty340 y no les convencía a los de BOA y se llevó a normalizar y fuera.

Si hay algo raro entre todas las rarezas de Algunos cortes es que lo editara BOA. ¿Cómo se hizo eco BOA de tu movida?

T: Les llegó gracias a Primo Fe, porque el Primo, si no me equivoco, organizó el primer festival antes del Cultura Urbana en la Plaza de Colón. Nos metió a tocar uno de los días y yo aproveché para deslizarle una demo a una de las pavas de BOA. Eso fue un viernes y el lunes me llamaron.

Antes del disco sacaron un maxi.

T: Sí, Tr3s ojos en la espalda, que llevaba esa canción que yo había quitado del disco, que era del año catapún, y un remix de Aislan-T.

¿Y qué pasó una vez editado el disco?

T: Pues salió el disco y no se hizo nada. Tuve la presentación en la sala Aqualung con SFDK. Se petó pero, claro, fue un concierto un poco grotesco, porque el directo que llevaba yo mezclado con el de SFDK…(suspira). No por ellos, ni por la sala ni los organizadores, que fue todo genial…pero no pegaba. Hice el concierto del Cultura Urbana, uno en Valencia, otro en Albacete…y poco más.

¿Crees que BOA no se responsabilizó lo suficiente de Algunos cortes?

T: Pero es que es normal que BOA ni ningún otro sello se responsabilice de eso (risas). Claro que me habría gustado que el disco petara, me habría gustado mogollón. Aquí el que valora eres tú. ¿Tú valoras tu movida como crees que hay valorarla? De puta madre. Yo estoy muy contento con la posición, el puesto, el nivel, el estatus o como quieras llamarlo, que tengo dentro de esta cultura. Soy un hombre feliz. Me siento muy contento de formar parte de esta cultura y de que esta cultura forme parte de mí, hasta el punto que aquí sigo con mi peña.

Me sorprende mucho el contraste entre tu música, tan poco ortodoxa dentro del rap, y tu discurso fraternal sobre la cultura hip hop. ¿Hasta qué punto crees realmente en esa unión y los elementos de la cultura hip hop?

Tone: (Duda) Mira…yo creo en el espíritu de las jams. Yo soy feliz entrando en una jam como las que había antes.

Harden: Antes estábamos más unidos. Ahora hay más variedad pero cada uno va a su aire.

T: Claro. No tengo ninguna ilusión, ni ahora ni hace mucho tiempo, por grabar disco ni nada, soy el mismo tío escribiéndome mis tonterías y diciéndoselas a cuatro colegas en el sillón. Me importa hacer buenas canciones. Me importa lo que piense mi crew, no los demás, y los míos saben que siempre he estado aquí. Sí es verdad que me he perdido muchas y que soy un desastre, pero trato de estar con mi gente.

Entonces podemos decir que eres más rapero tradicional que un outsider, ¿no?

T: (Suelta una carcajada y se ríe) Sí, sí que he sido muy rapero al final. Si es lo que te he dicho antes, que esto no se va. Es que fíjate lo que somos aquí en este local: Mala Vida y Kalaña. Kalaña son escritores.

H: Sí, hay de todo, pero sobre todo grafiteros.

T: Hay breakers.

H: Grafiteros, breakers, vividores…(risas).

T: Mira, en Fuenla se paraba antes en el Ganja, un garito mítico de rap. Yo sólo he participado en una batalla de emcees en mi vida: la gané y me retiré (carcajada). Y fue en el Ganja. Estaba DJ Karras de juez y había que pagar no sé cuánto para apuntarse. Me apuntaron Baci y Primo Fe, gané y me despedí dando las gracias y diciendo que me retiraba invicto de las batallas (se ríe). Fue donde conocí al Anhell Vil.

Follyphotos-2

Ahora que Algunos cortes ha cumplido diez años ¿qué valoración harías?

T: Valoración positiva. Procuro no escuchar absolutamente nada de lo anterior. Hace mucho tiempo que no escucho el Algunos cortes, solamente las canciones que hacemos en directo: Presencia Residual Cero, que la mezclamos con el estribillo de Hocico de perro y Fallos de la claridad mezclada con 5 pavos una colaboración en el No me creo nada de 935. Ahora con este nuevo disco rescataremos alguna más. Lo que pasa es que no podemos tocarlas con las bases del disco, eso ya lo he explicado a mucha gente, pero esas bases no están preparadas para sonar en directo. Piensa que en aquella época yo tenía muy poca idea de sonido y la gente con la que trabajaba en el disco estaba estudiando. No me puedo plantear de ninguna forma hacer otro disco igual que Algunos cortes, no puedo repetir eso ni en directo ni grabado, se lo he dicho muchas veces a mucha gente.

¿Qué nos puedes contar de Hocico de perro, aquel maxi que colgaste en descarga libre un tiempo después de Algunos cortes?

T: Bueno, Hocico de perro nada, lo colgué por ahí rescatado de milagro, porque lo grabé pero no está ni masterizado ni nada, porque Mario se lió la manta a la cabeza y se piró, y de hecho hay un tema que no pude ni rescatar.

Volviendo a Algunos cortes otra vez, ¿qué canción destacarías del disco?

T: No sabría decirte. Me mola mucho Fallos de la claridad, ésa es de las que más me mola.

En la portada del álbum hay una bombilla que tintinea, sin saber si está a punto de apagarse o encenderse. Hay temas como Fallos de la claridad y Bote de pimienta, la idea constante de una burbuja aislante… ¿Qué significan todos esos conceptos tan abstractos?

T: Me da por escribir ese tipo de mierdas más que nada para no tener que dejarme la pasta en psiquiatras. Procuro no pensar mucho en esas cosas. Hay veces que me doy cuenta de que escribo muchísimas tonterías que cuando las lees después, efectivamente son tonterías, pero en ese momento tenían su razón. Uso muchas veces las letras como recordatorio de lugares, de situaciones, conversaciones y así logro recordar un poco cómo estaba en ese momento. Otras veces escribo muchas tonterías que trato de poner en claro porque sé que dentro de eso hay algo que yo estaba haciendo que me parecía importante expresar. También te digo que si me preguntas por el significado de frases sueltas…es imposible. Tienes que ver lo que viene antes y lo que viene después, ya me han preguntado mucho por frases pero es imposible, no estoy capacitado (risas).

¿Cómo es tu proceso de escritura?

T: Lo que hago es escribir y después cuando hago la rima es cuando tacho. Yo saco el negativo. Me siento a escribir y escribo (suspira)…en bloque. Escribo un cuadrado de texto y después tacho. Otras veces escribo alguna estructura dentro de la cual voy rellenando huecos. Normalmente lo que hago es ponerme una base y lo que me diga la base. Apunto cosas que se me ocurren por la calle y de ahí empiezo a sacar un texto, relacionando ideas e imágenes, normalmente oyendo un beat. Antes lo hacía por la calle y llevaba siempre los cascos, ahora no los llevo nunca porque me mola hacerlo en blanco también muchas veces. También he descubierto que hay estructuras que son mejor hacerlas en blanco, sin un patrón rítmico, porque luego al meterlas en ese patrón te das cuenta de que en los huecos tienes que respirar. Antes me comía a mí mismo al rapear y no tenía en cuenta la respiración a la hora de rimar, cosa que desde hace un tiempo sí hago.

Al hilo de esto, leí una anécdota muy curiosa sobre las repeticiones silábicas que haces en muchas canciones de Algunos cortes. En realidad era un recurso que utilizabas para recordar el siguiente verso que se te había olvidado, ¿no es así?

T: (Risas) Sí, y hacía lo que no se tiene que hacer: empezar desde donde te has equivocado y no desde el principio (risas). Lo que hay que hacer es empezar desde el principio. Pero empezó a decirme la gente muy pronto que le molaba mucho y como yo era un perla dije “¿os mola? ¿Sí? pues ahora ya no lo hago” (risas). Y ya no lo hago. De hecho cuando entré a grabar Algunos cortes ya no lo hacía.

Por el seguimiento tan concreto y fiel que ha tenido Algunos cortes hay quien lo considera un disco de culto dentro del rap español. ¿Eres consciente de ello?

T: No. Tienes que entender que yo valoro mis movidas de una forma muy distinta a como las valora el resto. Las críticas y las alabanzas siempre me las tomo de la misma forma: las respeto todas pero no comparto ninguna. A mí Algunos cortes me parece un muy buen disco, me encanta, estoy muy contento con lo que hice y me lo pasé muy bien, pero son muchos años de las mismas canciones y tienes que entender que yo llevo muchos años más que el resto de la peña oyendo esas canciones. No puedo hacer una canción pensando si le va a molar a éste o al otro, así te metes en un berenjenal del que no puedes salir.

¿Qué música has escuchado últimamente?

T: De rap yanqui he estado repasándome los discos de Joey Bada$$, el último de Cannibal Ox y el último de Pharoahe Monch que está guapísimo, por ejemplo. Escucho mucho jazz desde hace un par de años, me volvió a dar por ahí. Me mola mucho Benny Golson, Charles Mingus y todo eso. De rap español el de Ceerre me ha molado mucho, el de Endikah me parece brutal, el Working Class de 935, Erik Urano y Zar1, Suite Soprano… Escucho mucho reggae, me flipa Fat Freddy’s Drop, por ejemplo, y de los clásicos pues lo de siempre: Bob Marley, Toots & The Maytals, Black Uhuru, Gladiators, Abyssinians…Tengo temporadas de escuchar soul, rock…de todo.

Y ahora vuelves con un disco nuevo: Sistemas de comunicación. ¿Puedes explicar de qué va y qué proyectos tienes?

T: Sistemas de comunicación está producido por Mala Vida Records, la mayoría son beats míos y también hay algunos de Harden y Ruina Negra. Es el primer capítulo de una historia que se llama Ángeles de carne picada. El segundo capítulo se llamará La trompeta del escarnio. Entre los diferentes temas lleva una intrahistoria que se puede seguir aunque yo creo que también se puede escuchar sin seguir la historia. De todas formas, vamos a intentar poner esa historia en un texto con ilustraciones chulas, pero eso va a tardar.

Tone a capela para Crypta Mag

Tone ha vuelto con un disco nuevo: «Sistemas de Comunicación». Lo esperábamos con ganas y hace un tiempo estuvimos con él  hablando sobre este nuevo proyecto y su disco anterior, «Algunos cortes». Por el momento, como adelanto a la entrevista os dejamos esta a capela que nos regaló.

PNL, la nueva esperanza francesa

Sucede de repente. El ciclo no está definido pero cada cierto tiempo, justo cuando parece que todo está inventado y el rap no da más de sí, alguien llega, rompe todos los esquemas y cambia el juego otra vez. Al rato comienza una plaga de clones y se quema el nuevo estilo hasta que tiene lugar otra aparición celestial y el ciclo se reinicia una vez más. En Francia hacía tiempo que no ocurría, pero este año ha tocado. El 2015 lleva marcadas a fuego las siglas P.N.L. y Q.L.F.

pnldelante

A principios de año todos los ojos estaban puestos en los dos pesos pesados del momento. El duelo entre el sempiterno Booba y su antiguo protegé Kaaris era uno de los más esperados. Booba había anunciado a finales de 2014 su séptimo álbum para este año. Así, D.U.C. salió el 13 de abril a través de su sello Tallac, apenas quince días después que Le bruit de mon âme, el estreno de Kaaris en Def Jam France y su segundo álbum oficial tras el celebradísimo «Or Noir» de 2013, merecidamente certificado disco de oro.

Aunque la colaboración junto a Booba en Kalash hace tres años fuera el detonante de la carrera de Kaaris (admitido por él mismo) los dos titanes están actualmente enfrentados en el habitual beef cibernético de videoamenazas y puyas en entrevistas que añadía cierto morbo a la pelea por el cartel de ‘disco del año’, etiqueta casi siempre precipitada y equivocada. Nadie contaba con el reseteo de ciclo. El disco y fenómeno del año ya estaban en camino, la mecha se había prendido unas semanas antes en silencio pero no llevaba la denominación de origen 92 Izi de Booba ni el 80 Zetrei (93) de Kaaris, sino el olvidado número 91 del departamento de Essonne.

1(1)

N.O.S. (izquierda) y Ademo (derecha) son los dos emcees que forman PNL. Provienen de Corbeil, en el departamento de Essonne (91), una ciudad en el extremo sur de la periferia parisina a una hora de París centro, y concretamente de Les Tarterêts, un barrio caliente con bloques de protección oficial de quince pisos cuyo nombre ha salido a colación en el debate social sobre la banlieue. El pasado 2 de marzo PNL editaron de forma independiente su primer álbum, «Que La Famille» (traducido como “Sólo la familia” o “nada más que la familia” y abreviado como QLF). Sin más promo que las redes sociales y el boca a boca, el buzz se fue haciendo cada vez más grande y los adeptos a su música han ido creciendo exponencialmente en medio año. En junio se metieron en el bolsillo a los indecisos con ‘Le monde ou rien’, un tema impoluto con un clip filmado en el barrio de Scampia de Nápoles –el escenario de la serie Gomorra– que supuso el verdadero espaldarazo para el grupo. Hasta raperos consagrados como Alonzo de PSY4 de la Rime o Seth Gueko manifestaron públicamente su interés por ellos. Al final de sus últimos tres videoclips (Plus Tony Que Sosa, Le monde ou rien y Je Suis PNL) anunciaban sin fecha concreta su nuevo proyecto: Le Monde Chico.

_

___

El hype ha crecido notablemente en los últimos meses avivado por la ley de omertá que ha acatado el dúo y su entorno. Pese a haber sonado en radios convencionales y ser reseñados en periódicos generalistas como 20 Minutes, además de contar con el respaldo inicial de todos los bloggers y medios especializados, PNL no han concedido ni una sola entrevista. No obstante, podemos hacernos una idea de las ofertas que habrán escuchado Ademo y N.O.S. para editar y distribuir su preciado trabajo si tenemos en cuenta que el extravagante Sch, otra talentosa sorpresa de este año con una repercusión infinitamente menor que el dúo, anunció el pasado 4 de septiembre su fichaje por Def Jam France.

Contra todo pronóstico, confirmando una vez más su modus operandi ante el aplauso general, el 10 de septiembre la pareja anunció por redes que había decidido no firmar con ningún sello discográfico: «Le Monde Chico» saldrá de forma independiente. El viernes 18 liberaron su cuarto adelanto en forma de clip, ‘Dans Ta Rue’, que en una semana superó el millón de visitas. Hasta el propio Booba se ha rendido ante la evidencia publicando el tema en Instagram. No es para menos. Con ‘Dans Ta Rue’, además de deleitarnos con otro banger arrollador, Ademo y N.O.S. desvelaron por fin la fecha de salida de «Le Monde Chico». Ahora sí, el disco del año llega este 30 de octubre.

_

_

PAZ  Y BILLETES

___

¿Qué tienen PNL para haber creado tanta expectación? ¿De qué hablan PNL? Pues, aunque parezca mentira, no cuentan nada nuevo. PNL hablan sobre todo del trapicheo, sus amigos y la vida en el extrarradio parisino, aunque al principio las líricas pasen a un segundo plano por la novedosa musicalidad de sus canciones, una atípica banda sonora para el hormigón gris de la cité. Ademo y N.O.S. se desenvuelven maravillosamente entre dosis altas de autotune y unos beats que van desde el hipnótico cloud rap hasta el drill de Chicago, al mismo tiempo que adornan cada tema con estribillos pegadizos, coros bien cantados y un dominio magistral de los silencios.

De acuerdo, vale, pero volvemos a lo de siempre: droga, autotune y varios clips con los mismos amigos siempre detrás… ¿dónde está la novedad? El truco de PNL está en la forma pero sobre todo en el fondo. En los textos de Ademo y N.O.S. abundan los dobles significados y las punchlines trabajadas, ya desde el propio nombre del grupo. PNL es el acrónimo de Peace N’Lovés, un agudo juego de palabras con el amor del eslogan hippie y los lovés, un término romaní adoptado por el argot francés para designar los billetes. Ellos mismos lo explican: ‘Si y’a les lovés on sera pea-pea-pea-peace’ / ‘Si hay talegos habrá paz’, dice Ademo en Gala Gala, o ‘Pas d’amitié grattée même pour un million d’lovés’ / «Una amistad jamás truncada, ni siquiera por un millón de billetes» asegura N.O.S. en Dans ta Rue.

Sin embargo, cuando PNL hablan de vender droga no lo hacen glorificando esa vida sino todo lo contrario, el hustle es simplemente la excusa para hablar de lo que el legendario Ice-T llama los b-sides del juego, la otra cara de la moneda, el drama que no se ve. Cuando N.O.S y Ademo se lamentan de la vida que les ha tocado vivir lo hacen a menudo desde una óptica musulmana: «Ouais habiba pour la bague, j’t’ai dis j’vais devoir dealer, riche dans l’haram ou pauvre dans l’halal alors choisi vas-y, dis-le» / «Sí cariño para el anillo voy a tener que trapichear, te lo digo, rico en el haram [lo prohibido en el Islam] o pobre en lo halal [lo permitido en el Islam] elije, vamos, dilo”, Ademo en Plus Tony Que Sosa; «C’est grâce au haram qu’on a mis des zéros sur nos salaires» / «Es gracias a lo ilegal que hemos puesto ceros en nuestro sueldo», Ademo en Gala Gala; «Que la money, money, money, money, parce que cette pute de vie m’a déçu comme j’ai déçu mon créateur» / «Sólo dinero, dinero, dinero, dinero, porque esta puta vida me ha decepcionado como yo he decepcionado a mi creador» N.O.S. en Dans Ta Rue.

En las melancólicas historias de PNL se enfrentan constantemente conceptos antagónicos como el bien y el mal («Ton mal mon bien» / «Tu mal mi bien» canta Ademo en el estribillo de Le monde ou rien, o «J’ai appris a tirer pour avoir la paix» / «Aprendí a disparar para tener paz» abre N.O.S. en Simba) o un exacerbado amor grupal frente a la miseria y el odio que no salen de sus bocas («Les larmes de la misère ont l’goût de ma haine» / «La lágrimas de la miseria tienen el sabor de mi odio» N.O.S. en Le monde ou rien o «J’sais que j’serai jamais content : la hass qui marche dans le salon» / «Sé que no estaré nunca contento, la miseria camina por el salón» Ademo en Athéna).

Es justamente en esa lucha maniquea y las imágenes que repiten una y otra vez donde mejor reluce la poesía del grupo, como el paseo con la miseria de N.O.S.J‘emmène la misère en balade» / «Llevo la miseria de paseo») o los pecados apilados gracias a los que salen del agujero («Remballe ton échelle au fond du trou j’empile mes péchés j’escalade» / «Olvida tu escalera en el fondo del agujero, yo apilo mis pecados y escalo» dice N.O.S mientras simula escalar en Nápoles, y Ademo retoma la metáfora en Plus Tony Que Sosa: «J’arrive au sommet que quand les péchés sont empilés» / «Sólo llego a la cima cuando los pecados están apilados»). Ese es uno de los puntos más interesantes de PNL y quizá uno de los secretos de su éxito: la perfecta mixtura de sabores dulce y amargo. Aunque los coros son agradables al oído y muchas instrumentales destellan luminosidad, los textos son oscuros y fríos, dando como resultado una miel de hiel. Como si Mobb Deep les hubiesen escrito las letras a Bone Thugs-N-Harmony en la era del autotune.

12076731_905315959535028_586233653_o

La portada de «Que La Famille», con un corazón forrado de billetes de quinientos y una foto familiar, advierte correctamente sobre el contenido del disco. El discurso de PNL gira continuamente en torno al dinero y su familia de sangre y calle, pero su aflicción se centra especialmente en dos personas. Por un lado, rescatan una vez más la figura del hermano pequeño, un lugar común del rap francés, del Petit frère de IAM al Suis-je le gardien de mon frère? de Sefyu. Ademo y N.O.S. hablan de su petit frère con remordimiento y lo presentan como alguien casi sagrado a quien quieren mantener alejado de ese ambiente corrupto: «Quand je vois mon ptit reuf dormir j’veux briser le monde» / «Cuando veo a mi hermano pequeño dormir quiero romper el mundo» dice Ademo en Recherche du bonheur; en Le monde ou rien se arrepiente de la vida que lleva: «Je rentre coke dans les poches quand petit frère part à l’école«/ «Entro con coca en los bolsillos cuando mi hermano pequeño se va al colegio», y N.O.S. reafirma la idea cuando añade más adelante: «J’prends la couronne, la pose sur la tête du p’tit frère» / «Cojo la corona y la pongo en la cabeza del hermano pequeño».

Por el otro lado y en contra de la norma habitual, en el caso de PNL es al padre y no a la madre a quien se deben ambos raperos. Ademo lo deja claro en dos estribillos brutales como el de Athéna J’fais que penser au temps, aux rides que j’vois sur le daron» / «No hago más que pensar en el tiempo, en las arrugas del viejo») y el de J’comprends pasOuwawa ouwawa ouwawa je dois faire le million pour baba» / «Tengo que hacer el millón para papá»). La razón hay que buscarla nuevamente en las líricas: «Pas besoin des bras d’une femme, j’connais pas ceux de ma mère, pas besoin qu’on m’aime en fait, j’ai juste besoin qu’tu quittes ma tête» / «No necesito los brazos de una mujer, no conozco los de mi madre, no necesito que me quieran, sólo necesito que salgas de mi cabeza», dice N.O.S en Simba, y Ademo escupe con crudeza en Recherche du bonheur: «J’ai des ennemis, j’ai pas de mère» / «Tengo enemigos, no tengo madre». Como es lógico, las repetidas alusiones de Ademo y N.O.S. a su petit frère y su padre, sumadas a la evocación de la pérdida de la madre, han hecho que mucha gente dé por supuesto que son hermanos, dato que algunos medios han difundido y otros no se atreven a confirmar hasta que el grupo rompa su silencio. El rumor dominante, todavía por comprobar, señala además de su parentesco su ascendencia corso-argelina.

Teniendo en cuenta estos posibles apuntes biográficos se entiende mejor que el universo de PNL sea eminentemente masculino, pues apenas hay alguna niña entre la muchedumbre de sus clips, las mujeres no salen muy bien paradas en sus versos y por sus textos se pasean personajes huérfanos y patriarcales como Simba de «El Rey León», Mowgli de «El Libro de la Selva» o Vegeta de «Dragon Ball»: «Je fais pompes et tractions, j’ai les tris à Végéta, les pecs a Léonidas et ta bitch se mets des doigts«/ «Hago flexiones y dominadas, tengo los tríceps de Vegeta, los pectorales de Leónidas y tu zorra se mete los dedos» se pavonea Ademo en J’comprends pas. Asimismo, con las referencias a Mowgli y Simba, con quienes bautizan sendas canciones, no hacen más que recuperar y actualizar muy sutilmente el cliché hip hop de la jungla de asfalto de Grandmaster Flash & The Furious FiveIt’s like a jungle sometimes«) o NasStraight up shit is real and any day could be your last in the jungle«), reforzado además con un registro de gimmicks muy personal entre los que destaca el primitivo Ounga Ounga!  Así reza por ejemplo el estribillo de Simba, ese himno que cierra el disco en cuyo clip N.O.S. reclama toda la atención vestido de blanco de pies a cabeza: «J’recompte dans ma jungle et j’m’apaise, Simba […] Dans la savane comme Simba, les traîtres veulent la couronne à Simba, elle coûte chère la balade à Simba» / «Recuento en mi jungla y me apaciguo como Simba […] en la sabana como Simba, los traidores quieren la corona de Simba, le sale caro el paseo a Simba». Por su parte, Ademo abre inmejorablemente la segunda estrofa de Plus Tony Que Sosa así: «J’attends que la nuit tombe solo j’écris un tube, sauvage un animal au milieu des hommes, Mowgli fait ses premiers pas dans la nature, transporte le kilo d’Val-de-Marne en Essonne» / «Espero solo a que caiga la noche y escribo un hit, salvaje, un animal en medio de los hombres, Mowgli da sus primeros pasos en la naturaleza, lleva el kilo de Val-de-Marne a Essonne». Otro de los logros de PNL consiste precisamente en conseguir incorporar a su cosmos referencias tan mainstream como Simba y Mowgli de Disney o tan manidas como Dragon Ball y hacer que no suenen a name-dropping barato y forzado. El mejor ejemplo lo vemos en cómo han hecho de nuevo tolerables los guiños a uno de los iconos más trillados del rap como es el «Scarface» de Brian De Palma, ya que no hay que olvidar que estamos esperando un disco que se llama Le Monde Chico («El mundo, chico»), en homenaje al diálogo que Tony Montana mantiene con Manny Rivera en el coche:

Tony: -Me, I want what’s coming to me.
Manny: -Oh, well what’s coming to you?
Tony: -The world, chico, and everything in it.

___

lemondechico

_

TYPE BEAT

___

Intrigados por el sonido, algunos adelantados al boom comenzaron a investigar y compartir opiniones en foros de discusión hasta dar con la respuesta a la pregunta del millón: ¿quién hace los ritmos de estos chavales? El speech sobre Compton que suena al principio de Obligés de prendre desentonaba en el contexto del álbum, pero era imposible averiguar los créditos de producción debido a la ausencia de información sobre el grupo y la dificultad para hacerse con una copia física de Que La Famille, sin punto fijo de distribución y rulada casi clandestinamente de mano en mano. Los más avezados encontraron la pista definitiva en Simba. Aunque para el oído medio pueda pasar desapercibido, la nebulosa instrumental incluye en los primeros segundos un discreto «Steezy on the beat!», el tag de voz generalmente femenina que usan muchos productores para firmar sus bases sin esperar a ser mencionados por el emcee. El tag «Cold…Blood…beats!» que se oye un par de veces en Lala acabó por confirmar la hipótesis. Tras el alias Steezy Beats se oculta un joven de dieciséis años de Nueva Jersey, uno de tantos virtuosos del Fruity Loops que juega en la liga regional del Type Beat. Aquí está su instrumental que PNL utilizaron para Simba, aquí la de Coldblood que usaron en Lala, aquí la de Le monde ou rien y aquí la de J’suis PNL.

Así es, basta con teclear el nombre de un rapero o productor que esté en el candelero y añadir las palabras «type beat» para encontrar una ristra de instrumentales que se asemejan al sonido del artista en cuestión, la mayoría en descarga libre. Por ejemplo, la instrumental de Plus Tony Que Sosa aparece aquí con la coletilla «Therapy Type Beat» por ShinoXMaker –en referencia a Therapy 2093, el beatmaker sobre cuyas bases ha triunfado Kaaris, entre otros- y aquí el beat de Athéna, con el título «Rich Homie Quan Type Beat» por Taz Taylor y Dez Wright. Muy probablemente, Ademo y N.O.S. invirtieron sus horas en bucear por las profundidades de Soundcloud y YouTube en busca de sucedáneos genéricos y gratuitos que luego han pasado por su filtro y monetizado gracias a los varios millones de visitas en su cuenta. En efecto, si se mira con detalle, se nota que las producciones de Que La Famille son de marca blanca, y esto se hace más patente cuando son otros raperos mucho menos dotados quienes las utilizan. Con todo el respeto, sirva como ejemplo comparativo la instrumental de Je vis, je visser utilizada un mes antes que ellos por un rapper desconocido de Texas.

Ahí reside otra de las claves principales del éxito de PNL: son precisamente las voces de Ademo y N.O.S. las que dan vida a esas producciones con sus melodías y no al revés como ocurre normalmente. En vez de escudarse tras una lujosa instrumental, PNL moldean un beat del montón hasta conseguir un resultado final tan bueno que suena feo escuchar a otra persona encima. Afortunadamente, para Le Monde Chico han sido mucho más exigentes en la criba de beats, suficiente con escuchar la deliciosa instrumental de Dans Ta Rue que les ha hecho King Doudou, el cual, por cierto, también ha producido para Tomasa del Real y recientemente se ha suscrito al canal de Dellafuente, Khaled y PXXR GVNG.

En este sentido, el autotune, muy recurrido en Que La Famille y seguro que también en Le Monde Chico, merece una mención aparte. Pese a que en 2009 Jay-Z creyó matarlo con su ridículo D.O.A. (Death Of Autotune), en el rap del último lustro la utilización de este plug-in para falsear la voz se ha extendido como la pólvora. Mientras que muchos artistas abusan del autotune intentando enmascarar sus carencias en la afinación –Booba sin ir más lejos-, PNL lo utilizan como verdadero complemento instrumental. En Mowgli, Ademo confiesa modestamente que no es rapero y sin ese recurso estaría vendido («J’suis pas rappeur, sans vocoder je suis claqué«), pero lo cierto es que la pareja hace un uso impecable del autotune. En las canciones de PNL este efecto está perfectamente integrado, las melodías están pensadas y entonadas previamente en vacío para luego llevarlas más allá con este procesador de audio, usándolo como un instrumento musical más y no como un parche para tapar defectos vocales. La mejor prueba de ello es que llega un punto en la escucha del álbum en que se olvida la presencia del autotune, se pierde la noción de las partes en las que se aplica y en las que no.

NUEVO6

El autotune, las ráfagas de hi-hats de los beats y la forma que tienen N.O.S. y Ademo de rapearlos y posar frente a la cámara, nos dan una aproximación de cuáles pueden ser las influencias musicales de PNL. Seguramente el trap de Atlanta no les es desconocido, pero lo más evidente es que han mamado mucho del drill chicagüense popularizado por Chief Keef, Lil Reese o Lil Durk. De hecho, no es casual la similitud entre las siglas QLF y OTF (Only The Family), la crew de Lil Durk. Entre sus compatriotas es bastante factible que PNL hayan escuchado en bucle a Lacrim -que a su vez está influenciado también por Lil Durk- y, cómo no, a Booba.

Ya que hablamos de B2O por enésima vez, es importante destacar la teoría que defienden los más ilusionados sobre el paralelismo entre PNL y Lunatic, el histórico grupo integrado por Booba y Ali que también formateó el rap francés hace justo quince años. El 28 de septiembre del año 2000 vio la luz Mauvais œil, el clásico de Lunatic que modeló el sonido de principios de siglo en Francia y supuso el trampolín de Booba al estrellato. Aquel álbum es actualmente disco de oro después de más de 150.000 ejemplares vendidos y tiene el mérito de haber sido el primero en conseguirlo desde un sello independiente, el emblemático 45 Scientific que gestionaban el propio Booba, Ali y el productor Geraldo.

PNL1

La decisión de Ademo y N.O.S. de autoeditar Le Monde Chico se parece a la que tomaron Booba y Ali por aquel entonces. Antes de la salida de Mauvais œil, Booba y Ali vagaron durante seis años entre el colectivo Beat de Boul, la escudería Time Bomb y las mixtapes de Cut Killer. De igual manera y en contra de lo que muchos piensan, Ademo y N.O.S. no vienen de la nada y ya tenían una carrera algo irregular antes de crear PNL. Este mix da buena cuenta de la evolución de ambos desde 2007 hasta los primeros adelantos de Que La Famille a finales de 2014. Además de por su característico sonido tétrico, que marcó a toda una generación, Mauvais œil impactó por la poesía desgarrada de Ali y Booba, una virtud que también es reseñable en PNL.

Sin embargo, hay un detalle que diferencia a las dos parejas. Si bien la ostentación capitalista de Booba y la fe mística de Ali eran dos polos opuestos que los distinguía claramente, N.O.S. y Ademo se fusionan mejor que Goten y Trunks, hasta el punto de parecer un único rapper, como simboliza la portada de Le Monde Chico. Ademo es la versatilidad personificada, el hombre capaz de armonizar las frases más simples y, al mismo tiempo, soltar las perlas más ingeniosas. Igualmente, los destellos poéticos de N.O.S no tienen nada que envidiar a los del Booba de Lunatic, y sus inesperados cambios de cadencia a mitad de canción denotan unos skills sobradísimos. El final de la historia de Lunatic ya lo conocemos. Tras la separación oficial del binomio en 2003, Booba ha ido cada vez a más, lleva veinte años reinventándose como número uno y su cuenta bancaria lo agradece. Por el contrario, Ali se sumergió en el underground más sombrío cumpliendo religiosamente con un álbum cada cinco años pero relegado al olvido. ¿Qué pasará con Ademo y N.O.S.? ¿Será Le Monde Chico el Mauvais œil de esta década? El tiempo lo dirá.

Por el momento podemos afirmar casi sin miedo que el juego ha vuelto a cambiar. Al buscar información sobre los featurings de Que La Famille, sale a relucir algo muy significativo: PNL no vienen solos, a su alrededor orbitan varios grupos amigos que aparecen como figurantes en sus clips, colaboran con ellos y facturan un rap autotuneado en la misma onda. Es el caso por ejemplo de F-430 –también de Les Tarterêts-, IGD Gang o DTF, casi calcados a PNL en sonido y estilo de clips, aunque muy por detrás de sus vecinos. Efectivamente el ciclo se ha reanudado y está bastante claro cuál va a ser el estilo dominante del rap francés durante 2016.

Videoentrevista a Yako Muñoz

Son más de diez años los que han pasado desde que Yako Muñoz aka The P-Boy irrumpiera en la escena rompiendo todos los tabús y ganando reconocimiento nacional. Llegó con bandana anudada a la cabeza y una botella de champán, proclamando amor y defendiendo a 2Pac como modelo. Tras decenas de mixtapes, colaboraciones incontables y un doble álbum en físico, podemos asegurar que nada ha cambiado: Yako sigue siendo aquel hustler con un don innato para el storytelling y sus ojos brillan igual que cuando conoció el juego.

Hace unos meses, un equipo de seis personas nos sentamos con él durante casi tres horas para hablar largo y tendido sobre su origen y trayectoria, su visión del rap español, su amor por ‘Pac, la religión, las armas, el dinero, el amor y, a grandes rasgos, la vida. Como él mismo dice sobre el hip hop en una cita de Grandmaster Caz, probablemente Yako no ha inventado nada en España…pero lo ha reinventado todo. Y encima, sigue siendo el mejor orador del rap español por descontado. Aquí tienen treinta y siete minutos de muestra quienes duden. Don’t hate the player, hate the game!

Mobb Deep 20th Anniversary Tour 23/06/2015 (Sala But, Madrid)

Martes 23 de Junio de 2015 · 20:30h
Sala: But (Madrid)
Precio: 25€ Anticipada / 30€ Taquilla
Organiza: Heavy Weights

Fotografías por Silvia Dela Rosa

La tormenta que inundó el centro de Madrid a las ocho de la tarde era una buena metáfora de lo que ha llovido desde que el infame dúo de Queensbridge visitara Madrid por última vez. Algunas cosas han cambiado radicalmente. Mientras que la entrada en prisión de Prodigy sumergió al grupo en un coma, Pitbull, el desconocido que les teloneó en 2004, hoy llenaría el Palacio de Deportes. Once años, una visita de Havoc con Big Noyd y varios intentos fallidos de traerlos juntos después…la espera mereció la pena.

IMG_6831

La lluvia hizo que la sala se llenara hasta la bandera desde la apertura de puertas. DJ Kanzer se encargó del warm up con su habitual pero infalible sesión de Nas a Wu-Tang. Le siguió Endikah acompañado de Fasther, Kane y el resto de su equipo que presentó algunos temas de Utopía -la primera referencia de Heavy Weights como sello-.

IMG_6835

IMG_6865

A las diez de la noche, la gente no recibió muy bien la noticia de que Mobb Deep acababan de llegar y aún necesitarían media hora para salir. Parecía que se iban a repetir los pitidos que sufrió Pitbull hace una década. DJ Kanzer se percató a tiempo de que su repertorio de la costa este ya no surtía efecto y supo calmar los ánimos con veinte minutos de funk. Apareció entonces DJ Ski Beatz pidiendo perdón todavía sin aliento y se sintió la alegría general. No había tiempo para introducciones. “Mobb Deep! Mobb Deep!” pedía una masa ansiosa al unísono. Y no hubo más preámbulos: Prodigy y Havoc salieron con el piano de Survival of the fittest y nadie se aguantó el “there’s a war going on outside…”. La sala enloqueció. Nada mejor para celebrar el 20 aniversario de su obra magna The Infamous, motivo de esta gira.

IMG_6896

IMG_6942

IMG_6947

El extasis duró un rato largo en el que, sin pararse a saludar aún, encadenaron los bangers de The Infamous: (Eye for an eye, Give up the goods, Temperature’s rising) con los de Hell on earth (Still shinin’, la propia Hell on earth o GOD pt III con un Godfather pt. 3 de Infamous Mobb de barba blanca en el estribillo). A estos veinte primeros minutos les siguieron otros veinte algo más flojos donde no se celebraron tanto algunas canciones como Got it twisted o Let a Ho be a Ho y por momentos el tema grabado de apoyo se llegó a oír más de lo deseado por encima de las voces cansadas, especialmente con Havoc, pero Prodigy lo resolvió poniendo el broche a capela en más de una ocasión.

IMG_6960

IMG_7004

Cuando visitaron la capital en 2004 respaldados por Alchemist la situación era la contraria: Havoc salvaba continuamente los versos a un Prodigy raquítico al borde del desmayo. Desde que P salió de prisión en 2011 luciendo un aumento de masa muscular considerable, su actitud en escena también ha cambiado. Aunque el sonido de la sala no estaba a la altura, rapeó Keep It Thoro como el resto de himnos: con una mezcla de templanza y rabia, una calma agresiva que dejó claro quién sigue siendo el Head Nigga In Charge. Durante el memorándum de fallen soldiers del hip hop se acordó del recientemente asesinado Chinx Drugz, al que conoció durante su estancia en la cárcel y con Life Is Mine trajeron la locura del principio para cerrar triunfales con Shook Ones Pt. II. Chocaron manos, firmaron gorras, vinilos, cd’s y cassettes y Prodigy aún tuvo fuerzas para regalar IMDKV. Y la party se acabó, díselo al resto de la crew.

IMG_7008

IMG_7018

IMG_7024

IMG_7014

Mobb Deep Shook Ones Pt. II Live in Madrid:

Crónica The Beatnuts + Jeru The Damaja + DJ Kanzer 10/04/2015 (Sala Lemon, Madrid)

IMG_5304

Apostar por dos pesos pesados de Nueva York, aunque sean dos viejas glorias como Jeru The Damaja y The Beatnuts, parece que sigue siendo rentable en Madrid. Antes de que cayer el sol el 10 de abril, los alrededores de la Sala Lemon estaban repletos de pequeños grupos haciendo tiempo antes de entrar y en taquilla colgaban el cartel de sold out. El evento lo organizaba Fas Projects, que ya está trabajando en la inminente visita de Cali Agents y Durag Dinasty el próximo 14 de mayo.

DJ Kanzer hizo un breve warm up con la sala ya repleta y de entre el público subió calmadamente como uno más Jeru The Damaja. De el vasto repertorio que le ha consagrado, cayeron himnos como El Presidente, Da Bichez, My mind spray, o sus versos del Return of the Crooklyn Dodgers. Entre medias se hacía el loco cuando le preguntaban por Afu Ra desde el público o ligaba con las pocas mujeres que había en la platea. Soltó un tema de su reciente último disco, The Hammer y, vista la nula acogida, recurrió a algunos clásicos más como Ain’t the Devil happy, Ya Playing Yaself  o Come Clean, que funcionaron mucho mejor con la luz ya apagada. Lo que empezó de forma un tanto fría acabó con un aplauso caluroso  y el ambiente perfecto para la entrada de The Beatnuts.

Pyscho Les, que casualmente cumplía 43 años ese viernes, salió al escenario precedido de Juju que portaba una botella de Ballantines con la que no dudó en rellenar los vasos del público. Con un show bastante más consistente y mucho mejor ensayado que el de Jeru, The Beatnuts jugaron sobre seguro desde el minuto uno y recurrieron a himnos que irremediablemente pusieron  a la gente a saltar, como Do You Believe o No Escapin’ This, además de que su dominio del español les facilitó mucho la interacción con el público. «¡Coño, si hasta el Jeru habla español!», decía entre risas Juju con un acento dominicano inconfundible. Después de hacer sudar durante una hora a la sala entera, invitaron al «moreno malo» al escenario, soltaron Watch Out Now y, como no podía ser de otra forma, la noche terminó con Se acabó.

Fotografía y vídeo crónica por SilviadelaRosa.

 

Jeru The Damaja

IMG_5217

JuJu y Psycho Les (The Beatnuts)

Psycho Les (The Beatnuts)

JuJu (The Beatnuts)

IMG_5350

IMG_5396

IMG_5402

Crónica Antwon + Frankie Pizá + Egø Fum PΛpΛ 14/04/2015 (Goya Social Club, Madrid)

La publicación on-line Incalling conoce el punto medio entre actualidad y vanguardia y bajo esa premisa lleva dos años organizando unos conciertos que responden al nombre de Incalling Live, por los que han desfilado artistas de la talla de Yung Lean, Saint Pepsi, Teen Daze o Blackbird Blackbird. El pasado jueves 16 de abril celebraron su quinta edición en el Goya Social Club con el californiano Antwon como protagonista, escudado por las sesiones del mallorquín Frankie Pizá y el madrileño Egø Fum PΛpΛ.

Para quien no lo conozca, Antwon es un rapper de San José, Bahía de San Franciso. Aunque no quede rastro aparente, los orígenes musicales de Antwon están en el punk, el rap vino después. Sin embargo, no le ha faltado tiempo en estos últimos tres años para perfilar un estilo propio y demostrar con álbums como Fantasy Beds, End Of Earth o My Westside Horizon, que lo que estaba haciendo antes de rapear también era importante. Envuelto en una atmósfera de vapor y una estética 90’s/2000’s, escupe unos textos viscerales sobre instrumentales lo-fi de gente como Cities Aviv o Lil Ugly Mane y, además, se defiende increíblemente bien en directo. Aquí puedes leer una entrevista que le hicimos.

16abril2015_antwon_iclive_web_006

Egø Fum PΛpΛ tiene un paranoico remix del Hello de N.W.A. que es para no perderle la pista. A las 22.00, muy puntual, comenzó su set intercalando rap y techno de corte oscuro. Dejó el ambiente perfecto y pasó el testigo a Sad Andy -DJ de Antwon- que aumentó la temperatura base de Chief Keef y Young Thug. Cuando la platea estaba repleta, salió Antwon. Para romper el hielo, empezó pidiendo a la gente que se acercara al escenario -todos los rappers deberían hacerlo-.  Entonces,  comenzó la fiesta.

16abril2015_antwon_iclive_web_013

¿Qué tiene este hombre para reunir entre el público a Chirie Vegas, Foyone, Pedro LaDroga, Joka de Guante Blanco, la plantilla de High Top Shots o lo más granado del indie madrileño con Los Nastys de incógnito incluidos? Pues un directo consistente, probablemente uno de los mejores shows de rap que ha visto la capital en este lustro. Su repertorio se basó fundamentalmente en su último álbum, Heavy Hearted In Doldrums, haciendo sonar bangers como Loser, Metro Nome o la emotiva Don’t Care, pero tuvo tiempo para recordar trabajos anteriores con Underwater Tank -su primera colaboración con Lil Ugly Mane-, Helicopter o Skullkrush.

¿Quién no ha visto el vídeo de Living Every Dream? Después de poner a la gente a saltar y bailar durante 50 minutos, el momento más celebrado llegó casi al final, cuando Antwon animó a la gente a cantar a capela el I Want It That Way de Backstreet Boys y Sad Andy empalmó perfectamente la batería que abre Living Every Dream. Si todavía alguien no se sentía en los noventa, el mítico eurodance Better Of Alone de Alice Deejay puso punto final al bolo y acabó por mandar a todos los asistentes directos a esa década.

Aunque el sonido no era el mejor, la sala fue un acierto para un show en petit comité ya que artista y público están cercanos y el Goya Social Club tiene sin duda una de las mejores acústicas de la ciudad. Si hay que sacar un pero, fue un error no haber puesto a Frankie Pizá, dj y oasis del periodismo musical nacional, entre Egø Fum PΛpΛ y Antwon. España sigue siendo un país de fumadores y oradores de soportal en el que entre actuación y actuación hay más gente en la calle que dentro. Cuando Antwon terminó, la sala se vació notablemente y mucha gente se olvidó del bueno de Frankie, feo detalle pero mínimo, si lo comparamos con el resto de la agradable velada. Sincera enhorabuena al equipo de Incalling. Esperamos muchos lives más.

16abril2015_antwon_iclive_web_017

Fotografías por Davit Ruiz.

Entrevista a Antwon

Favorita1

 Antwon es bastante más que un fenómeno indie hip hop del verano, como algunos pensaron cuando el goloso videoclip Living Every Dream se expandió por las redes sociales en 2012. Su lista de mixtapes, bootlegs y álbums ha aumentado considerablemente en estos últimos tres años. Antes tocaba punk en Leather y ahora colabora con Cities Aviv o Lil Ugly Mane.

El magazine Incalling apostó por Antwon y organizó una acertada velada en Madrid el 15 de abril. Aprovechamos su paso por la capital para hablar un rato sobre Chief Keef, el punk y My Westside Horizon mientras descansaba de la prueba de sonido y prendía un blunt. Excuse me while I light my spliff…

Antes de hacer rap, estabas en la escena hardcore punk. ¿En qué momento comenzaste a hacer rap?

Vengo de los suburbios y la vida allí es aburrida, por lo que haces cosas para pasar el rato. Conocí el punk y el hardcore y sigo escuchando esa música. Y al mismo tiempo escuchaba rap y otras músicas, como techno o metal.

Pintabas graffiti, ¿no?

Sí, pero tuve que ir a la cárcel por ello, así que no he pintado más.

¿Patinabas en monopatín en aquella época?

Un poco, pero no era para nada bueno con el skate.

En la entrevista que hiciste con Noisey decías que el público del punk estaba estancado en una edad determinada y no crecía. ¿Te parece que el público del hip hop sí escapa de esa «inmadurez»?

No, no es que el público del punk no madure. El hardcore y el punk es algo en lo que generalmente te involucras cuando eres muy joven, pero llega una edad en la que dejas de ir a conciertos, mientras que los más jóvenes siguen yendo con mucha frecuencia, es algo cíclico y es para todo igual, nada más. Pero quien piense que por no ir a shows estás fuera, es estúpido: yo sigo en el punk y el hardcore y seguiré yendo a shows, aunque ya no tengo todo el tiempo del mundo para ello.

Vienes de la costa oeste y tu rap tiene un poso claro del sonido clásico de L.A. y Oakland…pero he leído cómo te comparaban con Notorious B.I.G. La letra de Life Iz What You Make It tiene algo de Juicy de Biggie, ciertamente. ¿Qué opinas?

No veo la similitud. La única comparación posible es que soy negro y estoy gordo, y eso creo que es frívolo. Es una comparación bastante frívola. No es que no me guste esa comparación, me gusta Biggie, pero no creo que tenga mucho que ver con él, la comparación me parece bastante frívola y fácil.

¿Cuáles son tus influencias? ¿Qué rappers de antes y ahora escuchas?

De lo clásico me gusta Company Flow, me gusta Ice Cube… Ahora escucho mucho a gente de Chicago: Lil Herb, Chief Keef me mola, está guapo…. [Sigue pensando] Ratking, por supuesto, pero ésos son colegas. No sé, no escucho más hardcore punk que rap…Me gustan muchas movidas de Detroit como Doughboyz Cash Out.

¿Jay Dilla y Slum Village?

Oh, eso está guay también, Esham, Jay Dee…me gusta mucha música de Detroit.

¿Y de punk o hardcore? ¿Cuál es el mejor disco de punk de toda la historia?

¿Uno?

Sí.

Eso es ridículo, no puedo coger uno solo de toda la historia.

Tu preferido.

No hay uno, no.

¿Y tres?

¿Tres? [Medita unos segundos] Probablemente, Set it off de Madball, Hear Nothing See Nothing Say Nothing de Discharge y el primer álbum de The Sundays.

Hay un par de conexiones que me gustaría que comentaras. La primera es la de Lil Ugly Mane. Leí que os habías conocido a través de una compañera de piso.

Tengo una amiga que solía vivir en Philadelphia, aunque ahora está en Nueva York. Yo iba mucho a verla a Phillie, en vacaciones, y él se mudó a vivir con ella y en una visita coincidimos. Más tarde tocamos juntos en una cueva junto a la playa en Suthro Baths en San Francisco. Estamos en contacto desde entonces, seguimos hablando.

La otra conexión  por la que te quería preguntar es la del sello Ormolycka.

Sí, Ormolycka fue precisamente quien montó ese cave show con Lil Ugly Mane en San Francisco. Es un sello que saca muchas cintas, lo lleva mi amigo Jason Baker. Sí, él es bueno también.

Ormolycka sacó una cinta de Death Grips que ahora está agotada y vale más de 200 dólares en Ebay. ¿Tienes contacto con Death Grips o hay alguna colaboración?

No, no. No es mi rollo. No es que no me guste o no lo pille, simplemente es algo que no me llena.

¿Conoces algo de rap español o rap en español?

Big Pun, Kid Frost, Fat Joe…

Yo te conocí el verano que sacaste el clip Living every dream. La onda noventera que tiene el vídeo le gusta a toda la gente a la que se lo enseño. ¿Cómo surgió hacer un clip así?

Lo hizo Brian Tauszik, que también hizo Helicopter, ambos fueron ideas suyas. Se rodó durante tres días aproximadamente, en la zona de Los Ángeles.

De tu discografía me quedo con My Westside Horizon. ¿Puedes volver a aquellos días y contar cómo fue la creación del álbum? ¿De dónde viene el título?

Trata sobre la época en la que me mudé a San José y vivía en el oeste, y desde el baño de aquella casa podía ver el horizonte. Supongo que es por eso. Hablo de una época de mi vida, vivía en San José y mi amigo Badslorp, que produjo el disco, se mudó al centro de San José y todos los viernes me recogía y nos íbamos a grabar. Me gustaría que estuviese mejor mezclado y masterizado porque tiene un sonido horrible.

¿Cuánto tiempo os costó hacerlo?

No mucho, porque solíamos grabar mucho y rápido.

¿Qué mecánica tienes para escribir?

Pillo ideas todo el tiempo y cuando lo siento, lo escribo. Sin más.

Y así de natural, se acaba el blunt y posa en el subsuelo de Madrid, antes de despedirse muy educadamente para volver a la prueba de sonido.

favorita2

Fotografías por Ana Sinausia.

Entrevista a Jarfaiter

 

jarfa1Glorieta de Cuatro Caminos.  Aparece  Jarfaiter, puntual. Camina rápido y dobla las esquinas de Tetuán por instinto. Chándal de domingo, mirada noble y una tranquilidad de fuera de Madrid. ¿Rapero? ¿punk? ¿skinhead? Antihéroe, antes que nada. Así ha titulado su último disco. Protegidos del ruido de Bravo Murillo hacemos la entrevista en el tiempo que le cuesta beberse un refresco del chino.

¿De dónde viene Jarfaiter? ¿Cuándo conociste el rap?

Empecé a escuchar rap cuando era muy pequeño. Tenía un amigo mayor al que le molaba mucho el rap y me grababa discos, yo todavía no tenía Internet. A grabar empecé ya viviendo en Madrid. Un amigo mío de Los Cármenes tenía otro amigo con un micro y una tarjeta de sonido y con ellos grabé mi primer tema, con 16 años, cuando llegué a Madrid. Grabé tres o cuatro más y ya en 2011 hice la primera maqueta, Pueblo y Chándal, con poca calidad de sonido. Ese mismo año grabé también otra un poco cutre que se llamaba Lo violento. En 2012 grabé Bullying entre el estudio de La Traba y el de Jotasould, que es donde he grabado Antihéroe. Después grabé entera Perros Callejeros en casa de Jotasould, un poco más cuidada pero con la mayoría de bases pilladas de Internet, salvo alguna de Jota. Y la última fue La Patria del Jarfa, que la grabé en LS Records y fue la que me dio a conocer, por así decirlo.

Cinco maquetas antes de un disco mejor pensado, se nota claramente más trabajado que lo anterior, tanto en letras como en sonido. ¿Cómo has hecho Antihéroe?

Antihéroe es un proyecto que me quería currar más, quería que todas las bases fueran propias. Al principio quería que fueran instrumentales sólo de Jotasould, y la mayoría son suyas y lo he grabado todo en su estudio, aunque luego tengo bases de Alex Treze y Verratti, además de la intro que es de Kaim, un amigo mío de Barcelona, y Navajeros, que es del Coleta. También me habría gustado que colaborara más gente, como Duer, Faseh y Denom, pero no ha podido ser por falta de tiempo. Haré copias físicas del ábum.

Además de Navajeros, tienes en el último disco del Coleta otra colaboración en la onda del cine quinqui, El Piko 3. A menudo se os ha etiquetado como música del cine quinqui o rap quinqui, directamente. ¿Te gusta el cine y la música quinqui?

Se ha puesto demasiado de moda todo el rollo quinqui de los ochenta, me parece, y ya no le presto tanta atención, pero sí, claro, las películas del cine quinqui me han molado mazo, siempre. Navajeros creo que fue la primera que vi, y luego me he visto la mayoría y me gustan.

¿Si tuvieras que citar una cuál nombrarías?

Matar al Nani. Es un peliculón. La saga de Perros Callejeros está guapísima, pero por no decir las típicas.

En Madrid has vivido siempre en Tetuán, lo mencionas a menudo en temas. Se habló mucho de este barrio hace unos meses por la apertura del Hogar Social Madrid Ramiro Ledesma. ¿Qué pasó? ¿Cómo describirías tu barrio?

Un grupo de extrema derecha okupó un edificio para construir un hogar social y supuestamente ayudar a españoles, pero ya se sabía quiénes eran realmente y esto es un barrio de inmigrantes, no iban a durar mucho y así fue. Ahora tienen okupado otro centro en Chamberí, donde imagino que les darán menos la lata, pero de aquí se les echó rápido. Está guapo el barrio, se está bastante bien aquí (sonríe).

Por otro lado, hace unos meses también, un colectivo feminista boicoteó un concierto tuyo en una okupa de La Elipa alegando letras machistas. Al grupo punk Penetrazión Sorpressa les pasó lo mismo y hace un mes durante un concierto en Carabanchel les tiraron «meado y bragas con sangre de regla». ¿Qué opinas?

Luchar por el feminismo es normal pero creo que haciendo eso lo único que consiguen es que no las tomen en serio. Si quieres llevar el feminismo a ese extremo, empieza yendo donde un maltratador y reviéntale la cabeza, ¿qué haces tirándole meada y bragas con sangre a unos chavales que tienen un grupo de punk?

¿Qué opinas sobre mezclar música y política? No te voy a pedir que te posiciones políticamente pero ¿te molesta esa exigencia tan frecuente?

No me parece buena idea que se mezclen la música y la política. La música es una cosa de ocio, para divertirse, y la política es algo serio. La música pierde su gracia cuando se convierte en propaganda. Yo no me posiciono políticamente, tengo unos principios muy claros pero muy propios, no dejo que nadie piense por mí, de cada cosa tengo una opinión particular. Sí, me molesta, porque posicionarse políticamente es ponerse una etiqueta y encerrarse en una mentalidad, hay que ser racional y pensar por uno mismo.

Volviendo a la música, Antihéroe tiene una mezcla rica de estilos. Por ejemplo, Destornilladores suena a auténtico trap. ¿Te gusta el trap? ¿Qué escuchas últimamente?

Tampoco soy un experto en trap, pero me gusta, me gusta ponerme esa música cuando bajo a entrenar, oigo a los típicos americanos como Gucci Mane, Bricc Baby Shitro y franceses que están saliendo últimamente como Gradur y Sheguey Squad.

¿Qué escuchas del rap en general?

Escucho a los del barrio, y a todos los que son mis colegas: Alex Treze, Faseh, Denom, Duer, 7Fam$, El Coleta, Pleito Searchers… De Barcelona a Kaim, Syto, Dual T.O.D… De fuera, el trap del que te hablaba antes y grupos con un sonido más clásico como Onyx o movidas europeas como Nate57 y Omik K de Alemania, o Salmo y Cruel T de Italia.

Y luego Adolescencia tiene un sample de En comisaría de Cicatriz y en Jarras Barras Guarras versionas en modo flamenco el Botas y tirantes de Decibelios.

El chaval que canta lo de Decibelios es un colega mío, le gusta cantar y de repente me mandó por el móvil un audio cantando eso, me hizo gracia, le dije que molaba y me lo mandó mejor grabado y lo metí. Me gustan muchos géneros musicales y eso queda plasmado en la música que hago. He escuchado mucho punk, mucho Oi!, mucho flamenco, rumba y electrónica. La música que han escuchado los rappers yanquis es la que les han puesto sus padres: soul, jazz, funk… Los nuestros nos han puesto otra música.

¿Qué es O.C.D.F.C. (Ortega Cano Drunk Fight Club)?

[Suelta una carcajada] Es una crew de coña, se nos ocurrió un día de fiesta y dijimos de hacer camisetas. Nos juntamos los Litronos, amigos del pueblo que vinieron a Madrid, con chavales de Vallecas y Alcobendas. Pero vamos, no es más que un grupo de amigos (risas).

Tienes muchas referencias a las artes marciales, empezando por tu nombre. ¿Practicas algún arte marcial en concreto?

Siempre me han molado las artes marciales y sus películas, desde pequeño. Procuro estar entrenando a algo siempre que tengo dinero y tiempo. He estado haciendo muay thai, boxeo y, cuando era más pequeño, jiu-jitsu.

¿Qué proyectos tienes en mente? ¿Discos? ¿Conciertos?

Ahora estoy haciendo en LS Records una mixtape entera de reggaeton. Por hacer algo distinto. Luego me imagino que sacaré otra maqueta y quizá sea la última, porque estoy un poco quemado ya, la verdad. Tenemos concierto el 25 de abril junto a Alex Treze y Sacrificio y Pasta en Barcelona y el 30 de abril actúo en Madrid. A partir de ahora toda la información sobre mi música y conciertos saldrá por la cuenta de tuiter @LSRecordsMadrid. Supongo que seguiré haciendo movidillas, pero estoy un poco cansado del rap, la verdad.

jarfa3

Fotografías por La Guati

Crónica Fermin Muguruza + Sonidero Black Is Beltza 28/ 03/ 2015 Teatro del Barrio Madrid

blackmadrid

Fermin Muguruza es reggae, desde Kortatu hasta Euskal Herria Jamaika Clash (Talka, 2006). Fermin Muguruza es funk, desde la traducción y adopción del «Say it loud I’m black, I’m proud» de James BrownEsan ozenki, euskalduna naiz eta harro nago!«) hasta el proyecto culinario-musical Pintxatu (Talka, 2009). Y Fermin Muguruza es rap. Lo es, en concreto, desde que en 1990, notablemente influenciado por Public Enemy, publicara el primer álbum de Negu Gorriak y, entre guitarras y (los entonces desconocidos) samples, encontrara el obvio paralelismo entre la bertsolaritza –la improvisación tradicional de versos en euskera- y el hip hop.

La música de Fermin Muguruza es, en definitiva, negra. El nombre de su último trabajo lo deja claro una vez más: Black Is Beltzabeltz significa negro en euskera, en efecto- es un proyecto multimedia formado por una novela gráfica escrita por Harkaitz Cano y el propio Fermin y plasmada en imágenes por el dibujante Jorge Alderete, junto a una exposición del making of de la obra en la Alhóndiga de Bilbao. Black is beltza es una historia de acción basada en un hecho real: durante la Exposición Universal de Nueva York en 1965 –el año que mataron a Malcolm X– la comparsa de gigantes de Pamplona no pudo pasear a sus gigantes negros a los largo de la Quinta Avenida a causa del racismo institucionalizado de la época. La guinda a este proyecto es un videosingle en colaboración con Boots Riley de The Coup.

Desgraciadamente, igual que Soziedad Alkoholika, Banda Bassotti y tantos otros grupos que simpatizan con el independentismo vasco, Fermin no lo ha tenido fácil para actuar en Madrid estos últimos once años. La lectura proyectada del cómic en el pequeño Teatro del Barrio de Lavapiés era la excusa perfecta para poder verle de nuevo en directo, aunque fuera casi en clandestinidad. El sold out instantáneo habla por sí solo. A las 21.30 del sábado 28 de marzo no había ni una butaca vacía.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Tras los créditos de la película, Fermin salió al escenario con Malasaña impresa en la camiseta, agradeció la acogida y anunció un posible concierto en Madrid junto a S.A. y Desechos (parte de los antiguos Hechos Contra el Decoro) que fue recibido con euforia. El DJ de esta casa, Hardy Jay, prendió la mecha junto al cubano Víctor en la guitarra y los ecos de Desmond Dub levantaron al público para no volver a sentarse durante la hora restante. La versión dub del Guns of Brixton de The Clash dio paso a Armagideon con Papuchi de Desechos a la guitarra. Para entonces la sala era ya un hervidero y la gente se agolpaba en el pasillo y a pie de escenario. La diáspora vasca, formada sobre todo por mujeres, copó la línea de frente, uno de los temas más coreados, precisamente. Muy oportuna entonces La fille du quartier populaire, interpretada junto a Minsa (vocalista de Desechos y emcee de las míticas BKC). Sonó Yallah Ramallah con Mentenguerra en los coros y el sound system tomó forma definitivamente: los músicos improvisaban, el público respondía y caían los himnos uno tras otro hasta la traca final con las coreadísimas Dub Manifest, Black Is Beltza y, cómo no, Sarri sarri.

Ojalá algún día en una sala habilitada y sin miedo.

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Fotografías por Dani REV.

Entrevista a El Mini de Kefta Boyz

Mini1

El fenómeno PXXR GVNG no se habría dado sin Kefta Boyz, ese grupo multiétnico con base en Granada que junto a Corredores de Bloque se encuentra en el origen de la ganga de los pobres. El Mini representa el espíritu Kefta Boyz a la perfección: antes que rappers son hustlers. Es sábado 14 de marzo, PXXR GVNG tocan en la Sala Apolo y el Mini es el encargado de abrir el show, pero antes hemos quedado para charlar. Me espera junto a Hakim Lemon Haze, sentados en el bordillo del MACBA, fumando un plajo mientras animan la plaza con una tablet y un potente altavoz por el que suena igual de fuerte Rich Gang que JuaKing. Están en Barcelona pero hay costumbres de las que no se pueden desprender. Vamos a comer un shawarma a la vuelta de la esquina.

¿Cómo empezaste en el rap?

Yo vine de Venezuela a Granada con 13 años pero ya escuchaba rap antes de llegar, desde chico, desde que me di cuenta de que me molaba la música un puñao siempre he escuchado rap.

¿Qué llegaba a Venezuela por aquel entonces?

Yo escuchaba mucho rap americano. Rollo Wu-Tang, 2Pac, Biggie…Me lo ponían colegas de mi hermano. Había un grupo de Venezuela que se llamaba La Corte, ya no existe, creo, pero estaba guapo. Toda la vida escuchando rap.

¿Rapeabas antes de llegar a España?

[Duda y se ríe] Sí, desde chico, un par de raps, pero nunca me lo he tomado muy en serio tampoco, tú sabes. Siempre he hecho pero nunca he hecho, como todo en la vida (risas). Nunca me he dedicado al rap en plan “vamos a quedar, vamos a una plaza”, eso da lache. Es la vida, siempre ha estado ahí. Si has escuchado rap y te gusta, cuando tiene que salir, sale. No es algo a lo que le haya dedicado excesivo tiempo ni mucho menos.

¿Cómo fue el primer contacto con el rap al llegar Granada?

Al principio no me gustaba nada el rap español, pero luego ya le fui cogiendo el gusto a algunas cosas: Mucho Muchacho, Hablando En Plata, Elphomega… Poco más, nunca he escuchado mucho rap de España tampoco. Y luego he seguido siempre con el rap americano. Hasta que ha salido este sonido nuevo siempre he sido mucho de New York: Mobb Deep, Kool G Rap, Big Pun, Fat Joe…lo típico.

Kefta Boyz empezó a hacerse notar en Internet hacia 2012. ¿Fue con ellos cuando empezaste a grabar o ya habías grabado algo antes?

Sí. Una vez grabé un tema de chico pero súper gitano en el cuarto de un colega, realmente empecé con Kefta Boyz. Bueno, cuando empezó el boom yo estaba en Londres, tenía otro micro allí y también grababa.

Entonces mientras Kefta Boyz se ha desarrollado hasta llegar a PXXR GVNG tú has estado en Londres, ¿no?

Sí, cinco años me he tirado en Londres. En realidad estábamos todos desperdigados. Al principio de todo estábamos cada uno en un lado. Yo estaba en Londres, él [señala a Hakim] también, Khaled estaba en Granada, Seco [Yung Beef, n. del a.] estaba en Marsella…Desde antes de que empezara Kefta Boyz ya estábamos desperdigados [sonríe].

¿Te sientes un ciudadano del mundo?

Claro. Como todos, ¿no? Yo no soy de ningún lado. Yo donde me busque la vida o tenga para comer y esté a gusto, estoy bien. Ahora estoy en Barcelona pero tampoco pienso que me vaya a quedar aquí para siempre, ¿sabes? Claro que sí, hay que viajar. Cuando le sacas el jugo a una ciudad, te vas a otra (risas).

Me gusta particularmente el tema The Truth. En él, a pesar de todo el beefeo que ha habido de por medio en estos dos años, mandas un mensaje positivo, de unidad.

Ese tema es súper positivo, sí. Yo nunca voy buscando pelea. Hombre, está claro que si surge la cosa, tampoco te puedes echar atrás, pero en general soy una persona positiva y voy predicando el buen rollo. Tampoco es que esté por la paz, no soy pacifista, porque hay que estar siempre ready para la guerra, pero no voy buscando pelea.

Desde mi punto de vista, Kefta Boyz habéis hecho un rap político sin hablar explícitamente de política. Pongamos como ejemplo el tema de los desahucios que está tan de actualidad: lo habéis criticado pero no desde el punto de vista panfletario. ¿Qué opinas?

Hombre, el tema de los desahucios está fatal, pero no quiero hablar de política. Pero del “rap político” sí. Me parece el discurso fácil. Ahora que la cosa está chunga en España le tiran a ese rollo pero ¿para qué? ¿Cuánta de esa gente tiene a un sin techo metido en su casa? ¿El dinero que ganan de los bolos dónde va? Me parece muy falso. Estoy en contra de ese discurso en la música. Me parece muy feo ese rap, no jodo con esa vaina para nada.

Tu música la mueves fundamentalmente por YouTube y Soundcloud. No hay trabajos enteros, links de descarga, ni mucho menos edición física. ¿Tienes algún proyecto en mente?

Soy muy dejado para esas cosas, la verdad. Sí, hay algunas cosas listas para sacar. Tengo una mixtape, quiero sacarla lo antes posible pero todavía no sé qué nombre va a tener. Molaría hacer las cosas más serias, ya, porque el tiempo que llevo siempre ha sido todo muy a lo loco y ya habría que tomárselo más en serio, sí, pero por el momento paso a paso. Quiero hacer una mixtape, seguir haciendo temas y seguir para adelante.

En la entrevista que te hicieron nuestros amigos de Showbizness Radio  mencionas a Kool A.D. de Das Racist como influencia, lo que me sorprendió bastante.

¡Hombre, me mola un puñao! Es de mis raperos favoritos. Si te quedas sólo con las palabras parece que está diciendo tonterías, pero los conceptos que hay detrás molan. A mí es un tío que me mola y aparte tiene un puñao de flow.

¿Qué más te mola de lo que está saliendo últimamente?

Ahora lo que mola es el trap (risas). Young Thug, Chief Keef, Gucci… Eso es lo que más escucho ahora.

¿Es Young Thug el número uno ahora mismo?

Es lo más potente ahora mismo. El número uno…es difícil decir, pero Young Thug es potente. ¡El número uno soy yo! (risas).

Mini2

¿Qué rutina tienes para escribir?

[Duda antes de responder] Yo voy pensando y cuando se me ocurren ideas las voy escribiendo. Escribir un tema suele ser: sentarme y acabarlo. No lo empiezo y mañana lo cojo y le doy una vuelta…no. Más bien cosas rápidas.

¿Con boli y papel o en el móvil?

Yo he sido de boli y papel siempre.

A tu último trabajo lo bautizaste The Retarded Mixtape. Retarded es un término que utilizáis mucho. ¿Puedes explicar el concepto de retarded rap? ¿Es saber reírse de uno mismo?

Es difícil, pero sí, yo creo que es un poco eso.

El show de esta noche lo anuncias como el último concierto de El Mini, «Rest In Peace Mini»… ¿Por qué?

No, tampoco, es simplemente una cosa que tenía por hacer, Rest In Peace Mini.

¿Querías matar al personaje?

No, el personaje no está muerto. ¡Si soy yo el Mini! No hay ningún personaje, tío. Hombre, está claro que unas cosas las dices más y otras menos, pero ni personaje ni pollas, a mí me dicen el Mini desde que tengo 14 años, llevo muchos años siendo el Mini como para matarlo ahora. Mi sobrina me llama Mini, ¿sabes? Tito Mini (risas).

Has pintado graffiti, ¿no?

Sí, pero nunca he sido bueno.

¿Barcelona o Granada?

Barcelona, mil veces. Sí, tío, Granada está guay pero es muy pequeña. Barcelona tiene más rollo de ciudad, más movimiento.

Antes de levantarnos de la mesa le pregunto al Mini: “¿Kefta Boyz son los Mafia K’1 Fry de España?” Hakim que ha pasado toda la comida prácticamente en silencio, sonríe y asiente. “Mafia K’1 Fry son los Kefta Boyz de Francia”, dice el Mini, y reímos todos. Tienen la tarde ocupada, les toca preparar el show de esta noche. La conversación acaba con el funny cigarette de después de comer en el MACBA, hablando sobre las free parties de Londres y la rocambolesca aventura que podría suponer una posible PXXR GVNG rave. “Somos neopunks”, dice el Mini entre risas. Habrá que estar atento al infoline.

   mini4

Fotografías por Héctor Photography

Crónica A.G. + El Da Sensei + Pawz One + Foyone 23/01/2015 (Sala Penélope, Madrid)

ag

Viernes 23 de enero. “Hoy vamos a ver si el hip hop está vivo o está muerto” dijo Primo Fe, responsable de la promotora Heavy Weights.

Cuando PAWZ One salió a escena el hip hop y Madrid estaban en coma. Puntual a la cita y con una P gigante colgada al cuello, el emcee angelino fue soltando temas de Face the facts mientras la gente iba a entrando con cuentagotas.
Hacia las 22.00 de la noche salió Foyone, uno de los grandes reclamos de la noche. Lo hizo respaldado por Sceno McClane, la joven promesa del beatmaking responsable de 11 de las 12 instrumentales de El Mesías. Fue entonces cuando el hip hop salió de su estado vegetativo. «–¿Te dan coraje esos raperos? –¡Supéralos! ¿Te da coraje ese banquero? –¡Atrácalo!» Interactuó con el público y la gente respondió, conocían las letras al dedillo, fieles. A mitad del show, un pequeño descanso sirvió para que Sceno McClane improvisara un beat en directo como en la primera edición del Respect Da Architects, dando tiempo a que el recinto fuera llenándose cada vez más. Volvió Foyone y repasó Dólares Mentales, El Patio, varios Rap Sin Corte –muy celebrados el XIV, el XV y el VII, con el “Hola hermano estás hablando con reptilianos” coreado por toda la sala-.

El malagueño dejó el ambiente a punto de caramelo para el plato fuerte de la noche, la primera fecha del Diggin In The Facts Tour, una gira por europa que reúne a dos figuras notables de la costa este como son AG, de la legendaria crew Diggin In The Crates (DITC), y El Da Sensei, 50% de The Artifacts [puedes leer una estupenda review sobre Between A Rock And A Hard Place, el clásico álbum de The Artifacts, aquí].

Hacia las 23.00 salió DJ Kaos de The Artifacts para un eficiente warm-up. Desde Notorious B.I.G. hasta Wu-Tang, los clásicos no fallan y el público, ya caliente, correspondió. Con las camisetas de sus crews intercambiadas y una puesta en escena bien preparada, saltaron a escena AG y El Da Sensei con los viejos temas y recursos que los han traído hasta 2015. C’mon Wit The Get Down de Artifacts daba paso a Next Level de Showbiz & AG, y entre medias intercalaban rompecuellos más recientes como I Ain’t trippin de El Da Sensei o Hip Hop Quotable de AG, siempre respetando su turno.
El descanso vino con un inevitable shout out para el legendario Big L por parte de su compañero de grupo AG. Al homenaje le siguió un disputado concurso abierto al público. La pregunta que lanzaron fue la siguiente: ¿cuál es el título del segundo álbum de The Artifacts? Silencio. Madrid sonrojada. Segundo intento, más rebuscado: ¿junto a quién rapean The Artifacts en el remix de C’mon Wit Da Git Down de Buckwild? La respuesta: Busta Rhymes. Y esta vez, sorprendentemente, sí que hubo un ganador, premiado con un cassette y un vinilo de The Artifacts. Volvió la música, un freestyle conjunto entre Foyone, Pawz One, AG y El Da Sensei, y este último cerró la noche con el clásico Wrong Side of Da Tracks, dedicado a todos los graffiti writers. Pues no tanto como con KRS-One…pero el hip hop sí está vivo.

Crónica PXXR GVNG @ Sala Arena (Madrid, 24/01/2015)

Le pese a quien le pese, PXXR GVNG es un fenómeno del rap español. El pasado sábado 24 de enero en Madrid quedó nuevamente claro. Tras estos dos últimos años de actividad incesante en YouTube y redes sociales, sumados a su actuación en el BAM y su reciente confirmación para el Sónar 2015, PXXR GVNG tiene ahora mismo todo el hype por el que otros matarían. Por ello, no es de extrañar que escogieran la céntrica y amplia Sala Arena para la noche de su estreno oficial en la capital.

Arriesgado, pretencioso, pensarían muchos. La aglomeración de adolescentes haciendo cola en La Tienda de las Gorras a las 18.00 por una firma o foto con PXXR GVNG y asociados ya era una señal. A las 20.00 había una cola considerable en la entrada del recinto en la calle Princesa. A las 22.00, -tras un warm-up muy correcto a cargo de Big Jay y Vicious presentando su nueva mixtape Pink‘N‘Black– la platea, la parte superior de la sala y el contorno de la mesa de sonido estaban abarrotados por un público joven y ansioso por ver a los pobres.

PXXR GVNG_1

Steve Lean disparó el ritmo de PXXRIN’, salieron al escenario Khaled, D. Gómez y Yung Beef. Cuando toda la sala entonó al unísono «sus beefeos me dan lache«, se supo que la noche iba a ser larga e intensa.

De principio a final, respaldados por los visuales más bizarros posibles -desde los insultos recibidos por Twitter hasta lemas con destellos fotoepilécticos como «+ Amantes – Violadores»-   hicieron sonar, y nunca mejor dicho, todos sus Internet hits más recientes: Exx Drug Dealer, Burgundy -ampliamente coreada-, Gotta Eat o Guapo, dando una de cal y otra de arena, con intervenciones continuas de Hakim Lemon Haze y Fat Montana y alternando el trap más oscuro  con la vertiente reggaetón que facturan como La Mafia del Amor. Todo el mundo daba botes con I’m in love wit da MoMoefredina, tengo efredina!- y perreaba con Maldades.

No ha llovido tanto desde los días de Kefta Boys y Corredores de Bloque, cuando PXXR GVNG no era todavía nada oficial, pero algunos temas de entonces ya no encajarían en la liga en la que quieren jugar ahora. Aunque permanece el espíritu, por eso sonaron y se celebraron Gracias madre -con reciente vídeo pero de vieja cosecha- o la intro de A.D.R.O.M.I.C.F.M.S. -momento mágico de la noche: silencio, público estático y un mar de smartphones iluminados adorando a Yung Beef-.

En un año han pasado de no llenar la Sala La Mala en Aluche a juntar más gente en la Sala Arena que Rakim o Sólo los Solo, mientras las chicas suben a besarles la mejilla. Calma, haters, parece que hay PXXR GVNG para rato.

PXXR GVNG_2

PXXR GVNG_30PXXR GVNG_34-2PXXR GVNG_6

PXXR GVNG_11

Fotografías por MLC Fotografía